Portada :: Cultura :: Leer
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-01-2019

Berta Pin, ampliando los lmites del mundo

Rafael Calero
La giganta digital


No s si es algo casual pero en los ltimos aos la poesa que ms me emociona, la que ms me interesa, la que me resulta ms original y en la que encuentro ms fuerza lrica, en definitiva, la poesa que ms me gusta, es la poesa escrita por mujeres. De esta manera, poetas como Begoa Abad, Isabel Bono, Ana Prez Caamares, Eva Vaz, Isabel Prez Montalbn, Carmen Maroto, Mari ngeles Prez Lpez, Patricia Olascoaga, Silvia Delgado, Monserrat Villar o Sagrario Manrique, por citar slo a algunas de ellas la lista, como ya podis imaginar, es mucho ms amplia se han convertido para m en lecturas de referencia, con las que disfruto como no me ocurre con casi ningn poeta masculino. Desde hace unos aos, la poesa escrita por mujeres en este pas goza de una salud envidiable tanto cuantitativa como cualitativamente. Hay tantas y tan extraordinarias poetas, con unas poticas tan ricas y variadas, que es difcil no sucumbir ante ellas.

Y entre todas estas poetas de primersima calidad que estn escribiendo aqu y ahora, hay una que me parece extraordinaria. Me estoy refiriendo a Berta Pin, una poeta cuya poesa, en palabras del crtico literario Jos Luis Garca Martn, canta y cuenta, celebra y denuncia.

Berta Pin es una poeta asturiana, nacida en la localidad de Cau, en 1963, aunque por motivos profesionales se gana la vida como profesora en un instituto de educacin secundaria en la actualidad reside en Madrid. Adems de poesa, Berta Pin ha cultivado otros gneros literarios, como el relato corto, la literatura infantil, el ensayo y la traduccin potica, pero eso es materia para otro anlisis. Nos centraremos en este artculo en su obra potica.

No deja de ser una paradoja una ms de las muchas que ofrece la literatura que, la que para m es, a da de hoy, la mejor poeta espaola contempornea, no escriba en castellano. Porque, amigas y amigos, an no lo hemos dicho, pero resulta que Berta Pin escribe en asturiano. Y luego ella misma se encarga de traducir sus poemas al castellano. La propia poeta es consciente de que su opcin a la hora de elegir idioma como vehculo para sus versos no es la ms fcil, pero al mismo tiempo, no es ajena al privilegio que supone formar parte de la magia comn de construir una literatura propia. De esta manera, Berta nos dice:

Escribo en asturianu, una lengua fracturada por una realidad hostil pero que sobrevive como vehculo de una subjetividad colectiva que quizs tiene su mxima expresin en una literatura moderna y rica que busca su propia identidad en un mundo complejo y cambiante.

Hace unas semanas, Berta Pin public su nuevo libro, titulado Trozos (en castellano; Cachos, en asturiano) una antologa preparada por ella misma, en la que lleva a cabo un recorrido por sus ms de treinta y dos aos dedicados a la poesa y por sus cinco poemarios publicados hasta la fecha, ms algunos poemas inditos que formarn parte de su prxima obra y que nos avisan de la direccin que va a tomar la poesa de esta interesantsima autora en un futuro no muy lejano. Trozos ha sido publicada por la editorial Saltadera en su coleccin oscuro dominio, y lleva un magnfico prlogo de la que probablemente sea la persona que ms y mejor conoce la poesa femenina de este pas, Noni Benegas, antloga de esa magistral obra cannica titulada Ellas tienen la palabra, que publicara Hiperin a finales de la dcada de los noventa.

Berta Pin es una autora a la que podramos calificar de contenida en cuanto a su produccin potica. Como decimos, hasta la fecha, la poeta asturiana ha publicado cinco poemarios, en algo ms de dos dcadas, dedicada a la poesa: Al abellu les besties (Al abrigo de las bestias) (1986), Vida privada( 1991), Temporada de pesca (1998), Un mes (2002) y El dao (2010).

Al abellu les besties (Al abrigo de las bestias) fue el primer libro de Pin, publicado en 1986. Esta obra se haba alzado con el primer Premio de Poesa de la Academia de la Lengua Asturiana un ao antes. Un libro donde, como seala lvaro Ruz de la Pea, Eliot, Andrade, Pessoa y la escritura pop se reorganizan en la poesa de Berta Pin, que aporta a la literatura ms reciente el eco personal de un erotismo raramente sosegado, matizadamente reflexivo. Un libro en el que ya se atisbaba que, entre aquellos versos de iniciacin, haba una gran poeta en ciernes. Entre sus poemas de, referencias a la Grecia clsica, a la poca medieval, pero tambin al mundo del jazz o a la novela negra, que lo entronca con el momento histrico en el que fue escrito.

Habra que esperar cinco aos, hasta la publicacin del segundo poemario, Vida privada, un libro con el que gana el premio Teodoro Cuesta, un premio que goza de un gran prestigio en Asturias. En estos cinco aos, evidentemente, la autora ya no es la misma y su obra ha sufrido una profunda metamorfosis, que afecta sobre todo al lenguaje utilizado, que se vuelve ms coloquial, ms accesible, menos frondoso, y en el que lo cotidiano, juega un papel predominante, aunque siempre, como ella misma sealaba en una entrevista, desde una simbologa propia. Los nuevos poemas abandonan la lnea surrealista que predominaba en el libro anterior, y tambin se queda por el camino el gusto primigenio por la metfora. Al mismo tiempo, como el propio ttulo del libro indica, la vida privada de la autora cobra auge. En muchos de los poemas de este segundo libro, la propia autora se erige en sujeto y objeto, en muchos de estos poemas est la propia autora, aunque siempre de una manera sutil.

En 1998 se publica Temporada de pesca, un libro cuyos poemas giran, casi todos, en torno a uno de los temas eternos de la poesa, y uno de los favoritos de la autora: el paso del tiempo. Poemas como In Memoriam, Dos garzas, Matanza o el que da ttulo al libro, recorren esta senda, y la nostalgia, la aoranza, la melancola por lo que fue y ha dejado de ser el amor, la amistad, el mundo rural de la infancia, la familia, las viejas amistades se extiende imparable por todo el libro.

El nuevo siglo trae la publicacin de Un mes (2002), un poemario que perfectamente podra haberse titulado Anatoma del dolor, como dos de sus poemas, pues exactamente eso es: una radiografa certera de los distintos tipos de dolor que atenazan al ser humano contemporneo. En estos nuevos poemas hay un salto cualitativo muy, muy importante. Junto a los temas ya habituales en la poesa de Berta Pin del paso del tiempo, el amor, o la perdida, ahora, la autora introduce los temas sociales, y lo hace abiertamente, sin rodeos, sin anestesia, como se puede observar en tres poemas soberbios, probablemente de lo mejor que se ha escrito en este pas en lo que llevamos de siglo: Playa de tarifa, Cdiz, Senegalesa y Leccin de gramtica. El dolor de la inmigracin multiplicado exponencialmente cuando se trata de mujeres no deja indiferente a la poeta. En este libro, aparecen algunos poemas en prosa, ms cercanos al micro-relato que al poema entendido a la manera tradicional. Mencin aparte merece esa joyita, breve e intensa, que es Cerezas, un poema donde los ecos de Emily Dickinson resuenan con claridad. Un poema que justifica una carrera entera.

En el ao 2010 se publica en edicin bilinge El dao / La mancadura, un libro que toma su ttulo prestado de una cancin del cantautor canadiense Neil Young escrita a principios de la dcada de los setenta, The Needle and The Damage Done (La aguja y el dao hecho), en la que se hablaba de la muerte de varios amigos por consumo de herona, entre ellos el guitarrista de su banda, Danny Whitten.

En los ocho aos transcurridos entre la edicin de Un mes y este nuevo poemario la poeta asturiana ha profundizado en las obras de importantes escritoras femeninas contemporneas, sobre todo de aquellas que escriben en lengua inglesa, como Linda Pastan el libro se abre con unos versos suyos Tess Gallagher, Adrienne Rich, Margaret Atwood, Anne Sexton, Margaret Randall y otras. De la lectura detallada de la poesa escrita por estas y otras poetas, Berta Pin concluye que la biografa ms comn puede convertirse en materia potica.

De esta manera, muchos de los poemas de El dao tienen como eje central la vida de la propia autora o la de personas cercanas a ella, como su padre, su madre, abuelos, amigas de la infancia, etc. Como seala Jos Luis Regojo, "gran parte de los poemas de este libro estn sacados de historias familiares, reconstruidas, mezcladas y reinventadas desde la memoria potica. Tambin los nombres y los paisajes que los acompaan hacen referencia a una Asturias rural con una historia, lengua y cultura propias." Esto es fcilmente rastreable en poemas como Naranjas, Heridas, Cuestin de nmeros y algunos ms.

A grandes rasgos no es exagerado afirmar que El dao es un libro triste, pero no con una tristeza desagradable y dolorosa, de esa que es mejor mantener bien lejos. La tristeza que subyace en estos poemas deja al final un regusto en la boca como de niez lejana, y te hace pensar en quin eres y porqu eres de una manera determinada.

Hay en este libro unos cuantos poemas memorables, de esos a los que el lector vuelve una y otra vez y cada lectura sorprende como la primera vez. Eso ocurre por ejemplo con el titulado Genealoga, un poema-homenaje en el que Berta Pin recorre la historia de la literatura femenina, reivindicando a todas esas grandes poetas con las que ella ha aprendido y ha disfrutado.

Y de esta manera llegamos hasta la publicacin de Trozos, la nueva antologa, en la que se hace un recorrido certero por toda la obra de la autora y anticipa algunos poemas de su prximo libro.

Me gustara terminar este artculo con las palabras de la propia Berta. Preguntada en una entrevista para qu sirve la poesa, la poeta asturiana no dud en responder:

Yo creo que ye lactivid intelectual ms satisfactoria quesiste. La llectura, la lliteratura, permtenos agrandar el mundu que nos arrodia, ponenos nel llugar del otru, comprender el tiempu que nos toca vivir. En definitiva, dir ms pall de la nuestra siempre e inevitablemente limitada esistencia.

Deca T. S. Eliot que el gran objetivo de un poema es que los lectores usen las palabras del poeta para explicarse su propia existencia, para apropiarse de algo que ya, de antemano, les perteneca. Eso es algo que, como lector, me ha ocurrido muchas veces con los poemas de esta poeta. As que Berta Pin puede sentirse ms que satisfecha, pues ha conseguido el objetivo que marcaba el autor de La tierra balda con creces. Y eso no est nada mal.

Fuente: http://lagigantadigital.es/berta-pinan-ampliando-los-limites-del-mundo/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter