Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-01-2019

Violencia de gnero
El camino de la justicia es la reparacin

SEMLac


Toda conversacin que busque adentrarse en cmo ha contado la violencia de gnero el proyecto sociocultural Palomas y qu lecciones han dejado esas historias a su impulsora, la realizadora cubana Lizette Vila, pasa necesariamente por la palabra justicia.

"En lo personal, en mi sentido cvico, la justicia es todo para poder crear como mujer, profesional, ciudadana, madre, compaera, amigaEs ese arcoris que tiene, necesariamente, que avanzar con un proyecto de felicidad ciudadana", expres la documentalista.

En 2002 se cre Palomas, la casa productora de audiovisuales para el activismo social, y en 2006 realiz el primer documental cubano con testimonios de mujeres sobrevivientes de violencia: La deseada justicia -tambin el primero del Centro Oscar Arnulfo Romero. "Desde aquellos inicios, el proyecto tiene esa visin y vocacin de denuncia y reparacin", apunt la entrevistada.

Luego de 17 aos registrando historias de vida "que se tornan en denuncias, y de tratar de encauzar esa peticin de las mujeres y de hombres de una reparacin, de una sanacin", Lizette Vila est convencida de que la "justicia de gnero" es un centro inspirador de la obra de Palomas y una necesidad urgente en Cuba.

"Para nosotros, es fundamental el tema de los derechos a la vida, como decidimos llamarles desde hace aos, teniendo en cuenta la polmica que genera en algunos espacios la terminologa de derechos humanos y el descrdito con que han sido enarbolados en otros escenarios", explic la destacada documentalista. En esa defensa, el proyecto que ella lidera viene a ser ms que puente, oasis. "Tenemos casos de mujeres, en mayora, y de hombres tambin, que han ido a pedir ayuda por indefensin, por estar viviendo en condiciones extremas de violencia. Qu hace Palomas?: les ayudamos a entregar sus cartas de denuncia, realizamos llamadas y acompaamos afectivamente. Cientos de personas han venido a solicitar apoyo porque ya han recorrido muchos espacios, trmites e instituciones y no han tenido una respuesta", coment.

"De todas esas que hemos registrado en nuestras obras, en situaciones de una vida tan desfavorecida de derechos, muy contadas son las mujeres que han logrado justicia y reparacin, y los hombres han conseguido mucho menos.

"Muy a menudo acompaamos desde el dolor y, aun cuando hacemos pblicas las denuncias, apenas tenemos respuestas", insisti la realizadora, que tiene a su haber ms de 50 obras audiovisuales, muchas de estas dedicadas a la temtica de la violencia y la justicia de gnero.

Sin embargo, precis, existen espacios con los que Palomas ha establecido un dilogo frecuente, como la Unin de Juristas de Cuba, tanto en La Habana como en diferentes filiales.

Vila explic que en alianza con el Programa de Equidad de Gnero con Incidencia Nacional, liderado por la Editorial de la Mujer de la FMC y acompaado por la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperacin (COSUDE), le ha brindado la oportunidad de participar en intercambios con jueces, juezas, notarios y notarias.

"Han sido muy reveladores del desconocimiento de determinados conceptos, de rigidez y apreciacin errnea de que en Cuba no tienen lugar ciertos hechos, o de juzgar un suceso con esa visin que est muy arraigada en el ejercicio patriarcal", dijo Vila.

En su opinin, lamentablemente existen estructuras e instituciones que no han evolucionado lo suficiente para pensar en el presente y futuro de la nacin y sus personas, ms desde lo humano como proyecto social cubano y desde la significacin que tiene la injusticia.

"La insatisfaccin que genera cuando se produce en este pas tiene impactos muy fuertes, porque no la concebimos. Lo que se plantea, suea o se refrenda en nuestras polticas pblicas tiene que tener una respuesta inmediata en la prctica. Ese es el ideal, el postulado de la Revolucin cubana", dijo.

La documentalista concedi especial importancia a las alianzas en la lucha contra la violencia y consider impostergable la concrecin de lo que significa este concepto. "Ya el activismo de Palomas se ha convertido en artivismo, que es esa fusin entre el arte y la trascendencia social", ejemplific.

"De acuerdo con la realizadora, hoy el proyecto trabaja en tres ejes fundamentales, inspirados en las tres "R" de la justicia ambiental: reducir, reutilizar y reciclar. En ese sentido, al referirnos a las leyes y justicia relacionadas con la violencia hacia las mujeres, especficamente, nos centramos en tres aspectos: revisin, rectificacin y reimpulso de las leyes".

Palomas toma de la mano estas premisas en su prximo documental, actualmente en proceso: Mi cuerpo es mi vida. Una obra que, desde la creatividad y subjetividad del audiovisual, y tambin desde el pensamiento objetivo y crtico, nos coloca frente al cuerpo como primer territorio de paz, como espacio poltico, pblico y privado; y la necesidad de justicia para con ese lugar donde se erigen todos los deseos y estrategias de vida, refiri.

No aceptemos la violencia

A juicio de Vila, en una obra que se ha nutrido de historias de vida, conflictos, sobrevivencias, un elemento siempre presente ha sido la sensacin y certeza de la necesidad de una ley contra la violencia de mujeres y nias.

"Y sigo insistiendo en que tambin brinde proteccin a los nios, pues si dentro de esa arquitectura jurdica no tenemos la fortaleza para combatir todas las formas de violencia hacia ellas, imaginemos hacia ellos", asegur.

A su juicio, las personas que han sido violentadas necesitan que se les gue, lo cual no es nada fcil. "Todos los nudos que hay que pasar y saltar hoy son casi de estrategias olmpicas para poder llegar a una posible reparacin", advierte.

"La reparacin tiene que concretarse en que no ocurra ms y que las personas puedan retomar su vida dignamente. Eso es un derecho, es la justicia que pido hacia m", abund la especialista.

Segn su opinin, "hay indefensin, las estructuras que se han creado no funcionan con rapidez, ni con sensibilidad, responsabilidad, ni con compromiso, y no podemos seguir palideciendo lo que est ocurriendo, porque ni las cubanas ni los cubanos, ni esta propia nacin se lo merecen".

Vila consider un paso medular que en el proyecto constitucional que se someter a referndum popular el prximo 24 de febrero aparezca de forma explcita que el Estado protege a las mujeres ante cualquier tipo de violencia.

"Las leyes existen independientemente de la conciencia. Creo que es importantsimo que este aspecto est en nuestra Constitucin, pero paralelamente tiene que haber una provocacin y convocatoria de la ciudadana, en el sentido de que sencillamente no aceptemos la violencia.

"No basta con la Ley, hay que continuar el camino de la sensibilizacin, en el que se han hecho muchos esfuerzos", subray.

El proceso de consulta popular que vivi el pas los ltimos meses, de cara al citado referndum, ha revelado, a su juicio, interesantes y necesarios debates y propuestas. "Me hubiera gustado que el tema de la violencia hubiera tenido la misma fuerza, visibilidad o referencia continua que el artculo 68", dijo refirindose al artculo que inicialmente abra la puerta al matrimonio igualitario.

"Representa muchas cosas luchar contra la homofobia, transfobia, lesbofobia, cualquier fobia posible pero en esa lucha, hubiese sido reconfortante adems que otras partes del texto relacionadas con esa vida digna que merecemos hubieran tenido el mismo nivel de discusin, disenso, consenso, y el tema de la violencia es uno de ellos", manifest.

"Digo que es como esa llamada a encauzar, prevenir, rehacer tu ruta, y de tener la oportunidad de rectificar, revisar, reimpulsar las leyes", agreg. Para la entrevistada, si la violencia y sus formas de expresin son multidimensionales, todo lo que sea en favor de esa vida libre de violencia en todos los espacios debe ser tambin multidimensional.

"Estamos en el momento justo. Tenemos que apuntar bien, evaluar y diagnosticar los conflictos y los grupos de ms emergenciaNuestro proyecto social tiene que reconocer y darle participacin a lo que significa ser individuo", coment.

"Los cambios son necesarios, pero lo ms significativo es que revelan la justicia en diferentes rdenes sociales: la justicia te da la templanza, la armona, la concordia, los derechos, los deberes", insisti.

"Palomas ha defendido que los sueos son derechos a la vida y las oportunidades hay que concretarlas en posibilidades; que el lenguaje de gnero es esencial porque es ms incluyente y est sustentando en un ejercicio de justicia humana", afirm la realizadora.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter