Portada :: Chile
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-12-2018

Posneoliberalismo, en un horizonte anticapitalista?

Roberto Vargas Muoz
Rebelin


A propsito de las discusiones respecto al proyecto poltico-econmico del Frente Amplio y su apuesta estratgica, y consecutivamente las tensiones entre liberales y anticapitalistas en el seno del mismo, me parece relevante volver sobre el sentido de un proyecto anticapitalista, y en el contexto regional, comentar lo que ha venido en denominarse posneoliberalismo.

I

En 1988 Francis Fukuyama public el artculo el fin de la historia?, el cual posteriormente es ampliado y editado como libro bajo el equvoco ttulo de El fin de la historia y el ltimo hombre. En ambos textos, Fukuyama argumenta que cualquier tipo de alternativa a la modernizacin capitalista se desintegra frente a la universalizacin de la democracia liberal occidental y la economa de mercado. Aquel discurso triunfalista respecto a los socialismos realmente existentes si bien no completaba su absoluta realizacin en el mundo real, ya haba logrado triunfar en la esfera de las ideas y de la conciencia segn el otrora asesor norteamericano.

No obstante, lo que en el discurso liberal fue interpretado como la victoria de la libertad de comercio, en 1991 aparece refutado a partir de una lectura suspicaz, distante y contraria a la proyeccin mainstream de la poca sobre la cada de los pases del este. Su autor, Robert Kurz, publica en Alemania El colapso de la modernizacin. De l derrumbe del socialismo de cuartel a la crisis de la economa mundial [2] donde afirma que el colapso del socialismo real es un momento del colapso gradual de la economa mundial basada en las categoras bsicas del capitalismo: mercanca, valor, trabajo abstracto y capital. Para Kurz el socialismo sovitico no poda representar una alternativa al sistema capitalista, ms bien se proyectaba como una modernizacin rezagada [3] que, adems de no superar las categoras bsicas de dominacin capitalista, no logr competir con la revolucin microelectrnica y sostener la competitividad de la produccin occidental -siendo el armamentismo solo una excepcin-.

Lo que haba sido interpretado como una victoria no era ms que un momento de los lmites internos de la lgica del capital, que estructuralmente desde la dcada del 70 devela, entre otras caractersticas, un crecimiento de masa no rentable. Ya no se trata, entonces, de subsuncin sino expulsin, xodo [4] , es decir, de trabajo vivo sobrante que el sistema econmico no tiene capacidad para subsumir [5] , fomentando desempleo y precarizacin de condiciones laborales.

En efecto, el There is no alternative de M. Thatcher se cumple al interior de la lgica del capital, y ms an, en su dimensin epistmica. Segn Kurz, a pesar que la escuela marginalista intentara refutar el concepto de valor marxiano, y posteriormente, lo que hoy se conoce como ciencia econmica lo abandonara, la equivalencia entre trabajo abstracto y valor --fundamento de la lgica del capital- - aparecen encubiertas tanto en el keynesianismo (con los conceptos empleo y rendimiento monetario) como en el monetarismo (cuando intuyen como negativa la desvinculacin entre masa de produccin y masa monetaria) [6] , puesto que ambas ideologas de la economa poltica tienen como soporte estructural la valorizacin del valor, es decir, el trabajo abstracto en donde el valor se cosifica.

Para aquel soporte estructural una tendencia hacia el Estado o hacia el mercado le es indiferente. El auge, avances y derrotas del movimiento obrero, as como una rpida mirada a la historia de los patrones de acumulacin del siglo XX confirman el intento del capital por reestablecer la tasa de ganancia; ya sea frente al avance de luchas sociales a finales del siglo pasado con la imposicin neoliberal; ya sea con las polticas econmicas keynesianas que devolvieron el poder de compra a los trabajadores a partir del New Deal y el Plan Marshall a comienzos del mismo. El capital reafirma trgicamente ser el Sujeto de la modernidad y lo hace con ms fuerza en perodos donde su rostro social se presenta como el semblante perverso de la integracin va mercado, donde el sujeto se hace uno con la mercanca.

II

Desde el amplio paraguas de la crtica de la economa poltica del socialismo real, la tesis del colapso del socialismo realmente existente bien podra encontrar un complemento en la crtica de la gestin burocrtica del Estado y las restricciones democrticas en los pases cobijados (o en el umbral) del teln de acero.

El Socialismo del siglo XXI, en su dimensin discursiva y conceptual, proyect un intento por superar los principales problemas que afectaron internamente al socialismo moderno. Lewowitz, Harnecker, Moulian, Dietrich, Monedero, Meszaros, entre otros [7] , coinciden en la relevancia de la participacin democrtica y en el protagonismo de la ciudadana como contraste al proyecto socialista del siglo XX. Menos acuerdos e incluso ausencias encontramos en el registro de la crtica de la economa poltica, en especial, en lo correspondiente a la crtica del valor. Nos referimos a los anlisis categoriales del Marx del tomo I de El Capital, considerndolos como una va para pensar el poscapitalismo.

En gran medida el socialismo real, y su base epistmica, el marxismo tradicional o ideolgico, concentr las tareas socialistas en una crtica negativa de la propiedad privada de los medios de produccin y del mercado, o inclusive en la forma dineraria, mientras que la crtica positiva se enmarc en la ampliacin de derechos y en el distribucionismo. Es decir, el capitalismo -y bien podramos ampliarlo al patriarcado- como productor de mercancas, no parece ser rozado por la crtica categorial de las categoras cuasi-objetivas [8] de mediacin social que articulan la sociedad moderna: mercanca y capital. Los anlisis de Moishe Postone, uno de los importantes tericos que han intentado reconstruir una teora crtica de la sociedad moderna, ubican su crtica ms all de la explotacin y el modo burgus de distribucin concentrado en el mercado y en la propiedad privada, para situar el lugar central del trabajo como mediador de relaciones sociales. Esto no de manera transhistrica como fue el leitmotiv del marxismo del siglo XX, sino que para ir hacia el punto nodal de la forma de produccin y la forma de riqueza moderna, vale decir, el valor. De esta manera, la lucha de clases, como el conflicto respecto a la reparticin del valor entre la clase de los capitalistas y la clase del proletariado, no es ms que una de las expresiones de un problema ms profundo: el que la actividad social adquiere la forma del valor, produciendo una indiferenciacin de toda la produccin, y por tanto, una reduccin a la cantidad de energa gastada producida por el trabajo abstracto [9] .

III

Buena parte del continente latinoamericano a comienzos de siglo se plante la salida a los procesos de neoliberalizacin como patrn de acumulacin sin disputar el capital como Sujeto moderno. Bajo el nombre de posneoliberalismo la literatura poltica del continente generosamente clasific a pases latinoamericanos que desde 1998 impulsaron gobiernos progresistas y alternativos, -en algunos casos- al neoliberalismo. La lista es larga y va desde Venezuela (con Chvez a la cabeza y sus respectivas reelecciones hasta la sucesin de Maduro); Brasil (con el PT de Lula el 2003 hasta las elecciones de Rouseff el 2014); Argentina (Con Kirchner el 2003 y luego Fernndez el 2006 y el 2011); Uruguay (el Frente Amplio con Vzquez el 2005 y 2015, con Mujica el 2009); Bolivia (con el MAS Morales gan las elecciones en Bolivia en 2005, en 2009 y en 2014); Ecuador (con Alianza Pas Correa fue electo en 2006 y reelecto en 2009 y 2013); Honduras (con Zelaya el 2006); Paraguay (con Lugo) hasta El Salvador (con Funes el 2009, luego Snchez el 2014) [10] .

El posneoliberalismo como frmula general integr a pases que buscaron una alternativa a la acumulacin neoliberal. Al priorizar lo ajustes fiscales en desmedro de las polticas sociales, las polticas sociales en el amplio marco de la economa neoliberal encuentran una antinomia. Esto es propio de polticas neoclsicas en el continente, que, oponindose al Estado, se identifican con el mercado y el gran empresariado. Ello ha llevado a que la amplia apuesta posneoliberal, salvo en algunos casos con modestos aciertos- y en especial unas de sus expresiones, la va del socialismo del siglo XXI- concentre su estrategia en perspectivas productivistas, reafirmando el trabajo asalariado, la produccin y el crecimiento industrial.

La crtica del capitalismo productor de mercancas no es equivalente a la crtica del neoliberalismo como patrn de acumulacin. Una salida posneoliberal en horizonte anticapitalista exige -con toda la complejidad correspondiente a una poltica radical- el cuestionamiento de las formas sociales que articulan la modernidad. Ms Estado y menos mercado, la frmula general de los proyectos progresistas para proteger lo pblico por encima de lo privado(una suerte de revival neokeynesiano, que interpreta en el Estado de bienestar/compromiso una victoria del movimiento obrero y popular), es ms bien la paradoja inmanente de la lgica del capital. Recordemos que en la primera parte del siglo pasado los Estados benefactores generaron una masa de capital fijo con el objetivo de devolver el poder de compra a los trabajadores, abriendo as el ciclo de los llamados aos dorados del capitalismo.

IV

En Chile no se observa un crecimiento de la productividad en los ltimos diez aos ni tampoco en la regin han sido prsperos los modelos neoliberales. Independiente de los ciclos econmicos favorables por el alza del precio del cobre y otros commodities, la estrategia de desarrollo est en crisis y su estancamiento es su principal evidencia, fomentando precarizacin del trabajo, desintegracin social, y una democracia superflua y ficcional.

La apuesta posneoliberal en Amrica Latina en perspectiva socialista, si bien logr avances sociales en algunos pases de la regin, la ubicacin forzada del capital desde los espacios de valorizacin dependientes latinoamericanos y los escandalosos casos de corrupcin, provocaron un cambio de ciclo en el continente que va desde los progresismos latinoamericanos hasta el ascenso de la nueva derecha populista, y en algunos casos con amenaza fascista mediante.

Las nuevas fuerzas polticas del continente bien podran repetir la frustracin de los proyectos posneoliberales y de las apuestas modernas del socialismo o bien podran abrir (en el largo plazo) un ciclo alternativo centrado en lo comn en su inflexin social, poltica, econmica y cultural. De esta manera, el posneoliberalismo no podra reducirse a una transformacin del patrn de acumulacin, sino que ms bien habra que apuntar a las categoras que lo sostienen. Sin embargo, aquello que Fukuyama llamaba el triunfo en las ideas y en la conciencia del nuevo orden mundial no puede ser repensado por fuera de las determinaciones formales de la mercanca (errticamente formulado por el marxismo tradicional como estructuralismo) ni por fuera de lo ha venido en denominarse produccin de subjetividad. Por eclctico que aparente ser, este cruce es constitutivo de las apuestas poscapitalistas que busquen producir nuevas formas de interdependencia social.

 

Bibliografa:

 

Dussel, Enrique (2014) 16 tesis de economa poltica. Interpretacin filosfica, Siglo XXI Editores, Mxico.

Kurz, Robert (1991) El colapso de la modernizacin. Del derrumbe del socialismo de cuartel a la crisis de la economa mundial. Editorial Marat, 2016, Buenos Aires Argentina.

Kurz, Robert (1995) "Die Himmelfahrt des Geldes". En Krisis 16/17, Horlemann Verlag, Bad Honnef.

Lpez Segrera, Francisco (2016) Amrica Latina: crisis del posneoliberalismo y ascenso de la nueva derecha, Buenos Aires, CLACSO, 2016.

Losoncz, Mark (2015) Anselm Jappe: La fin du capitalisme ne sera pas une fin pacifique. En Revista Philosophy and Society, Institute for Philosophy and Social Theory, University of Belgrade, Vol 26 No 4 (2015).

Postone, Moishe (2003) Time, Labor, and social domination. A reinterpretation of Marx's critical theory. Nueva York: Cambridge University Press

Vidal, P., Ansaldo, M., Cea, J., (2018) Hugo Chvez y los principios del Socialismo del Siglo XXI: una indagacin discursiva (2005-2013). En Revista Izquierdas 42, octubre 2018:224-250.

Notas:

[2] Kurz, R. (1991) El colapso de la modernizacin. Del derrumbe del socialismo de cuartel a la crisis de la economa mundial. Editorial Marat, 2016, Buenos Aires Argentina.

[3] Cfr. Ibd.

[4] Dussel, E. (2014) 16 tesis de economa poltica. Interpretacin filosfica, Siglo XXI Editores, Mxico, d.f., p. 315

[5] Cfr. Ibd., p. 320.

[6] Kurz, Robert (1995) "Die Himmelfahrt des Geldes". En Krisis 16/17, Horlemann Verlag, Bad Honnef.

[7] Para una sntesis de estos planteamientos: Vidal, P., Ansaldo, M., Cea, J., Hugo Chvez y los principios del Socialismo del Siglo XXI: una indagacin discursiva (2005-2013), Izquierdas 42, octubre 2018:224-250, http://www.izquierdas.cl/images/pdf/2018/n42/art10.pdf .

[8] Postone, Moishe (2003) Time, Labor, and social domination. A reinterpretation of Marx's critical theory. Nueva York: Cambridge University Press, p .5.

[9] Losoncz, Mark Anselm Jappe: La fin du capitalisme ne sera pas une fin pacifique. En Revista Philosophy and Society, Institute for Philosophy and Social Theory, University of Belgrade, Vol 26 No 4 (2015).

[10] Cfr. Lpez Segrera, Francisco (2016) Amrica Latina: crisis del posneoliberalismo y ascenso de la nueva derecha, Buenos Aires, CLACSO, 2016 .


El autor es Doctor en filosofa. Director de Fundacin Crea. Docente en U. Alberto Hurtado y U. Central (FACSO).http://www.revistarosa.cl/2018/12/19/posneoliberalismo-en-un-horizonte-anticapitalista



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter