Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-01-2019

Resea del libro el libro de Jean-Franois Gayraud Lart de la guerre financire
Una perspicaz visin de la crisis de las subprimes y la crisis financiera consiguiente

Fernando G. Jan
Rebelin


Publicado por Odile Jacob (Pars, 2016), este libro brinda un enfoque singular, apoyndose en el derecho criminal, la economa y algunas dosis de geopoltica. Es, para m, la mejor explicacin general que he ledo de las causas de la crisis econmica y social con pretensin reformadora, que no revolucionaria; si bien, tanto el anlisis como las propuestas, pueden considerarse armadura ideolgica que no le viene nada mal a la pobreza intelectual en que se mueve la izquierda actual en Espaa, al igual que la derecha, tal vez en consonancia con lo que es capaz de asimilar hoy la sociedad espaola.

El autor, es comisario jefe de la polica nacional francesa, doctor en derecho penal por la Universidad Pars II Assas-La Sorbona, diplomado por el Instituto de estudios polticos de Pars (la conocida como Science po), diplomado por el Instituto de criminologa de Pars (Pars II Assas-La Sorbona) y auditor diplomado por varias instituciones como L'Institut national des hautes tudes de la scurit et de la justice (INHESJ), el Centre des Hautes tudes du Ministre de l'Intrieur (CHEMI) y el Centre des hautes tudes sur l'Afrique et l'Asie modernes (CHEAM). Ha publicado: en Presses Universitaires de France (PUF): La dnonciation (1995) ; Le Vol (2001) ; Le terrorismo (2002). En CNRS ditions: Le renseignement criminel (2011); y en Italia dos libros inditos: Nuovi Orizzonti del Crimine Organizzato, con Jacques de Saint Victor (Edizioni di storia e studi sociali, 2013); Colletti Criminali. Lintreccio perverso tra mafie e finanze (Castelvecchi, 2014); en las ditions Odile Jacob: Le Monde des mafias, Gopolitique du crime organic (2005); Showbiz, People et Corruption, (2009); La Grande Fraude. Crine, Subprimes et crises financires (2011); Gostratgie du crime, con Franois Thual (2012); Le nouveau capitalisme criminel (2014). Lart de la guerre financire (2016). Y el ms reciente, Thorie des Hybrides. Terrorisme et crime organic, en CNRS ditions (2017).

Las guerras financieras son guerras no militares, pero son guerras devastadoras, medibles en trminos de esperanza de vida, de incremento de los suicidios y de los homicidios; el caso de Grecia es paradigmtico en Europa, con datos que nos facilita en el codicilo 1, al final del libro. El siglo XXI abre la puerta a una nueva clase de guerra, la guerra financiera; sin olvidarnos de que toda guerra tiene una componente financiera y de endeudamiento (nos recuerda el autor que el esfuerzo de rearme del III Reich de entreguerras, pudo apoyarse en los grandes bancos de Wall Street). Para l se trata de saber si las instituciones financieras, cada vez ms mundializadas, grandes y autnomas, han entrado en conflicto con los Estados, librndoles lo que yo llamar una guerra financiera (p. 18) El enemigo queda sealado.

A excepcin del captulo 5 y de las conclusiones, al texto de cada captulo antecede una cita apropiada de algn pasaje de Bertolt Brecht. El anlisis empieza a inicios de los 70, con Estados Unidos librando una guerra financiera al resto del mundo en nombre de sus intereses vitales. El fin de la convertibilidad del dlar en oro es el hito de donde arranca la financializacin del mundo, con los Estados Unidos obligando al resto de Estados a financiar sus dficits gemelos (del presupuesto federal y de la balanza comercial de los EE. UU.), absorbiendo ms del 80% del flujo de capitales. El mundo comprar la deuda americana y Wall Street crear cada vez ms moneda privada. Vienen despus los decenios de Reagan y Clinton, con los grandes actores de las finanzas mundializadas convirtindose en potencias configuradoras de la postguerra fra.

Los datos de balance de los grandes bancos del oligopolio bancario mundial, superiores a la deuda pblica mundial en el ao 2012, los enormes importes de los derivados, 720 billones de dlares en 2015, equivalentes a 10 veces el PIB mundial y otros datos (pp. 23 y 24) son manifestaciones de esa potencia. Una nueva forma de capitalismo aparece en los aos 80, que se caracteriza por la desregulacin, la financializacin y la mundializacin. Sin el contrapeso de la URSS, la doctrina liberal se converta en dogma sectario (apuntemos aqu que el autor tomar apoyo, inmediatamente despus, en Maurice Allais, insigne economista liberal francs (puede verse mi resea de su libro La crise mondiale daujourdhui (pour de profondes reformes des institutions financires et montaires). Pars, Clement Juglar, 1999, publicada en la Revista de Economa Aplicada, nmero 21 (vol. VII), 1999, pgs. 181 a 185) , por lo que es preciso tomar la precaucin de ver al menos un doble sentido en la condicin liberal, hasta el punto que el propio autor la califica de versin estaliniana del liberalismo, v. pg. 25). El codicilo 3 da en el clavo al destacar el desplazamiento subrepticio de la izquierda de la defensa de las clases populares a las de las minoras y de la burguesa bohemia, a la que la influencia de Michel Foucault no fue ajena (pgs. 146 y 147). El consensus liberal alcanza a todos los partidos y a la sociedad, poniendo el nfasis en los deseos del individuo frente a cualquier norma tradicional y coercin institucional. El nuevo capitalismo post 80 es un capitalismo crimingeno y recuerda al de los barones ladrones del siglo XIX que dur hasta el New Deal, durante el cual Franklin D. Roosevelt someti a los banqueros ladrones, los banksters. En los 80 volvi a invertirse el dominio de la poltica sobre el sistema financiero y la lgica de este fue la de un depredador criminal, aadiendo a las deudas pblicas las de las familias y empresas, hasta convertirse en vampiro de los pobres. Los bancos centrales, en solidaridad con las altas finanzas, y por medio del quantitative easing, inundaron el sistema con lo que se puede calificar de falsa moneda, comprando masivamente deuda, sin contrapartida de nueva riqueza. La concentracin de riqueza y la amplitud de la desigualdad ha sido la consecuencia. Las oligarquas financiarizadas han ganado la guerra a los pobres (p. 35).

Acusar, por ejemplo a los griegos de ser malgastadores, como hizo el ministro de Finanzas alemn Wolfgang Schable, es una vergenza cuando es otra la explicacin, que nos resume el autor en forma de dos preguntas, con sus respuestas en el codicilo 4: De dnde viene la explosin de la deuda soberana griega? Y Cul fue el rol de los fraudes contables? A la primera responde con tres elementos: Los juegos Olmpicos de 2004, los faranicos gastos militares y la escasa presin fiscal sobre las elites; en pginas posteriores recordar el curioso olvido de lo que hizo Alemania tras la II G. M., y en el codicilo 8 aportar datos comparativos de Grecia con Alemania y otros pases del mito de la laboriosidad, que ponen en cuestin ese mito y que Grecia sea un pas de vagos. En cuanto a la segunda, el papel jugado por el banco Goldman Sachs queda en evidencia. La impunidad como moral queda ejemplificada en el codicilo 5 con el ejemplo de la legislacin usamericana y el papel jugado por el ministro de Justicia de Barack Obama, con su feroz determinacin a no perseguir penalmente a los financieros responsables de la crisis de las subprimes, que debiera hacer reflexionar a esa irracional simpata de los que se consideran a s mismos de izquierdas a ese presidente usamericano. El autor destacar la impunidad material de las altas finanzas y su poder sobre las clases polticas paralizadas, as como la impunidad poltico-meditica (pp. 52-53)

En el codicilo 6, nos recordar los conflictos de intereses de los grandes bancos y del papel jugado por las agencias de calificacin, que aconsejaban a los bancos los productos de agregacin de prstamos subprimes. Agencias que han salido a flote sin apenas daos tras la crisis, pasando de puntillas como si no hubieran participado. Tambin menciona la colaboracin de la prensa financiera en espoliar a millares de ahorradores e inversores, formando parte de la corte de los poderosos que generan la niebla necesaria para confundir a la opinin popular mediante una narracin monocroma y orientada de los hechos (p. 66) La perpetuidad del poder de las finanzas impone el mantenimiento de una dulce invisibilidad de las transferencias de riqueza de la gran mayora hacia una nfima minora.(pp. 67-68)

Para el autor estamos ante el crimen financiero, maleante y guerrero que se rige por cuatro leyes: 1) Falsas verdades, inventando teoras y conceptos para preparar futuras malversaciones, apoyndose en Keynes y criticando a Adam Smith y a Mandeville y el postulado del Homo economicus, que ignora los grupos y las relaciones de fuerza, con una ciencia econmica ortodoxa portavoz de los medios financieros que se ensea en las business schools y en los MBA, incluyendo los premios Nobel de economa (en realidad otorgados por el Banco de Suecia), y recordndonos el desastre del Long Term Capital Management (LTCM), un fondo especulativo creado en 1993 operando en base de los famosos premiados por ese Nobel del Banco de Suecia (en 1997), Robert Merton y Myron Scholes, y que en el ao 1998 ya estaba al borde de la quiebra, cerrndolo en el ao 2000, a punto de arrastrar a una crisis sistmica. 2) Inventar productos financieros falsos. 3) Inventar falsos guardianes para ayudar a los verdaderos delincuentes. 4) Inventar una jerga para ocultar el fraude (nos ofrece una pequea tabla de equivalencias de ocho expresiones en jerga financiera y su equivalente real, en p. 117)

Pueblos y Estados convertidos en vasallos por el abandono de la soberana monetaria en provecho de los bancos privados. En un breve captulo 5 nos desgrana cmo se ha llegado a ello en tres actos, apoyndose, sobre todo en Maurice Allais, el gran premio Nobel de economa francs y en J.M. Keynes: Acto I) La creacin monetaria por la va del crdito, actualmente en manos de la banca privada en un 90%, fuente de las crisis financieras contemporneas. Acto II) Financiar la deuda pblica mediante prstamos en los mercados. Acto III) Dejar crecer a las instituciones financieras hasta devenir too big to jail (demasiado grandes para ser castigadas en justicia) y too big to fail (demasiado grandes para dejarlas quebrar), lo que les confiere una especie de capital de impunidad poltico, judicial y financiero. (p. 125)

La va islandesa, a la que aplica el enfoque geoestratgico del dbil frente al fuerte, plantendolo de esta guisa: el pueblo islands, con la deuda acumulada a cuestas, es el dbil, frente al fuerte, representado por las potencias financieras codiciosas. Con la crisis de 2008 la economa de la isla explota bajo el peso del sistema bancario, que representa diez veces sus PIB. Inversores ingleses y holandeses, principalmente a travs de los fondos llamados Icesave, filial on line del Landsbanki son los principales afectados y sus respectivos gobiernos exigen al islands el reembolso de estos fondos (cuatro mil millones de euros aproximadamente). El pueblo islands rehus pagar lo que sus elites, desde el gobierno hasta las altas finanzas estaban dispuestas a socializar. La soberana popular, mediante la protesta pacfica, pero determinada gracias a conservar su soberana democrtica y monetaria y no haberla cedido (slo haba sido candidata a formar parte) a la Unin Europea. Toda una leccin poltica del poder del dbil. Cierra este ltimo captulo el autor con la siguiente frase: El control a posteriori por la desobediencia cvica parece al final una ultima ratio eficaz (p. 136).

En sus conclusiones, previas a los codicilos anexos, que ya hemos comentado, Jean-Franois Gayraud, sentencia: La gran confrontacin que llega, no opondr a los Estados entre ellos, o a los Estados a entidades armadas (polticas, depredadoras o hbridas) sino con ms seguridad a los poderes polticos acorralados por entidades criminales y/o financieras superpotentes. (p. 138). De la utilidad de este enfoque para la reflexin y generacin de nuevas ideas al servicio de la gente y no de aquellos que se enquistan para chupar la sangre ajena, debe juzgar cada cual, pero en los mbitos de la denominada izquierda, bien les vendr esta corriente de aire fresco para evitar quedar encasillados en estereotipos que se han adueado de las opiniones y discursos, tranquilamente tolerados por los poderosos.

Fernando G. Jan, doctor en Economa, es Profesor Titular del Departamento de Economa y Empresa de la UVIC-UCC.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter