Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-01-2019

Entrevista a Guillermo Almeyra, editorialista internacional de La Jornada (Mxico)
"Venezuela: una oposicin dividida, sin apoyo suficiente, pretende volver al gobierno a punta de fusiles extranjeros"

Mario Hernandez
Rebelin


M.H.: El 10 de enero asumir un nuevo mandato Nicols Maduro. El diario Clarn hace referencia en su portada a 20 ex mandatarios latinoamericanos que criticaron al Papa por el llamado a la conciliacin. Yo dira 20 ex mandatarios impresentables como es el caso de nuestro mal recordado De La Ra o De la ruina.

Pero tambin ha merecido una declaracin del grupo de Lima integrado por Argentina, Brasil, Canad, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Mxico, Panam, Paraguay, Per, Guyana y Santa Luca, en la cual plantean que el proceso electoral llevado adelante el 20 de mayo del ao pasado carece de legitimidad, ratifican el respaldo y reconocimiento a la Asamblea nacional e instan a Nicols Maduro a no asumir la presidencia. Cul es su opinin?

G.A.: Una payasada. Por empezar la solucin de los problemas de Venezuela est en manos de los venezolanos. No de un grupo de derechistas o ultraderechistas siniestros que trabajan junto con EE UU para preparar un golpe de estado y una invasin a Venezuela.

En segundo lugar en las elecciones venezolanas particip el que quiso, nadie le impidi participar a la oposicin, tal es as que particip uno de los miembros ms conocidos de la oposicin. Ah fue elegido Maduro. Si otros no participaron, como la vez que tampoco lo hicieron para la Asamblea nacional y el cargo cay en manos del PSUV, es su problema.

Maduro tiene una poltica que a mi juicio es errnea, impopular; es una poltica extractivista, no ha tocado al capitalismo a fondo. Pero no es un agente de EE UU ni es un dictador, como pretenden los opositores que s apoyaron dictaduras e hicieron todas las porqueras posibles cuando estuvieron en el gobierno, o algunos que no estuvieron en el gobierno y son fascistas, proimperialistas y piden la intervencin del extranjero.

La actitud de los Presidentes del grupo de Lima es una actitud contraria al derecho internacional y absolutamente abusiva. Por eso Mxico se abstuvo, tendra que haber votado en contra pero se abstuvo honrando a Mxico, porque con Pea Nieto hubiera votado a favor.

Los dems pases que no estn en ese grupo y que forman el ALBA o no, como Uruguay, no participaron, tienen una posicin digna, es Venezuela y los venezolanos los que deben resolver sus problemas, una oposicin dividida, inepta, sin apoyo suficiente que ha fracasado en todo, pretende ahora volver al gobierno a punta de fusiles extranjeros. Eso es lo que hay que condenar.

M.H.: Este caso de Venezuela en qu medida se vincula al de Nicaragua donde el Secretario General de la OEA, Almagro, ha pedido la aplicacin de la Carta Democrtica Interamericana?

G.A.: Almagro es una marioneta del Departamento de Estado, quiere aplicar la frmula tambin en Nicaragua, que forma parte del ALBA y que est siendo abastecida por Venezuela en petrleo. En eso coincide una situacin con la otra, en la amenaza internacional absolutamente ilegtima contra el gobierno de Nicaragua.

Pero all es mucho peor la situacin que en Venezuela porque Daniel Ortega aparte de ser un corrompido, corrupto y aprovechador de los bienes pblicos y de haber tenido el problema del incesto con su hija, est aplicando mtodos de dictadura contra la derecha y contra los que estn ligados a EE UU, pero tambin contra la izquierda. A modo de ejemplos, hay una serie de sandinistas de la primera hora, como el hermano de la comandante Baltodano que est preso, Oscar Ren Vargas, sandinista de la primera hora, combatiente, debi exiliarse en Venezuela.

Ortega acta como un dictador en Nicaragua a diferencia de Maduro. Maduro se apoya en el Ejrcito pero Ortega utiliza la polica y los grupos de choque como arma para permanecer en el gobierno donde por otra parte l y su mujer se han enriquecido. Y tiene una posicin de derecha, Maduro no tiene una posicin de derecha, no tiene una posicin de izquierda tampoco, pero de derecha no.

M.H.: Sobre el tema de Nicaragua y Venezuela, no ve la sombra de China? En el caso de Nicaragua por esa suerte de competencia al canal de Panam que est momentneamente interrumpida y en el caso de Venezuela por los acuerdos que ha hecho con China y que indudablemente son un tema de inquietud para los EE UU.

G.A.: Sin duda, EE UU quiere acabar con esos gobiernos para acabar entre otras cosas la penetracin China en Amrica Latina. China ya controla frica y buena parte del Sudeste Asitico, entonces quieren evitar que entren en Amrica como est entrando.

Los acuerdos en el Orinoco y sobre el petrleo con Venezuela son el sostn principal del rgimen de Maduro. En Nicaragua es un poco diferente porque el empresario que iba a hacer el canal alternativo no puso ni una piedra, era un especulador, un hombre que tena casas de juego y le fue mal y perdi muchsimos dlares y no tiene con qu iniciar el proyecto entonces desde hace aos que est parado.

El canal alternativo, con el cual por otra parte contaba Cuba, que esperaba mucho de eso, tanto es as que hizo el puerto de aguas profundas en Mariel para reunir ah todos los barcos de gran calado antes de que pasasen por el canal de Panam o el de Nicaragua; eso le iba a resultar sumamente favorable a Cuba. El hundimiento del proyecto chino en Nicaragua, por lo menos hasta ahora, es un golpe tambin en contra de Cuba.

M.H.: La semana que viene, el 15, el Parlamento britnico votar el Brexit qu se espera?

G.A.: Habra que tener una bola de cristal, porque hay una oposicin a May tanto de los laboristas que esperan las nuevas elecciones y su cada, como un sector importante de los conservadores que se niegan a aceptar tanto la solucin que encontr May con la Unin Europea, que ellos consideran que es una sumisin a la UE, como los costos que resultaran de una ruptura con la UE sin acuerdo alguno, porque eso sera un desastre econmico que favorecera a los laboristas. Aumentara la desocupacin y todos los problemas sociales que ya han aumentado bastante solo con el anuncio del Brexit, adems se iran un montn de capitales ms que ya se estn instalando en Pars y Frankfurt.

El problema concreto es que hay que ver cmo se da la relacin de fuerzas, no en el pas que se est inclinando cada vez ms hacia los laboristas, sino en el Parlamento ese da. Hay que ver qu pasa. No podra afirmar nada porque depende de imponderables. En general se puede decir que May est cocinada, como dicen los italianos en la fruta, al final del banquete. Pero hay que ver cunto dura.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter