Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-01-2019

Santiago de Cuba vive el problema racial de otra manera

Ivet Gonzlez
IPS


Sonriente y apacible, la jubilada Mercedes Lina Cathcart deletrea su raro apellido antes de compartir su percepcin sobre la discriminacin racial, en su casa de un barrio residencial en Santiago de Cuba, la segunda ciudad del pas.

En Santiago no ha habido una discriminacin racial abierta, valor esta filloga de padre jamaicano, que a sus 81 aos todava realiza alguna que otra asesora a estudiantes. Una siempre la siente en carne propia aunque no ha sido una limitacin para el proceso de mi vida, continu la antigua profesora universitaria.

Cathcart aadi que s, siempre hubo un prurito (discriminatorio) hacia los hijos de jamaicanos y haitianos. Eso siempre lo percibimos, aunque desconoce si eso se mantiene en la actualidad hacia los numerosos descendientes, mayoritariamente negros y mestizos, de migrantes de islas vecinas.

Con una gran ciudad patrimonial como capital, la provincia de Santiago de Cuba es la segunda de Cuba con ms proporcin de poblacin negra y tambin la segunda con mayor ndice de mestizaje, algo visible en sus 1.051.069 habitantes esparcidos por sus urbes y zonas rurales, donde abundan paisajes montaosos que lamen las costas.

En este pas caribeo de 11,2 millones de habitantes, la estatal Oficina Nacional de Estadsticas e Informacin (Onei) reporta una composicin racial de 64,1 por ciento blanca, 9,3 por ciento negra y 26,6 por ciento mestiza.

Pero en la oriental provincia santiaguera hay 25,6 por ciento de poblacin blanca, 14,2 por ciento negra y 60,2 por ciento mestiza.

Como en toda Cuba, ac en oriente tenemos prejuicios raciales, pero tiene una manera diferente de manifestarse, dijo a IPS la lingista Marta E. Cordis, que dirige el estatal Centro Cultural Africano Fernando Ortiz, cuya sede en esta ciudad acoge un museo, cuenta con un equipo de investigacin y despliega un trabajo comunitario.

La investigadora defiende que el problema socioracial hay que estudiarlo casusticamente porque no funcion de la misma forma en el oriente cubano, que componen las provincias de Las Tunas, Granma, Holgun, Santiago de Cuba y Guantnamo.

Guantnamo, Santiago de Cuba y Granma son, en ese orden, las provincias del pas con ms poblacin no blanca, segn la Onei, que ha sealado la tendencia nacional al mestizaje. En contraste, en Holgun y Las Tunas 80 por ciento y 74,6 por ciento de sus habitantes se identificaron como blancos en el ltimo censo, realizado en 2012.

Cordis y otros especialistas y activistas antirracistas suman coinciden en indicar que la discriminacin por el color de la piel es el problema menos reconocido, a nivel social y de las autoridades gubernamentales, en comparacin con otros como los que ataen a las mujeres, los homosexuales o los transexuales.

A juicio de la experta, hay una serie de focos discriminatorios en la sociedad contra los cuales tenemos que luchar, incluso en Santiago de Cuba donde precis que histricamente el racismo no ha sido tan marcado como en La Habana o Camagey.

Santiago y el oriente cubano en general tuvo una gran poblacin afrodescendiente, que marc los hitos culturales. La herencia africana aqu se percibe un poco ms porque ese porcentaje de la poblacin conserv y transmiti de una generacin a otra, usos, costumbres, tradiciones, cuentos, maneras de decir, detall.

Y a ese legado africano, que tiene ejemplos nicos en el este de Cuba, se aboca el trabajo poco conocido a nivel nacional del centro dirigido por Cordis.

Adems, su relevancia ha crecido desde que comenz el Decenio Internacional para los Afrodescendientes, que estableci las Naciones Unidas para el periodo 2015-2024 y que ha ayudado al reconocimiento de este grupo poblacional.

frica es una raz que ha dado verdaderos frutos en el oriente cubano, defendi la directora del centro que investiga cmo pervive y se mantiene esa cultura a travs de aspectos tan desconocidos como las lenguas de origen africano que an se usan o la situacin ms vulnerable de las mujeres negras y mestizas.

Tambin estudia las migraciones de otras islas caribeas que entraron por el puerto de Santiago, sobre todo entre 1940 y 1950, para asentarse en oriente por lo general. Entre otras, el centro identific comunidades de angloparlantes de islas de la Mancomunidad britnica en Guantnamo y Las Tunas, y algunas netamente haitianas en Guantnamo.

Escasamente reconocida, esa migracin caribea contribuy a bordar con otros colores el legado africano en la regin oriental, que lleg primero de la mano de las mujeres y hombres trados como esclavos por los colonizadores espaoles, entre los que predominaron del grupo sociolingstico de ms de 400 etnias llamado bant.

Ataviados con trajes blancos y coronados con coloridos pauelos, los bant encarnan la transculturacin caribea a travs de artistas que mantienen en las sociedades de Santiago de Cuba y Guantnamo expresiones como la llamada Tumba Francesa, una danza y baile que lleg desde finales del siglo XVIII de Hait y combina msica africana y bailes franceses de saln.

Nuestras acciones van dirigidas fundamentalmente a la masa juvenil e infantil, porque los diferentes niveles de enseanza no tratan el tema de frica de manera fuerte, apenas pinceladas y siempre es recurrente la presencia del esclavo, los barracones y cimarrones y no tanto la herencia cultural, detall Mara Liduvina Verges.

Coordinadora del grupo editorial del centro y del proyecto infantil Mi Abuelo Negro, Verges indic a IPS que trabajan para hacer llegar estos temas de manera agradable y asequible para nuestros nios y jvenes, de modo que los motive a saber ms de este continente y su presencia en nuestras races.

Si bien todo el mundo asimila que la presencia africana es constante en la cultura, no todos asimilan que los negros estn en la sociedad. Ah entra el prejuicio racial, lament Cordis, sobre ese contraste provocado por la persistencia de la discriminacin que hace muchsimo dao.

Esta especialista, quien tambin integra la Comisin Jos Antonio Aponte, de la no gubernamental Unin de Escritores y Artistas de Cuba y nico espacio legal para analizar la discriminacin racial en el pas, aport su visin sobre el uso del trmino afrodescendiente.

Es un trmino acuado desde el punto de vista cientfico e investigativo para poder englobar los problemas, explic. Casi nunca lo uso en el caso cubano porque prefiero hablar de una comunidad cubana que tiene usos y costumbres, una raz africana, europea y aborigen, ampli la filloga.

Como en otros pases, en Cuba la denominacin de afrodescendientes o afrocubanos recibe rechazo en amplios crculos oficiales e intelectuales, aunque en otras reas del activismo antirracista y la academia suele ser usada y defendida, porque tiene connotaciones de reconocimiento de grupos histricamente vulnerables.

El estudiante universitario Javier Alejandro Bonne, nieto de Cathcart, tampoco se identifica como afrodescendiente.

Pienso que es un trmino racista, con una intencin oculta Nosotros tenemos antepasados caucsicos tambin, pero como somos fenotpica y orgullosamente negros, se cae en la separacin, analiz el joven, para quien esa distincin no es necesaria en Cuba, donde somos iguales aunque hay racismo como en todo.

Fuente: http://www.ipsnoticias.net/2019/01/santiago-cuba-vive-problema-racial-otra-manera/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter