Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-12-2018

La derecha, tambin Vox, se retrata en Andaluca

Carlos Hernndez
eldiario.es


La derecha espaola, desde este jueves, es rehn de los ultras y pierde una nueva oportunidad de desprenderse de sus vinculaciones con el franquismo. Peligra la Constitucin, la convivencia, la tolerancia y la igualdad, pero no estn en riesgo los mercados ni el sistema financiero. Todo en orden, por tanto.

Pocos actos polticos en la historia de nuestra actual democracia han sido tan reveladores como el celebrado este jueves en el sevillano Hospital de las Cinco Llagas. La sesin constituyente del nuevo Parlamento andaluz nos ha dejado una foto principal: la de Pablo Casado y Albert Rivera echndose en manos de la ultraderecha anticonstitucional, racista, franquista, machista y totalitaria. El PP y Ciudadanos no han tenido reparos en despreciar la estrategia de la derecha democrtica alemana o francesa y han apostado por la va austriaca para blanquear a los nuevos cachorros del fascismo. Lo han hecho sin complejos, llegando hasta el fondo, plegndose y hasta humillndose ante las exigencias del Caudillo Abascal. De hecho, Vox no estar en el futuro ejecutivo presidido por Juan Manuel Moreno, simplemente, porque los dirigentes ultras no han querido. El PP ofreci varias consejeras en el Gobierno andaluz a quienes desean, y as lo dicen pblicamente, dinamitar ese mismo Gobierno como parte de la demolicin global del Estado de las autonomas.

Junto a esa foto de portada hemos podido contemplar muchas otras. La primera es la de un pacto de perdedores. Dejando a un lado la inmoralidad de acordar con la ultraderecha, no solo es legtimo, sino que es absolutamente normal que gobierne quien ha logrado reunir una mayora parlamentaria suficiente, aunque no sea la fuerza ms votada. Sin embargo, resulta sonrojante ver cmo lo hace ese PP que se ha hartado de llamar ilegtimos y hasta golpistas e ilegales a los gobiernos nacionales, autonmicos y locales que no eran encabezados por el partido con un mayor nmero de sufragios. Si es una rectificacin, bienvenida sea; si es un acto de hipocresa poltica, solo ser uno ms para sumar a la lista.

La instantnea naranja que sale del Parlamento andaluz no es mucho ms edificante. Ciudadanos, el adalid de la regeneracin, va a gobernar en coalicin con el partido de la corrupcin. Con sus votos ya mantuvo en el poder a M. Rajoy, al presidente imputado de Murcia o a Cristina Cifuentes, pero ahora da un paso ms para formar parte de un Gobierno presidido por un poltico que est acusado de estar, cuando menos, al tanto de la trama Grtel. Hay que recordar que quien seal con el dedo a Juan Manuel Moreno no fue un cualquiera, sino uno de los principales integrantes de La Familia: el famoso Albondiguilla y exalcalde de Boadilla, Arturo Gonzlez Panero.

Otra imagen perfectamente enfocada que se ha tomado en las ltimas horas nos muestra a Casado y a Rivera superando al mismsimo Abascal en su carrera para liderar la Espaa de las fake news. El presidente del PP, sin que le entrara la risa, defini el pacto en Andaluca como el prembulo de nuevas mayoras constitucionalistas. Casado no solo miente, sino que cruza con esta afirmacin una frontera muy peligrosa al blanquear como constitucionalistas a quienes quieren, precisamente, acabar con los pilares bsicos de nuestra Carta Magna: la igualdad, la solidaridad, la pluralidad territorial Para el lder del PP los constitucionalistas son ellos, Ciudadanos y aquellos que abogan por marginar y/o perseguir a negros, moros, maricones, bolleras, rojos, catalanes, vascos, autonomistas y a esa subespecie humana llamada mujeres. Esos son los buenos, segn Casado, mientras que el resto de partidos democrticos son ETA.

Los hechos alternativos descritos en estos das por Ciudadanos son quizs menos peligrosos, pero insultan an ms si cabe nuestra inteligencia. Rivera y Marn parecen decididos a intentar convencernos de que ellos han negociado con el PP y no con Vox. A partir de ah tratan de hacerse los tontos, como si lo acordado entre los populares y los de Abascal no fuera con ellos; como si el milimtrico reparto en el voto de sus diputados para repartirse la Mesa del Parlamento andaluz hubiera sido posible sin la existencia de un acuerdo a tres. Imagino a Juanma Moreno dicindole a Juan Marn dentro de unos das: Mira Juanito, para darnos sus votos en la investidura, Santi quiere que incluyamos en nuestro programa de Gobierno una serie de medidas antiinmigracin y de refuerzo de nuestras fronteras. Me parece bien, Juanma, pero que quede claro que esto lo pacto contigo y no con Vox. De verdad creen que podrn prolongar esta comedia durante toda la legislatura? Para empezar, habr que ver si los ultraderechistas la aceptan o mantienen su rdago de negociar a tres el programa de Gobierno.

La foto que ha pasado ms desapercibida es, quizs, la ms relevante. En ella se ve, por primera vez lo que realmente es Vox. Los que van de puros han dado el primer paso para entregar Andaluca al partido de Grtel, Punica, Lezo, etc. etc. etc. Los que van de antiautonomistas han perdido el culo por obtener un cmodo y bien pagado silln en la Mesa del Parlamento andaluz. Los que van de antisistema sern la tercera pata de un Gobierno formado por el PP de siempre y por esos Ciudadanos que empezaron en la ultraderecha, viraron hacia la socialdemocracia y hoy navegan siguiendo el zigzagueante viento de las encuestas.

La gran mentira de Vox es que, en el fondo, representa la derecha econmica tradicional con una capa del tinte ultra y populista que funciona en estos tiempos convulsos. Abascal tiene un proyecto para Espaa similar, salvo en sus reminiscencias franquistas, al de Bolsonaro en Brasil, al de Salvini en Italia o al de Trump en Estados Unidos: lucir mucha banderita nacional, insultar ms que nadie a los criminales, amenazar en televisin a los inmigrantes y aparentar tener muchos huevos para as tener entretenidos y movilizados a sus incondicionales. A partir de ah, por debajo de la mesa, est la realidad: desmantelamiento del Estado del Bienestar, privatizaciones, recortes sociales, privilegios para los que ms tienen Vox es una fachada rojigualda que solo oculta una versin an ms salvaje del capitalismo que tanto conocemos. Solo hay que quitar la caspa y el populismo de esa broma que llaman programa electoral para comprobar que sus medidas estrellas pasan por liberalizar todo el suelo, declarndolo urbanizable, y por acabar con el pago progresivo de impuestos: un tipo nico para el IRPF del 21%, ganes 13.000 euros o 130 millones al ao; adis al impuesto de transmisiones, ya heredes deudas o un emporio multimillonario; bajada del impuesto de sociedades

El triunfo de Bolsonaro en Brasil provoc la inmediata subida de la bolsa porque los mercados saban que haba llegado al poder uno de los suyos. Abascal tambin lo es. Por eso nadie del IBEX ha llamado ni llamar a captulo a Casado ni a Rivera. La derecha espaola, desde este jueves, es rehn de los ultras y pierde una nueva oportunidad de desprenderse de sus vinculaciones con el franquismo. Peligra la Constitucin, la convivencia, la tolerancia y la igualdad, pero no estn en riesgo los mercados ni el sistema financiero. Todo en orden, por tanto.

Fuente: https://www.eldiario.es/zonacritica/derecha-Vox-retrata-Andalucia_6_850824934.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter