Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-12-2018

Una realidad desconectada del pensamiento?

Fernando Dorado
Rebelin


... como no fueran de tres naciones, Pijaos (nasas), Taironas (arhuacos) y Araucanios (mapuches), que son las tres naciones de la gente ms valiente de las indias

Pedro Ordez de Ceballos


El socilogo brasileo Emir Sader public un escrito titulado Un pensamiento desconectado de la realidad, en donde se queja de que la teora qued recluida en las universidades y centros de estudio y que los intelectuales no participan activamente en la construccin de las nuevas polticas y muchas veces ni siquiera participan en el intenso debate ideolgico [1].

El nico planteamiento que se puede considerar como una explicacin del problema que se describe es la estalinizacin de los partidos comunistas y el abandono por parte de la socialdemocracia del anticapitalismo. Ser sta una razn convincente para lograr que la intelectualidad se conecte con las luchas de resistencia de los pueblos y de los trabajadores?

Las preguntas que surgen seran: Por qu se dio esa estalinizacin y ese abandono del anticapitalismo? Desde hace cunto tiempo la lucha prctico-terica (para seguir hablando en trminos dualistas) en el campo de la accin revolucionaria ha estado relativamente desconectada? Cules son las causas de que el pensamiento crtico aparezca en este momento como si estuviera desconectado de la realidad y de las luchas anti y pos capitalistas?

No ser ms bien al revs? No ser que la realidad que conciben quienes creen que el Estado es el nico terreno para derrotar las polticas neoliberales no es la misma realidad que captan los pueblos en lucha y algunos intelectuales (estn o no estn vinculados a universidades) que hacen esfuerzos desde abajo para orientar las luchas efectivamente emancipadoras?

Lo que podemos comprobar a finales de 2018 es que los pueblos s contamos con algunos importantes intelectuales (tal vez una minora o quin sabe?) que desde diversos espacios y desde variadas miradas contribuyen con el avance de las luchas revolucionarias y emancipatorias de los pueblos y de los trabajadores del mundo entero.

Otra cosa muy diferente es que dichos intelectuales no estn interesados en participar de proyectos polticos que repiten los errores del pasado y, decidan, con total lucidez y claridad, seguir construyendo desde abajo, con las gentes sencillas y con absoluta paciencia, un camino diferente, tal vez ms difcil, ms escabroso, pero ms cierto y consistente.

Un ejemplo de lo que podran ser esos intelectuales revolucionarios, son todos aquellos pensadores algunos con ttulos y publicaciones, otros annimos y hasta auto-invisibilizados que colaboran de una u otra manera con proyectos socio-polticos que han roto con la estrategia estatista y que en intensa relacin terico-prctica (no dualista), ayudan modestamente (sin honores ni sueldos) a mantener vivos y dignos esos valiosos y necesarios esfuerzos.

All siguen vigentes y en pleno desarrollo los procesos de construccin de una nueva sociedad post-capitalista en el sur de Mxico (Chiapas), en el Kurdistn (Rojava), en el sur de Chile (Wajontu Mapu), y en muchas zonas y regiones del planeta, en donde el viejo topo ha asumido otras fisonomas, nuevas formas de accin y de organizacin, diversas maneras de comunicarse y comportarse, sin pedirle permiso a nadie, sin hacerse ilusiones en la institucionalidad de los de arriba, aunque tampoco rechazan los esfuerzos de quienes intentan ayudar desde esos espacios.

Y, de alguna manera, esos pueblos en lucha a cada rato les envan mensajes a aquellos gobernantes que actan de buena fe en el terreno de la institucionalidad dominante. Si ellos tuvieran en cuenta el contenido de esos mensajes, podran realizar su trabajo burocrtico con mayor eficacia, sin ilusionar a los pueblos con milagros (promesas) que no pueden cumplir, y contribuir en su justa dimensin con la neutralizacin (debilitamiento gradual) del poder de la oligarqua plutocrtica global.

Si ellos logran captar el contenido revolucionario de esos mensajes, no solo podrn contar con los intelectuales que ayuden en la accin por arriba (no se requieren muchos) sino que lograramos que el grueso de la intelectualidad democrtica se vinculara a los enormes esfuerzos que se hacen desde abajo y que en ese proceso se conviertan en intelectuales orgnicos, anti y pos capitalistas.

De esa forma, intelectuales y estudiantes en formacin podrn contribuir a que los rizomas de la vida llena de multiplicidades complejas que brotan a diario de las profundidades de la sociedad, no sean destruidos (o cooptados y capturados) por el capitalismo, sino que florezcan y produzcan siempre desde abajo los frutos del trabajo humano en concordancia con las necesidades de la naturaleza y el desarrollo del pensamiento.

Notas:

Abdul calan, intelectual y lder del pueblo kurdo quin se replante muchas ideas de la izquierda estatista, preso en Turqua desde 1999, contribuye desde la crcel con las luchas de los pueblos y los trabajadores. Igual lo hacen numerosos intelectuales que actan en la sombra y en la clandestinidad en el mundo entero.

[1] Sader, Emir. Un pensamiento desconectado de la realidad: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=250733

@ferdorado

Blog del autor: https://aranandoelcieloyarandolatierra.blogspot.com/2018/12/una-realidad-desconectada-del.html#.XCkPxlxKjIU

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter