Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-01-2019

El libro de la periodista Lola Garca revela el alcance de las promesas hechas por polticos independentistas y cmo nunca se llegaron a cumplir
El naufragio de la Freedonia catalana

Iigo Senz de Ugarte
eldiario.es

El procs genera polticos de posiciones inflexibles: la ms mnima duda o cesin se castiga con la imputacin de alta traicin


De todos los obstculos que el proceso independentista en Catalunya ha afrontado, hay uno en el que quiz no habamos reparado. "Si no fuera porque en Catalua hay ms de 200.000 funcionarios que no estn dispuestos a renunciar unos meses a sus sueldos, ya podramos ser independientes", dijo en una ocasin un conseller. Todo es ms fcil si la gente acepta prescindir de comer.

Lo cuenta Lola Garca periodista y directora adjunta de La Vanguardia en el libro 'El naufragio. La deconstruccin del sueo independentista' (Ediciones Pennsula). A estas alturas, el nmero de libros originados por el procs no ha superado la cifra de autos judiciales, pero est cerca, por lo que el lector puede sentir la tentacin de dejarlo pasar. Aun as, este libro es uno de los mejores relatos periodsticos disponibles sobre la mayor crisis sufrida por el sistema poltico espaol desde 1977, una crisis con varios escenarios que hacen que es difcil que un solo libro pueda captar todos los matices.

El procs ha sido muchas cosas, pero hay una que destaca sobre las otras. Ha supuesto la mayor movilizacin popular en un pas de Europa occidental en la ltima dcada, y adems de forma continuada a lo largo de varios aos. La mitad de la sociedad catalana multiplic sus aspiraciones identitarias y las contrast con lo que perciban como un Estado en decadencia, el espaol, aquejado por una profunda recesin econmica, como el resto de Europa. A partir de ah, los partidarios de la independencia entregaron el testigo a los polticos, porque a fin de cuentas no se obtiene la secesin con una manifestacin al ao, por masiva que sea. Ese fue el momento en que comenzaron sus problemas.

El relato del libro de Lola Garca se centra en los polticos nacionalistas como protagonistas, no exclusivos, pero s los ms importantes. No salen muy bien parados. Prometieron que la independencia era un objetivo factible, que el Gobierno espaol se vera forzado a convocar un referndum, que en caso contrario la UE y los gobiernos europeos se ocuparan de obligarle a hacerlo, y que todo estaba previsto para que el da despus de un referndum se proclamara un Estado cataln viable con todo el aparato legal y el soporte econmico necesario para funcionar a la perfeccin.

Nada de eso ocurri.

Una constante de este proceso entre sus partidarios ha sido el convencimiento de que iba a culminar con xito. Un sentimiento transmitido de arriba a abajo que convenci a muchos. "Esta forma de presentar el proceso hacia la independencia como un camino transitable sin sacrificios, para el que solo es preciso acumular grandes dosis de ilusin y buenos deseos, ha sido uno de los grandes xitos discursivos del proceso", escribe Lola Garca. Pero que haya funcionado como discurso no significa que sea honesto o realista.

Evidentemente, con un planteamiento pesimista no se llega muy lejos en poltica. El s tiene una mayor capacidad sostenida de movilizacin que el no o el quiz. En el campo de las emociones, no hay color.

La ilusin entre los independentistas se ha comprobado en las calles un ao tras otro. No se puede negar por otro lado que ha sido alimentada desde la Generalitat. Antes de la Diada de 2012, fueron convocados por el Govern el presidente de la corporacin de medios autonmicos y el director de TV3. Recibieron el mensaje de que "hay que ayudar a calentar la manifestacin al mximo, conseguir que sea lo ms masiva posible".

Algunos de los planes trazados despus por Carles Viver Pi-Sunyer que haba sido vicepresidente del Tribunal Constitucional con los que levantar "estructuras de Estado" se filtraron a los medios en 2014 "para dar la impresin de que se estn haciendo todos los preparativos para poner en marcha la Catalua independiente y de que esta no solo es factible tanto tcnica como polticamente, sino que est ms cerca que nunca".

El papel de Artur Mas

El primer impulso lo da Artur Mas. El heredero de Jordi Pujol abandona la va pactista del que fue presidente de la Generalitat durante 23 aos para encarnar la vanguardia del procs. "El mensaje que aporta es sencillo: si este poltico, considerado un gestor sensato y cabal, opta por esa va, ser porque es posible", explica Garca. "Mas es un activo imprescindible para que el proceso soberanista cobre fuerza en amplias capas de la sociedad catalana".

Hay pocos incentivos para negociar, que siempre entraa ceder en algo, si la prioridad es no convertirse en un cagado. Puigdemont lo descubrir pronto. Garca tambin explica que la cerrazn del Gobierno central es el otro factor que ayuda a entender la ausencia de un dilogo efectivo entre Madrid y Barcelona. "Lo de Catalua no nos ocupa ni dos tardes al mes", dice en 2012 un muy sobrado y no muy inteligente alto cargo en el Gobierno citado por Garca.

En esa poca la crisis econmica monopoliza el inters del sistema poltico y no hay inters por prestar atencin a lo que ha empezado a ocurrir en Catalunya. Se nota que Garca, como muchos periodistas y polticos en Barcelona, no entiende la ceguera y la pasividad de Rajoy y el PP. No es la nica, pero lo cierto es que poco hay que negociar cuando ambos bandos presentan condiciones irrenunciables que el otro no puede aceptar y cuando cada uno cree que la estrategia de la tensin le beneficiar en las urnas.

Aun as, "ni dos tardes al mes" revela hasta qu punto algunos polticos dejan que la historia les sacuda en toda la cara.

Despus del referndum del 1-O, se produce otra oportunidad para comprobar que los polticos nacionalistas no lo tenan tan claro como afirmaban en pblico: "El da despus del 1-O, la desorientacin se apodera de la cpula independentista. Haba un plan meticulosamente trazado hasta esa jornada, pero una vez traspasada la meta nadie se haba ocupado de pensar con exactitud los siguientes pasos a dar". No fue eso lo que haban hecho creer a sus partidarios.

"Esto es una traicin"

Al final, Puigdemont se ve atrapado en esa dinmica que castiga a los que dudan de la victoria por mucho que la realidad la desmienta. Toma la decisin de convocar elecciones autonmicas dentro de la legalidad y bajo ciertas condiciones. "No quiero ser presidente de Freedonia (el pas imaginario que aparece en la pelcula 'Sopa de ganso' de los hermanos Marx). Me niego a ir por el mundo repartiendo tarjetas de una repblica inexistente", comunica a una audiencia formada por consellers, diputados y miembros de las asociaciones independentistas.

La secretaria general de ERC Marta Rovira salta como un resorte: "Esto es una traicin". Oriol Junqueras no apoya a Puigdemont, pero tampoco muestra un rechazo radical (Garca sostiene que el lder de ERC "nunca habla con sinceridad cuando hay ms de una persona enfrente. Solo si la conversacin es cara a cara, en privado. Y no siempre"). En la calle, crece el malestar hasta que un tuit de Gabriel Rufin explota: "155 monedas de plata".

Puigdemont tira la toalla. No ha obtenido el compromiso del Gobierno de que no habr 155, pero el tuit de Rufin ya le ha dejado claro cul es el precio de esa traicin. "Los mos me han dejado solo", dice en un mensaje al lehendakari Urkullu. Unos das despus, se subir a un coche con destino a Blgica.

En el libro, Lola Garca ofrece varios ejemplos de cmo el Gobierno de Rajoy ignor durante demasiado tiempo los acontecimientos de Catalunya. Por lo visto en el Govern de Quim Torra y en el PP de Pablo Casado, no parece que los polticos hayan aprendido las lecciones. La crisis no ha terminado, ni quiz hayamos visto an sus peores momentos. Lo comprobaremos cuando se celebre el juicio del procs en el Tribunal Supremo. "Es una historia cuyo final no est escrito", dice Garca. Quiz no exista tal final en un futuro previsible y necesitemos ms libros para saberlo.

Fuente: https://www.eldiario.es/politica/naufragio-Lola-Garcia_0_853214893.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter