Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-01-2019

La monarqua menguante y el reloj coronado con tic-tac de cuenta atrs

Javier Cortines
Rebelin


Todava recuerdo aquellos tiempos gloriosos en los que el Rey, cual padre de la nacin, bendeca a sus sbditos y les deseaba Feliz Navidad. An no era pecado matar al dios elefante y los ricos hacan ostentacin de sus colmillos -que formaban arcos en estancias de lujo- y de sus cilndricas patas convertidas en taburetes con pezuas.

El monarca sala en su despacho, nos miraba fijamente y nos elevaba. Los expertos en imagen hacan tomas regias de su rostro y de sus manos, y, era tal su transparencia, que a travs de su epidermis veamos su sangre azul, y nos dbamos cuenta de que, aunque pertenecamos a la plebe, ramos amados como el Creador ama a sus criaturas.

Pero un da, un aciago da, el demonio penetr en las redes sociales, cual alquitrn que ciega al Sol, y millones de seres annimos, invisibles, los nadies -como los llamaba Eduardo Galeano- empezaron a menear mensajes cainistas. Volvieron a abrir la Caja de Pandora para transmutar la Armona en Caos. El diablo se atrevi a agitar el trono, con el inquilino sentado, haciendo que se tambalease en su testa, la corona.

Los das de Navidad se fueron sucediendo. Al principio el rey hablaba apoyndose en un retrato con toda la familia unida, cual reflejo de la pia que formaba Espaa. Era para llorar de emocin. En aos sucesivos, los miembros de la foto empezaron a migrar, cual aves en cambio de estacin. Y lleg la fase de la monarqua menguante. En la fotografa slo estaba pap y una nia. Ay, qu soledad! Maldito pueblo! Habis acabado con todo lo sagrado! Olis a Tercera Repblica!

Era como si surgieran seres malvados debajo de las piedras, como ocurri en la serie de los Tudor (The Tudors) que estren la televisin britnica en 2007. En ella un noble corrompido le entrega al rey Enrique VIII un regalo envenenado: Un reloj de mesa con una vistosa corona en la parte superior. El rey escucha el tic-tac y capta el mensaje: El enemigo le est diciendo que ha empezado la cuenta atrs para que el trono se rompa en pedazos.

En esa ocasin el insolente cortesano fue decapitado. Pero ahora, en 2019, parece que estn cambiando, a gran velocidad, los vientos de la Historia. Y, lo que era imposible hace cuatro das, empieza a palparse como inevitable. Ya s que el destino es incierto y que el azar siempre nos sorprende con algo que ni los ms brillantes pensadores podran imaginar. En el momento ms inesperado aparece un cuervo blanco, como dira Paracelso, y echa por tierra los pronsticos de los ms sabios.

Hay quien anuncia el advenimiento de la III Repblica y se imagina a Felipe, igual que le ocurri a Alfonso XIII, abordando barco en Cartagena. Otros, en cambio, esperan todo lo contrario: una alianza de todas las derechas, con VOX como ncleo duro, que haga callar a todos los colectivos que gritaron libertad y soaron con pintar de azul, el infierno, y poner ah un Sol de solidaridad universal.

Sancho, no son molinos, son bancos!, gritaba El Quijote del siglo XXI mientras pugnaba por clavar su lanza en las tripas de Wall Street.

Y mientras los ricos se esconden tras opacas mamparas ensangrentadas, los pobres siguen empujando, cual Ssifo, colina arriba la gigantesca roca de la miseria. Quizs haya llegado la hora de parar todos los relojes y de sacar las tenazas para romper las cadenas de esa persona con la que te encuentras todos los das en la calle o, en el espejo de la maana de tu cuarto de bao.


Blog del autor: http://www.nilo-homerico.es/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter