Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-01-2019

La irreverencia de Antonio Saura en Mentira y sueo de Franco

Jess Mara Montero Barrado
Rebelin


Encontr el otro da por casualidad el libro Mentira y sueo de Franco (Fondation Archives Antonio Saura/Editions Medecine et Hygine, 2017), basado en una coleccin casi homnima de 41 litografas de Antonio Saura. No conoca la obra, pero desde el primer momento me atrap, razn por la que decid hacerme con l.

Realizada entre 1958 y 1962, Saura la titul Mentira y sueo de Franco. Una parbola moderna. El libro la reproduce en su totalidad, pero incluye algunos textos que ayudan a comprenderla mejor. Cuenta con una breve "Nota del editor", de Olivier Weber-Caflicht; un texto de presentacin que el propio Saura escribi y publicado en 2009, cuando se dio a conocer por primera vez esta obra, varios aos despus de su muerte; una introduccin de Bartolom Bennassar, titulada "La mirada de un historiador"; y los comentarios de cada una de las obras hechos por el recin fallecido Eduardo Arroyo (traducidos al ingls al final del libro), que llevan el ttulo "Flexible con pluma de perdiz". Este mismo artista es quien ha confeccionado la portada, consistente en un collage donde mezcla una imagen fotogrfica de la cabeza de Franco y el fragmento de una de las obras de Saura, con la que recubre sus ojos.

Detenerse en cada una de las litografas es impactante. En muchas resulta fcil entender su significado, pese al estilo tan enrevesado de Saura, pero en otras es necesario dejarse llevar por las descripciones que hace en mayor medida Arroyo, amigo y gran conocedor de la obra de Saura, y Bennassar. De ste podemos aprovechar mejor el contexto en que se inscribe tanto su realizacin (en plena dictadura franquista, unas dos dcadas despus de la guerra) como los momentos que se reflejan en la serie (la guerra, los primeros aos de la postguerra y el presente).

Arroyo nos lleva a una vorgine de ideas e impresiones, sintetizadas en 16 textos, en los que nos desentraa la naturaleza y las manifestaciones de esa Espaa negra triunfante en 1939, llena de militares, curas, obispos y seoritos, con Franco a la cabeza. Todo un mundo que Saura no tuvo reparo en reflejarlo de una forma iconoclasta e irreverente, como seala Weber-Caflicht. Tampoco tuvo reparos se dejarse llevar libremente por sus obsesiones sexuales, escatolgicas y sacrlegas, entre las que incluy tanto a Franco como a la primera dama del rgimen, Carmen Polo.

Estamos ante un trabajo que alude en su ttulo a otro de Pablo Picasso, "Sueo y mentira de Franco", formado por 18 vietas que realiz en los primeros meses de 1937, antes de que pintara su "Guernica". Coinciden en el carcter satrico y, en cierta medida, hasta en el estilo. Del artista malagueo Saura toma el descaro en la representacin de atributos sexuales, irreverencias religiosas, mitos, tradiciones...

Yendo ms lejos, la obra de Saura tambin tiene races en los grabados de Francisco de Goya (Los caprichos, Los desastres de la guerra y Los disparates) y en los frescos de las Pinturas negras. Se nutre de esas obras, si no tanto del estilo, s del hondo dramatismo, y a veces de la stira, que contienen. Es lo que se ve en "Detrs, en la esperanza", donde se agolpa una multitud de personas annimas y aterradas que desprenden una sensacin de desesperanza. En "Pequeo Saturno, devorado-cerrado", con la presencia de una gran araa que se ha apropiado de Espaa para devorarla y/o encerrarla en una gran prisin. Y en "Blanco muro de cal" y "Blanco muro de Espaa", en los que evoca los versos que el poeta granadino dedic al torero Ignacio Snchez Mejas en su conocido "Llanto" y que con seguridad enlaza su trgico final con lo ocurrido a quienes perdieron la guerra.

No faltan otras fuentes de inspiracin, como las que provienen de artistas de otras pocas. Lo hace con el renacentista alemn Holbein, del que transforma una de sus danzas macabras, de la Danza de la muerte, en "Concibi la esperanza". O con los barrocos espaoles Velzquez, Zurbarn o Ribera, de los que toma sus Cristos crucificados para convertirlos en "Como un solo hombre" (1 y 2). Y siguiendo con el tema de la cruz, qu hay de "Sexo-cruz, despierta!"? Estara inspirado en el retrato que Rigaud hizo de Luis XIV, el rey absoluto por excelencia? Lo estara en la recreacin que Francis Bacon, contemporneo de Saura, hizo del retrato del papa Inocencio X, de Velzquez?

Ya en el siglo XX "Temblor del instante: Capa viendo al miliciano de la camisa blanca" reproduce la icnica imagen "Muerte de un miliciano" del fotgrafo hngaro Robert Capa. "Despertar de la bella durmiente, o un triste relmpago", por su parte, est inspirado en una performance representada en la Exposicin Internacional del Surrealismo que haba coordinado Andr Breton y que se celebr en Pars en el periodo que Saura creaba sus litografas.

Los ttulos no son producto del azar, llegando a introducir Saura palabras o versos completos de poemas y canciones. Adems de los ya referidos "Blanco muro de cal" y "Blanco muro de Espaa", de Garca Lorca, en "Roco, capullito florecido" se reproducen los de una conocida cancin de Rafael de Len. En "Volver a rer la primavera" y en "Manchado deseo de otoo: otra vez volver a rer la primavera" hay ecos de la letra del himno falangista "Cara al sol", escrita por Jos M Pemn. En "Bsame mucho" se apropia de una conocida cancin de la compositora y cantante mexicana Consuelo Velzquez, interpretada por la entonces famosa Sara Montiel. Y en "Campos de soledad, mustio collado" (1, 2 y 3), se reproducen versos del poema "A las ruinas de Itlica", de Rodrigo Caro, con una posible alusin oculta a Los grandes cementerios de la luna, de George Bernanos. Acaso en estos campos llenos en su interior de fosas colectivas, verdaderos cementerios annimos, no estaba Saura antecedindose al movimiento de recuperacin de la memoria tan presente desde los ltimos aos?

El cine tambin est presente en los ttulos, como lo hace en "A ti la legin!" (1 y 2), alterando el inicial pronombre "m" de la obra de Juan de Ordua. Como lo est, as mismo, la msica clsica espaola en "Noche de los jardines de Espaa: el precio del esfuerzo", donde Saura reduce al singular la primera palabra de una composicin de Manuel de Falla, exiliado finalmente a Argentina, y de cuya obra Joaqun Turina dijo que se trataba de la composicin ms triste del artista gaditano. Y est, en fin, la novela, esta vez con William Golding, como ocurre en "El Seor de las Moscas", donde identifica a Belceb con el dictador, calificndolo de esa manera tan categrica.

Los dems ttulos aluden, con mayor o menor grado de claridad, a personajes, instituciones, mitos o aniversarios del universo franquista, sin que falte la alusin a una de las aficiones preferidas de Franco. Se encuentran en "Viva la muerte!", dedicado a su primer mentor-protector, Jos Milln-Astray. "Brazo o mano? Santa Teresa en la mesilla de noche como perpetuo socorro", representacin de una de las obsesiones de Franco que le sirvieron para legitimarse desde la religin. "Estos son mis poderes", rememorando la famosa frase que se dice que pronunci el cardenal Cisneros mientras exhiba sus caones. "Alzamiento Glorioso", evocador del 18 de julio de 1936, con un Franco montado sobre un caballo-crustceo. "Burgos aclama al Generalsimo de las Fuerzas Nacionales", cuando acab concentrando los poderes militar y poltico en octubre 1936. "Amanecer en los luceros: dcimo aniversario", conmemorando la efemrides del inicio de la guerra. "Energa vital, 1953, primer Consejo Nacional de Falange Espaola Tradicionalista y de las JONS", donde Franco aparece flanqueado por dos ministros de la Iglesia. "1961: aniversario de la exaltacin a la Jefatura del Estado.Mi pulso no temblar!", que empieza narrando un acontecimiento y acaba con una frase de Franco atribuida por su primo Francisco Franco Salgado-Arajo. "La pequea sensacin o mal augurio: un estrecho paso" y "El atn", retratado como alguien que es ms que un simple aficionado a la pesca, siendo sus capturas una metfora de sus vctimas.

La esposa de Franco cobra una gran relevancia en la serie. Por el nmero de veces en que aparece (hasta 6, segn Bennassar) y por la forma como es representada. Sola, en forma de busto, en "La Seora", con una peineta que parece un abanico sobre la cabeza y un escote que deja ver dos pequeos pechos. Acompaada por su esposo o viceversa est en "Viviremos en familia, junto a los nietos de la Patria", "Bsame mucho", "En seco jinete cabalgando, rpido y certero, por el Imperio hacia Dios" y "1961: aniversario de la exaltacin a la Jefatura del Estado. Mi pulso no temblar!".

Distintos son otros dos retratos, en cierta medida enigmticos y ambiguos. El primero de ellos es "Estos son mis poderes", donde la figura, inicialmente femenina, est ataviada con una peineta y aparece flanqueada por un fusil, a la derecha, y un hueso, a la izquierda, con sus manos sosteniendo una cruz, en la izquierda, y una persona colgada, en la derecha. Para Bennassar se trata de un Jano Bifronte, pero por qu con la peineta propia de doa Carmen? Acaso las dos caras no podran corresponderse con cada componente del matrimonio, haciendo de la peineta femenina una alusin sarcstica a la sexualidad del dictador?

El segundo retrato es "Ahora o nunca", con un personaje defecando sentado en su trono. Su pelo nos lleva a pensar que pueda ser una mujer, pero el hecho de que est sobre un trono quizs nos pueda llevar al dictador. Estamos de nuevo ante la ambigedad sexual de su figura?

Pese a lo osado e irreverente del contenido y las formas de la obra, Mentira y sueo de Franco nunca fue publicada en vida de Saura. Cmo puede explicarse? l mismo lo justifica con unas escuetas palabras: "motivos obvios". Aun as, reconoce que personalmente contribuy a la lucha contra la dictadura, "casi siempre al margen de mi pintura". Tambin, que esos dibujos "no hubieran podido surgir en otro momento y casi tampoco en otro lugar". Y en un acto de sinceridad aade que "lo restringido de su difusin los hizo inoperantes", dado que slo pudo acceder a ellos un crculo reducido de personas.

Despus de este recorrido me resulta difcil elegir una imagen entre todas que pueda sintetizar el conjunto de la obra. He optado, a pesar de todo, por "Despertar de la bella durmiente, o un triste relmpago". Quizs sea la que mejor nos d una idea de lo que fueron las cuatro dcadas de guerra y represin. Para Arroyo "la bella durmiente del bosque espaol an segua dormida y cuando despert ya se la haban comido y solo quedaba una sombra apenas perceptible".


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter