Portada :: Brasil :: Bolsonaro: amenaza fascista en Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-01-2019

La derecha puede todo?

Joaquim Ernesto Palhares
Carta Maior


Al parecer, s puede! El magistrado Luiz Fux, del Supremo Tribunal Federal (mxima instancia judicial en Brasil) acaba de determinar a suspensin da la investigacin a Fabrcio Queirz, chofer y asesor de Flvio Bolsonaro, reconociendo la estrecha relacin entre el delincuente y el futuro senador. La decisin expone la torpeza o la total certeza de la impunidad, porque al retirar la investigacin del mbito estadual de Ro de Janeiro (donde estaba hasta ayer), el proceso se traslada de golpe a la corte suprema, con grandes chances de ser archivado.

Fue emblemtico el video mostrando el baile burln de Fabrcio Queirz en su cuarto de hospital, junto con su mujer e hija, como si fuera un carnaval, pese a que debera estar convaleciente. La enfermedad fue la excusa usada para evadir a las citaciones a testificar junto a la fiscala, por las sospechosas operaciones financieras encontradas el mes pasado, entre las cuales se identific decenas de depsitos en la misma fecha, con grandes sumas de dinero a la cuenta de la primera-dama Michelle Bolsonaro y otros asesores que, como l, trabajan en las oficinas parlamentarias del clan Bolsonaro sea para Jair o para algunos de sus tres hijos parlamentarios, y en el caso de Queirz, trabajaba como asesor de Flvio Bolsonaro, otrora diputado regional en Ro de Janeiro y hoy senador de la Repblica. En la escena, los involucrados claramente se mofan de la Justicia y de aquellos que creyeron en el discurso del combate a la corrupcin, y que por eso votaron por Jair Bolsonaro.

Segn el presidente, se trata de otro rolo ms de Queirz (rolo es un trmino que en el portugus callejero sirve para describir un negocio raro, y no necesariamente legal). No ser que llegamos a una nueva orden en el pas, por la cual los amigos del presidente se presentan a la Justicia cuando se les da la gana? De hecho, no hace mucho tiempo desde que un presidente de la Repblica fue forzado a ir a dar un testimonio, aunque no haba sido citado para ello y pese a que jams se neg a hacerlo en las veces anteriores en que fue citado correctamente, en las que entreg todas las aclaraciones solicitadas. Y qu har la Orden de los Abogados de Brasil? No se va a manifestar sobre el caso?

De ah viene otra pregunta: qu debemos hacer ante eso? Dirigida a las izquierdas y las organizaciones sociales.

En primer lugar, hay que cobrar el estricto rigor en el cumplimiento de la ley a todas las autoridades (policas, Ministerio Pblico, Poder Judicial).

En segundo lugar, no podemos caer en las trampas y polmicas creadas por los miembros de este gobierno. Las tonteras propaladas por ministros e hijos de Bolsonaro son parte de una estrategia comunicacional que tambin ha sido usada por el gobierno de Donald Trump: la de crear una polmica tras otra, y de esa forma evadir los escndalos reales con polmicas verbales. Claro que debemos repudiar los absurdos, incluso para evitar que se naturalicen, pero tambin hay que mostrar el objetivo por detrs de esas declaraciones: prender la atencin del pblico en la diseminacin de la ignorancia y de la confusin, generar ms odio y divisin social, para consolidar la imagen del enemigo interno. Cuanto ms tiempo perdamos con esos absurdos (los que estamos respondiendo diuturnamente) menos nos quedar para hacer el verdadero debate y dedicarse a las pautas que realmente importan.

En marzo de 2016, Lula fue llevado a la fuerza a dar su testimonio
(Marcio Fernandes/Estado)

En tercer lugar, hay que estar atentos a dos pautas fundamentales: el saqueo al patrimonio nacional y la cacera a todos los tipos de derechos civiles, sean derechos humanos, sociales, laborales o individuales. Tambin hay que estar atento a una prctica iniciada con el golpe de Estado de 2016: la venta del patrimonio nacional y la destruccin de la capacidad competitiva de sectores importante de la economa (Petrobras, Embraer entre otras) que deben ser aceleradas por los chicago boys instalados en puestos clave de la equipe econmica del nuevo gobierno.

De igual modo, presenciamos la deslegitimacin de las conquistas sociales alcanzadas durante dcadas en Brasil. Es espantoso asistir el desmonte de una legislacin laboral que garantizaba derechos a los trabajadores, en especial el sistema de seguridad social, hoy considerado una pieza de museo.

Tampoco debe haber duda en que una posible confrontacin entre parte de la prensa (liderada por la conservadora Globo) y el gobierno de Bolsonaro incluye un pacto de no agresin a las polticas lideradas por el ministro de Economa, Paulo Guedes, por razones ideolgicas.

Los vehculos de comunicacin, piezas decisivas en el engranaje del proceso contra Dilma Rousseff sin crimen de responsabilidad, y en la persecucin y prisin de Lula da Silva, todava trabajan concertadamente en la defensa de la agenda neoliberal, incluyendo privatizaciones (ahora existe incluso una secretaria para eso), lmite de gastos sociales y disminucin del Estado, la frmula que ellos aseguran ser la nica posible para salir del abismo al que nos llev el gobierno de Michel Temer, que tom estas mismas medidas.

En cuarto lugar, hay que unir a la oposicin en una gran plataforma alternativa, con un proyecto de desarrollo, de sociedad y de pas capaz de traer esperanza y un nuevo aliente a la lucha. Solamente una propuesta comprendida y asumida por cada brasilea y brasileo como su proyecto de pas podr combatir este y otros gobiernos de la derecha.

Estamos lidiando con gente que se eligi aceptando procesos fraudulentos, que huyeron del debate por preferir confundir a los electores en vez de aclarar sus ideas, por jugar la difusin de mentiras y calumnias como estrategia poltica. No es que la izquierda perdi el debate, simplemente no hubo debate.

Vivimos una de las peores elecciones de la historia, basada en prejuicios y slogans. La democracia tendra que ser perfeccionada durante los gobiernos de Lula y Dilma, pero no lo fue, pese a algunos avances con los consejos de Educacin, Salud y Cultura. En las comunicaciones, por ejemplo, ustedes saben lo mucho que he utilizado este espacio para denunciar el gigantesco fracaso de las gestiones del PT (Partido de los Trabajadores).

Me siento avergonzado de ver a un diputado de la derecha liderando un proyecto que podr, efectivamente enfrentar el poder de Globo, con el apoyo de emisoras como Record, SBT, Bandeirantes y Rede TV, combatiendo finalmente el absurdo bono por volumen un pago extra que Globo le da a las agencias de publicidad para que sea la emisora preferida en cualquier campaa, garantizando a la empresa de la familia Marinho el monopolio de la publicidad en Brasil, una prctica que se mantuvo tambin gracias a la complicidad de los gobiernos petistas, porque dej de ser un rolo similar a los de Queirz y pas a ser legal a partir de una ley impulsada en el 2010 por el diputado del PT Jos Eduardo Cardozo, que despus sera ministro de Dilma.

Las negociaciones sobre los apoyos polticos de la prensa hegemnica estn en abierto, aunque parece que Globo trata de guardar sus fichas. Se neg a investigar sobre el caso de Queirz, diferente de lo que hizo con los rolos de PC Farias, el empresario que llev a la cada de Fernando Collor en los Aos 90. Tampoco se refiri al baile burlesco del asesor en el hospital, prefiriendo una postura totalmente opuesta a la que tuvo con relacin a la diputada petista ngela Guadagnin, cuando esta bail en el Congreso por la absolucin de un colega suyo de partido que s fue investigado, gesto que fue atacado por la emisora con trminos como la danza de la impunidad hay que destacar aqu, sobretodo, que ngela no deba nada a la Justicia, diferente de Queirz, y que el compaero por el que ella celebr tambin entreg sus declaraciones a la Justicia como corresponde.

Otro aspecto que hay que destacar: diferente de lo que vivimos a lo largo de trece aos de gobiernos petistas, la emisora de los Marinho no contar ms con la ventaja de acceder exclusivamente a informes clasificados del Poder Judicial y del Ministerio Pblico Federal, al menos mientras Moro sea ministro y pese a su gran colaboracin con Globo para perseguir a Lula da Silva. El caso Queirz ha mostrado eso, con las investigaciones protegidas por el ms completo sigilo.

El resultado de esa pelea entre el nuevo gobierno y la prensa tradicional es incierto. Lo importante es no perder el enfoque sobre los temas importantes en Brasil. No podemos perder el tiempo discutiendo con seguidores del charlatn Olavo de Carvalho y los bolsofans en general. No llegaremos a ninguna parte con esa estrategia. Lo que hay que hacer es discutir y hacer poltica.

Partidos orientados por principios de izquierda, que tienen un compromiso con la democracia, tienen que poner a sus integrantes en comisiones de la Cmara y del Senado, para que podamos hacer un seguimiento de cerca de lo que sucede. Los grandes temas empiezan a ser debatidos en esas comisiones. No podemos ser rehenes de los noticieros de Globo, SBT, Record y otros, tenemos que acceder nosotros a la informacin y difundirla, para generar el debate que necesitamos.

Joaquim Ernesto Palhares es director de Carta Maior.

Fuente: https://www.cartamaior.com.br/?/Editoria/Cartas-do-Editor/%BFLa-derecha-puede-todo-/50/42987


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter