Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-12-2018

Las XX Jornades Llibertries de CGT Valncia abordan la globalizacin capitalista como factor de represin y desigualdades
Seguridad nacional o recorte de las libertades?

Enric Llopis
Rebelin


Sucedi en el estadio Manchester Arena al finalizar un concierto, en mayo de 2017. Un ataque suicida se sald con 22 muertos y ms de un centenar de heridos. El Gobierno de Theresa May increment entonces las alertas por amenaza terrorista y decidi que hasta 5.000 militares pudieran desplegarse en tareas de seguridad por las calles del Reino Unido. Los agentes de polica armados que se encargan de vigilar los lugares clave sern reemplazados por miembros de las fuerzas armadas, anunci la primera ministra. En diciembre el ejrcito britnico ha colaborado con la polica para hacer frente a los drones en el aeropuerto de Gatwick (Londres), que obligaron a la suspensin de vuelos y el cierre de las pistas de aterrizaje. A promover la presencia de soldados en la va pblica se suma el Gobierno de Blgica, que orden en enero de 2015 que 300 militares reforzaran la seguridad en puntos estratgicos de Bruselas y Amberes; unos das antes la polica inform de una operacin antiterrorista que termin con dos muertos en la ciudad de Verviers (el dispositivo se ampli y en agosto de 2017 tras atentados como el de Bruselas en marzo de 2016- permanecan 1.200 militares en las calles belgas).

La militarizacin se extiende por las ciudades europeas. Tras los atentados de enero de 2015 en Pars, el expresidente socialista Franois Hollande puso en marcha la operacin Centinela, que estableca el despliegue de 10.000 efectivos militares en puntos considerados sensibles de Francia; asimismo en noviembre de 2015 Hollande decret el estado de excepcin, que se prorrog en seis ocasiones y estuvo en vigor durante casi dos aos. Las dursimas medidas excepcionales, incluidos los registros domiciliarios nocturnos y la asignacin forzosa de un lugar de residencia, han pisoteado los derechos de centenares de personas, advirti Amnista Internacional (AI) en febrero de 2016. Un ao despus de levantarse el estado de emergencia, denunci AI, continuaban aplicndose facultades antiterroristas especiales para castigar injustamente sin cargo ni juicio, lo que ha dejado a decenas de personas en un limbo legal. La ley antiterrorista de Macron (noviembre de 2017) mantena las medidas del estado de excepcin, segn AI, que denunci la aplicacin en Francia de un sistema de justicia de segunda, aplicado con criterios imprecisos, basado en informacin secreta y que ofrece pocas oportunidades para la defensa.

El precedente es la USA Patriot Act, aprobada en octubre de 2001 tras el 11-S y durante la presidencia de George W. Bush. Registros y allanamientos secretos de los domicilios, acceso a informacin sobre lectura de libros, estudios e historiales mdicos; calificacin de terroristas a grupos que participaran en actos de desobediencia civil; y encarcelamiento indefinido de personas inmigrantes sin probar que se hubieran cometido acciones terroristas. La Unin Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU) alert de la ampliacin de poderes al ejecutivo que supona la Ley Patritica. El catedrtico de Historia Contempornea de la Universitat de Barcelona, Antoni Segura, explic las consecuencias en los das siguientes a su promulgacin: Fueron detenidas en secreto cientos de personas sin cargo; se autorizaron escuchas en las crceles entre abogados y sus clientes, y el Gobierno de Estados Unidos decret prisin indefinida, sin cargos y sin juicio, para sospechosos de terrorismo (Patriot Act: seguridad y libertad, Diario Crdoba, abril de 2010).

Las XX Jornades Llibertries de CGT-Valncia, tituladas I els pobles es mouen, han dedicado una sesin a las desigualdades, el control y la represin causadas por la globalizacin capitallista. La periodista y defensora de los derechos humanos, Thais Bonilla, subraya en las jornadas los efectos que ha tenido en el estado espaol la aprobacin de la Ley Orgnica de Proteccin de la Seguridad Ciudadana o Ley Mordaza (2015), la reforma del Cdigo Penal (2015) y el llamado Pacto Antiyihadista, firmado inicialmente por el PP y el PSOE tambin en 2015. As, desde la entrada en vigor de la Ley Mordaza en julio de 2015 y hasta marzo de 2018, se impusieron cerca de 50.000 multas por falta de respeto y/o consideracin a miembros de las fuerzas de seguridad en el ejercicio de sus funciones (la legislacin establece sanciones entre 100 y 600 euros por este motivo). La Plataforma en Defensa de la Libertad de Informacin (PDLI) ha denunciado que, desde su entrada en vigor, la cuanta de las multas por los diferentes apartados de la Ley Mordaza alcanza los 270 millones de euros. En una carta fechada el pasado 20 de noviembre, la Comisaria de Derechos Humanos del Consejo de Europa, Dunja Mijatovic, instaba al Estado espaol a garantizar los derechos a la libertad de expresin y reunin pacfica (84 personas fueron condenadas en Espaa -entre 2015 y 2017- en aplicacin del artculo 578 del Cdigo Penal, que castiga el enaltecimiento del terrorismo y la humillacin a las vctimas; en el periodo 2011-2013 fueron 23).

Thais Bonilla trabaja desde 2012 en Novact-Institut Internacional per a lAcci No Violenta. Destaca que con la Ley Mordaza se han mantenido las devoluciones en caliente de inmigrantes en la frontera de Ceuta y Melilla, que las organizaciones de derechos humanos califican de ilegales (la Ley Mordaza inclua una disposicin final para intentar que estas expulsiones tuvieran cobertura legal). El pasado 23 de agosto el Gobierno espaol expuls a 116 personas migrantes y refugiadas que el da anterior accedieron a Espaa por la valla de Ceuta; ante la decisin del ejecutivo, cerca de 50 organizaciones sociales firmaron un manifiesto contra estas devoluciones exprs al Reino de Marruecos. El mismo procedimiento de expulsin sumaria fue utilizado en octubre con 55 de los 209 migrantes que lograron franquear la valla de Melilla. En los dos casos el Ministerio del Interior ha hecho valer un convenio de readmisin firmado con Marruecos en 1992.

Novact constituye uno de los ncleos de la Red Malla, adems del Centre Irdia en Catalua, la Plataforma por la Desobediencia Civil en Madrid, la Asociacin Pro Derechos Humanos de Andaluca (APDHA), en Cdiz y Sevilla; Sevilla Sin Miedo y Stop Represin Granada. Surgida del trabajo de los colectivos que integran la plataforma Defender a quien defiende, la Red Malla tiene como objetivos el apoyo y la denuncia de la represin durante el ejercicio de las libertades civiles y polticas. En el mapa de la red figuran casos de multas (por ejemplo un activista estudiantil de Cceres multado con 600 euros tras una protesta en diciembre de 2015- en el pleno municipal), detenciones (jvenes de Arran organizacin de la esquerra independentista dels Pasos Catalans- detenidos en junio de 2017 por quemar fotos del monarca Felipe VI en Palma de Mallorca), encausados y vctimas de malos tratos y torturas.

Thais Bonilla ha informado en las jornadas de la CGT de la Red Malla y de la Xarxa dObservadores de Drets en un contexto de protesta, formada en 2017 en Barcelona y en la que participan 70 personas; la Xarxa facilita unos telfonos de contacto para casos de detencin o violencia policial y una gua para actuar en situaciones de represin. La red ha difundido el informe sobre Violacin de derechos civiles y polticos en Catalua en septiembre y octubre de 2017, que recoge la cifra oficial de 893 heridos (cuatro hospitalizados y dos en estado grave) por las cargas policiales del 1 de octubre (da de la consulta popular sobre la independencia).

En las XX Jornades Llibertries de la CGT ha intervenido asimismo Fernando Ntutumu, investigador del proyecto porCausa. Investigacin, Periodismo y Migraciones. El politlogo se centra en la funcin de las vallas, las fronteras y los muros. Menciona In time, filme futurista de 109 minutos en el que se expresa el capitalismo darwiniano y adems el tiempo (no el dinero) posee valor de cambio. La pelcula explica Ntutumu- identifica cuatro zonas separadas y custodiadas por el Estado; In Time hace una interpretacin de la verdadera utilidad de las fronteras: proteger a la minora adinerada (inmortal) frente a la mayora explotada (vulnerable). El consultor de comunicacin pblica destaca otra nota de esta pelcula estadounidense de ciencia ficcin y thriller, dirigida por Andrew Niccol y estrenada en 2011: La mayora de los habitantes del suburbio viven literalmente al da, son incompatibles con la posibilidad de moverse libremente.

Otra idea resaltada por Fernando Ntutumu en la conferencia es la Arquitectura de la exclusin en los espacios fronterizos, segn la define la arquitecta y activista Luca Gutirrez Vzquez. Y el sndrome de Atenas de la Unin Europea, que el catedrtico de Filosofa del Derecho, Javier de Lucas, explic hace dos dcadas en una tribuna en El Pas; el modelo se resume en una Europa que aspira a los ideales de civilizacin, bienestar y progreso, pero de la que se excluye a los considerados brbaros e ilotas: extranjeros o no ciudadanos de la UE y, ms an, los nuevos esclavos o inmigrantes extracomunitarios. El pasado 26 de julio 602 migrantes entraron en Ceuta al franquear la valla que separa esta ciudad del Reino de Marruecos; un mes despus la Guardia Civil detuvo en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de Ceuta a diez de estas personas, como presuntos organizadores de la accin. Se les acus, entre otros delitos, de pertenencia a organizacin criminal. Un juzgado de Ceuta orden el pasado 30 de agosto que dos de los migrantes ingresaran en prisin.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter