Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-01-2019

El socialismo de ellos

Miguel Alejandro Hayes
La Trinchera


El ser humano siempre busca a qu aferrarse, me coment hace algn tiempo un destacado activista social cubano. Quise ignorar su planteamiento, con esa fe que tengo en la racionalidad humana. Lo cierto, es que la realidad le da cada vez ms la razn a lo expresado por aquel hombre.

La gente se aferra a la msica, a la poesa, al dinero, a la poltica, a otra persona, a Dios. Pero no era eso de lo que iba aquella afirmacin tan importante. Se refera ms bien a esa casi necesidad de muchos de inventarse, de buscarse algo en lo que creer ciegamente. Ese algo que se busca suele ser el motivo de alivio -de certeza-, de esa certeza que todos necesitamos.

La defensa de los hombres de lo merecedor de su certeza, ha sido causa de crmenes pasionales, de guerras, masacres, y hasta sombros quinquenios.

Ese elemento merecedor de la certeza, se convierte en lo puro, en lo absoluto, y como todo absoluto: vaco de contenido. Por eso, la ideologa juche, hay tantos que la creen, pero pocos pueden explicar qu es. Por eso, un Dios que lo es todo, es tan difcil de definir. Por eso, un sabio dijo que al valor (el concepto valor de Marx) no hay quien lo agarre. Por eso, el socialismo, casi nadie sabe qu es.

Y es el socialismo esa certeza de la vida poltica de muchos cubanos.

Es una religin, un producto cultural, algo de devocin, que cada cual asume a su forma.

Sucede, que todo aquello que sea tan general, tan abarcador -como un saco en el que cabe todo- termina siendo manipulado. As, en nombre del juche, se encubre muchas de las malas prcticas en la Corea del Norte; en nombre de Dios se ha hecho y deshecho; de la teora del valor de Marx, al aprovecharse de la devocin de tantos al marxismo, se ha inventado hasta la compatibilidad con la econofsica, Y del socialismo, que se ha hecho?

El socialismo, como esa certeza necesaria de tantos cubanos de no volver a ser siervos del guila, es utilizado en ocasiones al antojo de los poseedores de la verdad, de un pretendido clero dueo de la verdad del socialismo, de los que controlan aparatos ideolgicos del estado. Entonces, esa certeza necesaria, se pone al servicio de algunos grupos sociales.

Por lo que, en nombre del socialismo, movilizan hacia ciertos intereses. Para ello, se han encargado -el clero- de definir lo que no es socialista.

Y qu es lo no socialista?

Para armar esas clasificaciones, quienes las hacen se supone que tengan claro primero, qu es lo socialista. Me pregunto quien ya tiene definido eso, de dnde lo sac. No podr decir que de Marx, porque Marx no era un terico del socialismo. Pudiera decir que de la tradicin socialista, pero lo cierto es que hay mucha tradicin, y mucha de ella es no marxista, as que es rechazada. Por otro lado, hay otros socialismos como el yugoslavo, pero la postura oficial lo desconoce por su hereja al modelo de Mosc.

Qu va quedando? Todava mucho de lo que se entiende por socialismo en Cuba -y es no precisamente resultado de un estudio y profundizacin en esos temas- es simplemente una asimilacin -no siempre mecnica, claro- de no otro socialismo que el sovitico. Entonces, quienes se atreven a asumir qu es lo socialista y qu no, en realidad estn comparando con el modelo que asumen: estatizado, partido nico, mentalidad de plaza sitiada, etc, -el sovitico-.

No es que aquel socialismo fuera malo, mejor o peor, es el que aquellos pueblos construyeron dado lo que saban y lo que podan. Lo que ocurre, es que quienes tienen la autorizacin para decir qu es lo socialista, olvidan que hacemos el socialismo en Cuba, para Cuba hoy; no el socialismo para s, no es el socialismo por el socialismo. Este no puede ni es- algo puro, trascendental, fijo con independencia de los contextos. No existe una identidad universal para el socialismo que no sea solo ese ismo que seala la tendencia a ponderar el bien de la mayor parte de la sociedad como fin ltimo

Porque lo que puede ser socialismo en una poca y lugar, no lo es en otra.

Por ejemplo, hace 40 aos abrir a la propiedad privada hubiese y era considerado crimen de leso socialismo, sin embargo, hoy es algo socialistamente necesario.

Por eso, lo que hay que sealar, no es lo que es socialismo o no -que ese pensamiento es bastante abstracto y a-histrico-, lo que hay que ver es qu es necesario para el nuestro hoy, y qu no; y eso no se puede afirmar con reglas ya establecidas a partir de manuales o discursos, o de sentencias a la ligera sobre lo que puede ser perjudicial para el pas.

Recurdese que el socialismo -la idea sobre este- es esa necesaria certeza de muchos cubanos. No se le convierta a esta en una estructura vaca y estropeada en nombre de la diversidad de las subjetividades -a veces criterios que no devienen en argumentos-, y menos, en el mecanismo de dominacin ideolgica, poltica, jurdica y econmica de un grupo a travs de su clero sobre las masas; sino en una fuerza para hacer socialismo en Cuba hoy. No se le use para crear divisiones.

Fuente: http://www.desdetutrinchera.com/politica-en-cuba/cual-socialismo/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter