Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-01-2019

Entrevista a Mara Fierro, fundadora de la Asociacin de Personal de Plataformas (APP), y Juan Manuel Ottaviano, abogado laboralista
Las app del siglo XXI crean relaciones laborales del siglo XIX

Julia Goldenberg
Pgina/12


En Argentina se cre el primer gremio de este tipo de empresas que funcionan sobre la base del trabajo precarizado. Tuvo dificultades y represalias. Aqu, explican cmo funciona el nuevo modelo laboral, la flexibilizacin que representa y la ausencia del Estado ante el fenmeno.

La economa de plataformas, Gig economy, economa de changas o uberizacin de la economa son algunos de los nombres de un fenmeno que lleg para transformar el escenario laboral en Argentina. Mara Fierro es fundadora de la Asociacin de Personal de Plataformas (APP) en la que se desempea como secretaria adjunta de su comisin directiva provisoria. Protagoniz, junto con otros trabajadores de Rappi, la primera huelga del sector en la regin. Juan Manuel Ottaviano es abogado laboralista, colaborador del CETyD (Unsam) y de Ueplas, miembro del equipo de profesionales que asesora a APP. Fierro y Ottaviano relatan el surgimiento, el trabajo conjunto y los avatares del nuevo sindicato de trabajadores de plataformas. Mara, de vez en cuando, saluda a algn compaero que pasa en bicicleta, iluminado por el naranja flor del uniforme. Todos la conocen. Desde la empresa, estn buscando bloquear el usuario que usa para trabajar.

El problema es tu actividad sindical?

M. F.: Seguramente. Despus de la huelga me bloquearon y ahora estoy usando otro ID para poder seguir trabajando. Sufrimos el despido de la mitad de la comisin directiva provisoria de APP. Es un descabezamiento por persecucin sindical y lo queremos discutir en la justicia.

En una economa de plataformas, cmo se organizan las y los trabajadores que se encuentran dispersos en varios puntos de la ciudad?

M. F.: Primero fuimos formando grupitos de Whatsapp con los trabajadores que se juntaban en las esquinas o en las puertas de los locales esperando pedidos. Eran grupos ms chicos hasta que actualizaron la aplicacin. Ah empez a verse ms gente sin actividad porque la empresa comenz a asignar los pedidos. Entonces empezamos a conversar. Nos preguntbamos por los cambios en la aplicacin, en los circuitos, en los pedidos asignados, etc. As, en cuestin de das, organizamos la huelga, que consisti en conectarnos todos juntos en hora pico de un domingo del mes de julio, sin que nadie levantara pedidos. Eso provoc que empezaran a llamarnos desde Colombia. Los locales empezaron a llenarse de pedidos que nadie retiraba. Ellos nos vean reunidos porque nos tienen localizados con el GPS. Entonces nos convocaron a una reunin. En esa reunin, un compaero abogado les mostr que los trminos y condiciones que estbamos firmando todos los das para usar la aplicacin, nuestra herramienta principal de trabajo, no era coherente con nuestras tareas y se modificaba cotidianamente. Por supuesto, insistieron con la idea de que nadie nos obliga a trabajar. Al da siguiente cambiaron todos los trminos y condiciones y los adaptaron a la nueva aplicacin.

Puntualmente, qu reclamaban?

M. F.: El motivo central de la disconformidad tena que ver con el cambio en la aplicacin, porque la propuesta inicial deca vos podes ser tu propio jefe, manejar tus horarios y adems podamos elegir los pedidos ms convenientes, de acuerdo a la zona, el local, etc. Cuando se actualiz, se empezaron a asignar los pedidos y no tenamos la opcin de elegir cules tomar y cules rechazar. As, todos se vieron pedaleando ms kilmetros por la misma plata. La aplicacin comenz a asignar pedidos que nadie elega por tratarse de distancias muy largas, o recorridos imposibles. Entonces, a quienes rechazbamos pedidos nos empez a bajar el porcentaje de aceptacin. El problema es que con una aceptacin baja, recibs los viajes ms largos o remotos, esos que nadie quiere hacer.

Ese porcentaje lo define el algoritmo?

J. M. O.: S. Esto pasa en todas las plataformas: en algn momento tienen que idear algn sistema de asignacin de viajes, pedidos o tareas y un sistema sancionatorio para quien no los cumple. Entonces, los trabajadores en pocos das se percataron de que no haba ningn tipo de libertad, que no eran sus propios jefes, que no podan manejar sus horarios, ni sus tareas, sino que se las estaba asignando el mismo algoritmo. Cuando una tarea es rechazada, este tipo de sancin es una caracterstica tpica de cualquier relacin laboral. El problema es que esto se da sin derechos fundamentales: sin salario fijo, jornada mnima, seguro de riesgo, etc. Hay una evaluacin que determina la aplicacin en funcin de las tareas aceptadas y hay otra calificacin del cliente al repartidor. A veces las fallas son responsabilidad de los locales que entregan el pedido con demora, o de la propia aplicacin, o avatares de la calle (embotellamiento, accidente, etc), pero quienes reciben la calificacin son los repartidores. El problema es que esto implica, al final del da, menos trabajo.

Otra caracterstica llamativa es la despersonalizacin de estas relaciones laborales: el bloqueo, el porcentaje de aceptacin, las calificaciones, la asignacin de pedidos, etc.

M. F.: Hace poco bloquearon a un compaero que acept hacer su recorrido habitual en compaa de Gonzalito Rodrguez, que cubri un da tpico de un trabajador de Rappi. Lo nico que hizo fue mostrar en qu consiste este trabajo. Ac se bloquea muy fcilmente a cualquiera que a la empresa le moleste. Quienes nos organizamos, obviamente fuimos bloqueados inmediatamente.

Cmo surgi la creacin de un nuevo sindicato?

M. F.: A partir de la protesta, tuvimos la reunin con los directivos de Rappi. Luego de eso, nos visit Asimm (Asociacin Sindical de Motociclistas, Mensajeros y Servicios). Nos dijeron que no iban a permitir lo que estaba sucediendo y nos invitaron a la sede del sindicato. Tuvimos otra reunin con la empresa y con ellos, en la cual llegaron a un acuerdo que no nos representaba: negociaron el blanqueo de varias motos que no conocamos. En esa poca, ramos una mayora de bicicletas. Lo que hicieron fue incorporar a 22 afiliados suyos (de un total de 7 mil ID en ese momento). Entonces, esto llev a un conflicto porque no aceptamos esta negociacin.

J. M. O.: Investigando todo esto nos dimos cuenta de que la Cmara de Empresas de Mensajera tiene una plataforma. Las personas que trabajan para ellos tambin lo hacan en Rappi. Es decir, estaban registradas en una de estas empresas de mensajera pero trabajando para la plataforma de Rappi sin registro. Entonces, lo que hizo el sindicato fue entregar la huelga e intentar ingresar a ms gente en esta empresa de mensajera. Es claro que hay un acuerdo entre esta Cmara y las aplicaciones para distribuirse el mercado. Rappi, Glovo y otras aplicaciones tienen una rotacin perfecta. Es decir, contrata trabajadores sin ningn tipo de costo lo cual implica una competencia desleal y al mismo tiempo puede despedir sin costo. Aplica algoritmos para que los repartidores que estn hace determinado tiempo en la aplicacin reciban los peores o no reciban pedidos y se vayan. Entonces en el lapso de 3 o 4 meses la plantilla de estas aplicaciones cambia casi por completo. Ah los que se organizaron tomaron conciencia de que probablemente fueran a perder el trabajo ya que la aplicacin tiene la potestad absoluta de despedir como quiere. Por lo tanto, con este nivel de conflicto con la empresa y con la estrategia del sindicato con los trabajadores que se estaban organizando prcticamente no haba otra alternativa ms que constituir un nuevo sindicato.

Cmo se inscribe, en el panorama existente, este nuevo tipo de trabajadores y de organizacin?

J. M. O.: Una concepcin propia de algunos gremios que se enfrentan a estas aplicaciones es que no deberan existir y por lo tanto no debera existir este trabajo. Entonces, cuando los trabajadores de plataformas se organizan, reciben de otros gremios un rechazo total. Lo que veo es que hay un inters legtimo de los sindicatos tradicionales que no pueden desplegar una estrategia inteligente frente al avance de estas aplicaciones. Un fenmeno similar sucede entre la actividad de los taxis y Uber. Es decir, cmaras empresarias y sindicatos que se alan en contra de la plataforma y de los choferes de plataformas. Me parece una estrategia legtima pero no eficiente para lidiar con una nueva economa, con una nueva forma de comerciar, de marketing, de organizacin del trabajo, etc. Creo que es una estrategia equivocada que los trabajadores se adecuen a los intereses de los patrones en contra de nuevos patrones tecnolgicos.

Se asesoraron, conversaron e intercambiaron experiencias con el resto de los sindicatos para construir su espacio?

M. F.: Los otros sindicatos nos escucharon, brindaron su apoyo, aconsejaron e invitaron a participar de charlas. Pusieron la problemtica sobre la mesa. En la presentacin del libro de Tali Goldman, La Marea Sindical, estuve reunida con Virginia Bouvet, de metrodelegados. Tambin hablamos con Foetra; tuvimos reuniones con la CTA, con Hugo Yasky y con la CGT. En realidad recibimos mucho apoyo.

El desembarco de este tipo de economas parece inevitable. Consideran que la llegada de estas plataformas a la Argentina fueron favorecidas por el contexto sociopoltico?

J. M. O.: La expansin de la economa de plataformas es un hecho. Evidentemente hay un nuevo mercado. Hay una nueva manera de generar mercados y oportunidades de empleo. El problema es que la economa de plataformas, as como est planteada hoy, est generando empleo precario en todas las ciudades del mundo. Sobre todo en las grandes ciudades. Pero tambin es cierto que se expanden mucho ms rpido en economas sumergidas o en perodos de crisis. Adems de sealar como causa que hay una crisis de empleo en Argentina, hay que decir que la mayora de los empleos que se crean en Argentina son precarios, a plazo, monotributistas, monotributistas sociales, etc. Desde APP monitoreamos la expansin de Rappi, pero tambin de otras plataformas. El crecimiento que tuvieron en un ao es exponencial: desde febrero, pasaron por Rappi ms de 20 mil trabajadores en todo el pas. Esto no quiere decir que esa sea la cantidad de trabajadores permanentes en la empresa, lo que significa es que hicieron la capacitacin y prestaron servicio, en todo el ao, ms de 20 mil trabajadores. Todo esto est exhibido en las estadsticas como empleo precario. Claramente guarda una relacin la expansin de la economa de plataformas, en estas condiciones, con las estadsticas que se exhiben de la expansin del empleo precario. Creo que hay una expansin generalizada de este tipo de economa, pero es cierto que en Argentina se da en este contexto de relaciones laborales y eso profundiza el grado de precariedad de la expansin. Lo cierto es que la economa de plataformas genera oportunidades de empleo, el tema es en qu condiciones se da esto. La precariedad pasa porque en el siglo XXI se estn dando relaciones laborales como si estuviramos en el siglo XIX.

Cmo se posicionan los Estados frente a esta expansin de la economa de plataformas y el consecuente crecimiento del empleo precario?

J. M. O.: Hay un temor de los Estados que desincentivan este tipo de modelos y, por lo tanto, frenan la creacin de este tipo de empleo. La pregunta es para qu crear esta cantidad de empleo en estas condiciones? Sobre todo porque la mayora de los trabajadores de estas plataformas son migrantes. Pero adems hay que tener en cuenta que las personas contratadas por estas plataformas trabajan pocos meses y son sometidas a esfuerzos fsicos enormes. Cuando quedan finalmente sin trabajo eso trae consecuencias sociales muy graves. A medida que se vayan percibiendo estas consecuencias sociales, no slo laborales, los Estados van a tener que prestarle ms atencin a esta situacin. La solucin puede ser regulatoria o con alguna poltica de contencin. Incluso se pueden considerar soluciones mixtas, para garantizar ingresos mnimos, para que haya seguro de riesgos, para que se limiten las horas de trabajo. Actualmente, la plataforma te incentiva a trabajar cada vez ms horas y se genera una competencia que hace que las jornadas se extiendan hasta 15 o 17 horas. En Europa ya se est discutiendo cmo organizar la jornada para este tipo de plataformas y lo mismo va a tener que suceder en Latinoamrica. Ms all del signo poltico de cada gobierno. El sindicalismo comprendi que este modelo, as como est planteado, ms que un peligro para los standards de trabajo decente, lo es para el trabajo en s. Nadie cree que este modelo sea parte del sueo emprendedor.

Sobre la solucin regulatoria, considera que la normativa se tiene que adecuar o hay que generar un nuevo marco?

J. M. O.: Lo que creo es que cualquier tipo de regulacin tiene que ir en este sentido que mencion: ingreso bsico, libertad sindical, seguro de riesgos, jornada de trabajo, etc. Creo que ese proceso se va a dar. A travs del reconocimiento de este tipo de relaciones laborales tradicionales o bien con regulaciones especficas. Hay que estar muy atentos. En Argentina, hay un proyecto de reforma laboral que est latente. Creo que ya est sepultado. Sin embargo, es alarmante porque contiene una propuesta que es la de crear un estatuto de los trabajadores autnomos. Eso vendra a ser la desregulacin de este tipo de relaciones. A veces, ante la urgencia de regular se puede caer en el fortalecimiento de una reforma flexibilizadora. Una reforma de este tipo sera catastrfica para los trabajadores de la economa de plataformas. Porque si se crea este tipo de empleo, con este nivel de precariedad y adems se le agregan leyes flexibilizadoras, despus es muy difcil volver a discutir cmo incorporar una clave de derechos. Entonces, creo que hay que ser delicados en cuanto a la urgencia de una regulacin sobre el tema. Actualmente, centros de estudios, juristas, investigadores, estn tratando de entender el fenmeno. Si se da una reforma regulatoria antes de la comprensin del fenmeno puede ser contraproducente. En el seno del gobierno tambin se est dando este debate. En este marco creo que hay que destacar el reconocimiento de la organizacin de los trabajadores de plataformas. Esto tambin lo est discutiendo el sindicalismo argentino que tiene una tradicin de enorme dinamismo. Todos los actores sociales se estn enfrentando a un dilema, que creo que es el dilema ms actual: cmo incorporar todo esto dentro de un esquema de derechos.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/169766-las-app-del-siglo-xxi-crean-relaciones-laborales-del-siglo-x



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter