Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-01-2019

Ideologa y cine: carta a un amigo cineasta

Jorge Vital de Brito Moreira
CatoVerde-CMBryan

Traducido del portugus para Rebelin por Catherine M. Bryan


La produccin no solamente produce un objeto para el sujeto, sino tambin un sujeto para el objeto (1)

Para tratar de ser mejor entendido (ganando tiempo, tratando de ser ms preciso en nuestro dilogo), te envo algunas anotaciones sobre la nocin (o concepto) marxista de "ideologa" y su relacin con el discurso esttico y potico en la sociedad capitalista (2). Ellas ayudarn a explicar el sentido de mi crtica cultural de tu pelcula.

"Ideologa" es un trmino que fue inicialmente acuado por el filsofo francs Antoine Destutt de Tracy durante la Revolucin Francesa (3). En general, en un sentido abstracto y algo vago, la ideologa se entiende como una coleccin de creencias y valores normativos que un individuo o grupo defiende por razones no puramente epistemolgicas (ligadas a la razn, al intelecto, al conocimiento cientfico).

En la filosofa contempornea, el concepto tiende a ser ms estrecho que la nocin original, y puede ser asociado a las ideas expresadas en trminos amplios tales como "concepcin del mundo" o "visin imaginaria del mundo", etc. En el mundo poltico, como sabemos, existen diversas ideologas polticas en conflicto, que cubren una amplia gama de intereses en la lucha entre sujetos humanos y entre clases sociales.

En el marxismo, la nocin (o concepto) de "ideologa", usada por los jvenes Karl Marx (27 aos) y Friedrich Engels (25 aos) en el libro "La ideologa alemana", estuvo asociada a la relacin sujeto/objeto y a la nocin de "falsa conciencia" del sujeto humano (individual o de la clase social). Esto implica que existe un nivel epistemolgico (ligado al eje "verdadero/falso") y que el sujeto puede superar la "falsa conciencia" a travs de su voluntad de conocer el objeto (de distinguir lo "cierto" de lo "errado"), ya sea individualmente o a travs de una educacin socialmente adecuada, ilustrada y/o cientfica.

En la medida en que Marx se desarrollaba como filsofo, socilogo, economista, tambin desarrollaba y ampliaba su nocin de ideologa (ms all de la dimensin epistemolgica) que comenz a relacionarse con la dimensin cultural de los sujetos humanos como se puede verificar en sus 3 trabajos escritos posteriormente: "El Manifiesto del Partido Comunista", "El 18 Brumario de Luis Bonaparte"; y el Prefacio a "Una contribucin a la crtica de la economa poltica".

Aos despus de esos escritos, en su libro "El Capital", el Marx adulto, segua usando la nocin de ideologa como "falsa conciencia" para criticar los errores sistemticos y las limitaciones esenciales y fundamentales de la Ciencia Poltica Clsica (de los economistas tales como Adam Smith, David Ricardo, Malthus, etc.). Pero en el libro "El Capital", Marx tambin renovaba y ampliaba su nocin de ideologa, asocindola a un nuevo concepto marxista: al concepto de "fetichismo de la mercanca", un trmino culturalmente amplio, que trascenda su concepto inicial de ideologa (que estaba predominantemente asociado al nivel epistemolgico, a la cuestin de la "falsa conciencia" y de la voluntad del sujeto de superar la ignorancia y conseguir aclaracin).

As, en esta nueva nocin, Marx se refiere a algo mucho mayor que la conciencia y la voluntad del sujeto humano (individual y/o social) pues se refiere a una caracterstica que pertenece a las relaciones estructurales y superestructurales (conscientes e inconscientes) de los sujetos humanos dentro del sistema capitalista. Por lo tanto, esta nocin de ideologa (ligada al sistema socio-econmico-cultural como un todo) trasciende predominantemente la nocin ligada a la conciencia y la voluntad del sujeto humano.

Histricamente, es el pensamiento de Karl Marx, en primer lugar, y luego el de Sigmund Freud, que proporcionaban los puntos de partida para cuestionar la nocin de un sujeto unitario, autnomo, que para muchos pensadores de la tradicin occidental ha sido tomado como la base de la "teora liberal" del "contrato social" entre los seres humanos. En resumen, Marx y Freud son los dos pensadores que abrieron el camino para la deconstruccin del "sujeto humano" como un concepto central de la filosofa del sujeto: de la metafsica, de la historia, de la moral, de la psicologa, de la economa, de la cultura, esttica y de la potica occidental.

Aunque la nocin epistemolgica de ideologa (verdadero/falso) asociada a la conciencia del sujeto (individual y social) contine teniendo validez dentro del marxismo, trasciende y supera a la explicacin que fue establecida por la filosofa del sujeto unitario y autnomo de otras filosofas occidentales. En resumen, se puede afirmar que, en general, existen dos nociones de ideologa en el marxismo: una, predominantemente epistemolgica, ligada a las limitaciones y errores sistemticos del conocimiento humano y cientfico; la otra, predominantemente sociolgica, ligada a la cultura como visin o "concepcin del mundo" de las clases sociales, de sus intereses y de sus luchas (as como de las clases sociales y grupos humanos). No necesito reafirmar que estoy de acuerdo con estas dos nociones bsicas de ideologa dentro del marxismo como usted podrs comprobar leyendo mi tesis de Maestra, "Ciencia, concepcin de mundo y programa en el marxismo" sobre el pensamiento del filsofo marxista espaol Manuel Sacristn Luzn (4).

En el marxismo occidental, los dos conceptos de ideologa resultaron ser muy dinmicos, habiendo presentado continuidades, variaciones, diferencias y enriquecimientos por parte de pensadores como George Lukcs, Antonio Gramsci, Louis Althusser, Manuel Sacristn Luzn, la Escuela de Frankfurt (Theodor Adorno, Herbert Marcuse, Wilhelm Reich, Erich Fromm) Terry Eagleton, Fredric Jameson y, recientemente, Slajov Zizek.

Dentro del marxismo contemporneo, por ejemplo, el filsofo francs Louis Althusser se destac en la segunda mitad del siglo XX al proponer una novedosa nocin de ideologa. En Althusser, la nocin de ideologa, est intrnsecamente asociada al marxismo de Gramsci (su nocin de hegemona); al giro lingstico estructuralista de Ferdinand de Saussure, Roman Jakobson, y Levi-Strauss; a las elaboraciones del Psicoanlisis de Sigmund Freud y de Jacques Lacan. As, en Althusser, los tres registros de Jacques Lacan ("Imaginario", "Simblico" y "Real" en el sujeto humano) se utilizan para conceptualizar la ideologa como "la representacin de las relaciones imaginarias de los individuos con sus verdaderas condiciones de existencia" (5).

En este sentido, la relacin entre sujeto y objeto (subjetividad y objetividad), tanto para Althusser como para Marx, Freud y Lacan, es el producto contradictorio de una estructura que tiende a ser necesariamente alienada, negada, y/o reprimida en el propio momento de la subjetivacin.

En su libro "Ideologa: una introduccin", Terry Eagleton nos explica: "Sea cuales sean sus fallas y limitaciones, la exposicin de Althusser sobre la ideologa representa uno de los grandes avances en ese tema en el pensamiento marxista moderno. La ideologa ya no es slo una distorsin o una reflexin falsa, una pantalla que interviene entre nosotros y la realidad, o un efecto automtico de la produccin de mercancas. Es un medio indispensable para la produccin de sujetos humanos. Entre los diversos modos de produccin de cualquier sociedad, hay un modo cuya tarea es producir las propias formas de subjetividad; y es tan material y tan histricamente variable como la produccin de barras de chocolate o de automviles"(6).

De acuerdo con Fredric Jameson, en su libro Documentos de cultura, documentos de barbarie,la nocin de ideologa (identificacin regresiva con los valores dados) est contrapuesta a su nocin de utopa (deseo de superacin) y articulada a sus brillantes estudios sobre la narrativa occidental; est tambin asociada a los escritos de Lukcs, Althusser y Lacan, destacando el registro del Real (la Historia humana) como una dimensin que tiende a ser imposible de ser representada por el sujeto humano. En Jameson (que tambin tiene libros sobre las contradicciones en la narrativa cinematogrfica), el registro del "Real" es entendido como la dimensin especfica de la Historia social real del sujeto humano, pero que no puede ser representada directamente por este sujeto: nosotros, sujetos humanos, slo podremos acceder al Real (a la Historia) indirectamente, a travs de su simbolizacin por los discursos narrativos (literario, teatral, cinematogrfico, etc.). As, slo podemos acceder al Real, (a la Historia humana), a travs del proceso de simbolizacin e interpretacin que se da en la narrativa, repito, de los discursos humanos (novela, teatro, cine, en el documental, en la novela de TV e otros), pues es a travs de los discursos donde se expresa necesariamente el "inconsciente poltico" individual y social de las luchas histricas de poder entre las clases sociales y los grupos humanos (7).

En otro mbito, tambin existe en el marxismo una nocin ms culturalmente especfica de ideologa (ligada a la Revolucin Bolchevique de 1917 y a los escritos de Lenin y de Trotsky) que est asociada a los filsofos y crticos del lenguaje ruso como Valentn Voloshinov y/o Mikhail Bakhtin y a los artistas de vanguardia como Serguei Eisenstein, Bertolt Brecht, Jean-Luc Godard y Glauber Rocha, donde el concepto de ideologa es tambin entendido como "el proceso de produccin de significados, signos y valores para la vida social" (8).

As estos artistas utilizan sus medios de comunicacin y sus discursos artsticos (en la forma y en el contenido del texto literario, teatral o cinematogrfico) como instrumentos expresivos en la lucha cultural para producir, generar y crear significados que tengan una funcin para la revolucin social, para la resistencia crtica, de oposicin o de subversin, de contrariedad o contradiccin al discurso ideolgico hegemnico (oficial, religioso, poltico, antropolgico, cultural), dominante en nuestra sociedad dividida por las diferencias sociales, por las desigualdades de clases y por la injusticia social.

En esta lucha ideolgica y poltica sera importante destacar tambin la significativa contribucin del libro de Guy Debord "Sociedad del espectculo" en el que nos ensea (siguiendo las enseanzas de Karl Marx en el libro "El Capital") que la sociedad moderna "se presenta como una inmensa acumulacin de espectculos "(9).

Por ltimo, tambin me parece importante destacar que:

1) El trmino "significado sintomtico" (que utilizo para la crtica de tu pelcula) est asociado, por un lado, al trmino althusseriano "lectura sintomtica" y, por otro lado, est conectado a la expresin falacia intencional" del crtico estadounidense William K. Wimsatt Jr): no se puede confundir la intencin del autor con el sentido efectivo producido por las imgenes y los sonidos" (10).

2) La nocin de "significado sintomtico (reprimido)" est relacionada con la visin del cine como "Dispositivo", "Apparatus" (proveniente de los tericos del cine como Jean Louis Bawdry, Christian Metz y otros): la de estudiar la relacin sujeto-objeto, vinculando el aparato tcnico con una formacin ideolgica e histrica que los crticos de la cultura de enfoque marxista cuestionan a partir de los descubrimientos de pensadores (Marx, Freud y Nietzsche) asociados a la desmitificacin del sujeto y de la conciencia como entidades autnomas. As, esa doble dimensin del cine (como artefacto y como experiencia subjetiva de gratificacin) colocara al cine tambin desde, por ejemplo, la perspectiva psicoanaltica, como "maquina de placeres" entendiendo su efecto, predominantemente, como un movimiento de "regresin narcisista por el cual el espectador se entrega a una identificacin con el aparato y luego con el imaginario representado en la pantalla "(11).

Histricamente, la teora del dispositivo (Apparatus) ha sido discutida y cuestionada por tericos como Giles Deleuze o David Bordwell; pero tambin ha sido discutida, desarrollada y ampliada por Screen Theory y la revista Screen, por la perspectiva feminista (Laura Mulvey y otros) y por cineastas y crticos marxistas de matizadas orientaciones tericas: en el marco del marxismo, por ejemplo, tenemos actualmente destacados crticos de la cultura como Fredric Jameson (12) y Slavoj Zizek (13) que siguen pensando "el discurso cinematogrfico" dentro de un amplio y abierto concepto de ideologa en la tradicin del marxismo occidental.

No me parece necesario seguir escribiendo sobre la historia de la nocin de ideologa; como mencion al principio de esta carta, quera enviarte algunas anotaciones (elementos iniciales del marco terico-metodolgico que utilizo) que podran ayudar a aclarar el sentido de mi crtica cultural. Una crtica que tiene como eje central (como mencion antes) la relacin ideolgica entre subjetividad y objetividad en la sociedad capitalista y que encuentro en el discurso cinematogrfico de tu pelcula.

Esta relacin ideolgica dentro del discurso cinematogrfico tambin podr ser ampliamente estudiada en el libro "El Discurso cinematogrfico: Opacidad y Transparencia", del terico y crtico brasileo, Ismail Xavier. En este libro, Xavier muestra la evolucin y la funcionalidad de las ms significativas posturas esttico-ideolgicas de las diversas concepciones y teoras cinematogrficas [la decoupage en el cine clsico; el realismo crtico; el modelo de Andr Bazin; la vanguardia (el modelo onrico, la imagen arquetipo, etc ...), la deconstruccin y otras] que se han utilizado para justificar el uso de la imagen y del sonido en el discurso cinematogrfico occidental (14).

Me quedo por aqu. Recibe un abrazo Vital.

Atentamente,

Jorge Moreira

Notas:

(1) Karl Marx, Introduccin a la crtica de la economa poltica 1857, p. 81.

(2) Terry Eagleton. La esttica como ideologa (2011).

(3) Ideologa: Una Introduccin . (2007). Paids Ibrica Ediciones S A.

(4) Jorge Vital de Brito Moreira. Ciencia, concepcin de mundo y programa en el marxismo . Universidad Nacional Autnoma de Mxico. UNAM. (1985). Consulte tambin el libro de Manuel Sacristn Luzn, Panfletos y materiales, I: Sobre Marx y marxismo . Icaria, Barcelona, 1983.

(5) Terry Eagleton. Ideologa: Una introduccin . (2007). Paids Ibrica Ediciones S A.

(6) Terry Eagleton. Ideologa: Una introduccin . (2007). Paids Ibrica Ediciones S A.

(7) Fredric Jameson. Documentos de cultura, documentos de barbarie ( 1989). Editorial: Antonio Machado

(8) Robert Stam. Introduo Teoria do Cinema . Editora Papirus (2003).

(9) Guy Debord. La sociedad del espectculo . La Marca Editora. (1995)

(10) Terry Eagleton. Una introduccin a la teora literaria . Fondo de Cultura Econmica. (2002).

(11) Ismail Xavier. O Discurso Cinematogrfico: Opacidade e Transparncia. Paz & Terra. ( 2008)

(12) Fredric Jameson. As Marcas Do Visivel. Editora: Paz e Terra (1995) y, La esttica geopoltica: Cine y espacio en el sistema mundial Ediciones Paids; (1995)

(13) Slavoj Zizek. Mirando al sesgo. Ediciones Paids (2000) y, Todo lo que usted quiso saber sobre Lacan y nunca se atrevi a preguntarle a Hitchcock. Editor: Manantial (1994).

1(4) Ismail Xavier. O Discurso Cinematogrfico: Opacidade e Transparncia. Paz & Terra ( 2008)

Fuente: https://catoverde-cmbryan.blogspot.com/

Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y Rebelin.org como fuente del traduccin.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter