Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-01-2019

Por qu un tipo impositivo del 70 % requerira controles de capital?

Grace Blakeley
New Statesman

Traduccin de Jordi Martnez


La inspiradora Alexandria Ocasio-Cortez dej conmocionados recientemente a los demcratas al respaldar un tipo marginal del impuesto sobre la renta tan alto como del 70%. La respuesta de economistas progresistas como Paul Krugman ha sido abrumadoramente positiva. En una columna reciente, seal que en el contexto de bajo poder de negociacin, bsqueda de rentas por parte de las lites y necesidad de aumentar los ingresos en el contexto de la alta deuda del gobierno de EE. UU. (104% del PIB, y mayor si se cuenta la deuda subnacional) un tipo impositivo mximo del 70% es perfectamente razonable.

Como Krugman y muchos otros han sealado, los tipos impositivos marginales mximos del 70% o ms eran normales en el perodo de posguerra -tambin conocido como la "edad de oro del capitalismo" debido a la combinacin de un alto crecimiento con baja inflacin, desempleo y desigualdad-. Desde entonces, las sucesivas oleadas de competencia fiscal han suprimido tanto los impuestos a la renta como a las corporaciones, llevando a una situacin en la que el Reino Unido, la quinta economa ms grande del mundo, cobra unos impuestos a las corporaciones (19%) a un nivel ms bajo que Afganistn (20%).

La mayora de los economistas convencionales hoy en da aceptan que la competencia fiscal ha sido enormemente destructiva para la economa global. De hecho, implementar un impuesto a la riqueza global de hasta el 70% fue la recomendacin central de la famosa obra de Thomas Piketty de 2013, El Capital en el siglo XXI. Pero el problema con estos economistas "progresistas" es que no parecen estar interesados ​​en los factores estructurales que han hecho tan fcil la competencia fiscal.

Las tasas impositivas no empezaron a disminuir porque todos decidieran repentinamente que era una buena idea permitir que multinacionales como Apple pagaran impuestos a un tipo del 0,005%. Los tipos impositivos empezaron a disminuir porque las lites as lo quisieron -de hecho, se haban pasado el perodo de posguerra construyendo una economa global conectada con la competencia fiscal.

La edad de oro del capitalismo tuvo lugar bajo el sistema de vinculacin del tipo de cambio de Bretton Woods, que permita el uso de controles de capital (lmites en la cantidad de dinero que puede entrar o salir de un pas). Estos controles eran anatema para la lite global, que buscaba el derecho de mover su dinero a dondequiera que se pudieran encontrar las oportunidades de inversin ms rentables -y las tipos de impuestos ms bajos-. Friedrich Hayek, el padrino intelectual del neoliberalismo, llam a los controles de capital "el avance decisivo en el camino hacia el totalitarismo y la supresin de la libertad individual".

A medida que avanzaba el siglo XX, el capital internacional ejerci presin contra las restricciones impuestas por Bretton Woods. Los mercados del Eurodlar surgieron en Londres como un lugar de flujos de capital sin restricciones fuera de la jurisdiccin de cualquier autoridad nacional; crecieron corporaciones multinacionales masivas que fueron capaces de trasladar capital a travs de las fronteras; y, finalmente, el mismo sistema de Bretton Woods se derrumb. Los neoliberales ya haban empezado a construir el nuevo orden mundial que iba a reemplazarlo.

Como escribe Quinn Slobodian en su reciente libro, Globalists: The End of Empire and the Birth of Neoliberalism, lo hicieron construyendo un conjunto de instituciones internacionales para promulgar un nuevo marco legal internacional que protegiera el "derecho humano de la fuga de capitales". El FMI, el Banco Mundial y la Unin Europea se encontraban entre los adeptos ms entusiastas de este marco -esta ltima lo consagr en la creacin del Mercado nico como una de las cuatro libertades-.

El aumento de la movilidad del capital signific que las corporaciones, los inversores y las lites adineradas podan ahora amenazar a los gobiernos que no cumplan con su privilegiada agenda. Los tipos impositivos en todo el mundo se desplomaron cuando los gobiernos "compitieron" entre s para atraer inversores y corporaciones altamente mviles. La medida del xito de un gobierno se convirti en su capacidad para implementar polticas "amistosas con el mercado". Aquellos que no lo hicieran sufriran el tipo de chantaje econmico que sufri el presidente socialista francs Franois Mitterrand en 1983.

Aumentar los tipos impositivos marginales mximos es la mejor va de accin moral y econmica para el Reino Unido, pero cualquier gobierno socialista que intente hacerlo ser castigado severamente por "los mercados". Sin restricciones en la movilidad del capital, los inversores continuarn ejerciendo un poder de veto sobre la poltica fiscal de los estados nacionales y la competencia fiscal solo continuar empeorando.

La infraestructura tcnica para la implementacin de los controles est ah -la mayora de ellos podra realizarse electrnicamente a travs del software existente-. Un gobierno conservador -el partido de las finanzas britnicas- nunca los usar. Un gobierno laborista debera, y eso significa hacer que la capacidad de desplegar controles de capital en la poltica monetaria cotidiana sea un pilar central en cualquier acuerdo sobre el brexit.

Fuente: https://www.newstatesman.com/politics/economy/2019/01/why-70-cent-tax-rates-would-require-capital-controls



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter