Portada :: Ecuador
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-01-2019

20 aos de dolarizacin en Ecuador: es sostenible?

Unidad Debates Econmicos
CELAG


Este 2019 se cumplen 20 aos del feriado bancario en Ecuador, el saqueo ms grande de la poca contempornea y eplogo de un modelo oligrquico-neoliberal que domin el pas durante todo el siglo XX. El 12 de marzo de 1999 el Gobierno neoliberal de Jamil Mahuad y el Partido Social Cristiano anunciaban la subida del precio de los combustibles en 169%, el IVA del 10% al 15%, un impuesto del 4% a los vehculos y el congelamiento de los depsitos de los ecuatorianos. Lo que hoy pocos recuerdan es que ante de terminar su intervencin Mahuad sentenciaba que el paquete econmico sentar las bases para implementar una futura convertibilidad, o directamente la dolarizacin de la economa[1] La dolarizacin fue una decisin de las lites tomada en 1999 a espaldas del pueblo y que no fue anunciada hasta el 9 de enero del ao 2000.

Hay que entender que existieron dos dolarizaciones. La primera, para la oligarqua, fue en el ao 1999. Los ricos con informacin privilegiada, ya saban en 1999 de la dolarizacin y tuvieron meses para cambiar sus depsitos en sucres a un dlar preferente (7 mil sucres). Esta demanda por dlares presionaba aun ms el tipo de cambio que, cuando fue anunciada oficialmente, la cotizacin llegaba a los 25 mil sucres por dlar. Mahuad fue derrocado el 21 de enero del 2000, das despus del anuncio. De poco sirvi. La oligarqua haba llegado antes y se haba quedado con los dlares. Los dlares que sobraron, se entregaron a la sociedad para que viva como pueda.

Hoy la dolarizacin de la economa es, tal vez, el nico pacto entre clases. Por un lado, las oligarquas se sienten pletricas al hablar de los logros de sta, pues nunca supieron cmo manejar la economa, y tampoco la receta neoliberal fue capaz de contener la inflacin. Por otro lado, la dolarizacin garantiz a las clases populares un poder adquisitivo mnimo y stas tampoco estn dispuestas a renunciar a ella: de hecho, desde el ao 2000 las rentas del trabajo recuperaron su participacin en el PIB gracias a la convergencia de los precios. A partir de 2007, con la Revolucin Ciudadana y el proceso de redistribucin del ingreso, la clase media se expandi, a la par que creca el tamao de la economa: en 10 aos la economa ecuatoriana en trminos nominales se duplic y todos los indicadores sociales tuvieron avances sin precedentes. En este sentido, la dolarizacin parte de un gran acuerdo nacional y le resguarda un mantra de perennidad. As encontramos una sociedad amortiguada y anclada a un proceso que, si bien genera estabilidad, deja muchas dudas sobre su sostenibilidad a futuro.

La dolarizacin se decret en una economa de 37 mil millones de dlares; hoy la economa es 90% ms grande y est mejor distribuida. Por ende, demanda una cantidad cada vez mayor de divisas para ese tamao y cada vez ms ciudadanos se ven incluidos en un rgimen de consumo ms democratizado. Es la dolarizacin un camino a perpetuidad? Qu condiciones garantizan su permanencia? Despus de dos dcadas vale la pena reflexionar sobre uno de los experimentos monetarios ms arriesgados del siglo XXI.

Receta para el desastre: importamos ms, exportando lo mismo

Hay que entender que un pas no puede vivir de forma perpetua con dficit de cuenta corriente sin que las condiciones macroeconmicas se deterioren. Cuando este dficit no es financiado con la entrada de divisas por la cuenta de capitales (deuda, inversin extranjera, etc.), tarde o temprano causa una anemia de divisas y una crisis del tipo de cambio, devalundose la moneda y afectando al nivel general de precios y el salario de los trabajadores. En una economa dolarizada el tipo de cambio no se deteriora, pero eso no le exime que pueda caer en una crisis del rgimen monetario. Todo lo contrario, sin tipo de cambio la economa no tiene mecanismo automtico de ajuste que prevenga la prdida de reservas. De hecho, una crisis puede estar cocinndose en silencio y explotar de un da a otro sin previo aviso, con consecuencias devastadoras.

Como es usual, la economa neoclsica culpa del dficit de cuenta corriente al Estado por su gasto pblico excesivo (teora de los dficits gemelos). Por ende, la nica forma de corregir el sector externo es mediante la minimizacin del Estado. A Rafael Correa lo acusaron de ser el causante de la prdida de divisas producto del excesivo gasto pblico que, supuestamente, empujaba a un incremento de las importaciones. El grfico 1 demuestra las mentiras construidas alrededor del gasto pblico y cmo el pensamiento neoclsico subvalora el papel de los multiplicadores fiscales; las importaciones no crecieron respecto al PIB en los ltimos 11 aos como la teora neoclsica sugiere, de hecho, stas vienen reducindose respecto al tamao de la economa. El gasto pblico ampli la demanda interna sin desequilibrar las importaciones. Esto demuestra que los multiplicadores fiscales en la economa ecuatoriana son mayores a lo que podra suponerse.

Como muestra el grfico 1, la economa entr en una adiccin a la importacin mucho antes de la Revolucin Ciudadana: primero entre 1965 y 1980, producto del boom petrolero y luego entre 1999-2007, como consecuencia de la dolarizacin. Ese nivel de importacin slo pudo sostenerse gracias a que la economa era pequea y el consumo estaba muy mal distribuido, con lo cual las exportaciones tradicionales eran capaces de sostener la prdida recurrente de divisas producto de la fiesta importadora de un grupo selecto de la poblacin: entre 1988 y 2007 las exportaciones superaban a las importaciones (grfico 1).

Desde 2007, el modelo fortaleci la demanda interna a travs de la inversin pblica y ocasion que las exportaciones perdieran peso dentro de la demanda agregada. Por su parte las importaciones no se aceleraron; de hecho, tambin vinieron perdiendo peso dentro del PIB desde el ao 2009. No obstante, el proceso de redistribucin del corresmo dio un nivel de vida a capas sociales que hasta ese momento estaban orilladas por el modelo econmico. As, con una demanda democratizada, sin tipo de cambio y sin una expansin en la produccin privada, el nuevo modelo social instaurado en Ecuador presiona por ms divisas para la importacin. Esto ocasion que desde 2008 las importaciones superasen de manera recurrente a las exportaciones en % del PIB-.

En los ltimos 10 aos esta tensin permanente se gestion con control a las importaciones, pero siempre sabiendo que el nico que poda sostener con divisas el nuevo patrn de consumo era el sector exportador (privado y pblico). No obstante, el modelo de exportacin sigui siendo primario, esclavo de los precios internacionales y con nula transformacin, lo que impidi que ingresaran ms divisas en relacin con el tamao de la economa. Desde el ao 2007 las exportaciones traen cada vez menos divisas como proporcin del PIB. Para 2018, ante una economa ms grande, democratizada e histricamente carente de entrada de flujos externos por IED, el modelo de exportacin vigente ya no es capaz de sostener al infinito un rgimen de demanda importada. La dolarizacin, con un rgimen de exportacin que no ha mutado desde el siglo XX, no podr perdurar en el tiempo.

Cul es el futuro de la dolarizacin?

Eso quiere decir que la dolarizacin puede acabar? No necesariamente, pero es seguro que el rgimen de crecimiento, consumo e importacin no aguanta ms en las condiciones actuales. Las circunstancias exigen que la dolarizacin deba buscar un nuevo equilibrio, en un contexto donde la sociedad ya no es aquella de los 90; ahora disfruta de niveles de vida consumo- ms equitativos. Por ende, hay un descalce entre los objetivos sociales y las condiciones materiales del sistema de dolarizacin. En este sentido se avizoran tres caminos posibles:

  1. El camino neoliberal: regresar la economa a un tamao sostenible para que los niveles de vida de la poblacin se ajusten a los niveles de divisas disponibles. Esta significa desinflar la economa mediante un ajuste social: reduccin del tamao del Estado y flexibilizacin del mercado laboral. Ambas medidas empujarn a la baja el salario y el tamao de la economa. El problema es que el ajuste no se dar por igual en todos los sectores. La correlacin de fuerzas est dada para que el ajuste lo paguen aquellos que estn en la base de la pirmide de empleo y aquellos con menores oportunidades (baja educacin e informales). Los de arriba, al contrario, se beneficiarn, pues existir una puja para que el salario de mercado se reduzca por dos canales: (i) un aumento del ejrcito de reserva y (ii) la desregularizacin laboral, que hasta ahora haba garantizado que los empleadores paguen los justo. Ante mercados oligoplicos, la tasa de ganancia de los dueos del capital se garantizar y habr una redistribucin del ingreso de pobres a ricos por los mecanismos del mercado. Por eso es que el FMI oficialmente ha declarado la necesidad de flexibilizar el mercado laboral en Ecuador pues, sin tener tipo de cambio, es la nica va para ajustar la economa reduciendo los salarios de mercado y as equilibrar el sector externo y el sector fiscal. En economas con moneda, la forma ms simple de ajustar es devaluando la moneda. En Ecuador el ajuste neoliberal exige crear desempleo para deprimir el salario de la economa.
  2. El segundo camino, diferente al primero, ser llevar adelante el ajuste sobre el nivel de importaciones para que stas se reduzcan a niveles sostenibles, priorizando aquellas ms productivas: materias primas y bienes de capital. Esto junto con endeudamiento e impuestos a los ms ricos fue lo que garantiz durante 2015 y 2016 la sostenibilidad del sistema monetario y evit un ajuste de los salarios de los trabajadores. En economa poltica este ajuste golpea a la tasa de ganancia de los grandes importadores y va cerrando el dficit fiscal y comercial al mismo tiempo. Rafael Correa lo saba, y decant por una postura a favor de las mayoras. Desde nuestra opinin este es el nico camino sostenible, en el corto plazo, para sostener la dolarizacin y precautelar, al mismo tiempo, la poltica social en un contexto en que el volumen de exportacin no es capaz de sustentar los niveles de importacin. Evidentemente esto disgusta a la alta burguesa, que invierte importantes recursos en grupos de lobby para desmontar los aranceles y los impuestos bajo la promesa de una reconversin productiva (la solucin estructural). Desde los 60 se discute el estmulo industrial va impuestos, pero cunto tiempo ms debemos esperar que el sector productivo decida transformarse? Mientras eso ocurra, este segundo camino es el nico sostenible para las mayoras.
  3. Finalmente, existe un tercer camino y es el que hasta hoy ha tomado el Gobierno: liberar importaciones, garantizar la sostenibilidad monetaria va deuda externa y seguir aplazando el ajuste salarial del sector pblico en un clarsimo clculo poltico. Es decir, irresponsablemente este camino intenta garantizar tasas de ganancias a los importadores con la nueva deuda externa y tambin sostener el salario. En economa poltica, no se puede contentar a todos, y el modelo est empujando la dolarizacin hacia el precipicio de la insolvencia en la reserva monetaria (en % del PIB la segunda ms baja en los 20 aos). Este camino es imposible de lograr sin deuda externa, como ha sido la tnica de los ltimos 20 meses. El Gobierno actual est creando las condiciones propicias para un escenario de crisis de la deuda como los 80 a pesar de tener muchos mejores precios de petrleo que en 2015-2016. La tensin dentro del Gobierno es evidente, pues la mayora de su gabinete puja por el primer camino neoliberal- y el presidente, por su clculo poltico, no quiere transparentar una agenda contraria a la que dice defender. Mientras tanto, sigue comprando tiempo con deuda y con un precio del petrleo que hasta hace poco estuvo al alza (el precio del petrleo volvi a reducirse en las ltimas semanas). El FMI ya est a la puerta de tutelar -oficialmente- la economa y por ende el 2019 ser, con casi absoluta certeza, el ao del esperado ajuste neoliberal.
Un modelo legitimado, pero insostenible

Sin moneda y sin la herramienta del tipo de cambio es insostenible que las importaciones sean mayores a las exportaciones; un recurrente dficit de cuenta corriente pone en peligro el rgimen de dolarizacin. Hoy la economa se sostiene en base a un agresivo endeudamiento para garantizar una tasa de ganancia a los importadores. El FMI sabe que la austeridad y la precariedad social rpidamente corrigen el dficit de cuenta corriente y van sobre ello. Slo basta ver los ejemplos recientes de Argentina y Turqua. Qu le ofrece el FMI a cambio al presidente de Ecuador? Un esfuerzo social que corrija los macroequilibrios para lograr prosperidad. Qu ofrecen los ministros de Economa y Comercio Exterior al presidente? Millonarias inversiones para salvar la maltrecha economa. En Carondelet confan, mientras el resto sabe que las promesas son slo eso, promesas.

Mientras las baratijas de ofertas decantan en Carondelet, la sociedad no advierte que se cocina una crisis subyacente de graves consecuencias. Aunque con una diferencia respecto a la crisis del ao 1999: sta es silenciosa y no avisar cuando llegue. Sin tipo de cambio no hay forma de que la sociedad perciba el desequilibrio en inflacin. La crisis simplemente llegar de un da a otro. Lo peor de este panorama es que los 20 aos de dolarizacin y la adiccin a la importacin han construido una legitimidad sobre el sistema de importacin. En la ltima encuesta de CELAG para Ecuador se pregunt si la liberalizacin de las importaciones es buena o mala para el pas. Estos fueron los resultados:

Un 44% dice que son buenas para el pas, un 34% dice que no son ni buenas ni malas y slo un 22% dicen que perjudican a la situacin econmica. En otras palabras 8 de cada 10 ecuatorianos no problematizan a las importaciones: es una termita que roe la dolarizacin de manera silenciosa. La liberalizacin del sector externo est socialmente aceptada y poblacin se siente satisfecha de encontrar perchas abarrotadas de productos de consumo final importados. Vehculos, bienes suntuarios y de consumo masivo han proliferado. Tambin la informalidad se nutre de bienes de contrabando que no hacen ms que socavar el rgimen monetario. Al mismo tiempo, la liberalizacin de importaciones de Lenn Moreno es una nueva dosis para el rentismo importador, tan arraigado en la cultura empresarial ecuatoriana.

La fiesta importadora acabar pronto. El ajuste se llevar el salario y la capacidad de consumo. Slo aquellos que tienen la suerte de haber nacido en la parte alta de la pirmide social podrn disfrutar de esa economa excluyente, pero sostenible.

Nota:

[1] Lucas, K. (2015). Ecuador cara y cruz: Del levantamiento del noventa a la Revolucin Ciudadana

Fuente: http://www.celag.org/20-anos-dolarizacion-ecuador-es-sostenible/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter