Portada :: Brasil :: Bolsonaro: amenaza fascista en Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-02-2019

Enero rojo termina con luchas

Elaine Tavares
Rebelin


Marcha en Rio en defensa de los derechos de los pueblos indgenas
(crditos: Articulacin de los Pueblos Indgenas de Brasil (APIB)

El movimiento indgena brasileo realiz durante todo el mes de enero una serie de actividades bajo el lema "enero rojo" integradas en la campaa "Sangre Indgena, ninguna gota ms". Todo ello en funcin de los ataques que los pueblos originarios vienen sufriendo por parte del gobierno que ya en el primer da del ao, tan pronto tom posesin, puso patas arriba toda la estructura que protege a los indgenas en Brasil.

Ya al trmino de la tarde del primer da el Diario Oficial difunda la nueva estrutura administrativa, pasando al ministerio de Agricultura la responsabilidad del proceso de demarcacin de tierras , que hasta entonces haba sido responsabilidad del ministerio de Justicia. "[El de Agricultura] es un ministerio comprometido con el agronegocio, y el agro negocio quiere las tierras indgenas. As pues, es inevitable el conflicto", dice Snia Guajajara, de la Articulacin de los Pueblos Indgenas de Brasil (APIB).

El gobierno tambin planea reestructurar la Funai, rgano responsable de las cuestiones indgenas, lo que complica an ms la vida de los pueblos originarios, dejando claro cul es el camino que quiere seguir este gobierno: la destruccin de lo poco que an est protegido y salvaguardado. El gobierno -elegido gracias al apoyo masivo de los ruralistas- tambin se comprometi a desalojar a los indgenas de sus tierras, entregndolas a los terratenientes y transformando a los indgenas en trabajadores sin tierra, obligndoles a perder su modo de vida. "Los indios tienen que ser ciudadanos como cualquier brasileo", dice el presidente, pero esa frase oculta la intencin de sacarles las tierras y abandonarlos a su suerte en una integracin forzada que, como ya se sabe por experiencias pasadas, slo puede traer sufrimiento.

Los indgenas, sintiendo atacados en los derechos que conquistaron con mucha lucha, ya en los primeros das del ao comenzaron a movilizarse. Empezaron a convocarse reuniones y actos pblicos. Al mismo tiempo, incentivados por las palabras del nuevo gobierno, grileiros (ladrones de tierras) y mercenarios a sueldo de los hacendados, se produjeron actos de invasin de tierras y de violencia a diversas comunidades indgenas: escuelas quemadas, puestos de salud destruidos, amenazas, tiros..., el viejo recurso al terror.

Por eso el mes de enero fue muy movido en varios estados brasileos, con movilizaciones y actos pblicos. El ltimo da del mes (31), en numerosas localidades se realizaron actividades de protesta: cortes de carreteras, marchas, debates y actividades callejeras, mostrando que las comunidades indgenas no se quedarn paralizadas ante los ataques. Asimismo, se produjo un intenso movimiento a nivel internacional. Los pueblos indgenas brasileos desde hace mucho tiempo sobrepasaron la fase de la tutela, ya sea por parte del estado o de organizaciones no indias. Con movimientos autnomos bien estructurados ellos se organizan y promueven sus campaas. No sern destruidos sin lucha.

La batalla ahora, con el inicio del ao legislativo, ser an ms intensa, pues las bancadas del buey (hacendados) y de la bala (empresas de armas), vendrn con fuerza mayor, aliadas con la bancada de la Biblia (neopentecostales). El deseo de los granjeros es ampliar la frontera del agronegocio, apropindose de las ricas tierras indgenas. Tienen la intencin de revisar tierras ya demarcadas y de poner bajo su control (de los diputados y los senadores), el proceso de reconocimiento y demarcacin, lo que en la prctica significara no volver a demarcar tierras. Y por si fuera poco, con el ministerio de Agricultura en manos de representantes del latifundio, es seguro que se lograr ese objetivo.

Las tierras indgenas actualmente demarcadas en Brasil apenas suman el 12% del territorio nacional, estando situadas la abrumadora mayora en la regin amaznica, que histricamente ha sido ms protegida por su realidad ambiental. Siendo un espacio de selva tropical, la ocupacin por el agronegocio es ms difcil; no obstante existen tierras preciosas en Mato Grosso do Sul y en la regin del Pantanal. Adems, regiones como Baha y Maranho tambin tienen importantes etnias en lucha y prcticamente cada estado brasileo tiene algn grupo batallando para garantizar su espacio de vida.

El movimiento indgena brasileo es fuerte y est preparado para enfrentar las grandes luchas que an estn por venir. Sumando un milln de personas, los indgenas son minora en el pas, pero tienen una larga tradicin de resistencia. En estos tiempos oscuros los pueblos originarios necesitarn an ms de la solidaridad y de la comprensin histrica de su importancia por parte de los movimientos sociales del pas. No habr salida independiente, ni para los indgenas, ni para los trabajadores. De ah la necesidad de unificar las luchas y del entendimiento por parte de los no indios sobre lo que significa el territorio para los pueblos indgenas. La tierra, para las comunidades originarias, no es un espacio cualquiera que se pueda comprar o vender: es la morada de los dioses, de los ancestros, de los animales que sirven a la vida, de las aguas y de las gentes. Est, pues, ligada de manera visceral a la vida de cada etnia.

Este es un momento nico en Brasil y debe servir para que indios y no indios comprendan la necesidad de unificar las luchas por un pas capaz de presentar salidas para todos, aunque respetando la singularidad de cada fraccin. Como ya apuntaba el gran socilogo colombiano Fals Borda, nuestra Amrica baja, tropical y andina, tiene todas las condiciones de construir un socialismo raizal (capaz de ir a la raz), democrtico, solidario, con vida plena para todos, construido desde los indios, negros y los trabajadores pobres.

Elaine Tavares es periodista.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter