Portada :: frica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-12-2018

Masivas protestas en Togo acorralan una dictadura de 50 aos

Regina Asinde
El Salto

Las protestas, que estallaron en agosto de 2017, han ido mermando el poder del actual presidente Faure Gnassingb


Protesta contra Faure Gnassingbe en Blgica

Protesta contra Faure Gnassingbe en Blgica. WIKIPEDIA 

 

Cientos de miles de personas tomaron las calles de las ciudades de Togo, en frica Occidental, el 8 de diciembre, como parte de una revivida ola de protestas a nivel nacional en demanda de reformas polticas. En el centro de sus reivindicaciones est el restablecimiento de la Constitucin de 1992, que inclua un lmite de dos mandatos para la presidencia antes de ser eliminado por el ex presidente Eyadma Gnassingbe, padre del actual presidente Faure Gnassingb.

Las protestas masivas estallaron por primera vez en agosto de 2017, obligando al Gobierno a entrar en negociaciones moderadas a nivel internacional, que en un intento de resolver la crisis poltica que dura ya dcadas llevaron al restablecimiento del lmite de dos mandatos. Sin embargo, la indignacin volvi a prender cuando se descubri que los mandatos presidenciales pasados no contaran, permitiendo por lo tanto a Faure Gnassingb ya en su tercer mandato presentarse a presidente en 2020 como si fuera su primera vez. Las negociaciones se rompieron poco despus, lo que llev a la vuelta de las protestas el mes pasado.

Tras 51 aos de los Gnassingb, pedir que les demos diez aos adicionales, empezando en 2020, es bsicamente pedir que nos suicidemos"

Nadie quiere aceptar eso en Togo, dijo Farida Nabourema, directora ejecutiva de la Liga Civil Togolesa. Tras 51 aos de los Gnassingb, pedir que les demos diez aos adicionales, empezando en 2020, es bsicamente pedir que nos suicidemos. Es algo que no podemos permitir que pase, y es el motivo por el que hemos vuelto a las calles.

Tras permitir protestas en primer lugar en zonas previamente autorizadas, el Gobierno directamente prohibi las grandes manifestaciones antes de la movilizacin del 8 de diciembre. Cuando ms de 500.000 personas salieron en Lom, la capital, el rgimen despleg una amplia fuerza militar, hiriendo a decenas de civiles y matando al menos tres,incluyendo a un nio de 11 aos.

Una coalicin de 14 partidos de oposicin, conocida como C14, ha sido una de las principales fuerzas que lideran las protestas y lo que se conoce como el movimiento Faure Debe Irse. Desde que las negociaciones con el Gobierno acabaron el mes pasado, pidieron la cancelacin de las elecciones legislativas del 20 de diciembre y exhortaron a sus miembros a no participar. Segn los lderes del movimiento, el Gobierno ha estado realizando fraude electoral alistando menores, as como quitando el derecho al voto a electores inscritos mediante tcticas coercitivas en preparacin de la campaa presidencial de Faure Gnassingb de 2020.

"El rgimen militar de Eyadma Gnassingb tom el poder mediante un golpe militar en abril de 1967, menos de una dcada despus de que Togo lograra su independencia de Francia"

Mientras la prohibicin de la protesta por el Gobierno sigue intacta, el C14 ha afirmado que desafiarn esta medida y continuaran organizando manifestaciones en todo el pas, culminando en un boicot activo el da de las elecciones, a menos que sus demandas sean satisfechas.

LOS DICTADORES TOMAN EL PODER

El rgimen militar de Eyadma Gnassingb tom el poder mediante un golpe militar en abril de 1967, menos de una dcada despus de que Togo lograra su independencia de Francia. Eyadma despus gobern el pas durante 37 aos, exponiendo a los togoleses a un gran nmero de atrocidades contra los derechos humanos, incluyendo la detencin ilegal, tortura y asesinato de disidentes polticos y partidarios de la oposicin.

Tras una dcada de gobierno de emergencia despus del golpe militar de Eyadma, Togo comenz su transicin a convertirse en una repblica. Al ver una oportunidad de liberarse de su tirano y encaminarse hacia una democracia pluripartidista, el pueblo togols vot abrumadoramente a favor de adoptar la Constitucin de 1992, que inclua un conjunto de reglas para limitar el poder presidencial con lmites de mandatos y reglas electorales justas.

Desgraciadamente, su esperanza no se hizo realidad. Durante un perodo de intensa mano dura en 2002, Eyadma debilit a la oposicin y modific la Constitucin para permitirse un nuevo mandato. Junto a otras varias medidas regresivas, tambin redujo las elecciones a una sola vuelta. Para un pas con ms de cien partidos polticos, cada uno presentando a su propio candidato, una eleccin de una sola vuelta sin primarias era un movimiento enormemente antidemocrtico, posibilitando que un candidato ganara la presidencia con slo una fraccin del voto popular.

Eyadma muri en febrero de 2005, lo que ofreci un destello de esperanza al movimiento pro-democracia. Pero, de nuevo, la esperanza dur poco. El hijo de Eyadma, Faure Gnassingb, se hizo con la presidencia con la ayuda del Ejrcito. La presin local e internacional intervino temporalmente, obligando a Faure a dimitir y presentarse en unas elecciones adecuadas. Posteriormente utiliz el apoyo del Ejrcito y un sistema electoral amaado para declarar su victoria y volver a la presidencia. Segn la coalicin de partidos opositores, al menos 500 personas murieron en la violencia post-electoral perpetrada por el Estado.

Para resolver las tensiones creadas por estas elecciones fraudulentas, Faure particip en conversaciones con la oposicin. En 2007, ambos bandos llegaron a un acuerdo sobre un conjunto de promesas para reformar el sistema poltico e impedir la violencia electoral. Algunas de estas medidas del acuerdo eran el retorno del sistema de voto en dos vueltas y la reintroduccin de lmites de mandatos.

"Togo todava se revuelca en un caldero de nepotismo, corrupcin, censura de los medios y de internet, arrestos arbitrarios y el asesinato de activistas"

Desde 2007, Faure todava tiene que cumplir con las reformas propuestas, dijo Wolali Koffi Ahlijah, un miembro del movimiento Faure Debe Irse.

Todos los intentos para implementar el acuerdo se han estancado, y el pas de cerca de ocho millones de personas todava se revuelca en un caldero de nepotismo, corrupcin, censura de los medios y de internet, arrestos arbitrarios y el asesinato de activistas y ciudadanos considerados disidentes. En algunos casos, los nios quedaron atrapados en el fuego cruzado. Quizs no sorprende que el Informe Mundial de la Felicidad haya situado a Togo como el pas con la poblacin ms infeliz cuatro veces en seis aos.

EL ASCENSO DEL MOVIMIENTO 'FAURE DEBE IRSE'

El primer gran paso hacia la formacin de un movimiento de resistencia no violento en Togo fue la creacin del Partido Nacional Panafricano en 2015. Liderado por Tikpi Atchadam, est formado por miembros del grupo tnico tem, un grupo dominante en la parte central y norte del pas, la misma regin que la familia Gnassingb.

Atchadam pronto hizo que se unieran con 13 de los dems principales partidos opositores para formar el C14, el adversario poltico ms poderoso del Gobierno de Gnassingb.

"Los grupos de movilizacin empezaron a movilizar a cientos de miles de togoleses corrientes para unirse a las protestas callejeras semanales en septiembre de 2017, lo que condujo al nacimiento del movimiento Faure Debe Irse"

El impulso sigui creciendo a medida que grupos de la sociedad civil comenzaron a participar, incluyendo el Frente Ciudadano Togo En Pie, formado por partidos polticos, asociaciones y sindicatos; el movimiento Nubueke, que consiste en grupos cuyos lderes estn en su mayora en la crcel o el exilio; el Coditogo, un grupo de organizaciones en la dispora; y la Liga Civil Togolesa, el principal grupo de la sociedad civil tanto sobre el terreno como en el extranjero.

Juntos, con el C14, estos grupos empezaron a movilizar a cientos de miles de togoleses corrientes para unirse a las protestas callejeras semanales en septiembre de 2017, lo que condujo al nacimiento del movimiento Faure Debe Irse. Sus principales herramientas eran redes sociales como Twitter y Facebook, as como blogs y WhatsApp, obligando al Gobierno a cortar continuamente el servicio de internet en el pas. Como resultado, los organizadores recurrieron a medios de comunicacin ms tradicionales, como prensa escrita, el boca a boca y las conferencias de prensa.

Despus de diez meses de cantidades de gente sin precedentes marchando por las calles de Togo y otras ciudades del mundo en protestas semanales, Faure Gnassingb se neg a ceder. En abril de 2018, orquest una represin violenta y masiva, incluyendo el bloqueo del norte del pas, la activacin de milicias, el encarcelamiento de lderes de la sociedad civil y muchos jvenes, y la restriccin de eventos pblicos.

En lugar de afirmar la legitimidad de las protestas y sus demandas en pro de reformas democrticas, las comunidades internacional y regional adoptaron un enfoque suave. Buscaron una solucin negociada con la Comunidad Econmica de Estados de frica Occidental (ECOWAS, por sus siglas en ingls) al mando. Aunque la mayora de los lderes del movimiento estaban en contra, acordaron parar las protestas callejeras y permitieron al C14 ejercer como sus representantes.

Despus de una conferencia en Lom en julio de 2018, se elabor un comunicado, denominado la hoja de ruta de ECOWAS. Haca varias recomendaciones, incluyendo un lmite de dos mandatos a la presidencia, una votacin en dos vueltas en las elecciones presidenciales, la renovacin del Tribunal Constitucional y la adopcin de todas estas reformas a travs del Parlamento. La hoja de ruta de ECOWAS tambin exhortaba al Gobierno a corregir el registro de votantes antes de las elecciones parlamentarias del 20 de diciembre. ECOWAS entonces mantuvo sesiones de dilogo de seguimiento de la hoja de ruta en agosto y septiembre. Se supona que este dilogo resultara en el retorno de la Constitucin de 1992, que impedira que Faure Gnassingb concurriera a las elecciones presidenciales de 2020. De nuevo, las protestas callejeras fueron suspendidas a regaadientes.

Parar la protesta no ha tenido impacto en las reivindicaciones del pueblo, explic en ese momento Ahlijah. Sin embargo, ha proyectado la impresin de que el tema est resuelto, aunque la crisis es todava real.

Para los lderes del movimiento, el dilogo pareca viciado desde el principio. En primer lugar, Faure Gnassingb era el presidente de ECOWAS. Cmo podan esperar que sancionara su propia transmisin del poder? Esto es por lo que no fue una sorpresa cuando el Gobierno y el C14 no lograron alcanzar un acuerdo de consenso sobre la implementacin de las reformas constitucionales.

Hemos estado diciendo durante meses que este dilogo no dar fruto, pero [los defensores del rgimen] han defendido el falso dilogo que solo tena la intencin de debilitar a la oposicin

Estas fantasas de los expertos de ECOWAS son slo las instrucciones de Faure Gnassingb, dijo Farida Nabourema. Hemos estado diciendo durante meses que este dilogo no dar fruto, pero [los defensores del rgimen] han defendido el falso dilogo que solo tena la intencin de debilitar a la oposicin. No podemos dejar [a ECOWAS] pisotear las aspiraciones del pueblo togols, que ha sido demasiado paciente con este rgimen.
A pesar de detener las protestas callejeras, el movimiento Faure Debe Irse sigui activo manteniendo la presin en los partidos polticos para mantener el rumbo de sus demandas.

Estbamos frustrados porque los partidos de oposicin pidieron el cese de las protestas durante el dilogo, dijo Nabourema. Pero la experiencia nos deca que siguiramos movilizndonos porque esperbamos que estos dilogos fracasaron, y lo hicieron. As que, para nosotros, la movilizacin continu.

No ha habido mucho tiempo de inactividad para el movimiento Faure Debe Irse. Durante los pasados meses, se ha organizado para mantener la presin en los partidos polticos para que mantengan el rumbo de las principales demandas, concretamente la dimisin de Faure Gnassingb.

Segn Ahlijah, ayud que los lderes del movimiento desde el comienzo hablaran abiertamente sobre el peligro de dar pausa a las manifestaciones. Al expresar estas preocupaciones en foros pblicos y en los medios, cre la impresin de que la unidad de la oposicin dependa de la capacidad de los polticos de seguir siendo receptivos hacia la gente.

El movimiento se posicion como un perro guardin de los polticos durante el dilogo, con la presente amenaza de disociarse del C14 si los polticos cedan ante el proceso electoral organizado por el Gobierno. Esto se demostr como una fuerte amenaza porque segn los lderes del movimiento los partidos opositores inicialmente dejaron de insistir en que Faure dimitiera inmediatamente, centrndose en vez de eso en negociar reformas electorales que llevaran a elecciones parlamentarias.

Atendiendo a una llamada a la accin desde el C14 tras el estancamiento de las conversaciones, las protestas callejeras continuaron el 17 de noviembre. Movilizar a la gente se mostr como una tarea relativamente fcil, ya que la poblacin segua enfadada por no haberse cumplido todava sus reivindicaciones.

PRXIMOS PASOS PARA EL MOVIMIENTO 'FAURE DEBE IRSE'

Siempre ha existido una esperanza tcita de que se podra presionar a la comunidad regional e internacional para ayudar a que el movimiento consiga su meta. Es por ello que la mayora de los lderes del movimiento se han esforzado en movilizar el apoyo internacional a travs de conferencias, seminarios, medios de comunicacin y cualquier plataforma disponible. Hablando en el Foro de la Libertad de Oslo (Noruega), Nabourema critic rotundamente al Gobierno francs por apoyar al atroz rgimen de Faure Gnassingb.

"Los lderes de los movimientos han pasado a ver a las instituciones regionales como engaosas y que hacen de todo para proteger a Faure Gnassingb

Desgraciadamente, parece que esta estrategia no tendr mucho rendimiento y la impresin general es que los organismos y pases internacionales y regionales no aportarn nada sustancial a la lucha. Como apunt Ahlijah, los lderes de los movimientos han pasado a ver a las instituciones regionales como engaosas y que hacen de todo para proteger a Faure Gnassingb.

Otra leccin crucial para el movimiento es la importancia de seguir exigiendo responsabilidades a los partidos polticos. Sin su control activo, los partidos polticos con intereses diversos podran fcilmente dejar de lado los intereses del pueblo para buscar sus propias reivindicaciones. Al sealarse como el perro guardin de los partidos polticos, el movimiento ha hecho posible que el tema principal de la marcha de Faure siga al frente y en el centro del dilogo entre la oposicin y el Gobierno.

En ltima instancia, sin embargo, el movimiento se da cuenta de que su mejor baza contra la dictadura sigue siendo su capacidad de montar protestas masivas, por lo que ha recuperado las protestas callejeras en Togo y la dispora.

Esperamos animar ms protestas pblicas pacficas y desobediencia civil y ser capaces de mantener la presin hasta que caiga el rgimen, dijo Nabourema.

Pero el objetivo inmediato era conseguir que ECOWAS revisara la hoja de ruta y presionara al Gobierno para que aceptara las demandas antes de las elecciones parlamentarias del 20 de diciembre. El movimiento trabaj duro para entrenar a ms gente en la resistencia civil y planific ms de dos protestas cada semana tanto en el pas como fuera hasta las elecciones. Si el Gobierno continuara sin aceptar las reformas [a da 20 as era], el movimiento tiene la intencin de hacer las protestas indefinidas hasta que se consiga su objetivo.

Por ahora habr cada vez ms protestas, dijo Ahlijah. Las protestas han sido muy eficaces en presionar al Gobierno en el pasado.

Artculo publicado en Waging Non Violence:Mass nationwide protests bring Togo to the brink of ending 50 years of dictatorship

Traduccin: Eduardo Prez

Fuente: https://www.elsaltodiario.com/togo/masivas-protestas-togo-fin-50-anos-dictadura-faure-gnassingbe

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter