Portada :: Ecologa social :: Cambio climtico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-01-2019

Cumbre del Clima en Polonia

Miguel Muiz
mientras tanto


Desde la COP 7, celebrada en 2001 en Marrakech, realizar un informe sobre el desarrollo de las COP debera formar parte de ejercicios prcticos (y remunerados) de redaccin para aspirantes a profesionales del periodismo. El desafo que supone repetir, evento tras evento y repitindose lo menos posible, el mismo guin, las mismas valoraciones de partida, el mismo falso suspense final, el mismo desenlace, el mismo alud de aburridas matizaciones y el empalagoso tono con el que vender la catstrofe de manera digerible es toda una prueba para cualquier aspirante a trabajar de vocero al servicio del poder.

En 2001 se dio el paso decisivo hacia la flexibilizacin, se decidi eliminar la cuota mnima que cada pas deba cumplir, se generalizaron los sumideros (el trmino suena a poca remota), se diluyeron los mecanismos de compensacin y se formalizaron los detalles del comercio de emisiones, es decir, desaparecieron las ltimas posibilidades de que el discurso para frenar el cambio climtico pasase de las palabras a los hechos. Ao tras ao, a medida que los pronsticos sombros se iban haciendo realidad, el lenguaje fue normalizando el desastre, se pas del frenar al combatir, luego al mitigar y luego al adaptar; los objetivos se fueron diluyendo, se pas de las toneladas equivalentes de CO2, a las concentraciones en partes por milln, y de concentraciones a lmites de aumento de la temperatura global; se despleg la mecnica para hacer digerible lo que se saba inevitable, porque los privilegios de los que mandan no se tocan por mucho informe cientfico que demuestre su irracionalidad.

Afortunadamente, ni las especies animales y vegetales, ni las sociedades ms afectadas por el cambio climtico tendrn noticia de todo lo NO acontecido en las 17 reuniones de la COP desarrolladas en los ltimos 17 aos; las primeras por razones obvias, las segundas por su condicin de excluidas del discurso global. Afortunadamente, no conocern la evolucin de un proceso originado en la codicia sin lmites de unas lites que manipulan las ambiciones, los deseos, el egosmo y la mezquindad de las clases acomodadas de todo el mundo; no sabrn nada de los mprobos esfuerzos dialcticos de polticos, abogados, periodistas, influencers, medioambientalistas, creadores de opinin, analistas, representantes de ONG, expertos y toda la variopinta fauna humana que se mueve en torno al espectculo de la catstrofe; de cmo se dedican a debatir, afinar y metrizar los infinitos matices del negro. Las especies y las sociedades afectadas son afortunadas dentro de la tragedia, porque como no cuentan nada, no pintan nada y no significan nada, no tendrn que soportar, adems, la humillacin de que les expliquen en lenguaje polticamente correcto, lo mucho que todas y todos sienten que su sufrimiento y su destruccin sea inevitable.

En Polonia, el guin oficial de las COP, el lenguaje polticamente correcto avalado por 26 aos de celebraciones, es ya tan montono, lleno de tpicos y reiterativo que ni merece la pena dedicar un minuto a analizarlo. Alguien habr, y (ojal) cobrando por ello, que lo haga. De ah la propuesta inicial de esta nota: por lo menos que algn / alguna precario / precaria, cobre algo por la aplicacin creativa del recorta y pega.

Hasta la COP 25, diciembre de 2019, en Chile si se celebra.

Miguel Muiz Gutirrez es miembro del Collectiu 2020 LLIURE DE NUCLEARS, y del Moviment Ibric Antinuclear a Catalunya. Mantiene la pgina de divulgacin energtica www.sirenovablesnuclearno.org

Fuente: http://www.mientrastanto.org/boletin-175/notas/cumbre-del-clima-en-polonia

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter