Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-12-2018

La energa solar corona el programa de vivienda social en Brasil

Mario Osava
IPS


Un grupo de casas con paneles fotovoltaicos en sus techos, en el Residencial Maria Pires Perillo, a dos kilmetros de la ciudad de Palmeiras de Gois. Con 740 viviendas, es el mayor proyecto de energa solar en conjuntos habitacionales de inters social en el estado de Gois, en el centro de Brasil. Crdito: Mario Osava/IPS

 

Un grupo de casas con paneles fotovoltaicos en sus techos, en el Residencial Maria Pires Perillo, a dos kilmetros de la ciudad de Palmeiras de Gois. Con 740 viviendas, es el mayor proyecto de energa solar en conjuntos habitacionales de inters social en el estado de Gois, en el centro de Brasil. Crdito: Mario Osava/IPS

PALMEIRAS DE GOIS, Brasil, 18 dic 2018 (IPS) - La energa solar completa mi felicidad, celebr Divina Cardoso dos Santos, duea de una de las 740 casas con paneles fotovoltaicos en el techo en un asentamiento residencial en las afueras de esta ciudad del centro de Brasil.

La primera bendicin ha sido la vivienda, reconoci esta mujer de 67 aos, cinco hijos y 14 nietos. Yo pagaba 600 reales (155 dlares) al mes de alquiler en la ciudad de Palmeiras, ahora solo 25 reales (6,50 dlares) de cuota mensual por la casa, que es ma, explic a IPS.

La jubilacin, que desde hace dos aos le asegura un salario mnimo (cerca de 248 dlares) de ingresos mensuales, y las visitas de la hija que vive en Suiza son otras bendiciones, que antecedieron a los paneles solares, que le permiten ahorrar casi todo el costo de la cuenta de luz, el equivalente a unos 15 dlares al mes.

El Residencial Maria Pires Perillo, un conjunto de 740 casas que empez a acoger familias pobres desde 2016, es uno de los proyectos de inters social de la Agencia Goiana de Habitacin (AGEHAB), rgano del gobierno del estado de Gois, en la regin administrativa del Centro-oeste de Brasil.

Ubicado a dos kilmetros de la ciudad de Palmeiras de Gois, de 28.000 habitantes, este es el ms grande de los cuatro conjuntos residenciales que AGEHAB va a abastecer con energa solar. La agencia es pionera en Brasil en incorporar este recurso en los programas habitacionales.

Nuestro deseo es construir todos los nuevos conjuntos residenciales con los paneles fotovoltaicos e incluso instalarlas en los construidos anteriormente, declar a IPS el presidente de AGEHAB, Cleomar Dutra.

La agencia subsidia la instalacin, otorgando 3.000 reales (780 dlares) a cada familia, a travs del llamado Cheque Ms Vivienda para la mejora de los hogares. Esa era una suma suficiente para dos paneles y los equipos necesarios, como inversores, cables y sostenes.

Pero la devaluacin durante este ao de la moneda brasilea, el real, encareci las placas y equipos, casi todos importados. Hubo necesidad de buscar recursos adicionales para las instalaciones en el conjunto de Palmeiras, an por concluir, seal Dutra.

Divina Cardoso dos Santos delante de su casa, por la que paga una cuota mensual de unos 6,5 dlares del financiamiento que corresponde pagar a los propietarios del conjunto residencial a las afueras de la ciudad brasilea de Palmeiras de Gois. Es un monto 24 veces inferior a lo que pagaba de arriendo. En el techo a la izquierda, un calentador solar de agua, instalados en las viviendas. Crdito: Mario Osava/IPS

 

Divina Cardoso dos Santos delante de su casa, por la que paga una cuota mensual de unos 6,5 dlares del financiamiento que pagan los propietarios del conjunto residencial a las afueras de la ciudad brasilea de Palmeiras de Gois. Es un monto 24 veces inferior a lo que pagaba de arriendo. En el techo vecino, un calentador solar de agua, instalados en las viviendas del barrio. Crdito: Mario Osava/IPS

No todas las casas tendrn las placas fotovoltaicas, porque algunas no firmaron el contrato de financiacin del Cheque Ms Vivienda, aclar Pedro de Oliveira Neto, el tcnico de 32 aos que conduce las instalaciones en el Residencial Maria Perillo, a cargo de la empresa Nexsolar .

Oliveira efecta esta labor desde hace cuatro meses, tras realizar un curso especializado. Antes trabaj en la industria crnica y en la minera. Ahora pretende mantenerse en la rama de energa solar, que tiene futuro, es innovacin, dijo a IPS.

En realidad la mayora de las viviendas del conjunto residencial cuentan con los paneles, pero pocas generan ya su propia energa. Despus de la instalacin hay que cumplir otras condiciones para que la empresa de electricidad local, la italiana Enel, haga la conexin del sistema de cada casa a la red de distribucin.

El proceso empez en marzo de 2017 cuando se instalaron unidades solares en tres viviendas como prueba.

Patricia Soares de Oliveira, de 31 aos, casada y con una hija de ocho aos, fue incluida en esa primera instalacin. Su cuenta de electricidad cay a una quinta parte de la anterior. Ahora gasta el equivalente a unos cuatro dlares mensuales.

Tenemos dos televisores, refrigerador, lavadora de ropa, una computadora y ventiladores, mencion a IPS para ilustrar cul es su consumo energtico.

Ahora queremos que se reduzca la cuenta de agua, que nos cuesta entre 10 y 12 veces ms que la luz, se quej.

Su familia tambin se libr de pagar alquiler al ganar derecho a la casa en el conjunto residencial. De un arriendo de 350 reales (90 dlares) pas a pagar solo 25 reales (6,50 dlares) mensuales, la cuota por la pequea porcin del financiamiento que corresponde pagar el propietario.

El bajo costo de la adquisicin se debe al subsidio de hasta 20.000 reales (5.200 dlares) concedido por AGEHAB, mediante el Cheque Ms Vivienda para construccin, a familias pobres, con ingresos de hasta tres salarios mnimos (equivalente a unos 740 dlares), explic su presidente.

Dos trabajadores instalan paneles fotovoltaicos en una casa del conjunto residencial Maria Pires Perillo, un beneficio adicional para las familias pobres que conquistaron su vivienda propia a un costo muy bajo. La Agencia Goiana de Habitacin, del gobierno del estado de Goias, en el centro de Brasil, subsidia la mayor parte de la vivienda y la energa solar. Crdito: Mario Osava/IPS

 

Dos trabajadores instalan paneles fotovoltaicos en una casa del conjunto residencial Maria Pires Perillo, un beneficio adicional para las familias pobres que conquistaron su vivienda propia a un costo muy bajo. La Agencia Goiana de Habitacin, del gobierno del estado de Goias, en el centro de Brasil, subsidia la mayor parte de la vivienda y la energa solar. Crdito: Mario Osava/IPS

Las familias asentadas en el conjunto estn pagando solo la financiacin complementaria de la Caja Econmica Federal, banco del gobierno central.

Una casa de 44 metros cuadrados, como las de este residencial, demanda materiales que cuestan 29.000 reales (7.500 dlares), pero se puede abaratar si la compra es colectiva, estim Dutra. As el Cheque Ms Vivienda es insuficiente, pero casi alcanza.

Si las familias beneficiarias se encargan de la construccin, trabajando solidariamente en forma de mutiro (trabajo colectivo y gratuito de vecinos o amigos, conocido en algunos pases como minga), o si la alcalda aporta la mano de obra, las viviendas pueden construirse prcticamente sin deuda financieras, matiz Dutra.

Los conjuntos habitacionales se destinan a las familias ms necesitadas y locales de mayor demanda, ya que AGEHAB no dispone de recursos para atender a todos, puntualiz.

Palmeiras de Gois fue incluida en este sistema porque su poblacin creci muy por encima del promedio del estado, debido a la inmigracin. Nuevas industrias de carnes, lcteos y la alimentacin animal atrajeron a muchos desempleados.

El sol para generacin elctrica, fotovoltaica, es una novedad de los dos ltimos aos en el programa habitacional de Gois, pero la energa solar est presente hace ms tiempo en los proyectos sociales de vivienda, para el calentamiento de agua. Las calderas solares estn presentes en el techo de todas las casas.

Es una tecnologa ms barata y ms accesible, bastante difundida en Brasil, incluso en la regin del Nordeste, donde la poblacin no tiene el hbito de baarse con agua caliente, por las altas temperaturas locales.

Patricia Soares de Oliveira, la primera en recibir, como prueba, los paneles fotovoltaicos en 2017, delante de su casa y al lado del medidor de electricidad con el aviso de

 

Patricia Soares de Oliveira, la primera en recibir, como prueba, los paneles fotovoltaicos en 2017, delante de su casa y al lado del medidor de electricidad con el aviso de peligro de choque elctrico. Su cuenta de la luz cay a una quinta parte de lo que pagaba antes, en el conjunto residencial de financiamiento social, a las afueras de Palmeiras de Gois, en el centro de Brasil. Crdito: Mario Osava/IPS

La generacin fotovoltaica de electricidad tiene un potencial inmenso en Brasil. En el Centro-oeste, la radiacin solar en un rea til de 30 metros cuadrados en el techo, podra producir cinco veces la electricidad consumida por una familia modesta, estim Dennys Azevedo, ingeniero y gerente de Obras de AGEHAB.

Esa generacin sera suficiente para 3,5 residencias con el promedio de consumo nacional, 157 kilovatios/hora por mes, acot a IPS.

Pero las reglas fijadas por la Agencia Nacional de Energa Elctrica (Aneel), el rgano regulador brasileo, no permiten al consumidor vender la energa que genera. Solo se puede compensar el consumo, es decir descontar la generacin propia de la cuenta de electricidad.

Las casas del Residencial Maria Perillo, por ejemplo, acogen la instalacin de solo dos paneles, ocupando solo cerca de una quinta parte del tejado. Un mdulo adicional sobrepasara el consumo de las familias locales.

Esa norma, inexistente en pases que expandieron mucho la generacin solar, como Alemania, es de difcil eliminacin por presin de las empresas distribuidoras que perderan mercado, cree Azevedo.

Adems esas empresas quieren imponer un gravamen a la generacin solar distribuida (descentralizada), una especie de tributo por uso de los cables, un costo actualmente subsidiado, segn ellas. Pero todos ya pagamos una tasa de disponibilidad del sistema de distribucin, se opuso el ingeniero.

Otra restriccin obedece a la importacin de los equipos, an no fabricados en Brasil. Sus precios dependen de la paridad cambiaria y cualquier devaluacin de la moneda nacional encarece todo, imposibilitando la planificacin, arguy.

Adems los impuestos caros y variados elevan los precios de los equipos solares en Brasil, anulando parte de la reduccin de costos de todos los componentes de la generacin fotovoltaica, lament Azevedo, mientras se realizan esfuerzos por evitar esa tributacin, quizs comprando equipos por va de las Naciones Unidas, y por obtener fondos para nuevos proyectos.

Edicin: Estrella Gutirrez

Fuente: http://www.ipsnoticias.net/2018/12/energia-solar-corona-programa-vivienda-social-brasil/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter