Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-01-2019

Reformistas, anticapitalistas y socialistas (I)

Guillermo Almeyra
Rebelin


El futuro inmediato de Mxico depende de las relaciones y de la interaccin entre, por una parte, los millones de partidarios de una reforma profunda que votaron MORENA y, por otra, los anticapitalistas que se oponen al gobierno de AMLO y los revolucionarios que ofrecen una alternativa socialista al sistema, sectores que tienen muchas diferencias y matices internos y que a veces se intersecan y traslapan y otras se oponen.

Por eso es importante analizar y comprender cada uno de estos grandes grupos, sus ideas, su evolucin y la orientacin general de las principales tendencias internas en cada uno de ellos.

Sin teora revolucionaria no hay accin revolucionaria. En la actual situacin transitoria e inestable de empate entre las clases, por consiguiente, el rasgo fundamental es la inexistencia de un partido revolucionario fuerte enraizado en los trabajadores rurales y urbanos que sea capaz de educar y organizar a grandes sectores sociales con sus publicaciones y de imponer la discusin de sus anlisis y propuestas pues MORENA no es un partido y es reformista, no revolucionario, el EZLN y el CNI no funcionan como un partido revolucionario y los partidos socialistas son por ahora slo grupos.

El PRT, en efecto, es la mayor y la ms antigua de las organizaciones revolucionarias y la que ms y mejores propuestas hace pero es an dbil en los centros de trabajo y de estudio. La Coordinadora Socialista Revolucionaria rene por su parte varios grupos trotskistas y comparte muchsimas posiciones con el PRT pero su heterogeneidad la lleva a oscilar entre actitudes unas veces sectarias y otras a la rastra de MORENA. En cuanto a la Organizacin Poltica de los Trabajadores- que rene en su seno sindicatos combativos como el SME y organizaciones revolucionarias, como el PRT, es ms un esbozo de partido obrero de masas que un partido real. Adems tropieza con la necesidad de algunos dirigentes sindicales de conseguir algo para sus afiliados negociando con el gobierno pues los sindicatos son en el capitalismo instrumentos de mediacin y acuden al Estado en su lucha por vencer la resistencia patronal y, en particular, la de los monopolios y transnacionales, que forman el grueso del capital. La Nueva Central de Trabajadores, formada en febrero de 2014 con los sindicatos ms combativos tambin enfrenta esa traba.

Sin radios, ni una TV por internet, sin un peridico central tanto la OPT y la NCT como las organizaciones trotskistas no han logrado convencer a los explotados cuya ideologa sigue siendo la de sus explotadores masas y que esperan que un Salvador resuelva sus problemas.

Adems, en el caso del PRT y de la CSR, que son muy activos en el campo social, no hay todava una suficiente elaboracin estratgica sobre el tipo de sociedad que proponen como alternativa al capitalismo ni planteos sobre acciones concretas para ir imponiendo desde ya mediante la autoorganizacin, la autonoma, la autogestin en colonias o comunidades- elementos de esa alternativa.

Por su parte entre los revolucionarios no socialistas, el EZLN tiene ya un cuarto de siglo y es esencial para la liberacin nacional y social de los oprimidos y explotados pero no naci anticapitalista. Por el contrario, su enemigo era inicialmente slo el mal gobierno y exiga que los indgenas fueran considerados iguales a los dems ciudadanos por la Constitucin (liberal) del Estado capitalista y oligrquico.

Sus ideas, por otra parte, se desarrollaron durante aos gracias a un puado de revolucionarios en la Teologa de Liberacin y la accin de la dicesis dirigida por el obispo Samuel Ruiz. Su visin religiosa consiguiente sobre la oposicin entre el Bien y el Mal, que absolutos por definicin, y el posterior paternalismo de sectores de la clase media que, para rescatarse de pecados racistas, pasaron a idealizar a los indgenas, influyeron para convencer a las bases zapatistas de que su gran pasado maya precapitalista convertido en mito y depurado de la lucha de clases y de las atrocidades puede ser el modelo para construir el futuro.

El apoyo de masas logrado conseguido en 1988 por la candidatura de Cuauhtmoc Crdenas salv al EZLN de la represin y le granje una gran simpata en el Centro y el Sur del pas y en las principales Universidades. Pero en pocos aos dilapid ese caudal poltico debido a su sectarismo, sus virajes y, sobre todo, su carencia de ideas y propuestas y su total silencio ante todos los problemas fundamentales del pas y del mundo.

Al replegarse para construir islas de autonoma en un Estado capitalista, el EZLN dej que sus bases se cocinasen en su propio jugo y les impidi aprender y educar al resto de los mexicanos y mantuvo el primitivismo machista que se expresa en los insultos a la madre de AMLO y en la carencia de argumentos en su lucha justa contra los proyectos de ste.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter