Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-12-2018

La hora rebelde en el 60 aniversario de la liberacin de Baracoa

Wilkie Delgado Correa
Rebelin


Son muchos los hechos y recuerdos de esos das, en que, entre otros, la radioemisora local se puso al servicio de la Revolucin

La Hora Rebelde constituye el testimonio sobre hitos de la lucha y propaganda revolucionaria de la Revolucin a finales de 1958 en la ciudad de Baracoa. Esta se localiza en el extremo este de la isla de Cuba. Es la ciudad Primada, porque fue uno de los primeros puntos de la geografa de Cuba avistado y explorado, por primera vez, por el Almirante Cristbal Coln el 27 de noviembre de 1492, y devino luego la primera villa fundada por los espaoles en 1511.Las cordilleras rodean a la ciudad, presidida por la famosa montaa denominada Yunque, por su perfecta forma. El tiempo, con su magia telrica, siembra de pasado, presente y futuro tanto a la ciudad como a su gente. El enemigo siempre ha acechado a la ciudad, pero para tomarla tendra que acabar con toda su gente. Y eso no ha sido posible, ni lo ser.

A finales de diciembre de 1958 la situacin de la dictadura de Batista era insostenible en el campo militar. Por ejemplo, en el caso de Baracoa, ya le era imposible el auxilio a la tropa sitiada con el envo de refuerzos, ya que las principales ciudades de la provincia de Oriente, incluyendo su capital, Santiago de Cuba, estaban sitiadas y con la amenaza inminente del asalto final.

Fue as que las Fuerzas Armadas de Batista decidieron la evacuacin de las tropas acantonadas en la ciudad de Baracoa, y procedi a ejecutarla en la tarde y noche del 27 de diciembre en una fragata fondeada en el puerto. Con la partida de todas las tropas batistiana, se produjo la entrada del Ejercito Rebelde al amanecer del da 28.

En la maana del da 28 las calles angostas y vetustas de Baracoa eran un mar humano que saludaba y abrazaba a los miembros del Ejrcito Rebelde y a los miembros de las milicias clandestinas revolucionarias, que en conjunto empezaron a adoptar las medidas organizativas, de direccin y orientacin a la poblacin. Nunca se haba visto una fiesta tan sui gneris en medio de un conflicto armado. La libertad, tanto tiempo perdida por la usurpacin de un rgimen tirnico, era recobrada a un precio alto de lucha, de sacrificio y de muerte.

Ese da, en el local del Ayuntamiento, se reunieron los principales factores revolucionarios, presididos por el Comandante Pena y los Capitanes Jos Durn Bravet (Zapata) y Carlos Lahite Lahera. Y se designaron las autoridades civiles y militares de la ciudad.

Fue en esas circunstancias, recin terminada la reunin en el Ayuntamiento, que se decidi iniciar la propaganda revolucionaria a travs de la radioemisora local CMDX Radio Baracoa, y mediante un documento manuscrito elaborado sobre un bur de caoba de uno de los locales, se indicaba a su propietario ponerse a disposicin del Movimiento 26 de Julio e intercalar las orientaciones revolucionarias todo el tiempo requerido dentro de la programacin habitual de la emisora. As se logr inmediatamente el acatamiento a la orden y la colaboracin por parte de los locutores y el dueo de la entidad.

A continuacin expondremos algunos de los diversos mensajes transmitidos en esos das finales de diciembre en los cuales Baracoa era territorio libre del pas, en los que primaron los improvisados sobre los escritos. Tambin ocuparon su lugar las informaciones recibidas por las autoridades que dirigan a la ciudad y las emanadas por la Radio Rebelde de la Sierra Maestra.

Se pide al pueblo de Baracoa que proceda con cordura. Se pide que no se cometan hechos que pugnen con la ejecutoria y la moral de la Revolucin.

De Fidel Castro se dio lectura a ideas aparecidas en uno de sus artculos publicados en Bohemia aos atrs:

La lucha no es solamente contra los gobernantes de hoy, sino contra los que ayer tambin haban hecho sufrir a la patria.

Reuniremos a nuestros compatriotas detrs de una idea de dignidad plena para el pueblo de Cuba y de justicia para los hambrientos y olvidados y de castigo para los grandes culpables. A las puertas de los malversadores tocaremos despus de la Revolucin.

Continuamos orientando al pueblo utilizando frases del insigne patriota Enrique Jos Varona:

Ante la perspectiva que contemplamos en estos instantes en que se est llegando a la etapa final del derrocamiento de la tirana, se nos vienen a la mente las frases de Enrique Jos Varona, expresadas en otro instante glorioso de la historia de la patria: Legtimo es nuestro jbilo; pero a l debe mezclarse un profundo sentimiento de la grave responsabilidad que pesa sobre nuestros hombros. De ningn modo mejor haremos ver que la apreciamos en su debido valor, que procurando no olvidar jams que en Cuba lo que est triunfando no es un grupo de hombres, que pretende primar sobre otro grupo; sino una idea: la idea de justicia, libertad y dignidad que electriz a su pueblo y que ennobleci e hizo amable su causa ante la conciencia de los otros pueblos.

Tambin se dieron a conocer palabras de Fidel Castro durante el exilio:

El pueblo cubano desea algo ms que un simple cambio de mandos. Cuba ansa un cambio radical en todos los campos de la vida pblica y social. Hay que darle al pueblo algo ms que libertad y democracia en trminos abstractos, hay que proporcionarle una existencia decorosa.

Se dieron lecturas a ideas en que abordbamos el tema de las dictaduras presentes en Amrica.

Todas las grandes revoluciones se han hecho con ideas vibrantes de espritu puro, exentas de intereses personales y exaltando amables y nobles ideales.

El terror que siembran los regmenes de fuerza es incapaz de contener la ira de los que se sienten menospreciados y sufren en sus propias carnes la laceracin.

De nada les valen a las dictaduras el estar armadas hasta los dientes. De poco les sirven sus halagos fementidos, ni el pago munificente a los apapipios y matones, para que les garanticen cierta seguridad y practiquen la limpieza de los hombres con ideales. De poco les vale la confusin en que tratan de sumir a la ciudadana por medio de sus voceros intrigantes. En fin, es nulo todo intento de confundir y hacer dar tropiezos a sus opositores al pueblo- que por muy tarde que hallen la solucin, sabrn siempre aplicar la panacea, dando al traste con los caudillos.

Cada da el panorama poltico de Amrica, prolfico en golpes cuartelarios, comienza a aclarar ante los golpes populares. Los pueblos estn aprendiendo a vadear las dificultades y estn demostrando, como lo est haciendo Cuba, que el aparato de fuerza se estrella ante los arrestos viriles de sus ciudadanos. El ansia por la libertad insufla el herosmo de que carecen los que los reprimen.

Nunca los dictadores pagarn bastante el grave dao que irrogan al pueblo. Pero no podrn impedir que esos pueblos sean felices en el futuro.

Y es que esta resaca de gobiernos apoyados en los sables, pueblo cubano, se explica por la constitucin moral de los pueblos americanos. Es paradjico que el continente de la libertad, como le llamaron los prceres, sea tierra donde medren los acoyuntadores de hombres libres. Y esos mismos hombres se han fijado la consigna: romper con la paradoja. Que renazcan la libertad y los derechos en los pueblos americanos, cueste lo que cueste. Ya sea en forma cruenta o no. La cuestin es detener a los caudillos.

Los pueblos desean el retorno del gobierno del pueblo, con el pueblo y por el pueblo, y para hacer tangible su propsito no vacilarn en sacrificios e inmolaciones. Ninguno de los pases an oprimidos se conformar con ser los derrelictos y rezagados en el continente de la libertad.

A los pueblos slo se les presenta una vez en su vida la oportunidad de hacerse libres y dignos, y si por cobarda o por inconsciencia, por maldad o ignorancia, la dejan escapar, son condenados a vivir como pueblos coloniales en perpetua esclavitud, porque estas oportunidades no se presentan todos los das.

La Revolucin avanza inconteniblemente, llevando por bandera la libertad poltica, por armas el sacrificio y la vergenza, por escudo cientos de mrtires insignes, y por meta la felicidad y prosperidad de todos los cubanos.

Quienes por vocacin o por pasin se entregan a la tarea de dar a la libertad su contenido de derechos y deberes, saben que se trata de un esfuerzo de todos los das, de una vigilancia sin tregua.

Es espantoso hacer sufrir al pueblo. Pero el rgimen del 10 de marzo lo ha hecho con la complacencia culpable de sectores encumbrados y aupados por los fusiles y las bayonetas.

Esta pobre patria tan pequea tambin quisiera vivir. Qu pedimos nosotros, los cubanos, millones de hombres sencillos? Amor, trabajo, porvenir, corazn que late, verdad pura, para labrar, sembrar, cosechar, vivir en paz y renacer mil veces.

Cmo puede un hombre tener su conciencia tranquila, o desear tenerla, mientras otros hombres, donde sea, estn sufriendo tortura o muerte?

No nos inclinemos nunca ante el sable, ni demos jams la razn a la fuerza que no est al servicio de las causas nobles.

Por la radio tambin transmitimos ideas de Jos Mart:

Es un criminal el que promueva odios en Cuba o se aproveche de los que existen. Y otro criminal el que pretenda sofocar las aspiraciones legtimas a la vida de una raza buena y generosa:

Cuando la Patria crea un hijo, el hijo tiene el deber de demostrar todos sus adelantos, todas sus obras, todas sus esperanzas.

Cuando hay muchos hombres sin decoro, hay siempre otros que tienen en s el decoro de muchos hombres. Esos son los que les dan a los pueblos su libertad, que es como darles a los hombres su decoro. En esos hombres van miles de hombres, va un pueblo entero, va la dignidad humana.

Esos hombres que hacen pueblos son ms que hombres. El corazn se llena de ternura al pensar en esos gigantescos fundadores. Esos son hroes, los que pelean para hacer a los pueblos libres, o por una gran verdad.

Ante noticias del momento en que se afirmaba que el dictador de Santo Domingo, Rafael Lenidas Trujillo, y el dictador Somoza, de Nicaragua, se preparaban para brindar ayuda al rgimen de Batista, se ley este comentario el da 29 de diciembre:

Los tiranos Batista, Somoza y Trujillo, manipuladores de la opresin de las libertades americanas, han formado una extraa y proterva componenda. Pretenden subsistir dichos liberticidas sobre el dolor, las vidas y la destruccin de sus respectivos pueblos. Sendos fardos de soberbia y ambicin desmedida llevan sobre sus hombros los tres tiranos de Amrica. Ahora Somoza y Trujillo pretenden prestar ayuda militar al generalife de Cuba: aviones y tanques, que confiamos no llegarn a sus manos. Sobre este concilibulo slo nos limitaremos a decir las palabras de un combatiente del Ejrcito Rebelde, ayer 28 de diciembre, cuando le informaron de dichas noticias: Ni todas las dictaduras de Amrica juntas podrn contener el avance de la Revolucin.

Como quiera que en el pas, existan an miles de hombres en las filas de las Fuerzas Armadas de la Tirana, se les hizo llamamientos, citando los versos siguientes de Nicols Guilln:

Y mientras hoy Baracoa respira el aire puro de la libertad. Mientras Sagua de Tnamo es libre y decenas de pueblos ms se incorporan a la cadena de pueblos libres, otros pueblos de la Isla esperan su liberacin, ocupadas an por hombres de uniformes amarillos y con rdenes de seguir pisoteando la libertad de esos pueblos. A esos soldados decimos:

Ya nos veremos yo y t, / Juntos en la misma calle, / Hombro con hombro, t y yo, / Sin odios ni yo ni t, / Pero sabiendo t y yo, / A donde vamos yo y t. / No s porque piensa t, / Soldado, que te odio yo.

En otro mensaje se expresaba:

El pueblo de Baracoa vibra de alegra al escuchar que se ha producido la liberacin de otros pueblos, gracias al empuje del Ejrcito Rebelde. Como dijera Mart: Esos hombres que hacen pueblos son ms que hombres. El corazn se llena de ternura al pensar en esos gigantescos fundadores. Esos son hroes: los que pelean para hacer a los pueblos libres, por una gran verdad. En esos hombres van miles de hombres, va un pueblo entero, va la dignidad humana.

Se redact y se ley por la radio este comentario sobre la dictadura imperante en Cuba:

La libertad no muere sola en los pases sojuzgados y aherrojados por los gobiernos de fuerza. Simultneamente con ella, la justicia es pisoteada o marcha al exilio y se produce a diario la crucifixin de la inocencia.

La libertad fue pisoteada y desconocida en Cuba por la tirana, pero hoy vuelve a resurgir victoriosa, tras el nubarrn oprobioso, el amable sol de la libertad, ante el empuje corajudo de las masas del pueblo y sus legtimos representantes: El Ejrcito Rebelde.

La justicia cubana fue mediatizada y los hombres no dispuestos a sufrir ningn dogal, marcharon al exilio. Pero de all regresaron el 2 de diciembre de 1956, arrastrando consigo, hombro con hombro, a los hombres que queran la libertad de su pas, para implantar la justicia tan alto como las palmas.

La nefasta e infanda tirana de Batista haba y todava tiene- entronizado el crimen, el atropello y el desorden. Desconoci y desconoce a las instituciones nacionales. Los militares estaban y estn, en los pueblos no liberados an, por encima del poder civil. Batista y sus adlteres tenan todos los privilegios, disponan a su antojo y gana de las cosas pblicas, de la vida humana. El rgimen convirti la Constitucin ley suprema de la repblica- en una monserga irrespetada.

En Cuba se ha producido la matanza de la inocencia. Los sicarios, apapipios y cohorte de matones a sueldo de la tirana, han llevado a cabo esa labor con refinado cinismo y sevicia, ayudados por los infidentes batistianos. En fin, cometieron y estn cometiendo las mayores barbaries, las ms execrables tropelas y concusiones, los crmenes ms horrendos y monstruosos. Pero ante todo eso se abre paso la gran realidad: en Cuba hacen falta ms que unos cuantos asesinos para contener a unos hombres generosos de su vida. Los tiranos crucifican a los pueblos. Pero los legtimos representantes del pueblo, en este caso el Ejrcito Rebelde, estn liberando al pueblo cubano.

Pronto llegar a alumbrar el sol de la libertad en toda Cuba, como est ocurriendo en muchas partes del pas, en todas esas tierras umbrosas desde que los hombres fuertes de la tirana les oscurecieron su destino.

Por la radio continuamos orientando con mensajes dirigidos al Ejrcito Rebelde y a los campesinos:

Un saludo de gratitud y admiracin damos al esforzado Ejrcito Rebelde. Ustedes han sufrido los mayores dolores, ustedes han pasado por los mayores sacrificios. Por eso merecen que este pueblo testimonie con tanta sinceridad su agradecimiento eterno.

Como ha dicho el Comandante Ral Castro: El Ejrcito Rebelde no es un adorador ciego de la violencia.

Baracoa envi a muchos de sus hijos a las montaas. Cientos de ellos regresaron de nuevo, pero otros no volvieron. Fueron los muertos. Los amados muertos de la patria, para quienes debe tener nuestro pueblo un recuerdo eterno. Honor para Rodney Coutin, Roberto Reyes, Cecilio Gmez, Rber Lpez, Benito Surez Abella y los otros mrtires de la patria que murieron por Cuba.

Tambin lleg el mensaje de esperanza y el compromiso con los campesinos.

Mensaje a los campesinos: Campesino cubano, t has dado albergue y proteccin al Ejrcito Rebelde. T has sufrido los zarpazos de la tirana. Por todo eso, la patria tiene una deuda de gratitud contigo. La Reforma Agraria y mejoras del estado social y econmico, sern realidad cuando triunfe la Revolucin.

Despus del triunfo de la Revolucin, lleg la hora de los cambios necesarios, y que cumpliendo con el mandato del pueblo, la justicia se alzara tan alto como las palmas. Y al evocar el 60 aniversario de la liberacin de Baracoa por el Ejrcito Rebelde, desfilan parte de los episodios de nuestras vidas y del pueblo cubano, que supo levantarse en la hora rebelde de la historia para poner fin a la tirana e inaugurar una de las etapas ms gloriosas de la patria, al conjuro, combate y acciones de su Revolucin triunfante bajo la direccin de su Comandante en Jefe, Fidel Castro, que se hizo realidad irreversible el primero de enero de 1959.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter