Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-01-2019

AMLO decide profundizar la militarizacin del pas

Manuel Aguilar Mora
Rebelin


Apenas transcurrido un mes y medio de la llegada de Andrs Manuel Lpez Obrador (AMLO) a la presidencia de la Repblica, se ha presentado, como era de preverse, un acontecimiento que es el conato de una grave crisis. Con motivo de la lucha contra el robo de combustible (el popularmente llamado huachicoleo) que emprendi su gobierno a principios de enero, AMLO ha decidido profundizar la militarizacin de Mxico que sus antecesores Felipe Caldern del PAN y Pea Nieto del PRI iniciaron y ampliaron sembrando la violencia y la muerte por todo el pas a partir de 2007. El 16 de enero, despus de una discusin de cerca de diez horas en la Cmara de Diputados, Morena (Movimiento de Regeneracin Nacional) con el apoyo decisivo de la bancada del PRI, aprob una reforma constitucional de trascendencia decisiva: la formacin de una Guardia Nacional que ser dirigida por una Junta de Jefes de Estado Mayor integrada por funcionarios civiles de la secretara de Seguridad Nacional y militares de las secretaras de la Defensa Nacional y la Marina. Esta nueva institucin hbrida ser de hecho la mscara que encubra apenas la integracin, la disciplina y el mando del control militar de facto de la nueva creacin del gobierno obradorista, la Guardia Nacional. Se propone que empiece con 35 mil policas militares y marinos, que se incremente a 50 mil en 2020 y que al final del sexenio llegue a 150 mil. Con esto el aparato represivo del rgimen se fortalece seria y estrepitosamente pues son elementos a los cuales hay que agregar los 270 mil que constituyen la tropa de las secretarias de la Defensa y la Marina (sin mencionar a los miles que integran las instituciones policacas).

Las consecuencias polticas de esta decisin de AMLO no tardarn mucho en profundizar la situacin de una crisis de gran envergadura que est latente en el pas desde hace aos. La decisin fue tomada a pesar de numerosas intervenciones y declaraciones de personalidades, organismos diversos democrticos y de derechos humanos nacionales e internacionales, as como de un sector de su propio partido Morena, que se declararon en contra de la iniciativa y sealaban con legtima preocupacin el peligro de seguir el curso de los gobiernos anteriores iniciado hace ms de una dcada, a saber, de confiar y poner la seguridad pblica en manos de los militares. No es posible dejar de sealar en este contexto el hecho central que constituyeron los resultados de las elecciones presidenciales del 1 de julio de 2018 en las cuales ms de 32 millones de mexicanos y mexicanas dieron uno de los triunfos histricos polticos ms grandes a un dirigente nacional. AMLO ha llegado a la presidencia de la Repblica ante todo como resultado del hartazgo de la mayora abrumadora de la poblacin con la conduccin de Mxico por los dos partidos dominantes durante dcadas, el PRI y el PAN. Las promesas repetidas de AMLO que luchara contra lo que defini como la mafia del poder responsable de la situacin de crisis social y humanitaria en que se encuentra el pas cayeron en un suelo abonado por ese malestar creciente. El tsunami de votos que lo llev al Palacio Nacional fue una suerte de rebelin cvica electoral de millones de mexicanos y mexicanas que pusieron en el lder sus esperanzas de cambio. La ausencia de alternativas radicales y socialistas explican esta explosin de sentimientos caudillistas caractersticos de poblaciones polticamente hurfanas de consciencia social. Pero la persistencia de la crisis alimenta su surgimiento en los sectores que van atravesando las experiencias cada vez ms contradictorias del periodo actual. Y una de esas contradicciones es precisamente la que representa la Guardia Nacional. Los sentimientos de cambio se vern frustrados y de ah surgirn sectores decepcionados pero tambin muchos otros que la profundizacin del descontento les permitir, a su vez, radicalizar su consciencia de cambio.

Los militares en el centro de la crisis

Qu ha sucedido en estos meses transcurridos desde el 1 de julio pasado? Cmo se ha producido esta inclinacin decisiva de AMLO por la profundizacin de un curso que tan obviamente ha constituido un fracaso rotundo en lograr su objetivo de pacificar el pas, de acabar con la violencia? Porque todas las seales indican que el ejrcito y, en general, los medios militares son fuente de violencia indiscriminada, de corrupcin y de expansin de la criminalidad ms que de apaciguamiento de la misma. Desde 2007 cuando el presidente Felipe Caldern decidi sacar a los militares de sus cuarteles para combatir la delincuencia, sta se ha extendido con efectos sangrientos y mortferos sembrando todo el pas de cadveres, de desaparecidos, de secuestros, de femenicidios y torturados, haciendo de Mxico un pas que parece estar en guerra pues los ndices de violencia actuales no estn lejos de los que existen en Siria.

Debe reconocerse que AMLO ha actuado siempre sin engaar a nadie con respecto a su relacin con los militares. Francamente ha reconocido y elogiado siempre a las instituciones militares como las mejores del Estado. Se entiende entonces que confe en ellas. Pero la contundente realidad se pronuncia contra esa confianza y le augura psimas consecuencias. Histricamente el ejrcito ha sido protagonista de numerosas atrocidades represivas entre las cuales estn, para slo nombrar dos de ellas, la masacre de Tlatelolco de 1968 en la que fue el ejecutor central y los hechos terribles de la noche de Iguala de 2014 cuando los estudiantes de la normal rural de Ayotzinapa fueron salvajemente agredidos con el resultado de varios muertos y 43 desaparecidos en los que fue cmplice por omisin. En su lucha contra la delincuencia es cada vez ms un hecho notorio que los capos de los narcos han tejido lazos de complicidad y sobornado a generales y oficiales de las jerarquas ms altas, como el juicio que se lleva actualmente en Nueva York contra Guzmn Loera, El Chapo, lo ha puesto en evidencia.

La lucha contra la corrupcin

Y en la lucha contra el huachicol tambin hay ejemplos contundentes de la porosidad de las filas militares. Uno de los ms escandalosos ha salido a relucir con la investigacin que la Procuradura General de la Repblica realiza al general Len Trauwitz, encargado de la direccin de la seguridad de Pemex y protegido de Pea Nieto, quien manej en su gobierno un presupuesto de 5 mil millones de pesos (sin considerar sueldos), recursos que no lograron evitar el saqueo de la empresa petrolera cuyos ductos fueron perforados exponencialmente durante esos aos: de 6000 tomas al principio del sexenio se elevaron a 12000 al final del mismo. Tampoco evit que el robo de combustible dejara de tener su fuente en la propia empresa petrolera, de la cual provena el 80 por ciento del mismo y slo el 20 por ciento era ajeno a Pemex. (Proceso, 13.01.2019).

Las prdidas de Pemex por el huachicoleo son milmillonarias: van de 35 mil millones de pesos anuales segn algunas fuentes hasta 50 a 70 mil millones segn ha afirmado el propio AMLO. Aqu tambin AMLO se comporta con falta de consecuencia escandalosa pues a pesar de que l mismo ha dicho textualmente que sus antecesores en la presidencia desde Fox saban del saqueo de la empresa clave del gobierno y la economa nacional, no hicieron nada para evitarlo. En el gobierno de Pea los niveles de corrupcin llegaron a niveles en los cuales era imposible que el mismo presidente no estuviera salpicado: uno de los directores, Lozoya, fue sealado como sobornado con millones de dlares por la compaa brasilea Oderbrecht. No hay seales que el gobierno de AMLO est dispuesto a investigarlo y llamarlo a declarar. Al contrario, en la votacin para aprobar la Guardia Nacional fueron decisivos los votos de los diputados priistas cuyo jefe, Ren Jurez no se mordi la lengua para reconocer que el PRI le daba el beneficio de la duda al presidente.

Esta corrupcin cuya fuente son las grandes corporaciones capitalistas no ha sido objeto del inters de las denuncias de AMLO, cuando, como el caso de Oderbrecht lo muestra de modo palpable, es una de las fuentes fundamentales que inunda con un torrente de millones de dlares los ms altos crculos gubernamentales. Por supuesto es la lgica conclusin de la poltica privatizadora de los gobiernos neoliberales a partir de Miguel de la Madrid en 1982-88 que ha significado el desmantelamiento de la compaa ms importante de Mxico. La investigacin y clausura de estos ductos de corrupcin financieros de las grandes empresas deberan tener tanta o ms importancia para detener e impedir el huichacoleo que el cierre de los ductos de gasolina.

Hacia dnde va AMLO?

Es notable cun aceleradamente se han desarrollado los acontecimientos en estos das. Corresponde el proceso a una situacin que madura definiciones trascendentales. Desde el 1 de julio pasado AMLO se transform en el personaje central incuestionable de la poltica nacional. Al mismo tiempo su triunfo que es evidentemente muy suyo, millones tambin lo consideran de ellos: comparten millonsimas partculas de esa victoria que identifican en el voto que deslizaron en las urnas. El anhelo de un cambio es casi unnime. Las encuestas diversas que se han hecho muestran niveles de aprobacin del Peje que la crisis del huachicol, a pesar de los exabruptos en su contra de los sectores de la clase media ms derechistas vinculados ante todo al PAN, no han mermado sustancialmente. Pero la decisin de poner en pie la Guardia Nacional es una medida que lleva a AMLO a definiciones que lo inclinarn cada vez ms con la mafia del poder. Hasta ahora sus representantes han aceptado y apoyado la lucha contra el huichacol que AMLO muy cuidadosamente, como hemos sealado, se ha preocupado porque no les afecte a pesar de que muchos de sus miembros estn literalmente por completo involucrados en el saqueo de Pemex. Pero esta inclinacin indefectiblemente afectar al otro componente de su poder, su aceptacin ante las grandes masas. Un ejemplo que estamos presenciando en estos momentos es el del sindicato ms poderoso del pas, el petrolero. Tambin uno cuya direccin destaca como de las ms corruptas. AMLO no ha convocado en absoluto a la base de los trabajadores petroleros a unirse a su lucha contra el huachicol, cuando, a pesar de los grupos minoritarios controlados y cmplices del charro Romero Deschamps, la absoluta mayora seguramente vot por l. Las 500 pipas que ha comprado para distribuir el combustible y superar el desabasto que produjo el cierre de los ductos de gasolina, no las puso en manos de los trabajadores sindicalizados sino decidi que fuera la direccin de Pemex la que contratara nuevo personal.

Morena ha experimentado la primera discusin en la que la propuesta del caudillo no fue aceptada simple y llanamente sin chistar. Hubo posiciones argumentadas que se oponan a la militarizacin implcita en la puesta en pe de la Guardia Nacional como la ha propuesta AMLO. Apenas han transcurrido menos de 50 das del gobierno obradorista y ya se present el primer conato de gran crisis. En su manejo hubo atisbos de preocupacin, incluso de desesperacin hasta el punto de que se cortej a los votos priistas para que garantizaran los dos tercios requeridos para realizar con xito la reforma constitucional que signific la creacin de la Guardia Nacional. Muy pronto se estn definiendo las caractersticas del nuevo gobierno.

Las implicaciones internacionales de esta decisin de AMLO merecen un tratamiento detenido posterior. Una es evidente de entrada: fortalece el msculo represivo del estado mexicano, lo cual no es visto con malos ojos seguramente por el gobierno de Trump que ya ha dicho y propuesto al gobierno que sea su asistente aliado en la detencin de las oleadas de emigrantes centroamericanos que han cruzado, cruzan y cruzarn por el territorio mexicano rumbo a la frontera con Estados Unidos. La Unin Europea, en cambio ha sido explcita y se ha lamentado la decisin de AMLO

En el campo de los grupos socialistas e independientes la urgencia por preparar una respuesta organizada y unitaria que responda a las medidas que se anuncian a partir de las acciones emprendidas durante el presente combate al huachicoleo, es la tarea prioritaria en su agenda. Una actitud de inclinacin por la rutina del hecho consumado, en la prctica sinnimo de una actitud de impotencia ante la realidad de que la magnitud de las tareas parece desproporcionada con respecto a las condiciones en que se encuentra las modestsimas fuerzas independientes y socialistas, sera muy daina. Equivaldra a reconocer que la situacin no permite la accin de la voluntad y la iniciativa revolucionarias y socialistas. Esa voluntad de accin y su correspondiente iniciativa creativa e inteligente siempre sern necesarias y depender de la lucha misma ligada a los trabajadores el xito de su desarrollo y crecimiento. Lo peor es aceptar el conciliacionismo, el frentepopulismo, la abdicacin a la independencia clasista, la aceptacin del caudillismo que conducen a la derrota segura. El futuro pertenece a los que no se rinden y luchan.

En Mxico ya existen varios grupos que han sacado lecciones de las derrota pasadas y estn elaborando las tesis y las organizaciones que sus enseanzas les indican. Adems la situacin mundial es tambin un acicate para entender que no es posible dejar que las fuerzas ciegas de la decadencia y la barbarie capitalista nos aplasten como factores abrumadores y consumados. 2019 debe ser el ao en el cual de su unificacin surja el embrin estratgico y organizativo del partido socialista, revolucionario, feminista, ecologista e internacionalista que es indispensable para garantizar la victoria de las luchas que se avecinan en Mxico.

Manuel Aguilar Mora es militante del Liga de Unidad Socialista (LUS).

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter