Portada :: Espaa :: Por una vivienda digna
(Argumentos para la lucha)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-01-2019

Cmo boicotear una futura aplicacin de la "regulacin de precios de alquileres" en las grandes ciudades

Salva Torres
Rebelin


La continuada publicacin de datos sobre desahucios en el mercado libre del alquiler y los incrementos desorbitados de los precios que pagan los inquilinos por vivir bajo un techo ha obligado a un amplio debate de cmo esa locura se puede parar. Muchos de los medios de comunicacin dominantes y amplios sectores de la izquierda oficial y miembros destacados de organizaciones sociales hablan sobre la regulacin de rentas de los alquileres por precios medios del mercado como solucin para que casi 4 millones de hogares que hoy viven en alquiler en nuestro pas tengan un respiro en la sangra de pagar rentas totalmente injustificadas que se llevan todo un salario. Este es un debate muy importante porque afecta la vida diaria de millones de personas. Nosotros tenemos nuestras propuestas que no coinciden con las mayoritarias de esos foros. Este documento explica como la regulacin de rentas de los alquileres por precios medios del mercado es un falso debate entre los opinadores mayoritarios, a favor y en contra, porque sencillamente tal como se propone ha fracasado en "las ciudades" que dicen deben ser nuestro modelo

Para convencer al pas, suponemos por nuestro atraso secular, de las bondades de la regulacin de los precios del alquiler nos piden que repliquemos experiencias de ciudades de otros pases, repito "ciudades" no "pases", como Pars, Berln, New York o Viena. Haciendo bsquedas en Internet no es difcil encontrar explicaciones de cmo se ha hecho, qu dificultades y oposicin se han encontrado. Si miramos los intereses de la prensa segn quin sea el capital que la financia encontraremos un amplio abanico de opiniones sobre las posibilidades de xito en Barcelona, Madrid y otras grandes ciudades donde se concentra el grueso de inquilinos.

Por ejemplo, Claudio Boada, responsable de Blackstone, fondo de capital especulativo, ya ha dicho al Gobierno de Pedro Snchez que regular los precios va a ser un desastre y en la medida que se encone el debate muchas ms voces van a salir en uno u otro sentido. No nos debe extraar esas declaraciones del representante de esa firma que opera desde parasos fiscales y que es tambin a la vez descendiente de familia de rancio abolengo franquista, de empresarios y banqueros.

En donde si ha habido un cambio de discurso ha sido en la izquierda que ha ido modulando la importancia del xito de "las ciudades ejemplo donde reflejarse" en la medida que rotativos digitales como "eldiario.es" iban entrando en los detalles de cada ciudad. Si al principio la panacea eran Pars y Berln ahora han ido desapareciendo en la medida que se haca pblico en esos medios de comunicacin que sus gobiernos encontraban crecientes dificultades para controlar los precios con la medida estrella "de la regulacin de alquileres". Por nuestra parte, explicbamos tambin el porqu Pars como Berln tenan serios problemas con la burbuja de precios de alquiler y que el sistema de control basado en precios medios no estaba funcionando: Las leyes para frenar las subidas del alquiler en Alemania y Francia no acaban de funcionar (1).

Rpidamente en nuevas apariciones escritas o en tertulias aquellos que defienden esa regulacin han modulado "las ciudades modelo" haca New York, la meca del capitalismo o Viena en Austra. La notcia de Viena (2) que lucha por mantener en 5 el m2 aqu suena a sideral, y ms de un hogar se dara con un canto en los dientes, pensando que en un pas gobernado con la extrema derecha una ciudad pueda mantener esa posibilidad. Javier GIL del Sindicato del inquilinato de Madrid en un largo hilo en Twitter manejaba esa posibilidad as:

8. Esto es muy sencillo. Porque los precios de los alquileres en ltima instancia dependen de la legislacin sobre vivienda. Si garantizas polticamente el derecho a la vivienda, los precios bajan (Viena). Si fomentas polticamente la burbuja, los precios suben (Espaa).
Javier Gil (@Gil_JavierGil) 26 de desembre de 2018

Igualmente hemos ledo frases como esta en ElPas.com: En Nueva York, la larga tradicin del control de precios protege y estabiliza a residentes que no podran permitirse vivir fuera de ese parque (3).

Finalmente el compaero Javier Gil en su largo hilo de Twitter emplaza al Gobierno Snchez ya con palabras mayores: Regulacin de precios o huelgas de alquiler en 2019. Hasta aqu est el debate que queremos plantear en estas lneas aunque nuestra opinin la dejaremos para el final mientras analizamos si el sacrifico de la posible huelga de alquileres se merece la recompensa de "la regulacin de precios del alquiler" en el sentido que nos plantean los compaeros sindicales.

Pars y Berln: el diablo est en los detalles

Vamos a ser claros todos: en estas ciudades se ha planteado la regulacin de precios slo en "las zonas de precios tensionadas" y lo que se busca es que haya una franja de rentas - entre 10 a 30% arriba y abajo- sobre las que se mueven los precios medios calculados sobre la burbuja ya existente. Particularmente creamos que todo el mercado de alquiler est tensionado en todas partes por lo que no entendemos que no se aplique en todas partes. De hecho, en Francia la medida fue suspendida desde que un tribunal anul la 'Ley Alur' con el argumento de que tena que haberse aplicado en todas las reas administrativas de Pars, no solo en la central (4).

Por otra parte, tampoco en Berln la regulacin ha sido un xito. Si en 2008 se pagaban entre 5 y 10 en algunos distritos de la ciudad, hoy, con la ley reguladora aplicada, se llegan a pagar 30 x m2. En las elecciones generales de 2013, la canciller Angela Merkel tom la idea de Berln para la agenda de su partido, la CDU, pero el resultado ha sido tan poco halagador que se ha replanteado el endurecimiento de la ley. Los grupos locales por el derecho a la vivienda estn promoviendo que se haga un referndum -Berliner Mieten Volksentscheid- por el que se apruebe que el alquiler debe estar ligado a los ingresos del arrendatario porqu la ley no ha funcionado.

Y es que el principal problema de la regulacin por precios medios del mercado prevee muchas variables de clculo por lo que dejan en manos de jueces dirimir las diferencias de su aplicacin entre el rentista y inquilino. En Berln y en Pars se han encontrado que el diablo estaba en los detalles:

A picaresca en nuestro pas no nos gana nadie y sino que se lo digan a los prestamistas privados -banqueros- que son los que ms beneficios declaran y los que menos Impuesto de Sociedades pagan, por eso...

...en un pas donde el 25% de la economa es sumergida sera muy ingenuo suponer que la "regulacin de precios de alquileres" despus de lo visto en Berln o Pars no ser sistemticamente saboteada por el ingenio y la picaresca que hacen gala muchos arrendatarios en un pas como el nuestro donde los ltimos datos de GHESTA del 2014 indicaban que el 54% de los contratos no se declaraba a Hacienda y sabemos que en la Comunidad de Madrid ms del 50% de los contratos de alquiler no son legales.

Pero hay un dato que siempre en esta discusin se olvida: Pars y Berln tienen un parque de vivienda pblica y social moderado. Las leyes de regulacin de precios se hicieron para aplicarlas sobre el mercado libre porqu no hay suficiente oferta de vivienda social asequible. En nuestro pas, Espaa, no hay un parque de vivienda social digno de ese nombre. El mercado libre y salvaje supone el 98,5% del total de pisos alquilados.

Los casos de New York y Viena

Ahora vamos a ver dos casos distintos: las ciudades de Nova York y Viena. En primer lugar tenemos que decir que para entender lo que all ocurre debemos desprendernos primero de la costra franquista de nuestro sistema impositivo, a saber, las ciudades de Viena y New York recaudan impuestos de los salarios de sus convecinos y por lo tanto tienen una autonoma presupuestaria del que no gozan ni Madrid ni Barcelona. Por que? Pues porqu Espaa es un estado fiscalmente centralista y franquista que recauda los grandes impuestos en Madrid y luego en todo caso los reparte. Deja a las ciudades y autonomas los impuestos que gravan precisamente la burbuja inmobiliaria. Esto lo explicamos muy aqu: El incremento de los desahucios de alquiler y ocupaciones tienen su raz y causa en la estructura franquista del Estado espaol.

El caso es que Nova York tiene un parque de vivienda "social tasada" que se conoce como renta estabilizada. Este programa establece un control pblico sobre el precio de los alquileres para facilitar el acceso a la vivienda de las personas con rentas medias y bajas. Se calcula que, actualmente, ms del 45% de los alquileres de Nueva York son de renta estabilizada. De todas maneras tampoco puede ir muy bien porque recientemente la prensa se haca eco que 100.000 escolares, cien mil, 1 de cada 10, viven en familias sin techo.(5) El objetivo del programa es ofrecer viviendas a un precio inferior al del mercado. Para fomentar la inclusin de las viviendas privadas dentro de este sistema, se ofrece a los propietarios y a los promotores, subvenciones, incentivos fiscales y permisos de construccin especiales. Esta opcin de precio tasado ya existe en Espaa desde siempre. No la conoce? Pues existe, se llama Vivienda de Proteccin Oficial - VPO- de alquiler pero tiene 5 problemas:

El caso de Viena es un poco distinto. Al igual que Austria, su capital, disfruta de una descentralizacin tributaria que no existe en nuestro pas. La ciudad tiene tres puntos fuertes:

  1. El parque de vivienda pblica y social de alquiler es de 340.000 viviendas sobre un total de 900.000 (casi un 40%). En parte de esas viviendas el precio neto por metro cuadrado es inferior a los 5 /m2. Esos precios baratos presionan a la baja los precios de los alquileres del mercado, a lo que ayuda tambin las ayudas a la vivienda social y a la oferta pblica de vivienda.

  2. Viena utiliza del orden de 600 millones de euros anuales en vivienda: Un 0,5% de los salarios pagados en la capital austriaca -descentralizacin fiscal- est destinado a dotar de recursos a los poderes pblicos para que tengan un peso decisivo en el mercado inmobiliario local.

  3. La ltima medida puesta en marcha para mantener precios es hacer que dos tercios de los nuevos proyectos de viviendas de ms de 5.000 metros cuadrados que se levanten en la ciudad el precio por metro cuadrado alquilado no supere los cinco euros 5 /m2 de alquiler. La VPO de alquiler que aqu no hay manera que se haga.

As pues, el compaero Javier Gil, del Sindicato de Inquilinos de Madrid, en el anterior tuit que le citbamos no haca honor a toda la verdad simplificando y comparando dos realidades imposibles: Porque los precios de los alquileres en ltima instancia dependen de la legislacin sobre vivienda. Si garantizas polticamente el derecho a la vivienda, los precios bajan (Viena). Si fomentas polticamente la burbuja, los precios suben (Espaa). No es slo un problema de voluntad poltica tambin es un problema estructural del rgimen espaol del 78: ni Barcelona ni Madrid son Viena por muchas vueltas que le de.

En cada ao fiscal al Estado espaol se le cuelan por el desage ms de 10.000 millones de euros (2,5 veces el presupuesto de Sanidad) subvencionando a los rentistas holgazanes. La esfera fiscal de la burbuja del alquiler

Si en el manifiesto inicial del Sindicato de Inquilinos de Barcelona en que participbamos aadimos una frase sobre la necesidad de una profunda reforma fiscal en el Estado espaol.... hoy en la prctica se ha reducido el discurso a la simplificacin de quitar las ventajas fiscales a las SOCIMI. Eso es sencillamente ridculo. El problema de la esfera fiscal de la burbuja del alquiler no son los 260 millones euros que nos cuesta esa figura, eso es una simplificacin y creemos no es responsable obviar que el gran agujero fiscal, que todos conocemos, est en las ventajas fiscales:

Espaa es un paraso fiscal para los propietarios de viviendas alquiladas y no lo decimos nosotros. Gestha, el sindicato de inspectores de Hacienda, est cansado de predicar en el desierto lo que verificamos en nuestro estudio sobre la elusin fiscal de los caseros en el IRPF y en el Impuesto de Sociedades y en la distinta fiscalidad de las rentas del trabajo castigadas y las del capital que van de rositas. En cada ao fiscal en el Estado espaol se nos cuelan por el desage ms de 10.000 millones de euros (2,5 veces el presupuesto de Sanidad) subvencionando a los holgazanes rentistas. Que no son una empresa que se puede llevar la produccin a otro pas, que no se pueden llevar sus propiedades a otro lado, que las races de sus inmuebles al suelo patrio pueden y deben ser gravados hasta el 70% de los beneficios como en tiempos de la poca dorada del capitalismo. Que Espaa nunca lo ha hecho porqu somos un pas franquista que paga con exoneraciones fiscales y fraude las ddivas electorales de los agraciados propietarios inmobiliarios. Qu franquismo y neoliberalismo tienen ahora una comunidad de intereses en el circuito secundario de acumulacin de capital.

Necesitamos una profunda reforma fiscal que haga que quienes ms ganan, y sobre todo si son rentas inmobiliarias y de capital, paguen ms que los que trabajan. solo as, va tributacin, podemos dar un cierto vuelco a que haya una va fiscal para regular el mercado de alquiler dando a los inquilinos con una mano, lo que se cobra va impuestos- a los rentistas con la otra.

Como dice el refrn: estos bueyes tenemos, con estos bueyes aramos. Dejmonos de pamplinas y organicemos nuestro propio sistema para acabar con la especulacin del alquiler que hacen los grandes y los pequeos propietarios -todos por igual de malos- y defendamos el derecho a la vivienda fuera del mercado.

La esfera legislativa de la burbuja del alquiler: la LAU

S, ya sabemos que este documento se est alargando pero no podemos por mor de simplificar explicar las cosas a medias. Los tuits estn muy bien pero no son para las personas que quieren saber la verdad de cmo se les engaa, reproduciendo la frase de George Orwell.

La Ley de Arrendamientos Urbanos -LAU- nacida al calor de los gobiernos neoliberales de Felipe Gnzalez hace ya casi 35 aos ha tenido numerosas reformas que han agravado el sesgo clasista de las relaciones casero-inquilino hasta desarmar a este ltimo ante las arbitrariedades del propietario y de las vicisitudes polticas y econmicas de la poca. No puede seguir adelante ms tiempo sin derogarla por una ley que ponga por delante el derecho a la vivienda digna y asequible para todos los ciudadanos sea cual sea su condicin. En eso creemos estamos de acuerdo toda la izquierda y las organizaciones sociales. PUNTO. Entonces...

por qu ha desaparecido del debate "la derogacin de la LAU" por el enorme dao y violencia que ejerce sobre casi 4 millones de hogares en aquellos que tienen el honor de usar los medios de comunicacin generalistas ? La esfera financiera de la burbuja del alquiler espaola y mundial

Tampoco faltemos a la verdad sobre la verdadera esfera financiera de  las-burbujas-del-alquiler-que-asolan-todas-las-ciudades-globales. Lo decamos bien claro en el Foro Vivienda que organizamos este pasado mes de julio en Barcelona entre diversas entidades:

Las compras de deuda y las inyecciones masivas de dinero de los Bancos centrales han convertido la vivienda en un activo central de inversin para el capitalismo financiero. Este ha transformado las ciudades y ha convertido la vivienda en un lujo inalcanzable para las clases populares. Los mercados de capitales y de renta fija hipotecaria son el ncleo de esta contrarevolucin sobre el derecho a la vivienda. La Banca espaola, en el pas ms bancarizado del continente, con el apoyo vergonzante y vergonzoso de todos los estamentos polticos y judiciales, interpreta o retuerce a su favor incluso la jurisprudencia europea y de derechos humanos sin que ninguno de esos responsables la contradiga. Los parques de vivienda pblica y social retroceden en toda Europa. Las burbujas del alquiler asolan ya las ciudades medias en nuestro pas. Miles de hogares se ven empujados a la ocupacin como nica posibilidad de tener un techo mientras los medios de comunicacin la criminalizan para justificar medidas legislativas cada vez ms duras contra los precarios.

Produce cuando menos indefensin ver el monstruo que tenemos delante y hacernos creer que se puede parar con relatos cndidos sobre el control de precios medios de alquileres en zonas tensionadas. La izquierda no puede ir con estos sermones a no ser que queramos que nos pase por encima la apisonadora de la extrema derecha.

La generacin financiera de la burbuja del alquiler tiene su punto de gravitacin en dos elementos esenciales que no podemos olvidar para no parecer ingenuos frente a quienes detentan "el poder":

  1. Los bancos - prestamistas privados - que han recibido la potestad de crear dinero de la nada - como deuda- conceden crdito a los sectores econmicos que les interesa. Y lo hacen hasta convertir el inmobiliario en su principal negocio en la "economa real" y luego vienen los derivados que es otro monstruo ms gordo an. Santander, BBVA, Sabadell etc son los responsables ltimos de la burbuja del alquiler tambin.

  2. Las autoridades monetarias espaolas -BdE- y europeas -BCE-, con el apoyo del Parlamento y Senado espaol, en el marco del Programa de flexibilizacin cuantitativa -QE- iniciaron el 7 de julio del 2017, la compra de deuda corporativa de la principal Socimi espaola Merln Properties participada por Blackstone. La compaa en 2016 emiti deuda apalancada por valor de 5000 millones de euros en forma de pagars de renta fija - titulizacin de deuda- en forma de EMTN (Euro Medium-Term Note) con calificacin BBB. El depsito de los pagars se deposit en la sociedad de clearing Clearstream Banking S.A con sede en el paraso fiscal de Luxemburgo. Ah el Reino de Espaa compr esos pagars por un valor indeterminado que le ha permitido en 2018 a Blackstone ser la primera Socimi espaola en capitalizacin. Publicamos como primicia este descubrimiento pero paso desapercibido cuando era una punta de lanza del combate de los inquilinos. Y aunque nos aseguramos que llegar la informacin a quin deba tenerla la gravedad del apoyo y implicacin institucional a tan alto nivel para favorecer una Socimi no caus ni el mnimo indignacin.

Estos dos apuntes demuestran la implicacin de todos los partidos del rgimen en el negocio inmobiliario espaol - en la growth machine patritica- y que muchos de sus polticos y sus familias tienen intereses cruzados con las familias de banqueros - vase viviendas IVIMA de Madrid-, jueces, abogados, registradores, militares, notarios y la jerarqua catlica. Seamos pues honestos! El poder financiero va a presentar batalla sea cual sea el terreno de lucha que planteemos.

Dinero-helicptero o cmo el poder financiero puede dar un vuelco inesperado a la burbuja del alquiler

Si una cosa no quiere "el poder financiero" es la creacin de un parque pblico de viviendas ni una reforma fiscal justa en un pas en el que han conseguido inyectar la cultura de la sociedad de los propietarios como en Espaa. Veamos esta historia que sabemos por desgracia podra volver a suceder aqu y muchas hogares recaeran en la trampa:

Nosotros no creemos en estos elixires milagrosos, por eso hemos creado esta seccin en nuestra web para que la gente entienda que esta ocurriendo con la fabricacin de dinero por los bancos privados o por el BCE. Les invitamos a visitarla: Dinero-deuda finanzas.

Estos bueyes tenemos, con estos bueyes aramos!

Los parques de vivienda pblica y tasada de esas "ciudades modelo donde reflejarse" vienen de cuando las clases dominantes presionadas por el bloque sovitico abrazaron el capitalismo de Estado, y se hicieron esos enormes esfuerzos presupuestarios y fiscales contra las rentas ms altas. Con todos los respetos, creemos que los compaeros que defienden importar los modelos de New York, Viena, Pars o Berln, venden un mensaje simplificado de la realidad y obvian las dificultades que suponen realidades histrico-econmicas y polticas distintas. Los compaeros en un ejercicio de realismo actualizado han creado un discurso donde el problema se circunscribe a un problema de voluntades de "los que mandan" y de "malos especuladores y buenos". En ese discurso simplificado, las dificultades financieras, fiscales y presupuestarias son substituidos por un problema de voluntades.

Ese discurso o "relato" construido as es simplista y cndido. Pero por el camino se les ha cado la derogacin de la LAU, una reforma fiscal profunda del sector inmobiliario y el esfuerzo presupuestario estatal necesario que choca con el cors neoliberal del modificado artculo 135 de la Constitucin. Por eso, es necesaria la verdad por delante porqu es revolucionaria.

Nosotros entendemos que en las actuales circunstancias, si los compaeros van al Parlamento espaol a defender "que la regulacin de los precios del alquiler no es abogar por la abolicin del negocio inmobiliario" eso es legitimar por ley la burbuja continuada del alquiler y sera ilgico embarcarse en una huelga de alquileres -con el sufrimiento que puede generar- para un objetivo que no funciona como hemos demostrado en este documento.

Llamar a una huelga de alquileres slo se puede entender como mnimo para un cambio estructural profundo y se necesita un acumulo de fuerzas que an no tenemos para un fin consensuado. Nosotros presentamos a continuacin una propuesta, seria y fundada histricamente en las reivindicaciones redistributivas de la clase trabajadora, en trminos keynesianos de izquierda, cuya base es la movilizacin y la lucha contra "la sociedad de los propietarios" pues las lites financieras globales estn decididas a abortar incluso su propia reforma con una nueva vuelta de tuerca de la flexibilizacin cuantitativa ahogando el mundo en el caos de la deuda. Llegado ese momento incluso nuestras reformas bienintencionadas pasaran al basurero de la historia y las cambiaremos por unas ms ambiciosas.

Domesticar el mercado libre de alquiler: justicia fiscal y social! 

Dicho todo lo anterior, como considerandos, presentamos estas medidas que entendemos se encuentran en la tradicin redistributiva de la izquierda consecuente siendo conscientes que un giro inesperado y posible del capital financiero internacional puede obligarnos a replantearnos otros objetivos ms ambiciosos.

Para una explicacin ms exhaustiva de estas medidas visitar: Tres medidas urgentes contra los rentistas: Congelacin de alquileres y desgravacin fiscal a todos los inquilinos.

Notas:

  1. eldiario.es, Las leyes para frenar las subidas del alquiler en Alemania y Francia no acaban de funciona.

  2. eldiario.es, La lucha de Viena por mantener en cinco euros el precio del metro cuadrado de alquiler.

  3. elpais.com, TRIBUNA: La burbuja del alquiler.

  4. eldiario.es, Francia recuperar la regulacin de los precios de alquiler tras una fuerte subida.

  5. La Vanguardia, Una sintecho en Barrio Ssamo.

Fuente: Cmo boicotear una futura aplicacin de la "regulacin de precios de alquileres" en las grandes ciudades de Espa

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter