Portada :: Iraq
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-01-2019

Las paredes negras de Al-Ameriya

Higinio Polo
Mundo Obrero


Hace treinta aos que Estados Unidos siembra la muerte en Iraq. El destruido refugio de Al-Ameriya nos lo recuerda. Est en Bagdad, cerca del Tigris, y cuando llegu all, aos despus de la matanza, el lugar casi me pareci anodino: no recuerda a los bnkers de la Segunda Guerra Mundial que la memoria del horror ha guardado para el mundo, pero el 13 de febrero de 1991 dos misiles norteamericanos (bombas inteligentes de dos mil kilogramos) guiados por lser, fueron lanzados contra Al-Ameriya.

En Bagdad haba un total de treinta y cuatro refugios: no son subterrneos, estn a ras de suelo. En Al-Ameriya las personas refugiadas podan permanecer durante tres semanas, de acuerdo con los alimentos disponibles para las emergencias, pero no estaba pensado para proteger a la poblacin civil contra los misiles que se dispararon contra l. La cubierta del refugio tena dos metros de espesor y contaba con cinco capas de hierro y hormign. El primer misil lanzado por el Pentgono atraves el techo e hizo un agujero circular: vi los gruesos hierros del hormign retorcidos como si fueran fino alambre. No fue casual, el mando norteamericano quera entrar por ese boquete con el segundo misil, para que la explosin fuera all donde causase la mayor destruccin. Dentro, haba literas de tres pisos, llenas de mujeres y nios. Los nios dorman arriba: son ms giles para subir y pesan menos que los adultos. La fuerza de la explosin fue tal que los cadveres de los nios quedaron pegados en los techos, en las paredes, en el suelo, en las columnas. Algunos cuerpos salieron despedidos fuera del refugio, y los horrorizados equipos de rescate iraques tuvieron que recoger despus manos y pies infantiles entre los hierros retorcidos y los cascotes de hormign de Al-Ameriya.

El propsito era tambin acabar con todo el oxgeno del interior. La temperatura alcanz los cuatrocientos grados. Todos murieron horriblemente carbonizados, hasta el punto de que nadie pudo despus reconocer a sus muertos: apenas eran amasijos negruzcos. Quienes estaban en el piso de abajo murieron como consecuencia de la presin insoportable. En una pared, pude ver la silueta de una madre con su hijo; era un espanto; murieron all, aplastados. Al lado, vi tambin el contorno de la cabeza de una anciana, separada del cuerpo. Todo estaba en una de las paredes negruzcas de Al-Ameriya, junto a los cables que colgaban de los techos, los trozos de plancha destrozados por los suelos, los restos de la destruccin. En una de las escaleras, vi conmovedores dibujos de nios, que recordaban la tragedia aos despus.

Murieron 408 personas, slo sobrevivieron catorce refugiados: quienes estaban cerca de las puertas. La empresa finlandesa que haba construido el refugio facilit los planos del mismo a los guerreros de Washington, a los fros generales que supervisaban los mapas sobre los que sus aviones iban a lanzar la muerte, apenas recibiesen la menor indicacin. Saban los norteamericanos que en aquel refugio solamente haba mujeres y nios? La serena mujer que me contaba la tragedia, una de las pocas supervivientes de la matanza, que haba perdido all a sus hijos y enseaba el refugio destruido sobreponindose al recuerdo del horror, no dudaba: s, lo saban, aunque despus dijeron que era un refugio para militares, aadiendo mentira a la ignominia. El Pentgono no poda alegar ignorancia, porque la informacin de sus servicios secretos era muy precisa, y vigilaban el lugar con sus satlites. Estados Unidos admiti despus que el bombardeo fue un error, pero nunca hubo indemnizaciones para las familias de los muertos.

Recuerdo que, entonces, mir las paredes negras de Al-Ameriya, las manos carbonizadas de nios que siguen incrustadas en el techo, y la brecha por donde entr el misil: tena forma de un sol radiante, con los gruesos hierros retorcidos como si fueran rayos, pero era el agujero negro de la muerte, que los militares norteamericanos hace tanto tiempo que vierten sobre el atormentado Iraq.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter