Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-01-2019

Los bienes pblicos son mercancas?

Francisco Umpirrez Snchez
Rebelin


Rosa Guevara me sale al paso por mis anotaciones crticas sobre el pensamiento econmico de Michael Heinrich. Su trabajo puede leerse en Rebelin: https://www.rebelion.org/noticia.php?id=251394. Y el trabajo que ella critica puede leerse igualmente en Rebelin: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=251256. Agradezco a Rosa Guevara su crtica. Me permite ahondar en algunos problemas ontolgicos y epistemolgicos que no solo son de inters para los marxistas, sino tambin para todos aquellos interesados en la filosofa. Aprovechar igualmente para hacer alguna pequea reflexin sobre el uso del lenguaje. La ontologa trata sobre el ser de las cosas, en este caso, por iniciativa de Rosa Guevara, tendremos que preguntarnos si el ser de los bienes pblicos tiene naturaleza mercantil. Mientras que la epistemologa trata de cmo conocemos las cosas o qu hacemos para conocerlas, en este caso se trata de saber para qu se usa el verbo aparecer en la formulacin de los juicios.

Afirma Michael Heinrich que no es evidente lo que dice Marx al inicio de El Capital, que la riqueza en las sociedades donde predomina el modo de produccin capitalista se presenta como inmensa acumulacin de mercancas. Yo afirmo que s es evidente y que si Heinrich afirma que no es evidente, ser porque le falla la representacin, puesto que la representacin es el acto o complejo de actos que se llevan a cabo para darle cumplimiento a la intencin significativa de las palabras. En mi anterior trabajo puse el ejemplo del centro de una gran ciudad. Hoy proporciono otros ejemplos que atestiguan esa evidencia: los centros comerciales son ejemplos vivientes de que la riqueza en el capitalismo se presenta como inmensa acumulacin de mercancas. Pero cualquier vivienda tambin es un ejemplo: todo lo que hay en ella es mercanca o est vinculado con un proceso mercantil. La publicidad que nos domina desde la maana hasta la noche tambin confirma que es as. Y no digamos nada del periodo navideo, donde el consumo se dispara hasta extremos irracionales, la evidencia de que el capitalismo se presenta como una inmensa acumulacin de mercancas es ms que palpable. Y parto de la base de que la supuesta no evidencia que destapa Heinrich se refiere al sintagma inmensa acumulacin y no al hecho de que la riqueza en el capitalismo tiene forma de mercanca.

Los bienes pblicos son mercancas?

En mi trabajo anterior yo afirm que todo lo que percibimos es mercanca, Rosa Guevara pregunta: Tambin los bienes pblicos? Pensemos en un hospital, una crcel y un palacio de justicia de propiedad pblica. Preguntas: El Estado tuvo que comprar los terrenos donde se edificaron esos edificios? Respuesta: S. El Estado tuvo que pagar a la empresa constructora la produccin de esos inmuebles? Respuesta: S. El Estado tiene que pagar los suministros elctricos, el mantenimiento de las instalaciones y las comunicaciones de los tres entes mencionados? Respuesta: S. El Estado tiene que pagar los salarios de los funcionarios y empleados que hacen posible el funcionamiento de esas tres instituciones? Respuesta: S. Luego los bienes pblicos son mercancas. El Estado no puede escapar de las relaciones mercantiles monetarias. Ni el modelo sovitico de socialismo pudo acabar con las relaciones mercantiles monetarias. La forma mercantil de la riqueza en principio no tiene nada que ver con el carcter privado o pblico de los bienes. Cosa diferente es que los servicios sanitarios y educativos pblicos no tienen naturaleza mercantil. Pero las propias instituciones sanitarias y educativas no pueden escapar por completo de las relaciones mercantiles monetarias. Solo hay que pensar en los medicamentos y en el negocio de las industrias farmacuticas. (Aclaro que un objeto es mercanca no solo en el mercado sino tambin en la produccin y en el consumo. Y mientras el bien no sea consumido por completo seguir siendo mercanca. En el anlisis los marxistas consideran como un aspecto esencial la determinacin histrica (o temporal) del objeto).

Tambin pregunta Rosa Guevara: Se incluye en el conjunto mercantil a los viandantes que percibimos? Como yo afirm que todo lo que percibimos es mercanca, parece razonable la pregunta de Rosa Guevara. Pero yo afirmo que no es razonable. Solo en las ciencias matemticas las expresiones tienen un significado absoluto, de manera que si yo afirmo que para todo nmero natural se cumple determinada condicin, ser para todo nmero natural. La mayora de la gente sabe que si los viandantes fueran mercancas, estaramos en una sociedad esclavista: una parte de los viandantes seran esclavos. Pero todos sabemos que no estamos en una sociedad esclavista. Luego si yo afirmo que todo lo que percibimos es mercanca, es evidente que la expresin todo no alcanza a los viandantes. Yo supongo que quien me lee tiene ciertos conocimientos ontolgicos de la realidad, cuanto menos que no vivimos en una sociedad esclavista. Y tambin supongo que quienes me leen saben que los significados de las palabras tienen carcter relativo. Lo cierto es que con la llegada de la globalizacin cada vez ms cosas del mundo son mercancas. El afn por transformarlo todo en mercanca es una de las esencias del capitalismo. Y cuando hablamos del mundo no solo nos referimos a los estados de cosas y a las fuerzas existentes sino tambin a las tendencias.

Tambin afirm en mi trabajo anterior que no hay nada de lo que dependa nuestra vida material y espiritual que no sea mercanca. En lo que se refiere al aspecto espiritual Rosa Guevara hace dos preguntas: una, el amor de mi compaera es mercanca? Y dos, un poema espiritual de Cernuda, Eluard, Gelman o Riechman es mercanca? Con respecto a la primera pregunta le respondo a Rosa Guevara que lo personal o muy particular no tiene cabida en las discusiones cientficas, donde lo propio es hablar de esencias y hechos regulares. Pero le seguir el juego y le hablar del amor. Pensemos en una pareja con una hija donde cada miembro percibe 850 euros al mes en concepto de salario. Dicha pareja tiene que pagar un alquiler de 500 euros, el crdito del coche, gastos de agua, luz y telefona, guardera, alimentacin y un largo etctera. Bajo el punto de vista econmico siempre est con la soga al cuello. Dedica cada uno de ellos ms de once horas a mantener sus vidas, porque a las horas empleadas en el trabajo hay que sumarle las horas dedicadas al transporte, a las compras y al mantenimiento de la casa. Viven tan apretados en todos los sentidos que no pueden permitirse unas vacaciones en un buen hotel; o si lo hacen, el disfrute les dura muy pocos das. De manera que las posibilidades de disfrutar del amor como pareja son muy reducidas. De manera que s, Doa Rosa Guevara, el amor tambin est transido por el maldito dinero, que es la mercanca general, el valor absoluto que lo gobierna todo. Y con respecto a la segunda pregunta le dir que todos los libros que tengo, y entre ellos muchos de grandes y afamados poetas, he tenido que pagarlos. La poesa como todo arte tambin son mercancas.

Los sintagmas verbales se presenta como y aparece como.

Marx dice que la riqueza en las sociedades capitalistas se presenta como inmensa acumulacin de mercancas. Michael Heinrich afirma que esto no es evidente y que el papel que desempea el sintagma verbal aparece como es el de indicar que la riqueza muy bien puede presentarse con otra forma econmico social. Yo afirm que no estaba de acuerdo. Segn mi concepcin el sintagma verbal aparece cmo se usa para expresar un juicio de percepcin. Y creo que si todo el mundo reflexiona un poco cundo hace uso del verbo aparecer, comprobar que siempre est vinculado a actos perceptivos. Rosa Guevara dice que ella no se pronuncia sobre la claridad de esta ltima crtica. Esta respuesta nos deja en parte sin salida racional a nuestra diferencia epistemolgica. Por qu? Porque se trata de saber si un hecho es evidente o no. Y en evidencias hay que presentar pruebas que aludan a actos de la percepcin y no a reflexiones conceptuales.

Por dnde empezar?

Rosa Guevara se hace eco de un pequeo enredo de Michael Heinrich. Despus de decir que la forma elemental de la riqueza se presenta como mercanca individual, Marx aade: De ah que nuestra investigacin comience con el anlisis de la mercanca. Eso que es notablemente fcil de entender y que no tiene sentido cuestionar, Michael Heinrich lo vuelve problemtico. As lo expresa Rosa Guevara en su artculo: Seala Michael Heinrich que no sabemos por qu ha de ser mejor empezar con la mercanca que con el dinero por ejemplo. Y habla de que esta problemtica est vinculada con la distincin entre mtodo de investigacin y mtodo de exposicin. Insisto: me parece que esta pregunta carece de sentido. Es como si a alguien que va estudiar la gnesis de una determinada fruta le preguntamos por qu empieza con la semilla en vez de hacerlo con la fruta misma. Pero en caso de que considerramos razonable esta pregunta, lo mejor sera hallar la respuesta en El Capital. Al final de la seccin dedicada a la forma del valor, Marx dice lo siguiente: Se trata aqu de hacer lo que ni siquiera ha intentado la economa burguesa, a saber, de demostrar la gnesis de esta forma de dinero, esto es, de seguir el desarrollo de la expresin de valor contenida en la relacin de valor de las mercancas, desde su figura ms simple y menos vistosa hasta la deslumbrante forma de dinero. Si Marx nos va explicar cmo la mercanca se transforma en dinero, cmo podemos preguntarnos por qu no empieza su anlisis con el dinero en vez de hacerlo con la mercanca? O dicho de otro modo: cmo podemos preguntarle por qu no empieza por el final en vez de hacerlo por el principio? Formular esta pregunta solo tiene sentido si adoptamos un punto de vista oscuro y especulativo. En ningn lado del mundo las pelculas empiezan por el final. Rosa Guevara hace todo su intento para demostrar que Michael Heinrich se expresa con claridad, que habla de forma directa y que es preciso en sus juicios. Pero al menos en este caso del que hemos hablado, queda demostrado que no es as.

Quera entrar en ms detalles, pero no quiero cansar al lector. Quedo a la espera de la segunda entrega de Rosa Guevara, a quien de nuevo le agradezco su crtica, sin la cual mi pensamiento no se agita ni se mueve.


Blog del autor: https://fcoumpierrezblogspotcom.blogspot.com/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter