Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-02-2019

Breve cronologa sobre Mxico y la no intervencin en Venezuela

Carlos Fazio
Rebelin


El pasado 4 de enero, cuando 13 representantes de las cancilleras del Grupo de Lima solicitaron al presidente constitucional y legtimo de Venezuela, Nicols Maduro, no asumir su segundo mandato y transferir el poder a la Asamblea Nacional opositora hasta que se convoque a nuevas elecciones presidenciales, Mxico, pas miembro, presente en la reunin, declin firmar la declaracin que desconoci al mandatario, y llam a no intervenir ni aislar a esa nacin sudamericana.

La posicin mexicana fue expuesta por el subsecretario de Relaciones Exteriores, Maximiliano Reyes, quien declar: Hacemos un llamado a la reflexin dentro del Grupo de Lima sobre las consecuencias que tendran para los venezolanos aquellas medidas que busquen tener injerencia en asuntos internos que entorpezcan el dilogo entre los actores involucrados y la comunidad internacional. Aadi que la va ms efectiva para alcanzar los objetivos por los que se cre el grupo, es mediante iniciativas de mediacin y dilogo, no de aislamiento. En virtud de ello, dijo que Mxico no considera apropiada cualquier va que no d prioridad al fomento de la paz y el dilogo.

Por instrucciones del presidente Andrs Manuel Lpez Obrador y en un claro deslinde con las posiciones adoptadas por el ex canciller mexicano Luis Videgaray --quien lider y oper al interior del Grupo de Lima como un acrrimo defensor de las posturas de Washington--, Reyes, invocando la doctrina Estrada, asever que con apego a los principios rectores de la poltica exterior establecidos en el artculo 89 de la Constitucin, Mxico continuar promoviendo la cooperacin internacional, el respeto a la autodeterminacin de los pueblos, la solucin pacfica de las controversias y el respeto, proteccin y promocin de los derechos humanos, tanto en Venezuela como en el resto del mundo.

Un da despus, Lpez Obrador reiter esa toma de posicin y dijo que Mxico no se inmiscuir en asuntos internos de otros pases porque no queremos que otros gobiernos, otros pases, se entrometan en los asuntos que slo corresponden a los mexicanos.

El 10 de enero, dos das despus de que el canciller uruguayo Rodolfo Nin Novoa secundara la posicin mexicana al sealar que el Grupo de Lima no tiene competencias ni autoridad para calificar o tipificar gobiernos, la representante alterna de Mxico ante la Organizacin de Estados Americanos, Mariana Olivera, ofreci ser puente de comunicacin con el gobierno de Venezuela. Al participar en la sesin extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA, Olivera record que ese foro regional tiene la responsabilidad de contribuir a la solucin pacfica y negociada de la situacin en Venezuela. Dijo: Nuestra apuesta es por la diplomacia.

El 23 de enero, tras la autoproclamacin del diputado Juan Guaid como presidente encargado de Venezuela, la Secretara de Relaciones Exteriores de Mxico reiter que Mxico no participar en el desconocimiento del gobierno de un pas con el que mantiene relaciones diplomticas.

Ese mismo da se conoca el posicionamiento conjunto de Mxico y Uruguay, instando a todas las partes (el gobierno de Maduro, la oposicin venezolana y la comunidad internacional) a encontrar una solucin pacfica y democrtica frente al complejo panorama que enfrenta Venezuela. Para alcanzar ese fin, ambos pases propusieron un nuevo proceso de negociacin incluyente y creble, con pleno respeto al estado de derecho y los derechos humanos.

Un da despus, mientras Lpez Obrador reiteraba la postura de Mxico de seguir reconociendo al gobierno constituido de Venezuela y el mantenimiento de las relaciones diplomticas con apego a la Carta Magna y el principio de no intervencin, el canciller Marcelo Ebrard ratificaba que no iba a acompaar el desconocimiento al gobierno de Maduro expresado por Estados Unidos, Canad, Colombia y Brasil, entre otros pases, y agregaba que la forma en que lo hicieron tiene pocos precedentes internacionales. Dijo: Caracas tiene un Poder Ejecutivo constituido y no vamos a proceder a romper relaciones o desconocer ese mandato.

Ese mismo 24 de enero, el representante de Mxico ante la OEA, Jorge Lamnaco, solicit a la secretara general del organismo una aclaracin jurdica detallada sobre el estatus de Juan Guaid, teniendo en consideracin todos los instrumentos legales pertinentes y las consecuencias para el futuro funcionamiento de nuestra organizacin conforme a su mandato.

Ese da, en Caracas, Nicols Maduro acept el plan de Mxico y Uruguay para dialogar. Pero el viernes 25 de enero, mientras Lpez Obrador deca en la capital mexicana que su pas poda servir como intermediario y conciliador en la crisis venezolana siempre y cuando las partes lo soliciten, no a la fuerza, Juan Guaid rechazaba prestarse a un falso dilogo.

El 28 de enero, en el marco de una entrevista a Guaid, las ocho columnas del diario El Universal de Mxico, decan: Pido a Mxico sumarse contra Nicols Maduro. En el cuerpo de la entrevista Guaid descart mesas de dilogo con el chavismo porque ya hubo y no se lleg a nada, pidi la solidaridad de Mxico con Venezuela, dijo que no dio un golpe de Estado porque Madur usurp el poder e insisti en que se realicen comicios libres.

Ese da, durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca, John Bolton, asesor de Seguridad Nacional de la administracin Trump, ense un mapa que mostraba en rojo a los pases que, segn l, respaldan a Maduro y en azul, a aquellas naciones que apoyan al presidente de la Asamblea Nacional. Mxico apareci en rojo.

Poco despus, mientras trascenda que los gobiernos de Mxico y Uruguay entregaran propuestas concretas de dilogo al secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, la embajadora mexicana en Estados Unidos, Martha Brcena, aclar que el gobierno de Lpez Obrador no est a favor de ningn bando en la crisis. Asever: No estamos en contra de Estados Unidos respecto a Venezuela. No estamos con Maduro. No estamos con Guid. Pensamos que puede haber una tercera va para hallar una solucin pacfica.

El 30 de enero, al recibir en Palacio Nacional al presidente del gobierno espaol, Pedro Snchez, Lpez Obrador volvi a ofrecer la participacin de la diplomacia mexicana para favorecer la alternativa de un dilogo sin condiciones de las partes. Manifest: Convocamos a todos a buscar una solucin pacfica, no violenta; a no caer en la provocacin, en la violencia. No hay peor cosa que la guerra y la poltica se invent, entre otras cosas, para evitar la guerra. Y la diplomacia tiene ese encargo fundamental.

Poco despus las cancilleras de Uruguay y Mxico anunciaban la organizacin de una conferencia internacional en Montevideo, para el 7 de febrero, a la que seran invitados pases afines a la postura de neutralidad.

AMLO y la no intervencin

En materia de poltica exterior la brjula mexicana siempre apunta al norte. As ha sido desde mediados del siglo XIX y la actual coyuntura no escapa a esa premisa: el vnculo bilateral entre Ciudad de Mxico y Caracas pasa por Washington; esos nexos son inevitablemente triangulares. Cualquier decisin de la diplomacia mexicana debe tomar en cuenta al factor americano. De all que en nuestros das Andrs Manuel Lpez Obrador est respondiendo en funcin de la propia historia de Mxico; de la soberana mexicana.

Desde la guerra de 1847, la vecindad y la asimetra de poder con Estados Unidos han estado signadas por una conflictiva relacin. En los dos siglos anteriores Washington uso varias veces su negativa a reconocer a gobiernos mexicanos en funcin de sus propios intereses. En 1859, Benito Jurez acept firmar el infame Tratado McLane-Ocampo para que Estados Unidos reconociera su gobierno y no al de los conservadores. Porfirio Daz slo fue reconocido hasta 1878, despus de que pag el primer abono por reclamaciones presentadas por Washington. Ya en el siglo XX, Victoriano Huerta cay, entre otros elementos, porque Woodrow Wilson no lo reconoci. lvaro Obregn debi esperar su reconocimiento hasta 1923, tras la firma de los Acuerdos de Bucarelli.

Washington no usa el arma del no reconocimiento contra un gobierno mexicano, como ahora lo hace con Nicols Maduro, desde hace un siglo. Pero eso no es garanta de que no la volver a emplear aduciendo razones similares a las que est usando contra Venezuela. De all que AMLO se atrinchere en el principio de la no intervencin, como lo hizo en los aos 60 Adolfo Lpez Mateo, cuando siguiendo los dictados de Washington la OEA sancion a Cuba en Punta del Este y le impuso una cuarentena: Mxico fue el nico pas del hemisferio que no rompi relaciones con la isla.

La no intervencin es uno de los principios rectores de la poltica exterior mexicana establecidos en el artculo 89 de la Constitucin. Y a l se cie Lpez Obrador, cuando de manera reiterada dice que Mxico no se inmiscuir en los asuntos internos de Venezuela porque no queremos que otros gobiernos, otros pases, se entrometan en los asuntos que slo corresponden a los mexicanos.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter