Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-01-2019

Ahora que aflora la ultraderecha machista y misgina, recordemos a Mara Telo

Flix Poblacin
El Salto

A Mara Telo (1915-2014)) le debe el feminismo la recuperacin de los derechos jurdicos de la mujer, conculcados durante una dictadura que la rebaj a una situacin vejatoria y alienante.


Mara Telo, con gafas, en la localidad salmantina de Cantalpino

 

Mara Telo, con gafas, en la localidad salmantina de Cantalpino

 

Mi estimada amiga Remedios, siempre tan oportuna en dar pie a mis artculos, me facilita esta fotografa de Mara Telo en la localidad salmantina de Cantalpino. La imagen posiblemente est relacionada con la campaa para las elecciones que tuvieron lugar en febrero de 1936, poca en la que Mara (Cceres, 1915) estudiaba Derecho en la Universidad de Salamanca.

El ao y el resultado de esos comicios quedarn marcados para siempre por el golpe de Estado contra la segunda Repblica y el inicio de la Guerra de Espaa, con la victoria final de quienes acabaron con el grito que luce el rtulo que sostiene en alto Mara Telo, subida a una escalera. Esa victoria traera consigo la erradicacin de los derechos alcanzados por la mujer como ciudadana de pleno derecho a partir de la instauracin del rgimen del 14 de abril de 1931.

Admiradora de Clara Campoamor, gracias a cuyo empeo las mujeres pudieron votar por primera vez en Espaa, es seguro que Telo era muy consciente entonces de lo que el pas y las mujeres se jugaban en aquellos comicios que dieron el triunfo al Frente Popular. Lo mismo pensara de las consecuencias que podra tener una derrota de la Repblica frente a las tropas franquistas. Lo pudo sufrir en su propia trayectoria profesional durante la dictadura, cuando los derechos de la mujer fueron abolidos y Mara, en lugar de ejercer como notaria, hubo de plegarse a opositar en el Cuerpo Tcnico de Administracin Civil del Ministerio de Agricultura. Ser la primera mujer en entrar en ese Ministerio -entre las dudas acerca de su capacidad por parte de sus compaeros-, en el que trabajar hasta los setenta aos.

En 1969, esta mujer discreta, inteligente y luchadora forj un consejo abierto en la Federacin Internacional de Mujeres Juristas, en el que habl de la mujeres en el Derecho Civil, primer atisbo de lo que va a ser un objetivo fundamental para Mara Telo: la reforma del Cdigo Civil. Fue a partir de esa ponencia cuando se cre una corriente de opinin favorable a la reforma del Derecho de Familia y se elev la correspondiente peticin al Ministerio de Justicia para la revisin de las correspondientes leyes.

En 1971, Telo consigue con otras tres mujeres letradas su participacin en el comit general encargado de la revisin del Cdigo Civil franquista. El mismo ao en que fallece el dictador, ese cdigo es modificado y se aprueba la Ley de la situacin jurdica de la Mujer Casada y los Derechos y Deberes de los cnyuges, que traera consigo la devolucin a la mujer de su mayora de edad la eliminacin de la licencia marital y la obediencia al marido. Slo seis aos despus, en 1981, y gracias a esos precedentes en los que Mara Telo fue decisiva, se aprueba finalmente la Ley de Filiacin y Patria Potestad y Rgimen econmico del matrimonio, que establece la patria potestad conjunta y la igualdad jurdica de toda clase de hijos, as como la igualdad de los cnyuges en la administracin de los bienes gananciales y, finalmente, la Ley sobre Matrimonio Civil, Separacin, Nulidad y Divorcio.

Mara Telo abri en Madrid en 1952 uno de los contados bufetes dirigidos por una mujer, especializado en Derecho de Familia. Ajena a todo tipo de vanidades y pertinaz y callada en su constante, silencioso e intenso trabajo por devolver a la mujer los derechos que se contenan en el cartel de esa vieja fotografa en la localidad de Cantalpino, Mara falleci en 2014 a los 98 aos de edad. Siete aos antes -demasiado tarde para sus mritos y currculum- la Universidad de Salamanca le dio el ttulo a su antigua alumna de Doctora Honoris Causa.

Para tener una idea aproximada de lo que esta mujer consigui, basta leer estas declaraciones suyas: Cuando () inici la lucha por liberar a la mujer de las cadenas jurdicas, su situacin era tan vejatoria y alienante dentro de la familia, con proyeccin en lo pblico, que haba artculos como el 1.263 que situaba a la mujer casada entre los menores, los locos o dementes y los sordomudos que no saban leer ni escribir. (Mara Telo, ABC, 1998). Es de recordar que durante la dictadura la mujer casada deba obediencia al marido por imperativo legal, no tena patria potestad sobre sus hijos hasta la viudedad e incluso poda el marido, hasta 1970, darlos en adopcin sin consentimiento de la madre. La mujer, adems, no poda trabajar sin consentimiento del cnyuge, ni poda ejercer ningn cargo pblico.

Se ha de tener en muy cuenta el papel jugado en la historia del feminismo espaol por Mara Telo, cuyo nombre debera gozar de mucho mayor reconocimiento popular en nuestra sociedad. Sobre todo ahora que por el sur partidos nostlgicos del viejo rgimen o de su equivalencia pretenden pactar con la derecha la derogacin de leyes que defienden a la mujer de la violencia machista, con su terrible balance anual de asesinatos. El hecho de que un partido empiece por ah para decidir el gobierno de una comunidad autnoma debera servir de alarma para alertar sobre el decisivo papel que la mujer tendr en prximos comicios.

Fuente: https://www.elsaltodiario.com/los-nombres-de-la-memoria/ahora-que-aflora-la-derecha-machista-y-misogina-recordemos-a-maria-telo-en-1936



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter