Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-01-2019

La crisis venezolana en el Consejo de Seguridad
La razn contra el insulto

Atilio A. Boron
Rebelin


El debate de este sbado 27 de enero de 2019 en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas seguramente ser incorporado a los anales que registra algunas de las ms grandes confrontaciones polticas sostenidas en ese mbito. All qued plasmada con total claridad la brutalidad e insolencia del imperio cuando el secretario de Estado Michael Pompeo caracteriz al estado bolivariano como mafioso ilegtimo para tras cartn agregar que muchos venezolanos se estn muriendo de hambre debido a un experimento socialista que provoc un colapso de la economa. Que Pompeo acuse a cualquier persona, organizacin o gobierno de este planeta de mafioso aparte de ser un gesto tpico de matn de arrabal que desprecia no slo las tradiciones diplomticas sino las buenas maneras es a la vez un monumental contrasentido para quien durante casi un ao y medio fue jefe de la mayor organizacin criminal y mafiosa del planeta: la CIA. Hombre de discurso trabado y trabajoso, slo pudo proferir insultos y regurgitar desgastadas consignas de la poca de la Guerra Fra en contra de Rusia, China y Cuba. Esas groseras merecieron la aprobacin de los representantes de su peonada regional y, muy particularmente, del impresentable canciller de Colombia, Carlos Holmes Trujillo, un raro fsil del pleistoceno cuyo discurso lleno de mentiras e insultos fue un ultraje al buen decir de colombianas y colombianos y una ensima demostracin del enorme dao que el uribismo le ha hecho y sigue haciendo- a la entraable Colombia. Prefiero ni hablar de lo que fue la intervencin del representante de Canad, otrora un gran pas y hoy sometido al arbitrio de un gobierno que pareciera tener como nica misin convertirse en la estrella nmero 51 en la bandera de los Estados Unidos. Paso asimismo por alto, por cuestiones de profilaxis mental, las intervenciones de algunos de los conspicuos representantes del Cartel de Lima.

Frente a estos esperpentos brill con luz enceguecedora la intervencin de Jorge Arreaza, que brind una soberbia leccin de lo que debe ser un diplomtico. El bolivariano demoli uno tras otro las acusaciones -que no argumentos- de Pompeo y su pandilla. Sin caer en las provocaciones y con una sangre fra admirable, mientras quienes veamos la transmisin del debate sentamos que nos herva la sangre, Arreaza aport un detallado anlisis de la situacin en su pas, identific el origen de la presente crisis en la perversa campaa de agresiones y hostigamientos de todo tipo lanzadas por la Casa Blanca que infligieron daos del orden de los 23.000 millones de dlares a la Repblica Bolivariana de Venezuela agravando considerablemente la situacin econmica del pas. Sus palabras estn en lnea con un reciente informe de Servicio de Investigacin del Congreso de la Unin Americana que en noviembre de 2018 deca que si bien las sanciones econmicas ms fuertes podran influir en el comportamiento del gobierno venezolano, tambin podran tener efectos negativos y consecuencias no deseadas. A los analistas les preocupa que las sanciones ms fuertes puedan exacerbar la difcil situacin humanitaria de Venezuela, que se ha caracterizado por la escasez de alimentos y medicamentos, el aumento de la pobreza y la migracin masiva. Muchos grupos de la sociedad civil venezolana se oponen a sanciones que podran empeorar las condiciones humanitarias.

No slo eso. Adems Arreaza demostr que a diferencia de la tentativa golpista del 11 de abril del 2002 cuando el gobierno de Estados Unidos (George W. Bush) estaba detrs del golpe en el caso actual la Casa Blanca est delante del golpe, es su verdadera vanguadia, reiterando por ensima vez una irrefrenable vocacin de dominio y expoliacin que la Roma americana, al decir de Jos Mart, comenz a hacer manifiesta tan tempranamente como en el ao 1823, fecha de nacimiento de la Doctrina Monroe. La inequvoca conclusin extrada por Arreaza fue que Washington ratifica a lo largo de casi dos siglos su prepotencia imperial, su absoluto desprecio por los valores que dice defender: la libertad, los derechos humanos, la democracia, meras pantallas que mal disimulan su pretensin de apoderarse de las enormes riquezas de un pas, en este caso Venezuela, cuyo petrleo, oro, coltan y otros minerales estratgicos suscitan el desenfrenado apetito de las clases dominantes de Estados Unidos.

El debate demostr la incoherencia y debilidad argumentativa de los crticos de la Revolucin Bolivariana y los ardientes defensores del autoproclamado presidente de Venezuela, un hombre que en cualquier momento podra ser descartado por la Casa Blanca en caso de que para progresar en su plan de sembrar el caos en Venezuela tuviera que recurrir a un autoatentado para justificar y llevar a los extremos su accionar criminal. Esta es una vieja tradicin estadounidense, cuyos hitos ms importantes son la voladura del acorazado Maine en la baha de La Habana en 1898, el ataque a Pearl Harbor en 1941 y, segn algunos estudiosos norteamericanos, los atentados del 11 de Septiembre del 2001. No hay ninguna razn para suponer que la Casa Blanca ha abandonado ese vicio y que no est preparada para incurrir una vez ms en l en la actual coyuntura venezolana.
Para concluir: lo de Arreaza fue excepcional por su contenido y por sus formas, cuestin sta para nada marginal en las relaciones internacionales. Notable tambin por su versacin y por el prolijo desarrollo de sus razonamientos que contrariamente a los borbotones de sus contendientes fluan con elegancia y naturalidad para defender la legitimidad y constitucionalidad del nico presidente de Venezuela que no es otro que Nicols Maduro.

Por eso quienes recordamos los grandes debates sostenidos en el seno de las Naciones Unidas por Ral Roa -el gran ministro de Relaciones Exteriores de Fidel entre 1959 y 1976- y conocido como el Canciller de la dignidad por su elocuente e irrefutable defensa de la Revolucin Cubana, nos regocijamos al comprobar que la tradicin abierta por el cubano ha encontrado en Jorge Arreaza su autntico heredero. Felicitaciones Canciller Arreaza y larga vida a la Revolucin Bolivariana!

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter