Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-01-2019

Zapatismo y obradorismo

Miguel ngel Ferrer
Rebelin


Menuda sorpresa se han llevado millones de mexicanos con los desaforados ataques que los dirigentes del Ejrcito Zapatista de Liberacin Nacional (EZLN) han lanzado contra Lpez Obrador. Esos ataques verbales han incluido expresiones tan ofensivas, irrespetuosas y vulgares como la mentada de madre.

Esta ltima, sin embargo, no es slo una injuria. En el lenguaje mexicano es, adems, una provocacin. Un recurso utilizado por los picapleitos, por los buscabullas. Dicha con animus injuriandi, cual la han utilizado los lderes zapatistas, esa expresin busca encender los nimos del ofendido para generar, con afn perverso, una reaccin violenta.

Afortunadamente, y como era de esperarse, Lpez Obrador no cay en la obvia provocacin. Y ha declarado pblicamente no tener conflicto con los neozapatistas y estar abierto al dilogo con esa corriente poltica.

Lo sorprendente de los ataques no se circunscriben a la violencia verbal, a las injurias y a la provocacin. Tambin sorprende su clara coincidencia con los planteamientos polticos y los ataques de la derecha pripanista contra Lpez Obrador.

Est claro que el tabasqueo sea el enemigo pblico nmero uno del conservadurismo pripanista, de la derecha en general y de la corrupcin institucionalizada. Pero salvo los dirigentes del zapatismo, ninguna otra organizacin o pueblo indgena mira al presidente como enemigo y ni siquiera como adversario. Y menos anda afirmando, como hacen los mandones del zapatismo, que Lpez Obrador se dispone a aniquilarlos con el concurso del ejrcito.

De modo que a la injuria y la provocacin se suman la intriga, el chisme y la calumnia. Y la experiencia ensea que intriga, chisme y provocacin slo prenden y son efectivas si la vctima de esas infamias les da entrada.

Y si bien es cierto que provocadores, chismosos e intrigantes son capaces de hacer dao, no es fcil que millones de mexicanos puedan creerse tales falacias. En Lpez Obrador hay una larga, muy larga historia de congruencia y honradez polticas. Una historia de lucha pacfica, de rutas y modos no violentos.

Zapatismo y obradorismo son dos corrientes polticas e ideolgicas distintas pero ambas con aprecio popular. Y si una de esas corrientes ataca a la otra es seguro que en el pecado llevar la penitencia.

Los mandones del zapatismo han dado ese paso. Y aunque se crean los dueos absolutos de la verdad absoluta pronto vern que la inmensa mayora de los mexicanos, incluidos los pueblos indgenas, no quieren violencia ni confrontacin ni derramamiento de sangre.

Blog del autor: www.economiaypoliticahoy.wordpress.com

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter