Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-01-2019

Resea de La ventaja humana. Una nueva interpretacin del carcter extraordinario del cerebro humano, de Suzana Herculano-Houzel.
La decisiva importancia de la coccin de alimentos

Salvador Lpez Arnal
El Viejo Topo


 

Biblioteca Buridn-Montesinos, Vilassar de Mar (Barcelona), 2018 (edicin original de 2016), 318 pginas, traduccin de Josep Sarret.

 

Un libro, otro ms, de la coleccin Buridn de los que no conviene no alejarse mucho. Tengan o no tengan conocimientos previos del tema, les interesar e incluso les sorprender. Una clave para entender de paso el xito de los programas televisivos de cocina? Es broma.

Un pequeo e innecesario aviso inicial: carcter extraordinario del cerebro humano no implica, por supuesto que no, que ese cerebro no pueda disear y abonar barbaridades de todo tipo. Lo sabemos muy bien, tenemos amplia experiencia de ello.

A qu ventaja humana refiere la autora? A la siguiente: Que yo sepa, y aunque parezca pretencioso, es un hecho que somos la nica especie que se estudia a s misma y a las dems especies, y que genera un conocimiento que va ms all de aquello que puede observarse de primera mano; que se modifica a s misma, paliando imperfecciones con cosas como gafas, implantes y operaciones quirrgicas, alterando de este modo las probabilidades de la seleccin natural; que modifica su entorno de un modo exhaustivo (para bien o para mal), ampliando su hbitat y llevndolo a los lugares ms impensables... Tienen el desarrollo completo en las pginas 17-18. No estoy seguro que seamos, a diferencia de lo que sostiene la autora, la nica especie que utiliza herramientas para crear otras herramientas. Hay otras especies que tambin tienen esta caracterstica.

Un breve apunte sobre la autora: Suzana Herculano-Houzel [SHH] es profesora adjunta y directora de laboratorio de Anatoma Comparada de Ciencias Biomdicas de la Universidad federal de Ro de Janeiro. Tambin es profesora asociada en los Departamentos de Psicologa y Ciencias Biolgicas de Vanderbilt University.

La estructura de La ventaja humana [LVH]: Prefacio, agradecimientos, doce captulos, eplogo (Nuestro lugar en la naturaleza), dos apndices (A: Masa corporal, masa cerebral y nmero de neuronas;B: Reglas de escala), notas (pueden saltrselas), referencias bibliogrficas e ndice. Ttulos de algunos apartados: No todos los cerebros son iguales, Notable pero no extraordinario, De qu expansin cortical estamos hablando?, O msculo o cerebro, no se puede tener todo, Demos las gracias por nuestras neuronas al hecho de cocinar, Pero tener muchas neuronas no es suficiente. La cuestin central, con palabras de la autora, explorada en LVH: Dado lo que es capaz de conseguir, el cerebro humano es ciertamente notable. Pero, es algo realmente fuera de la comn?.

Una apretada sntesis temtica, no hay espacio para ms.

Los humanos somos formidables, seala SHH en el prefacio. Nuestro cerebro es siete veces ms grande de lo que tendra que ser respecto al tamao de nuestro cuerpo (slo si nos comparamos con los grandes simios, que resultan ser ellos la excepcin en este sentido, y no nosotros). Tarda, adems, un tiempo extraordinariamente largo en desarrollarse. Nuestra corteza cerebral es, por otra parte, la ms grande en relacin al tamao total del cerebro. Tambin lo es la seccin prefrontal de la misma.

Nuestro cerebro consume una cantidad inusitada de energa (inusitada si no si tenemos en cuenta el nmero de neuronas de que consta, 86.000 millones en total): el 25% de las caloras que necesita diariamente todo el cuerpo para funcionar. En un periodo de tiempo evolutivamente breve ha crecido enormemente y ha dejado rezagados a nuestros primos hermanos, los grandes simios, el tamao de cuyo cerebro apenas es una tercera parte del nuestro.

As, pues, seala SHH, parece que el cerebro humano es realmente especial, no?. Pues no lo es: si hemos de dar crdito a las nuevas pruebas surgidas de mi laboratorio, pruebas que el lector/a ir descubriendo en los captulos del ensayo.

El cerebro humano es notable, prosigue SHH. Lo es sin duda, pero no es especial en el sentido de que sea una excepcin respecto a las reglas de la evolucin, o que sea destacable por tener unas propiedades nicas y exclusivas. Sin embargo, estamos convencidos de tener el cerebro ms capaz de la tierra, el nico capaz de explorar otros cerebros en vez de ser explorados por ellos.

La pregunta surge inmediatamente: si nuestro cerebro no es un caso especial en la evolucin de las especies, dnde reside la ventaja humana? nos pregunta SHH.

Su respuesta. La ventaja humana nos invita a abandonar el prejuicio, muy extendido sin duda, de considerar a los humanos como extraordinarios y a juzgar al cerebro humano a la luz de la evolucin y de las nuevas pruebas que sugieren una explicacin diferente del carcter nico de nuestras habilidades cognitivas. Nuestro cerebro supera al de los dems animales no porque seamos una excepcin en la evolucin, que no lo somos, sino porque, por razones estrictamente evolutivas, somos la especie que tiene ms neuronas en la corteza cerebral, ms de las que puede llegar a tener cualquier otra especie. Este es el punto a remarcar.

Hay ms. SHH sostiene que la ventaja humana se debe, en primer lugar, al hecho de que somos primates y a que, como tales, poseemos un cerebro construido de acuerdo con unas reglas de escala [uno de los apndices, el segundo, est dedicado a estas reglas] que hacen posible encajar un gran nmero de neuronas en un volumen relativamente pequeo en comparacin con otros animales. En segundo lugar, aade, el asunto es decisivo, somos la especie de primates que se ha beneficiado del hecho de que, hace milln y medio de aos, nuestros ancestros descubrieron un truco que permiti a sus descendientes tener un nmero cada vez mayor, hasta llegar a ser enorme, de neuronas corticales como no ha sido capaz de generarlas ninguna otra especie. Qu truco es ese, es decir, qu descubrimiento cultural humano es ese? Puede parecernos un asunto marginal pero no lo es: la coccin de los alimentos. Nos hemos escapado de la restriccin energtica que limita a todos los dems animales a tener un nmero mayor de neuronas corticales de las que permite una dieta de alimentos crudos en circunstancias naturales (El lector puede recordar o repasar a este respecto las tesis del bilogo comunista Faustino Cordn, las expuestas enCocinar hizo al hombre por ejemplo. Notar un claro aire de familia. La autora, por supuesto, desconoce la obra de Cordn).

En tercer y ltimo lugar, seala SHH, gracias a la rpida expansin cerebral que hicieron posible las caloras extras obtenidas gracias a la coccin, somos la especie que tiene ms neuronas en la corteza cerebral, la parte del cerebro responsable de detectar patrones, razonar lgicamente, anticipar lo peor y prepararse para hacerle frente, desarrollar tecnologas y transmitirlas culturalmente. Alimentos, coccin, caloras extra, expansin cerebral, mayor nmero de neuronas en la corteza, mayores capacidades cognoscitivas y de anticipacin esa parece ser la lnea explicativa.

SHH apunta finalmente que comparar el cerebro humano con el cerebro de docenas de otras especies animales, grandes y pequeas, ha sido una verdadera leccin de humildad, lo que nos recuerda que no hay motivos para suponer que hayamos sido especialmente sealados en la historia evolutiva ni que hayamos sido elegidos de algn modo. Un buen argumento contra los pseudoargumentos de diseo y cosmovisiones afines.

La esperanza de la autora: confo en que esta nueva interpretacin del cerebro humano nos ayudar a apreciar mejor cul es el lugar de nuestra especie en la tierra, una especie que, sin tener nada de especial o de extraordinario (dado que sigue las mismas reglas de escala evolutivas que siguen los dems primates) es de hecho notable por sus habilidades cognitivas y, gracias a la excepcional cantidad de neuronas que posee, tiene el potencial de cambiar su propio futuro, para bien o para mal. Conviene no olvidar la disyuncin, esencial en nuestra historia.

El ndice nominal y analtico es magnfico y si tuviera que sealarse alguna pega podra apuntarse a la excesiva confianza tecnolgica de la autora y una falta de pulsin politica en algunos comentarios. Un ejemplo del eplogo: Tantas que las 2.000 kilocaloras que necesitamos diariamente podemos consumirlas en una sola sesin en nuestro restaurante favorito de comida rpida, el que est a la vuelta de la esquina. No nos hace falta cazar ni recolectar, plantar ni cosechar. Ni siquiera tenemos ya que cocinar, por lo menos nosotros mismos: nuestra tecnolgica civilizacin nos permite externalizar incluso nuestra propia cognicin si es necesario. Un segundo ejemplo: Conseguimos saltar ese muro energtico y hemos inventado mquinas operadas por humanos, mquinas que funcionan de manera automtica, e incluso mquinas que pueden sustituirnos a nosotros mismos, o por lo menos a nuestro yo cognitivo. Pero nunca hemos dejado de ser primates.

No hace falta que les recuerde el nombre del traductor. Cuntas pginas -del ingls y francs principalmente- habr traducido Josep Sarret en estos ltimos aos? No puedo ni imaginrmelo. Veinte, treinta mil? Tal vez ms?

Fuente: El Viejo Top o, 370, noviembre de 2018, pp. 79-81.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter