Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-12-2018

El florecimiento del KKK judo

Michael Sfard
Haaretz

Traducido del ingls para Rebelin por J. M.


Tenemos que enfrentar la realidad. Estamos presenciando el florecimiento de un movimiento Ku Klux Klan judo. Todo permitido por el fiscal general Avichai Mendelblit, que consiente robar latierra de Musa para drsela a Moshe.

En un perodo de un mes, desde el 9 de noviembre hasta el Da Internacional de los Derechos Humanos el 10 de diciembre, los investigadores de la organizacin de derechos humanos Yesh Din, de la que soy asesor legal, recibieron testimonios y fotos de ataques de odio nocturnos perpetrados por colonos contra ocho aldeas en toda la Ribera Occidental.

Los residentes de las aldeas de A-Dik, Urif, Burqa, Hawara, Asira al-Qibliya, Jab'a, Beitin y Al-Mughayyir (en dos ocasiones) se despertaron por la maana ante la visin aterradora de grafitis que contenan consignas de odio, muerte y venganza, adems de autos quemados y neumticos pinchados.

En puertas y muros de las aldeas, los terroristas judos pintaron con spraysel smbolo de que millones de vctimas judas se vieron obligadas a llevar sobre sus ropas comosigno de su inferioridad antes de su exterminio, y que para nuestra vergenza se ha convertido recientemente en smbolo racista del movimiento de la supremaca juda: la estrella de David. Ningn judo alborotador ha sido arrestado. Rutina.

Hace dos semanas, despus de los dos ataques fatales contra israeles en los puestos de avanzada de Ofra y Givat Asaf, bandas de colonos emprendieron campaas de venganza. Los investigadores de Yesh Din recibieron informes de 25 ataques violentos al azar contra palestinos en menos de 24 horas (entre el jueves y el viernes por la tarde). Los ataques incluyeron armas de fuego reales contra los hogares (en las aldeas de Ein Yabrud y Beitin, entre otras), lanzamiento de piedras contra automviles (incluidos incidentes en las uniones de Yitzhar y Kedumim), y la tala de rboles (en Turmus Ayya y Tawana).

Varios civiles palestinos resultaron heridos y hospitalizados y decenas de coches y casas daados por el lanzamiento masivo de piedras en mitad de la noche. Las familias palestinas se vieron obligadas a esconderse en sus hogares mientras las bandas judas disparaban armas, lanzaban piedras, rompan las ventanas de los coches y pintaban lemas con aerosol en las paredes de las casas. Los pocos atacantes judos que fueron arrestados se liberaron.

Tenemos que enfrentar la realidad. Estamos presenciando el florecimiento de un Ku Klux Klan judo. Al igual que su contraparte estadounidense, la versin juda tambin bebe de los manantiales contaminados del fanatismo religioso y el separatismo, reemplazando solo la iconografa cristiana con su equivalente judo. Al igual que el modus operandi del racismo blanco, este racismo judo tambin se basa en el alarmismo y la violencia contra su equivalente de los negros, los palestinos.

Al igual que los miembros del KKK, los alborotadores judos lanzan piedras, disparan y prenden fuego a las casas y, en un caso, incluso incendiaron una casa con sus residentes adentro. Y como el Klan estadounidense en su apogeo, el Klan judo tambin disfruta de la vista gorda de las autoridades policiales.

Varios de los que han cultivado este KKK israel se sientan en la sede fortificada del Ministerio de Justicia en la calle Saladin en Jerusaln. Ellos no iniciaron el fenmeno. Les gusta explicar que se oponen y al parecer realmente se sienten avergonzados por ello. Pero no han dejado de alimentar el fenmeno. No pretendan cultivar un Klan judo, pero desmalezan, riegan y fertilizan el jardn israel del colonialismo en el que florece. Alimentan el ambiente de incumplimiento de la ley. Fertilizan la discriminacin y legalizan el robo.

Lo hacen voluntariamente, sin eleccin, para servir a sus amos. Fomentan la legalizacin de puestos de avanzada ilegales, confiscacin de tierras y legislacin de anexin. Luchan con uas y dientes contra las principales plagas que pueden daar los brotes del apartheid: el Estado de derecho, los derechos humanos y el derecho internacional. E ignoran el hecho de que las races que alimentan a estas plantas depredadoras son exactamente las mismas que inspiran a los proveedores de odio e incendiarios que queman autos y casas.

Los nuevos retoos de los pogromos, que si no son arrancados producirn frutos muy pronto, son parte integral de la huerta de anexin de jardineros del Ministerio de Justicia. Tomemos, por ejemplo, al diputado jardinero jefe, Erez Kaminitz (quien hered el tema de la tierra en los territorios ocupados de la diputada jardinera Dina Zilber). Recientemente se moviliz para luchar contra el problema de la tierra privada palestina -sobre la cual se construye un porcentaje considerable de los puestos de avanzada y las colonias- por medio de un proceso de expropiacin de facto, que l coordina.

O considrese a la fiscal adjunta del estado, Nurit Litman, a quien se dirige toda demanda de investigacin de construccin ilegal por parte de los colonos en Cisjordania. Si se tratan con seriedad, tales quejas socavaran la estabilidad de los retoos de los puestos de avanzada e incluso seran responsables, por desgracia, de debilitar la invasin agrcola. De manera que Litman preside un pequeo vertedero de quejas contra los colonos. Contiene una gran cantidad de quejas, algunas de las cuales se remontan a aos, pero, decisiones para abrir investigaciones? Ninguna.

Y tampoco olvidemos a Gil Limon, el leal (y principal) asesor del jardinero jefe, que trabaja da y noche escribiendo opiniones y resmenes de reuniones que estn diseadas para matar el derecho de propiedad de los palestinos mediante pesticidas que ocultan el veneno con nombres como "propiedades abandonadas", "Prrafo 5", "manifestacin de mercado" y "expropiacin para las necesidades pblicas".

Y a cargo de todos los ayudantes de jardinera y jardineros est el jefe de jardineros, el superjardinero, el General de Divisin Avichai Mendelblit, el nico procurador general que aprob la expropiacin de Ibrahim para donar a Avraham, quien aboga por desheredar a Musa Dale a favor de Moshe. l puede oponerse a la ley de regularizacin que expropia las tierras de avanzada de propiedad privada de los palestinos y las asigna a los colonos, y esta semana se opuso a un proyecto de ley que legalizara puestos de avanzada adicionales, pero esta oposicin es un engao ya que simplemente hace que los puestos de avanzada sean kosher (legales) sin una ley (Es un giro similar a su oposicin a la expulsin de familias palestinas de sospechosos de terrorismo al tiempo que defiende la demolicin de sus hogares).

Este es el fiscal general bajo el cual el miembro de la Knesset Bezalel Smotrich de Habayit Hayehudi y sus amigos pueden invadir Silwad, donde una vez estuvo el puesto de avanzada de Amona, sin que la polica muestre su rostro, Dios no lo permita.

Tambin es Mendelblit quien est detrs del enfoque innovador que sostiene que la funcin del fiscal general es servir ms como asistente del Gobierno en la implementacin de su poltica, y mucho menos como responsable legal, incluso cuando la poltica afecta a millones de personas que carecen de derechos civiles.

El huerto de la anexin y el apartheid del Ministerio de Justicia est creciendo en tierra y agua radiactivas y como resultado terminar produciendo frutos envenenados. Los jardineros del Ministerio de Justicia nos estn envenenando a todos.

 Michael Sfard es un abogado especializado en derechos humanos y es asesor legal de Yesh Din Volunteers for Human Rights.

Fuente: https://www.haaretz.com/opinion/.premium-the-flourishing-of-the-jewish-kkk-1.6781988

Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar s integridad y mencionar al autor, a la traductora y Rebelin.org como fuente de la traduccin.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter