Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-01-2019

Resumen del informe presentado por la Comisin Mundial sobre el Futuro del Trabajo de la OIT

AIL

Trabajar para un futuro ms prometedor, impulsar la justicia social y promover el trabajo decente, son las recomendaciones que apuntalan el informe que este 22 de enero present en Ginebra, Suiza, la Comisin Mundial sobre el Futuro del Trabajo de la OIT, con el cual esta organizacin dio inicio a la celebracin de su centenario de fundacin.


https://i0.wp.com/ail.ens.org.co/wp-content/uploads/sites/3/2019/01/Futuro-del-trabajo.png?resize=847%2C450

 

La Comisin fue copresidida por el Presidente de Sudfrica, Cyril Ramaphosa, y el Primer Ministro de Suecia, Stefan Lfven, e incluy representantes de los trabajadores, de los gobiernos, empleadores, acadmicos y ONG.

De su informe se destaca el llamado a revitalizar el contrato social, para que las y los trabajadores estn protegidos por una Garanta Laboral Universal, que preserve la libertad sindical, la negociacin colectiva y otros derechos fundamentales del trabajo, as como seguridad y salud en el trabajo, un salario vital adecuado y lmites mximos respecto a las horas laborales.

Incluye adems recomendaciones importantes respecto al aprendizaje permanente, el apoyo a los trabajadores para gestionar la transicin en el trabajo, la igualdad de gnero, los trabajadores rurales e informales, la inversin en cuidados e infraestructura, el ajuste climtico, la proteccin social. Asigna un papel esencial a las polticas pblicas, indicando que los Gobiernos deben regular y asegurar la aportacin de servicios de todo tipo, y apoya el desarrollo de nuevos indicadores econmicos que vayan ms all del estrecho mbito del PIB.

La Comisin reconoci que la manera en que la globalizacin ha dejado atrs a la mayora de las y los trabajadores del mundo, no puede repetirse en el Futuro del Trabajo. Afirma que los modelos empresariales han de ajustarse mejor a un programa centrado en las personas, reconociendo que el desafo reside tanto en nuevas formas de empresa como en nuevas formas de trabajo. El trabajo no es una mercanca, y los profetas de la uberizacin han sido advertidos.

El informe toma como punto de partida los enormes desafos a los que se enfrenta el mundo, con cientos de millones de desempleados, cientos de miles de trabajadores que pierden la vida en el trabajo, un elevadsimo nivel de actividad econmica informal. Seala que 300 millones de trabajadores viven en condiciones de extrema pobreza, que el crecimiento de los salarios no ha seguido el mismo ritmo que el crecimiento de la productividad y que se ha reducido la proporcin de los ingresos. Enumera la probabilidad de que el cambio tecnolgico tenga repercusiones importantes sobre el empleo y la capacitacin.

Plantea asimismo que las transformaciones tecnolgicas y los nuevos actores del mundo del trabajo, traern oportunidades para mejorar la calidad de vida de los trabajadores, ampliar sus opciones, cerrar la brecha de gnero, revertir los estragos causados por las desigualdades a nivel mundial. Sin embargo, nada de ello ocurrir por s mismo. Sin unas medidas enrgicas que se deben tomar nos dirigiremos a un mundo en el que se ahondarn las desigualdades e incertidumbres.

Los avances tecnolgicos (inteligencia artificial, automatizacin, robtica) crearn nuevos puestos de trabajo, pero quienes en la transicin van a perder sus trabajos, podran ser los menos preparados para aprovechar las nuevas oportunidades. Las competencias de hoy no se ajustarn a los trabajos de maana, y las nuevas competencias adquiridas pueden quedar desfasadas rpidamente, seala el informe.

La ecologizacin de nuestras economas crear a su vez millones de puestos de trabajo, en la medida que adoptemos prcticas sostenibles y tecnologas limpias. En cambio, otros puestos desaparecern cuando los pases reduzcan progresivamente la industria basada en el carbn y en el uso intensivo de los recursos.

La evolucin demogrfica no es un factor desdeable, precisa el informe. Si bien es cierto que el aumento de la poblacin juvenil en algunos pases y el envejecimiento de la poblacin en otros, ejercen presin sobre los mercados de trabajo y los sistemas de seguridad social, estos cambios abren nuevas vas que nos brindan la posibilidad de tener sociedades basadas en los cuidados y la inclusin. Tenemos que aprovechar las posibilidades que nos brindan estas transformaciones profundas.

El informe hace nfasis en que hay que revitalizar el contrato social, para lo cual es precisa la accin comprometida de los gobiernos y organizaciones de empleadores y trabajadores. Un contrato social que asegure a los asalariados participacin justa en el progreso econmico, el respeto de sus derechos y la proteccin de los riesgos a los que se exponen. El dilogo social puede desempear un papel fundamental en la pertinencia de este contrato, siempre que todos los actores del mundo del trabajo intervengan en l, en particular los millones de trabajadores que actualmente estn excluidos.

En aras de fortalecer el contrato social, la Comisin Mundial de OIT propone un programa que site a las personas y el trabajo que realizan en el centro de las polticas econmicas y sociales y de prctica empresarial. Programa que descansa en tres ejes de actuacin, a saber:

1- Aumentar inversin en capacitacin

La capacitacin hace posible que las personas amplen sus oportunidades y mejoren su bienestar, adquieran competencias y las perfeccionen. El aprendizaje permanente engloba el aprendizaje formal e informal desde la primera infancia y la educacin bsica, hasta el aprendizaje en la vida adulta. Gobiernos, trabajadores y empleadores, as como las instituciones educativas, tienen responsabilidades a la hora de generar un ecosistema de aprendizaje efectivo que cuente con financiacin adecuada. Los jvenes necesitan ayuda para sortear las dificultades de la transicin de la escuela al trabajo.

Hay que aplicar un programa transformador y mensurable para la igualdad de gnero, seala la Comisin en su informe. Las polticas deben promover que se comparta la prestacin de cuidados no remunerados en el hogar para crear una autntica igualdad de oportunidades en el lugar de trabajo. El fortalecimiento de la voz de las mujeres y de su liderazgo, la eliminacin de la violencia y del acoso en el trabajo, y la aplicacin de polticas de transparencia salarial, son condiciones para la igualdad de gnero.

El informe aboga por la proteccin social universal desde el nacimiento hasta la vejez. El futuro del trabajo requiere un sistema de proteccin social slido y con capacidad de respuesta, basado en los principios de solidaridad y de reparto de riesgos. Ello exige un piso de proteccin social que asegure un nivel bsico de proteccin para todas las personas vulnerables, complementado por regmenes contributivos de seguridad social que proporcionen niveles mayores de proteccin.

2- Aumentar inversin en instituciones del trabajo

Las instituciones que regulan el trabajo, desde la reglamentacin y los contratos, hasta los convenios colectivos y los sistemas de inspeccin, son las piedras angulares de las sociedades justas, forjan las vas que llevan a la formalizacin y a un futuro de trabajo con dignidad, seguridad e igualdad.

Se debe establecer una Garanta Laboral Universal. Esto es: todos los trabajadores, independientemente del acuerdo contractual o situacin laboral, deberan disfrutar de derechos fundamentales del trabajo: un salario vital adecuado, lmites mximos para las jornadas laborales, proteccin en seguridad y salud en el trabajo. Los convenios colectivos o la legislacin de los pases pueden aumentar este piso de proteccin social.

Los trabajadores necesitan mayor autonoma sobre su tiempo laboral, sin dejar de satisfacer las necesidades de la empresa y su productividad, seala la Comisin Mundial de OIT. En ese sentido, se debe aprovechar la tecnologa y lograr flexibilidad y control sobre los horarios de trabajo. Ampliar las oportunidades y conciliar la vida profesional con la vida personal puede ayudarles a alcanzar este objetivo.

Mediante el dilogo social y la promocin de polticas pblicas se debe garantizar la representacin colectiva de los empleadores y trabajadores. stos debern disfrutar de los derechos de libertad sindical y negociacin colectiva, con el Estado como garante. Los sindicatos y los empleadores deben robustecer su legitimidad representativa a travs de tcnicas de organizacin innovadoras, que incluyan a quienes estn involucrados en nuevos modelos empresariales, incluso mediante el uso de la tecnologa.

Encauzar y administrar la tecnologa en favor del trabajo decente, es otro llamado que hace la Comisin de OIT en la bsqueda de un futuro ms prometedor. Esto significa que los trabajadores y directivos han de disear la concepcin del puesto de trabajo; han de adoptar un enfoque de la inteligencia artificial bajo control humano, que garantice que sean personas las que tomen las decisiones que afectan al trabajo.

Asimismo, debera establecerse un sistema de gobernanza internacional de las plataformas digitales, que les exija a stas (y a sus clientes) el respeto de determinados derechos y protecciones mnimas. Los avances tecnolgicos requieren tambin la reglamentacin del uso de datos y de la responsabilidad sobre el control de los algoritmos en el mundo del trabajo.

3. Incrementar inversin en trabajo decente y sostenible

De conformidad con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, la comisin recomienda inversiones transformadoras en reas clave en favor del trabajo decente y sostenible,. Inversiones de este tipo impulsarn tambin la igualdad de gnero y podran crear millones de puestos de trabajo y nuevas oportunidades para las microempresas y las pequeas y medianas empresas.

El desarrollo de la economa rural, del cual depende el futuro de muchos trabajadores del mundo, debera convertirse en una prioridad. Es necesario orientar la inversin hacia infraestructuras materiales y digitales de alta calidad para reducir la brecha existente y apoyar la creacin de servicios pblicos de valor elevado.

Remodelar las estructuras de incentivos empresariales en pro de estrategias de inversin a largo plazo, y explorar indicadores de desarrollo humano y bienestar. Cabe tambin contemplar polticas fiscales justas, revisar las normativas contables empresariales, y cambios en las prcticas de presentacin de informes. Han de adoptarse tambin nuevos modos de medir el desarrollo de los pases para que den cuenta de las dimensiones distributivas del crecimiento, el valor del trabajo no remunerado que se realiza en el servicio domstico y en las comunidades, as como de las externalidades de la actividad econmica, por ejemplo, la degradacin medioambiental.

Asumir responsabilidades Exhortamos a todas las partes interesadas a que asuman su responsabilidad en la construccin de un futuro del trabajo justo y equitativo. Recomendamos en particular el establecimiento de relaciones de colaboracin ms sistmicas y sustantivas entre la Organizacin Mundial del Comercio, las instituciones de Bretton Woods y la OIT.

La OIT est llamada a desempear un papel ejemplar en el apoyo a la ejecucin de este programa. Puede convertirse en un rgano de referencia en el sistema internacional en lo que respecta al dilogo social, la orientacin y el anlisis de las estrategias de cada pas en pro del futuro del trabajo. Recomendamos adems que se preste especial atencin a la universalidad del mandato de la OIT. Esto implica aumentar el alcance de sus actividades para incluir a aquellas personas que, histricamente, han permanecido excluidas en gran escala de la justicia social y del trabajo decente, en particular a quienes trabajan en la economa informal.

Esto implica tomar medidas innovadoras para afrontar la diversidad de situaciones en las que se presenta el trabajo y, en particular, el fenmeno emergente del trabajo digital a travs de la economa de plataformas. Consideramos que la garanta laboral universal es una herramienta adecuada para responder a estos desafos y recomendamos que la OIT preste una atencin con urgencia a su aplicacin.

Finalmente, la Secretaria General de la Confederacin Sindical Internacional, Sharan Burrow, seal que el informe representa un paso importante en el camino hacia la Conferencia del Centenario de la OIT en junio, donde los sindicatos presionarn para que se adopten decisiones concretas y ambiciosas para conformar un mundo del trabajo que est, tal como lo menciona la Comisin: centrado en las personas.

El informe lo puede consultar completo aqu

Fuente: http://ail.ens.org.co/informe-especial/resumen-del-informe-presentado-por-la-comision-mundial-sobre-el-futuro-del-trabajo-de-oit/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter