Portada :: Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-12-2018

Crnica de un chalecazo anunciado

Ernesto Gutirrez Leyva
La Trinchera


No, no me refiero a Francia, ni al movimiento de chalecos amarillos de ese pas. El chalecazo del que hablaremos en esta oportunidad es andino, adora a la Pachamama y honestamente, se vea venir. Me refiero a la ola de protestas que recorren Bolivia de un tiempo a la fecha, ante la manifiesta intencin del actual presidente, Evo Morales Ayma, de optar por la re re re eleccin a la presidencia de ese pas. Para entender lo que pasa hoy en Bolivia, debemos remontarnos al ao 2009, fecha en que se instal la Asamblea Constituyente de cuyo seno saldra elaborada la actual Carta Magna boliviana. Esta Constitucin tom posturas muy progresistas en lo referente a los derechos humanos -sobre todo de cara a la reivindicacin de los derechos de los pueblos originarios-, determin que los tratados internacionales ratificados por Bolivia en materia de derechos humanos, que fueran ms favorables a los individuos que la propia Constitucin, deberan prevalecer por encima de ella misma, pero tambin estableci lmites al nmero de veces en que una persona puede reelegirse de manera continua.

Esto ltimo ahora es un problema, considerando que el hermano presidente parece querer batir el rcord de permanencia en el poder -que en el caso de Amrica Latina ronda entorno a los 47 aos, aunque no s, no estoy muy seguro-, pero antes de llegar a ese punto hay algunas cosas que debemos tener claras: Siempre que se promulga una nueva Constitucin que limita el nmero de mandatos para los cargos de eleccin popular, surge invariablemente un asunto que atender:

los mandatos adquiridos al amparo de la Constitucin anterior se cuentan o no?

El constituyente boliviano no hizo silencio al respecto y dijo que s, que contaban -Disposicin Transitoria Primera apartado 2do-, y como Evo ya tena un mandato en su haber, podra haberse reelegido solamente una vez despus de haber entrado en vigor la actual Constitucin. Desconozco si habr habido alguna reforma al respecto, o si simplemente se les habr olvidado lo que estableca la disposicin, el caso es que Morales ya lleva 3 mandatos seguidos y aspira a un cuarto.

En 2015, se inici un proceso de reforma constitucional, a fin de eliminar el lmite a la reeleccin de las figuras del presidente y vicepresidente de la Nacin. Considerando que el MAS Movimiento al Socialismo, el partido de Evo Morales- tena, y tiene, una mayora superior a los 2/3 en ambas cmaras de la Asamblea Legislativa Plurinacional, la solicitud de reforma fue aprobada a velocidad luz.

El revs ocurri en la siguiente fase, la popular

Si bien es cierto que el resultado se determin por un estrechsimo margen y en el contexto de una campaa meditica aturdidora, el soberano boliviano se pronunci, va referndum el 21 de febrero del 2016, contra la reeleccin indefinida. El Gobierno tuvo el buen tino de reconocer los resultados adversos de inmediato, aunque no sin dejar de maquinar cmo implementar su propsito.

Cuando supe que el equipo de Morales interpondra un recurso ante el Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP), a fin de que permitiera la reeleccin del presidente, me re. Cre ingenuamente que no se atreveran a ir tan abiertamente contra el texto constitucional -el cual es claro, no da lugar a interpretaciones ambiguas: solo 2 periodos presidenciales y punto-, mxime cuando la ciudadana negado recientemente a su modificacin.

A finales de 2017, el TCP se pronunci, dando luz verde a la reeleccin indefinida, no solamente a la presidencia, sino a todas las magistraturas de eleccin popular. Cmo lo hizo?

La Corte boliviana declar inconstitucional a la propia Constitucin.

Admito que la sentencia me gust mucho cuando la le, los magistrados demuestran un acervo tcnico-jurdico impresionante, pero los ms elevados argumentos no resisten al ms elemental sentido comn: La Carta Magna boliviana, en un muy buen castellano, limita la reeleccin presidencial a dos mandatos.

Cuando veo posturas tan descabelladamente disparatadas, tan bien argumentadas desde el punto de vista tcnico, no puedo evitar compararlas con un buen acto de magia: no importa que tan bueno sea el mago o el truco, no importa que no puedas ni sospechar cmo consigue hacer su acto, al final sabes que se trata de un show, porque la magia no existe. No pretendo convertir este espacio en una clase de derecho, pero en apretada sntesis por aqu va la cosa: La Constitucin de Bolivia establece que cuando un tratado internacional ratificado por el pas, prevea derechos en un modo ms favorable que la propia Constitucin, aquellos se aplican por encima de esta. La loable intencin del constituyente boliviano fue aprovechada por el TCP para remitirse al artculo 23 de la Convencin Interamericana de Derechos Humanos, quien regula de un modo cerrado los supuestos por los que se le puede vedar a alguien el poder optar por un cargo electivo.

Dado que el haber agotado el nmero de mandatos permitidos por la ley no est comprendido en el artculo de la Convencin, el tribunal boliviano, consider que el artculo 168 y los dems de la Constitucin que establecen lmites a la reeleccin de los dems cargos pblicos-, es inconstitucional. Pues s, como lo estn leyendo, a criterio del TCP, la Constitucin boliviana es inconstitucional.

Esta posibilidad no es tan disparatada como parece, pero no es pertinente en este espacio agotar el tema, solo dir que en este caso, el fallo del Tribunal Constitucional, ha sido precisamente eso, un fallo, que no creo se deba a impericia de los magistrados, sino a la apreciacin muy particular que estos tuvieron, de cara a los distintos intereses en juego.

Bolivia tiene un sistema muy sui gneris, en lo referente a su Poder Judicial, dado que permite que las mximas autoridades judiciales sean electas por la poblacin. El ltimo proceso electoral de esta naturaleza fue poco despus de haberse dictado la controvertida sentencia. Aunque el Gobierno y Telesur lo negaron, lo cierto es que el elemento que marc las elecciones fue el abstencionismo ciudadano, dada la desconfianza en la independencia e imparcialidad de los rganos de justicia creada a consecuencia del polmico fallo.

Desde entonces Bolivia se ha sentado en una bomba de tiempo, cuyo tic tac suena cada vez ms fuerte a medida que se acerca la fecha de las elecciones el ao prximo. Cuando la candidatura de Morales a las elecciones presidenciales por el MAS se hicieron oficiales, algunos magistrados del Tribunal Supremo Electoral renunciaron a modo de protesta, y ya la ciudadana ha empezado a hacer sentir su descontento.

No creo que la situacin boliviana alcance dimensiones venezolanas

pues hay que reconocerlo: de cara a la Economa, Morales y su equipo lo han hecho bien, por lo que el hambre no ser necesariamente lo que lleve a los bolivianos a las calles, pero eso s, ser un pulso desgastante entre una ciudadana que hace un legtimo uso de su derecho a la resistencia y un Gobierno que -sintindose an imprescindible para el pas- no se resigna a dejar el poder.

Ojal que Dios, la Pachamama o la divinidad que sea, den fuerza a algunos y sabidura y humildad a otros para que, por encima de los intereses personales en juego, piensen ante todo en el bien de Bolivia y el gestante dilema tenga un feliz desenlace.

Notas:

Constitucin de Bolivia, artculo 168:

El periodo de mandato de la Presidenta o del Presidente y de la Vicepresidenta o del Vicepresidente del Estado es de cinco aos, y pueden ser reelectas o reelectos por una sola vez de manera continua. Convencin interamericana de Derechos Humanos:

Artculo 23. Derechos Polticos

1. Todos los ciudadanos deben gozar de los siguientes derechos y oportunidades:

a. de participar en la direccin de los asuntos pblicos, directamente o por medio de representantes libremente elegidos;

b. de votar y ser elegidos en elecciones peridicas autnticas, realizadas por sufragio universal e igual y por voto secreto que garantice la libre expresin de la voluntad de los electores, y

c. de tener acceso, en condiciones generales de igualdad, a las funciones pblicas de su pas.

2. La ley puede reglamentar el ejercicio de los derechos y oportunidades a que se refiere el inciso anterior, exclusivamente por razones de edad, nacionalidad, residencia, idioma, instruccin, capacidad civil o mental, o condena, por juez competente, en proceso penal.

Fuente: http://www.desdetutrinchera.com/politica/reeleccion-de-evo-morales-2/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter