Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-01-2019

Desgobierno en EE.UU.
El 'shutdown' de Trump o el caos como estrategia

Carlos Prez Cruz
Pblico


Qu invadimos ahora? , titulaba Michael Moore su documental de 2015. El cineasta propona invadir pases cuyo modo de vida, sistema poltico o educativo pudiera servir de antdoto a algunos de los problemas sistmicos estadounidenses, pero la pregunta remita a la muy USAmericana costumbre de enviar tropas por todo el mundo . Como dijo Donald Trump en su reciente visita a Irak, a pases de los que la mayora ni siquiera ha odo hablar. El ejrcito como herramienta imperial. Tambin como cortina de humo que se despliega cuando las cosas se ponen feas para el inquilino de la Casa Blanca.

El presidente Donald Trump es, en ese sentido, una anomala histrica. Salvo por su idea de crear unas fuerzas espaciales, no suele servirse del ejrcito para desviar la atencin. El nacionalismo populista de su "America First!", su demostrado desinters en el multilateralismo de las Naciones Unidas o la OTAN (organismo que solo valora en trminos de gasto), la reiterada expresin de su voluntad de retirar las tropas de Siria y Afganistn (aunque al comienzo de su mandato envi ms soldados), la suspensin de ejercicios con Corea del Sur, etctera, son indicadores de un inslito desinters por el papel histrico de las fuerzas armadas. Incluido el de invadir un ignoto pas para tapar las vergenzas domsticas.

Trump se tiene a l. Es su propia cortina de humo y su presidencia se basa en el caos como sistema y la batalla dialctica como cebo. La innegable capacidad del presidente para cautivar a las masas con su inagotable (aunque agotadora) exhibicin de vanidad e ignorancia es antolgica. Con una cuenta de Twitter dirige la agenda meditica. Con las cmaras delante, construye el relato. Plagado de mentiras e imprecisiones, llegan sin filtro al ciudadano. Como el pasado martes, cuando abus de la potestad presidencial para dirigirse a la nacin con un mensaje: el pas vive una crisis en la frontera sur. Humanitaria, pero sobre todo de criminalidad, drogas y trfico de personas. Construyamos el muro! Nos invaden! Cunta ms sangre estadounidense tenemos que derramar antes de que el Congreso haga su trabajo?, lanz Trump. El filtro posterior de los fact checking intenta contrarrestar con informacin, pero la poca est reinada por la emocin.

"Se nos hace creer que estamos informados, pero solo estamos entretenidos"

Nada ha cambiado fundamentalmente respecto a su discurso de campaa en 2016. Las amenazas vienen del sur y se solucionan con un muro. Mensaje simple y directo. Fcil de recordar. Incluso para l, dado que, segn informaba The New York Times, la idea del muro fue un truco mnemotcnico que encontraron sus asesores para asegurarse de que, alrgico como es a leer guiones, Donald Trump no se olvidara en los mtines de mostrar una postura inflexible con la migracin. Qu mejor recurso que el muro para el constructor Trump? Build that wall se convirti en el gran hit coreado por las masas, replicado durante la campaa de las legislativas del pasado mes de noviembre con el avance hacia Estados Unidos de una caravana de miles de desesperados de Amrica Central.

El problema de las promesas es que hay que cumplirlas, y la de Trump fue no solo la de construir un muro, sino la de que lo pagara Mxico. Y eso, aunque l se remita a un acuerdo comercial que todava est pendiente de aprobacin por el Congreso, no va a pasar. Pero quiz sea lo de menos, porque en lo que este presidente es un maestro es en decirle a su votante lo que quiere escuchar, aunque no se sostenga. No importa. En una sociedad polarizada y excitada, no se vota tanto lo que a uno le conviene como lo que siente. Terreno abonado para los medios del entretenimiento y hoy, como le apuntaba hace unos das la periodista Rosa Mara Calaf a Buenafuente, se nos hace creer que estamos informados, pero solo estamos entretenidos.

La ltima entrega del show de Trump es la del 'shutdown' ms largo de la historia. Otro rcord y otra victoria sobre un Clinton (el cierre de gobierno ms prolongado hasta ahora fue bajo la presidencia de Bill Clinton y dur 21 das). 800.000 trabajadores pblicos y un nmero indeterminado de contratistas sin sueldo, servicios paralizados, familias angustiadas por no poder pagar hipotecas, alquileres, seguro de salud..., y una sensacin de caos institucional en la que Donald Trump parece tan cmodo como un nio en una charca. La bienvenida al nuevo Congreso, donde los demcratas estrenaron el 3 de enero la mayora en la Cmara de Representantes. El comienzo de una largusima campaa presidencial que Trump fa a su dominio del caos y las emociones ms primarias.

El presidente de EEUU camina en losjardines de la Casa Blanca.REUTERS/Joshua Roberts  

El presidente de EEUU, Donald Trump, camina por los jardines de la Casa Blanca. REUTERS/Joshua Roberts

Ha llegado la hora de ejecutar el que fue un mantra de campaa (aunque sea a costa del erario estadounidense). Es el 'shutdown' del muro. Trump dijo basta a ms presupuestos sin una partida de 5.700 millones de dlares para levantarlo, el Congreso se la niega y l amenaza con invocar una emergencia nacional que le permita construirlo (en un movimiento que presenta muchas dudas sobre su legalidad y sera un claro abuso de autoridad). Llegados a este punto, abona el terreno con un relato ad hoc: el de la crisis en la frontera por culpa de la inmigracin irregular, la criminalidad y el contrabando de drogas. Aunque no sea la solucin definitiva (ni la ms efectiva, ni la ms factible) a un problema complejo como es la gestin de la inmigracin, Donald Trump quiere el muro porque l nunca pierde. Para quien la negociacin es solo un medio hacia la victoria, no construir un solo metro nuevo en la frontera sera una derrota.

Un 72% de los votantes republicanos creen que hay una crisis en la frontera sur

Una crisis implica la intensificacin de un problema, y los datos oficiales que maneja la propia patrulla fronteriza sealan que en la frontera entre Estados Unidos y Mxico sucede exactamente lo contrario. En 2017, las 303.916 detenciones en la frontera sur fueron el nmero ms bajo desde 1971. Y aunque en 2018 hubo un repunte, para un total de 396.579 personas, quedan muy por debajo de las detenciones de 2000: 1.643.679 personas. Cmo se justifica una crisis de inmigracin ilegal que los datos desmienten? En 2014, segn datos del Centro de Estudios Migratorios de Nueva York, dos tercios de los nuevos inmigrantes indocumentados eran personas que haban entrado legalmente al pas y excedido el permiso concedido por su visado para permanecer en l. Y sin embargo, un 72% de los votantes republicanos creen que hay una crisis en la frontera sur (segn una encuesta de Morning Consult/Politico). Su base compra el relato pero, es suficiente para repetir xito en 2020?

Misma distorsin para describir la utilidad del muro a la hora de frenar el trfico de drogas. Aunque es por Mxico por donde entra la mayor parte de la droga, la DEA (Administracin para el Control de Drogas) reconoce que lo hace principalmente a travs de los puertos oficiales y solo en un pequeo porcentaje en los espacios entre ellos. En el caso de la herona, que Trump dijo que mata a 300 estadounidenses por semana, en un 90% de los casos se incauta en vehculos que cruzan las aduanas. El restante 10%, sobre todo en zonas fronterizas que ya disponen de valla. Ni qu decir tiene que la vinculacin de asesinatos de ciudadanos a manos de irregulares no est fundamentada por ninguna estadstica.

La creacin de realidades alternativas forma parte del ADN de esta administracin, que afronta la segunda mitad de su mandato con la amenaza de una Cmara de Representantes desde la que se le plantear batalla y se le abrirn investigaciones, y con la de la trama rusa, por parte del fiscal especial Robert Mueller, a punto de concluir. Para defenderse de sta, la Casa Blanca acaba de contratar un ejrcito de 17 abogados. Peones para erigir un muro legal con el que tratar de impedir que vean la luz detalles del documento resultante de la investigacin. Esa s que sera una crisis nacional, eco de la que se vivi cuando Richard Nixon intent bloquear la entrega al Senado de las grabaciones que realizaba secretamente en el Despacho Oval. El Tribunal Supremo orden la entrega en julio de 1974 y, un mes despus, el presidente dimiti.

Fuente: http://www.publico.es/internacional/desgobierno-eeuu-shutdown-trump-caos-estrategia.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter