Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-12-2018

Cambiemos, de la revolucin de la alegra al Gobierno del FMI

Esteban Mercatante
Ideas de Izquierda


Hace tres aos Macri asuma la presidencia. Cambiemos, imbuido de emprendedurismo, imagin que su llegada al poder sera respondida con una lluvia de inversiones. Pero la nica lluvia lograda fue de dlares especulativos, y durante 2018 empez a retirarse y se transform en un huracn que conmocion al gobierno. En esta nota sintetizamos las caractersticas de la poltica econmica del gobierno de Macri y repasamos la crnica de una crisis anunciada. Del sinceramiento al gradualismo

Cuando Mauricio Macri inici su gobierno, en diciembre de 2015, estaba muy claro lo que los sectores ms poderosos de la clase empresaria esperaban de l. El ciclo kirchnerista concluy dejando pendiente un fuerte ajuste, desde la perspectiva de los capitalistas: liberacin del mercado de divisas (que implicaba una fuerte devaluacin y era la va para un ajuste a los salarios) y baja del gasto pblico eran los pasos iniciales y clave de esta agenda. Tambin terminar de regularizar la situacin de la deuda, terreno en el cual el kirchnerismo haba hecho mucho (renegociacin en 2005 y 2010 y pagos seriales como celebr varias veces la propia CFK). El kirchnerismo realiz una primera ronda de sintona fina, sobre todo en 2014, pero, como seala Martn Schorr, dej servido en bandeja profundizar el ajuste.

En los primeros meses, Macri devalu 40 %, elimin retenciones a las exportaciones (excepto para soja que tuvo una rebaja en la alcuota pero sigui pagando), liber de restricciones para los movimientos de capitales, y anunci tarifazos a los servicios pblicos de luz, gas y agua. En febrero cerr el acuerdo con los buitres para cerrar el litigio en la corte de Thomas Griesa en Nueva York, que implic el pago de USD 15 mil millones (con una quita sobre la sentencia de apenas 25 %).

Para avanzar con su paquete, Macri cont con los dadores voluntarios de gobernabilidad, como calific Jorge Ass al rol del peronismo en la oposicin. A pesar de ser un gobierno que no cont con mayora parlamentaria en ninguna de las cmaras del Congreso, ni aun despus de la eleccin de medio trmino, pudo recostarse en el apoyo de buena parte del peronismo para las leyes ms importantes. Fueron contados los casos en los que el proceso legislativo result traumtico para el Ejecutivo. Solo en tres oportunidades no pudo impedir la aprobacin de leyes que no deseaba: la llamada ley antidespidos en 2016, que mantena la doble indemnizacin, los cambios en Ganancias al final del mismo ao, y una ley contra los tarifazos en 2018. Salvo Ganancias, fueron vetadas por Macri. Pag el costo poltico en temas pblicamente sensibles, que era el objetivo principal del peronismo en ambos casos. Antes y despus de eso casi todo el PJ sigui negociando con Cambiemos la aprobacin de leyes. La otra pata en la cual el gobierno cont con un gran aporte para la gobernabilidad fue la desercin de la burocracia sindical. A pesar de las numerosas declaraciones de rechazo a la poltica econmica durante estos tres aos fueron contadas las medidas de fuerza. Las que se hicieron, fueron con el objetivo de descomprimir, sin ninguna intencin de dar lugar a una movilizacin y lucha seria contra el avance del plan econmico. A esto se agrega el blindaje meditico, que solo empez a erosionarse durante la crisis cambiaria de este ao y la necesidad de recurrir al Fondo Monetario Internacional (FMI), en esos meses en los cuales Macri pareca (o estaba) al borde de convertirse en un De la Ra.

Dos motivos centrales empujaron al gobierno hacia un camino gradualista. Primero, el programa estaba atravesado de tensiones entre sus objetivos, ya que no era posible alcanzar simultneamente los objetivos que los funcionarios de Cambiemos confiaban (o al menos as lo haban manifestado) que podran alcanzarse rpidamente de forma simultnea. Devaluar, eliminar retenciones y aplicar tarifazos para bajar subsidios no resultaba compatible con la idea de que sera posible bajar la inflacin fcilmente, como haba dicho el propio Macri durante su campaa. Por el contrario, esta subi de 25 % en 2015 a 40 % en 2016.

Segundo, a los pocos meses de iniciado su mandato, el rechazo a la poltica econmica poda observarse incluso en sectores que votaron a Cambiemos en el balotaje. La recesin se hizo sentir rpido y fue acompaada de una primera ronda de despidos en el sector pblico y privado. El rechazo generado por los tarifazos de luz y gas, que en el ltimo caso llevaran a un fallo de la Corte Suprema que obligara al gobierno a reformular los aumentos, y el costo poltico de vetar la llamada ley antidespidos votada por legisladores opositores marcaron un clmax de rechazo a la poltica oficial.

Despus de fracasar con la promesa del segundo semestre, el gobierno profundizara la bsqueda de brotes verdes de crecimiento econmico, que no se veran hasta muy entrado 2017, y solo como resultado de un fuerte empeo en la obra pblica y en generar crdito para compensar la cada de ingresos que produjo el gobierno en su primer ao, cuando los salarios perdieron casi 7 % de su poder adquisitivo.

La modernizacin es un sueo eterno

Macri y su gabinete plagado de CEOs hablaron desde el primer momento de la modernizacin en diversos mbitos de la economa nacional. Lo moderno sera poner a la Argentina otra vez como el mejor alumno en la aplicacin de las recetas de reformas neoliberales. Los objetivos estuvieron claros desde un primer momento: flexibilizar la legislacin laboral y renegociar los convenios, imponer una contrarreforma jubilatoria, bajar impuestos a los empresarios y la riqueza personal de los estratos ms altos, etc.

En muchos de estos terrenos, ms all de las afirmaciones de Cambiemos y de los empresarios, la herencia kirchnerista no era un mal punto de apoyo. Durante los mandatos de Nstor Kirchner y Cristina Fernndez se preservaron numerosos aspectos de las polticas noventistas aunque se las denostara en el discurso. Lo podemos ver en la reglamentacin laboral, donde las leyes anteriores se sustituyeron por otras que mantenan el ncleo de la flexibilizacin. Incluso durante el perodo 2003-2015 el ministerio de Trabajo homolog numerosos convenios que extendieron y profundizaron la degradacin de las condiciones de trabajo. Como plantea Agostina Constantino, en numerosos terrenos, como el rgimen de inversiones extranjeras, tratados bilaterales de inversin, prrroga de jurisdiccin, y un largo etctera, durante los gobiernos kirchneristas quedaron en pie numerosas reglamentaciones de las dcadas previas que favorecan el agravamiento de las condiciones de atraso y dependencia.

Pero Cambiemos prometi en sus inicios una nueva generacin de reformas estructurales. Y lo reconfirm en octubre de 2017: tras lograr una victoria electoral ms bien ajustada en los distritos donde el oficialismo nacional pona sus mayores fichas, Macri anunci el ingreso en una etapa de reformismo permanente.

Pero este mpetu reformista quedara sepultado hace casi un ao, en diciembre de 2017, cuando se vot el nuevo esquema de ajuste de las jubilaciones y asignaciones que apuntaba a limitar el incremento de estos componentes en el gasto. Era apenas el prembulo de la reforma al sistema previsional que Cambiemos viene diseando, pero aun con sus objetivos limitados recibi un rechazo popular masivo. Despus de obtener media sancin en la cmara de Senadores, el oficialismo fracas en el primer intento de votar el proyecto en Diputados el 14 de diciembre; la sesin debi ser levantada en medio del fuerte enfrentamiento de sectores movilizados contra la ley y las fuerzas represivas. El 18D, el da que finalmente el gobierno logr la aprobacin, lo hizo en medio de enfrentamientos callejeros aun ms duros. Ese da se produjo una importante movilizacin a pesar del boicot de la burocracia sindical que impidi una accin mucho ms masiva que fuera acompaada de un paro efectivo. Se trat de un triunfo prrico, ya que debi archivar buena parte de las metas presentadas dos meses antes. El saldo del reformismo permanente era una nueva ley tributaria con amplios beneficios a empresas, una movilidad jubilatoria que perjudic a los jubilados durante este ao y lo seguir haciendo a futuro, y un pacto fiscal que se convirti en papel mojado durante la negociacin de la ley de presupuesto de 2019.

En materia laboral, el gobierno solo tiene para mostrar lo que haba logrado en la primera mitad de su mandato: la adenda al convenio de petroleros para la explotacin no convencional en Vaca Muerta y en Chubut, que por primera vez incorpor objetivos explcitos de productividad y contribuy a bajar muy fuerte lo que pagan las patronales del sector en concepto de salarios, y el establecimiento de clusulas similares en energas renovables. En estos sectores los nuevos convenios, y la garanta de un precio mnimo subsidiada por el Estado, generaron en Vaca Muerta inversiones que escasean en el resto de la economa.

Con un gobierno concentrado, de ac hasta octubre del ao prximo, en llevar a cabo el programa de ajuste, cumplir con los pagos de deuda y evitar una nueva corrida, esta agenda de reformas estructurales con las que el macrismo imagin seducir a los inversores han quedado para un incierto segundo mandato.

Crdito denegado

Desde que en febrero de 2016 cerr el acuerdo con los buitres, el tesoro argentino realiz una emisin serial de deuda. El desendeudamiento, transformado en bandera de soberana por el kirchnerismo al precio de una masiva entrega de dlares contantes y sonantes a los acreedores, haba creado en 2015 condiciones ampliamente favorables para iniciar un nuevo ciclo de emisin de bonos. La deuda pblica del Estado nacional en manos de privados representaba una baja proporcin del PBI, de apenas 16 %, mientras que la deuda en dlares llegaba a 36 % del PBI. Esto, sumado a la sed de los operadores financieros globales por comerciar ttulos que podan ofrecer rendimientos muy altos, creaba las condiciones para un festival de endeudamiento.

Macri emiti bonos por ms de USD 100 mil millones, mayormente en los mercados internacionales, a lo que se suman desde junio los compromisos financieros con el FMI. Con esta medida, Macri busc financiar una baja paulatina del dficit fiscal. Tambin solvent la fuga de capitales, que suma USD 56 mil millones desde diciembre de 2015, lo que equivale a ms del 10 % de lo que produce toda la economa nacional en un ao.

Pero el festival de deuda se cort en 2018. Un ligero deterioro en el panorama financiero internacional encontr al pas entre los cinco mercados ms vulnerables segn Standard & Poors. Los mismos inversores que con furor se haban lanzado sobre activos argentinos, empezaron a desprenderse de ellos. Esto expuso crudamente el esquema explosivo de deuda pblica y de los pasivos del BCRA. La corrida contra el peso deriv en una tormenta financiera que se extendi por cinco meses, hizo subir la cotizacin del dlar casi 120 % en un ao, empuj al gobierno a recurrir al FMI y condujo a la economa a la segunda recesin desde que asumi Macri.

Hay tres explicaciones de cmo la administracin de Cambiemos entr en el descalabro financiero. La primera, sintetizada en el pasaron cosas de Macri, apela al cambio de condiciones internacionales y a imponderables como la sequa. Es la versin macrista de el mundo se nos vino encima al que apelaba Cristina Fernndez para dar cuenta de la declinacin econmica desde 2012 y la devaluacin de 2014.

La segunda explicacin para la crisis es la que ofrecen los crticos del gradualismo, que cuestionan que el gobierno no haya encarado un ajuste fiscal ms drstico desde el comienzo. El dficit fiscal produjo la explosin de la deuda y la inflacin, segn esta lnea de argumentacin, y esto ltimo gener un nuevo atraso cambiario como el que haba cuando asumi Macri. Los mercados (entelequia para referirse a los bancos y fondos de inversin que concentran el comercio de los ttulos de deuda y sus derivados) obligaron al gobierno a corregir el rumbo.

Por ltimo, estn quienes remiten la explicacin de la crisis a la recada neoliberal, un modelo implementado por un Macri plagado de decisiones arbitrarias para producir una trasferencia en beneficio de los ms ricos. Quienes sostienen esto pretenden que la crisis podra haberse evitado (o moderado sustancialmente al menos) con otra poltica econmica menos centrada en el endeudamiento, y tambin que podra salirse de la crisis llevando adelante una otra poltica distinta a la profundizacin del ajuste que impulsa el gobierno bajo la estrecha supervisin del FMI, sin alterar los marcos de la economa capitalista dependiente argentina.

Estas tres explicaciones se apoyan en distintos elementos que explican en parte la situacin actual, pero abordndolos de manera unilateral.

El ingreso en la crisis se aceler por el efecto de las turbulencias internacionales y por la sequa, los factores en los que se apoya la explicacin oficial. Pero estos factores agravaron las vulnerabilidades existentes, no las explican.

El planteo de que la crisis se habra evitado si el gobierno hubiera tenido un curso menos gradualista se basan en la idea de que la raz ltima y excluyente de la crisis est en el dficit fiscal y el exceso de demanda. Pero la clave est en la insuficiencia de dlares, que se explica por el declive de las exportaciones que viene desde 2013, y por el agravamiento desde que asumi Cambiemos de la fuga de capitales, el aumento de importaciones y los intereses de la deuda,. La idea de que ms ajuste fiscal habra evitado todos los males de la economa de Macri, no solamente pasa por alto las dificultades polticas que afront el gobierno en numerosas oportunidades, obligado a desacelerar con las reformas en carpeta; resulta desmentida por el hecho de que, de haberse producido este mayor avance, no habra aliviado el dficit externo y por lo tanto tampoco habra disminuido la necesidad de endeudamiento para financiarlo.

Reducir la crisis al sesgo neoliberal que Macri introdujo en la poltica econmica tampoco resulta suficiente. El elenco de CEOs y economistas liberales que puebla el gabinete de Cambiemos le dio su impronta especfica a la hoja de ruta de normalizacin de la economa, pero la necesidad de la misma para buscar recrear las condiciones de valorizacin del capitalismo en la Argentina, estaba definida ya por el deterioro de la economa durante los ltimos aos de Cristina Fernndez y la demanda por parte del gran capital de avanzar en el ajuste y revertir muchas de las medidas econmicas de los ltimos aos de los gobiernos kirchneristas. No es en ese sentido un error neoliberal, sino el resultado contradictorio que tienen de por s las polticas de ajuste demandadas por los capitalistas, agravado por las condiciones internacionales adversas.

Los disparadores inmediatos de la crisis se inscriben dentro de tendencias ms generales que desde 2012 frenan la economa. La cada de rentabilidad que muestran las empresas ya desde principios de esta dcada agrav la ya de por s marcada reticencia inversora de los principales capitales que operan en el pas. Y el agravamiento desde 2012 del dficit externo, mayor expresin de la dependencia que el kirchnerismo sostuvo sin cambios.

Entre las inconsistencias de los objetivos planteados inicialmente (devaluar, bajar el gasto, la inflacin y el dficit externo en simultaneo y a la vez subir las tarifas), la necesidad buscar brotes verdes para contener el malestar creado por el ajuste, y las jornadas de diciembre de 2017, Macri no pudo avanzar a fondo con la normalizacin de las condiciones de negocios demandada por el empresariado. En ese contexto, cambi el viento en las finanzas globales desde principio de ao y encontr a la Argentina otra vez como eslabn dbil de una situacin internacional que sigue acumulando riesgos.

Ajuste y default

Mauricio Macri encara el ltimo ao de su mandato bajo la amenaza latente de arrimarse nuevamente al descalabro externo y la cesacin de pagos. La interminable corrida cambiaria iniciada en abril lo empuj a solicitar la asistencia del FMI y a acelerar el ritmo de ajuste fiscal para alcanzar dficit cero en 2019. Este es el objetivo para el dficit primario: el dficit financiero por pagos de deuda ser de 3,2 % del PBI, a lo que hay que sumar 4 puntos de dficit cuasi fiscal contrado por el Banco Central como resultado de su poltica monetaria regreso del Fondo Monetario. O sea que, an si el recorte fiscal permitiera lograr la meta primaria (algo que, como sealan la mayor parte de los analistas es de por s difcil porque la recaudacin caer de la mano de la recesin) la cuenta del rojo que produce la poltica oficial es altsima.

El riesgo pas que volvi a superar los 800 puntos bsicos en la ltima semana muestra las dudas de los acreedores sobre la capacidad del gobierno para llevar adelante sus proyecciones.

Aunque el FMI desembolsar ms de USD 50.000 millones entre 2018 y 2019, esto no alcanza para asegurar los dlares para que Macri llegue hasta el final de su mandato; depende para eso de la disposicin de los especuladores de seguir renovando las letras de corto plazo del Tesoro. Algo que, a medida que nos acerquemos a 2020 (ao en el que el FMI solo garantiza USD 6.000 millones), se ir haciendo cada vez ms difcil. Por eso el gobierno no puede decir lo peor ya pas.

Por esta razn, el ajuste no asegura evitar el default, que podra ocurrir en 2020 pero incluso tambin en 2019. Y aun si lograra evitar este peor escenario antes de las elecciones, se despedir de estos cuatro aos con la economa en recesin, ms pobreza, inflacin, dejando una bomba explosiva y con el FMI comandando la economa como mnimo hasta 2021.

La bancarrota de la economa nacional y la dependencia del FMI convierten en una quimera la pretensin de que podr renegociarse con el organismo presidido por Christine Lagarde para relajar las metas de austeridad, como promete Kicillof. Esto es prepararse para ser los gestores del dficit cero, siguiendo el camino de Syriza en Grecia y Dilma Roussef en Brasil despus de iniciar su segundo mandato en 2014.

El plan de guerra con que Macri y el FMI quieren enfrentar la crisis, produciendo un nuevo saqueo contra los trabajadores y el pueblo pobre, exige un plan de lucha para enfrentarlo que est al altura del ataque. Tal como empiezan a mostrar hoy en Francia los chalecos amarillos, no est dicho de ningn modo que estos ataques puedan pasar si se los enfrenta. Es el primer paso para pelear por un programa para que la crisis la paguen los capitalistas, empezando por el no pago de la deuda, fraudulenta y usuaria, la ruptura con el FMI y el fin de las polticas de ajuste contra el pueblo trabajador, la nacionalizacin de la banca y el monopolio estatal del comercio exterior, expropiacin de los grandes terratenientes e impuestos a las grandes fortunas.

Fuente: http://www.laizquierdadiario.com/Cambiemos-de-la-revolucion-de-la-alegria-al-gobierno-del-FMI

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter