Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-12-2018

Milagro Sala, de las mazmorras a casa: la justicia an no llega

Rubn Armendriz
Rebelin


En la maana del sbado 29 de diciembre,  y tras casi tres aos de prisin preventiva y dictmenes judiciales nacionales e internacionales, la lder de la organizacin social Tupac Amaru y parlamentaria del Parlasur, Milagro Sala, fue trasladada desde la prisin donde estaba retenida a su residencia del barrio de Cuyaya, en la capital de la nortea provincia de Jujuy. Su regreso a casa, donde seguir cumpliendo la prisin preventiva, se produjo antes de las 9 de la maana. Adems, la nueva disposicin descarta los infinitos controles y vigilancia de gendarmes que venan siendo impuestos hasta la fecha como condicin impuesta por el juez Pullen Llermanos. El Tribunal 3 consider que el nico dispositivo de control legal para las prisiones domiciliarias debe ser la pulsera electrnica.

Dudaba cuando me enter (del traslado). Porque ya la semana pasada me haban ido a buscar y despus me dijeron que se suspenda. Como vengo diciendo en estos das, esto es una pequea luz de esperanza para empezar a creer en la Justicia, que es difcil. Tanto dao nos hicieron, tanta injusticia cometi la Justicia contra nosotros que es costoso creer, dijo Sala recin llegada a su casa.

Milagro Sala critic la dura postura del gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, respecto al fallo que la absolvi en la causa caratulada como Balacera de Azopardo, en la que estaba acusada por supuesta tentativa de homicidio por precio o promesa remuneratoria, luego de que calificara el dictamen de vergonzoso.

Morales como persona deja mucho que desear. El hace poltica con el odio, quiere manejar a la justicia pero una parte de los jueces le dijo que no se puede dar una sentencia cuando no hay pruebas, seal Sala. Apunt contra el gobierno de Morales al considerar que acta como en la peor poca de los militares. Presionan y amenazan a los testigos para que declaren lo que ellos quieren. Pens que estbamos en democracia, pero no es as, expres.

Y agreg: Morales deca que en Jujuy habra paz y amor pero se est viviendo todo lo contrario. Hay paz y amor para ellos, para los empresarios, para los amigos, pero no para el pueblo.

La lder de la organizacin social Tupac Amaru dijo sentirse ms aliviada luego de la sentencia del Tribunal en lo Criminal 2 de Jujuy de la que tambin result absuelto Alberto Cardozo, otro de los acusados, quien permaneci dos aos detenido por esta causa, durante los cuales, segn denunci, fue torturado. Parece haber una luz de esperanza, hay jueces que no se estn dejando presionar por el gobierno de Morales y los secuaces que lo rodean. Me siento ms aliviada, manifest Sala.

Casi tres aos

De esta manera, despus de casi tres aos de prisin preventiva, la Justicia da cumplimiento a lo dispuesto en noviembre del ao pasado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos y, luego, ratificado por la Corte Suprema de Justicia de la Nacin, organismos que ordenaron que la militante social deba permanecer en su casa ya que su vida corra peligro en el penal de Alto Comedero.

En agosto de este ao se dio a conocer una acordada de la Corte Suprema que orden por unanimidad dar cumplimiento de forma cabal y urgente al fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos que establece la prisin domiciliaria o medidas menos restrictivas para Sala. Sin embargo, hasta el momento, el Superior Tribunal de Justicia de Jujuy haba hecho caso omiso al pedido de ambos organismos.

Su casa de Cuyaya, donde vivi toda su vida, es el lugar donde Milagro Sala fue detenida el 16 de enero de 2016 por realizar una protesta acampe- frente a la Casa de Gobierno de Jujuy, en la que las organizaciones sociales reclamaban una reunin con el entonces recin asumido gobernador Gerardo Morales para abordar temas relacionados con la continuidad del trabajo de las cooperativas en el marco del cambio de gestin.

Violacin de todos los principios

La privacin de la libertad de Milagro Sala contina siendo violatoria del principio de inocencia, del principio de legalidad, del derecho de defensa en juicio, de la cosa juzgada y de la prohibicin de ser investigado por comisiones ad hoc.

Los organismos humanitarios argentinos e internacionales haban denunciado que durante 2016 y 2017 se acentu la persecucin penal y contravencional de organizaciones, militantes y activistas por hechos o situaciones relacionados con el ejercicio de derechos humanos: fueron frecuentes las detenciones, la multiplicacin de denuncias, la activacin de causas judiciales que estaban olvidadas o su culminacin con condenas, las multas y clausuras a las organizaciones sociales y sindicales.

Estas acciones lesivas convergieron con otras, como la negacin de acceso a polticas sociales y de vivienda. Lo ocurrido en estos largos 35 meses muestra el modo en que los poderes Ejecutivo y Judicial utilizan dispositivos legales disponibles para actuar sobre reclamos y conflictos sociales, y exhibe si el sistema judicial protege o, por el contrario, persigue la organizacin social, poltica y sindical.

A la vez, pone en evidencia qu efectos tienen estas medidas en las organizaciones y en la vida de sus integrantes: la criminalizacin presiona a quienes son sometidos a procesos ms de uno, en muchos casos, impacta en las organizaciones y, de manera ms amplia, tiene consecuencias en las formas de organizacin y reclamo de la sociedad en su conjunto.

El calvario

En octubre de 2016, el Grupo sobre la Detencin Arbitraria de Naciones Unidas afirm que desde diciembre de 2015 hubo un entramado de acusaciones consecutivas, un despliegue de causas judiciales y un contexto de vulneracin de la independencia judicial destinados a sostener la privacin de libertad de la dirigente social de manera indefinida.

Tras haber cursado varios meses en prisin, la Comisin Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en julio de 2017, orden al Estado que adopte medidas alternativas tales como el arresto domiciliario debido a que estaba en riesgo su integridad personal. El 3 de noviembre, luego de que el Estado incumpliera dicha decisin, la CIDH dio intervencin a la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

La Corte IDH, el 27 de noviembre pasado, orden entonces que el Estado argentino adoptara de manera inmediata las medidas de proteccin que sean necesarias para garantizar la vida, integridad personal y salud de Milagro Sala.

El organismo internacional seal adems que, en caso de que an se prolongue la prisin preventiva de Sala, el Estado debe implementar el arresto domiciliario en su casa o cualquier otra medida an menos restrictiva de sus derechos, tales como () una tobillera o la retencin de su pasaporte.

Por su parte, en diciembre de 2017, la Corte Suprema de Justicia de la Nacin (CSJN) determin que el Poder Judicial de Jujuy deba cumplir la resolucin de la Corte IDH y disponer el arresto domiciliario de Milagro Sala o cualquier otra medida menos restrictiva de sus derechos.

La injusticia no termina. La lucha por su liberacin definitiva contina.

Rubn Armendriz. Periodista y politlogo, asociado al Centro Latinoamericano de Anlisis Estratgico (CLAE, www.estrategia.la)

http://estrategia.la/2018/12/29/milagro-sala-de-las-mazmorras-a-casa-tras-casi-tres-anos-la-justicia-aun-no-llega/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter