Portada :: Brasil :: Bolsonaro: amenaza fascista en Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-01-2019

La militarizacin del gobierno, las FFAA, las armas, el ultraneoliberalismo y la deuda externa

Juraima Almeida
Rebelin / Centro Latinoamericano de Anlisis Estratgico


El nuevo gobierno de Brasil se parecer ms a una junta militar de un pas de Amrica Latina de finales del siglo pasado que al gabinete tcnico de una democracia del siglo XXI, y la presencia de tantos militares en puestos de tanta responsabilidad ser un acontecimiento sin precedentes desde que en 1985 se pusiera fin a la dictadura.

Ms all de la militarizacin del gobierno, la desmentida amenaza de intervencin militar en Venezuela o la evidente predisposicin a colaborar con israeles y estadounidenses da a entender que el impacto del nuevo gobierno en cuanto al gasto militar o la importacin y exportacin de armas se antoja colosal.

Lo singular es que la alta estructura militar no cree que el mercado y menos en que sus leyes sean capaces de producir un desarrollo sustentable. El general Villas Boas, comandante del Ejrcito lo dej en claro cuando seal que el nacionalismo es la salida para Brasil, pero que las elites nacionales lo desdean, prefiriendo el nacionalismo de otros.

La apuesta nacionalista, de la cual son prueba los programas militares expresados en el Plan nacional de Defensa y en la Estrategia de Defensa Nacional, aprobados en 2005 y 2007 por el Congreso, no combinan, como destac Villas Boas, con la especulacin financiera, intrnseca a la poltica econmica antinacional dictada por el mercado.

La deuda y los militares

El vicepresidente. general Hamilton Mouro, dijo a Valor Econmico, que el gobierno de Jair Bolsonaro, propondr una renegociacin de la deuda pblica, despus de que sean aprobadas las reformas previsional y tributaria en el Congreso. Segn el analista Csar Fonseca, sera la desconstitucionalizacin general del presupuesto nacional para acelerar el combate al dficit pblico propuiesto por el ultraneoliberal Paulo Guedes, gur econmico del uevo gobierno.

El dficit pblico primario cerr el ao en 139 mil millones de reales (casi 2% ) mientras el dficit nominal, que incluye los intereses se aproxima al 10% del PIB, lo que significa que el peso de los gastos financieros (intereses y amortizaciones) es infinitamente mayor que el de los gastos no financieros (en salud, educacin, seguridad, infraestructura, entre otros) en el total del dficit

Guedes anunci un corte general en los gastos no financieros para que caigan al 1% del PIB en un ao, pero sobre las cuentas financieras, que son las que realmente pesan, se mantuvo callado.

La estrategia guedista es la solucin del mercado, en la cual los militares no confan, ya que profundiza el congelamiento neoliberal que est dejando el gobierno de facto de Michel Temer, con ms de 12 millones de desempleados, salarios devaluados por la nueva ley laboral, recesin, hambre, miseria, desarticulacin general de programas sociales y mayor indigencia.

Por lo que dice el general Mouro, en el cortsimo plazo intentarn aprobar la reforma de la Previsin social y acelerar la desvinculacin de gastos del presupuesto , lo que en la prctica significa terminar con la Constitucin de 1998, que determin el actual Sistema de Seguridad Social (SSS), que incluye asistencia social, salud y previsin, un conjunto de polticas pblicas consideradas el mayor programa social vigente en Brasil que de derrumbarse traer una mayor inestabilidad poltica y social.

La propuesta previsional de Temer, rechazada por un Congreso afn, logr que el mandatario de facto alcanzara el record de impopularidad. Varias preguntas quedan en boca de los analistas: Y si el Congreso no aprueba el paquete de medidas propuestas por el mercado?

Y si se impone una auditora de la deuda? Muchas irregularidades saldran a la luz, destaca Maria Lcia Fattorelli, lder del movimiento nacional Auditoria Ciudadana de la deuda. A fin de este ao, este movimiento abort la jugada de la banca de intentar aprobar la titularizacin projeto de secutirizao- de la deuda, que significa el desvo de los depsitos y la recaudacin pblicos. El dinero que debiera ir para el tesoro nacional sera desviado para la caja de los bancos, con pago de peajes absurdos.

Las relaciones, las armas

El gobierno del presidente Donald Trump expres que buscar afianzar sus lazos con el prximo mandatario de Brasil con una visita del secretario de Estado, Mike Pompeo, mientras el primer ministro israel, Benjamin Netanyahu y el presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, sellaron en Ro de Janeiro una nueva alianza que traer mayor cooperacin econmica y militar entre ambos pases.

Pompeo analiz un posible aumento en el comercio y la inversin entre ambos pases, especficamente en tecnologa, defensa y agricultura, mientras expresaba las preocupaciones del gobierno de Trump por la democracia en Cuba, Nicaragua y Venezuela, as como las posibles amenazas de la creciente presencia de China en Latinoamrica.

Bolsonaro ha dicho que adoptar posturas similares a las de Trump, pues piensa poner en primer lugar los intereses nacionales en polticas econmicas, de seguridad, de relaciones exteriores y ambientales. Netanyahu logr imponer el traslado la embajada brasilea en Israel de Tel Aviv a Jerusaln, como lo anunci en noviembre. Aun cuando despus haba indicado que esa decisin, que podra provocar represalias comerciales de los pases rabes, importantes compradores de carne, an no la haba adoptado.

Israel firm en 2007 un acuerdo de libre comercio con el Mercosur, que Brasil integra con Argentina, Paraguay y Uruguay. El intercambio bilateral entre el mayor pas de Latinoamrica e Israel alcanza mil 200 millones de dlares. Bolsonaro dijo que est buscando importar tecnologa israel para producir agua en el noreste de Brasil, azotado por la sequa. Ms que colaboradores, seremos hermanos en el futuro, en economa, tecnologa, declar Bolsonaro al recibir a Netanyahu, poco antes de asunmir.

El gasto militar desorbitado

Brasil hoy detenta un gasto militar completamente desorbitado que le sita a la cabeza de Amrica Latina, alcanzando en el ao 2017 el 1,4% del PIB y un total de 25.751 millones de dlares, lo que contrasta con datos tan alarmantes como el aumento del desempleo (12%) y el riesgo de ms de un milln y medio de personas de sufrir extrema pobreza.

Segn el SIPRI (Stockholm International Peace Research Institute), aunque el gasto en relacin al PIB ha descendido claramente desde finales de los aos ochenta en los que lleg a situarse en el 2,7% (1989) hasta la actualidad (1,4% del PIB), lo cierto es que en trminos absolutos no ha dejado de crecer hasta casi duplicarse en las ltimas tres dcadas (15.353 millones de dlares en 1988, 21.309 millones de dlares en 2008 y 25.751 millones de dlares en 2017).

En 2017 slo Francia (56.287 millones de dlares), Alemania (43.023 millones) e Italia (28.417 millones de dlares) gastaron en Europa ms que Brasil. Pero si la comparacin la hacemos con los pases de la regin la cifra se muestra todava ms disparatada: Colombia (8.976 millones de dlares), Mxico (5.533 millones), Argentina (5.165 millones) o Chile (4.805 millones de dlares) gastaron entre un 70 y un 80% menos que Brasil.

Para los analistas de temas militares, la llegada de Bolsonaro al poder puede suponer un aumento porcentual y absoluto considerable del gasto militar. En 2015 el informe 'Future of the Brazilian Defense Industry' de la consultora ASD Reports prevea que el gasto militar brasileo llegara en 2021 hasta el 1,7% del PIB y los 41.000 millones de dlares.

Bolsonaro estudia elevar el gasto hasta al 2% del PIB que el presidente estadounidense Donald Trump est exigiendo a sus aliados en la OTAN (en Brasil supondra ms de 50.000 millones de dlares anuales), una inversin en armas que ir acompaada de un aumento de la pobreza y las desigualdades en Brasil.

El gasto brasileo en defensa no tiene una correspondencia con la adquisicin de armas, pues segn los informes de transacciones del SIPRI las armas importadas por Brasil alcanzaron entre 2000 y 2017 un total de 3.921 millones de dlares, sin una clara tendencia al alza, cifra que no es mucho mayor que lo invertido por Colombia (2.582) o Mxico (2.656) o que resulta incluso inferior Chile (4.823 millones de euros).

La industria militar no tiene correlacin con el gasto militar brasileo, ya que las exportaciones de armas brasileas en este siglo, que alcanzaron los 799 millones de dlares (contra 13 millones de dlares para Argentina; 123 millones para Chile; o 16 millones para Colombia), mientras pases europeos con menor presupuesto militar, o muy parecido, exportan diez veces ms armamento blico (Espaa registr exportaciones por 9.817 millones de dlares e Italia por 10.457 millones de euros).

La industria militar brasilea parece estar orientada al autoabastecimiento, aun cuando l cuenta con el tercer mayor fabricante del mundo de aviones, Embraer (que intentarn privatizar), que destaca por la fabricacin de sistemas de combate, defensa antiarea y vehculos militares. Su industria militar genera 60.000 puestos de trabajo directos y 240.000 indirectos.

Mientras, la compra de armas por parte de Brasil est siendo investigada en Espaa, donde se ha judicializado una trama corrupta que venda armas a diferentes pases, especialmente, Angola y Arabia Saud, y que tambin afecta a Brasil, aunque todava no se ha investigado lo suficiente como para cuantificar la magnitud de la corrupcin.

Una encuesta de Datafolha revelada el ltimo fin de semana de 2018, seala que dos de cada tres brasileos (69% de las mujeres, 62% de los hombres) creen que Brasil no debera tomar partido por EEUU en sus relaciones exteriores en detrimento de otros pases, una de las principales directrices diplomticas del presidente Jair Bolsonaro, mientras que un 15% est totalmente de acuerdo con la propuesta.

El primer da del 2019 comenz la preocupante asuncin de un militar xenfobo, misgino, racista a la presidencia de Brasil, por medio de los votos, pero tambin de la complicidad de un entramado del poder fctico desde los mbitos, policial, judicial, parlamentario, meditico que posibilit el allanamiento de su candidatura, incluyendo un golpe de estado.

Juraima Almeida es investigadora brasilea, analista asociada al Centro Latinoamericano de Anlisis Estratgico (CLAE).

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter