Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-02-2019

Golpe de Estado en Venezuela y capital financiero
Los buitres y el reparto del botn

Simn Andrs Ziga
CLAE / Rebelin

No se debe reducir el anlisis del caso venezolano y el actual encono intervencionista del imperialismo estadounidense y europeo a la necesidad geoestratgica de controlar los yacimientos petrolferos. La batalla que se libra actualmente en Venezuela es tambin una confrontacin geopoltica de carcter mundial.


Apenas dos das despus del golpe del 23 de enero, una de las ms conocidas agencias calificadoras de riesgo pas, Standard & Poor, ha publicado en un informe las posibles medidas econmicas que tomar el autoproclamado presidente interino Juan Guaid (1).

Como se esperaba, despus de este golpe de Estado (en proceso), unas de las primeras medidas es la modificacin de la Ley de Hidrocarburos, para que permita un mayor control extranjero del sector petrolero.

Al unsono, el economista venezolano Francisco Rodrguez, recomienda, a travs de su red social, qu debe hacer el presidente provisional, para tomar control de la empresa CITGO, propiedad del Estado venezolano. Rodrguez seala El nuevo gobierno debe proceder a comunicarle a los tribunales norteamericanos el nombramiento de nuevos representantes legales para defender los intereses de la nacin y proteger los activos del saqueo que con seguridad intentaran hacer los representantes de Nicols Maduro(2) .

Luego, antes de cerrar la semana, el ingeniero venezolano Ricardo Hausman, escribe en su cuenta Twitter: President Guaid has an economic plan to start the recovery of Venezuela () (3). Es decir, Hausman anuncia que Guaid cuenta con un plan econmico para iniciar la recuperacin de Venezuela. El profesor de Harvard, a principios del 2018 ya haba adelantado el escenario que ahora se est ejecutando.

En ese momento, escribi un artculo donde justificaba una intervencin militar y una operacin de rescate (econmico) por parte de Estados Unidos y algunos los pases latinoamericanos (4). Es impresionante como un ao antes, detall parte del guin estadounidense que ahora estn leyendo (e interpretando) Bolton y Guaid.

No es muy difcil imaginar quines participaron en la elaboracin de este paquete econmico, y probablemente la respuesta llevar a algunos personajes que tambin participaron entusiasmadamente en la elaboracin del plan econmico que el golpista Pedro Carmona Estanga tena a su disposicin en abril de 2002.

Los golpes de Estado de derecha, como se demostr en Chile en 1973, necesitan de un ladrillo (as se le llam en ese momento al programa econmico de Pinochet) elaborado por equipos de economistas, donde deben destacar los nacidos en el pas donde Estados Unidos ha planificado el golpe. En este caso, es altamente probable que entre estos autores del Plan Econmico del golpista Carmona (11 de abril de 2002), estuvo uno de los amigos y pupilo de Ricardo Hausman, el economista Francisco Rodrguez.

Como demostracin de la alineacin de estos voceros con la estrategia imperialista, el gobierno estadounidense anunci el secuestro de activos externos de PDVSA y la asignacin de las cuentas bancarias a favor del usurpador Guaid. Se confiscaron ilegalmente ms de 7 mil millones de dlares en activos de PDVSA y unos 12.000 millones de dlares en exportacin de crudo. A cambio, Mike Pompeo anunci que le darn a Guiad 20 millones de dlares destinado supuestamente a la ayuda humanitaria.

De seguro, el plan de Hausman estaba coordinado con el plan imperial, ya que ste declar en agosto de 2018 que el rescate de la economa venezolana debe contemplar un financiamiento por unos 80 mil millones de dlares para los siguientes dos aos, unos 20 mil millones en donaciones de los multilaterales (Banco Mundial, ONU, Banco Interamericano de Desarrollo) y unos 60 mil millones por parte del Fondo Monetario Internacional (5)..

La intervencin militar y la deuda externa son dos mecanismos de invasin y consolidacin del dominio imperialista, ambos mortferos para los pueblos donde avanzan.

El petrleo como objeto de la confrontacin

La poltica petrolera chavista, plasmada en la Ley de Hidrocarburos fue una de las principales, y ms importantes, reformas nacionalistas y desarrollistas que se produjeron durante la primera etapa del gobierno de Hugo Chvez. Era la principal y la ms fundamental, porque enfrentaba frontalmente el ncleo del patrn de acumulacin del capitalismo dependiente venezolano: la captura y la distribucin de la cuantiosa renta petrolera.

A pocos meses del primer gobierno de Hugo Chvez, los sectores conservadores, reaccionaron frente a esta osada del proceso bolivariano. Igual actitud asumieron las clases sociales que dependan del latifundio frente a la Ley de Tierras (otra de las reformas medulares).

Los intentos para derrocar a Chvez, estaban motivados por las pasiones desatadas en los principales afectados: los capitalistas nacionales (o locales) y el capital trasnacional y sus Estados imperialistas. No se puede analizar la trama poltica que acompaa el avance del chavismo, sin considerar la particular lucha de clases que caracteriza esta economa capitalista dependiente y peotrolera.

Al Rodrguez Araque siempre precisaba que la contradiccin principal entre capital-trabajo, en nuestro caso y en nuestra poca, estaba influenciada por la contradiccin capital-tierra (recursos naturales) para destacar, de esta forma, la particularidad de nuestro capitalismo dependiente, cuya acumulacin capitalista tiene una gran influencia de la renta petrolera.

Una de las vas para generar un proceso de distribucin social de la renta entre los sectores populares y los sectores productivos nacionales, tena como premisa principal el control de la fuente de generacin y captura de la renta, vale decir: el control de la empresa petrolera estatal PDVSA.

A principios del gobierno de Chvez, la empresa petrolera estatal era resultado de una nacionalizacin que devino en la existencia de una Estado dentro del Estado, dado que PDVSA asumi la figura de una corporacin mundial (definida as por su gerencia), donde sta se convirti en una casta sociopoltica alineada con los intereses del capital transnacional y con la poltica energtica de los Estados imperialistas.

Era, por tanto, comprensible la participacin de la alta gerencia corporativizada de aquella PDVSA, en la estrategia insurreccional de la derecha y en el golpe de Estado contra el gobierno nacionalista-popular de Hugo Chvez (elegido bajo las reglas electorales de la democracia burguesa). Dicha accin termin en una derrota desastrosa para los promotores del llamado paro petrolero.

En conclusin: la toma de la colina del poder fctico concentrado en PDVSA, por parte del gobierno bolivariano de Hugo Chvez, se logr en 2003, la accin insurreccional que implic el sabotaje de la industria petrolera se encontr con una correlacin de fuerzas altamente favorable al chavismo, con una intensa movilizacin popular y una depuracin de los mandos militares.

El nacionalismo promovido por Chvez, la unidad cvico-militar y el alto nivel de conciencia de los sectores populares, doblegaron la estrategia de una lite cuya cultura despreciaba al pueblo trabajador.

Ms de una vez, la estrategia de la derecha opositora (obedeciendo instrucciones directas del Norte) ha sido, en la prctica, una de las mejores aliadas del avance del chavismo. El gobierno de Chvez se apoder del control del Estado paralelo y autnomo que se haba instaurado en PDVSA desde su nacionalizacin, y de esta forma pudo emprender un proceso de distribucin de la renta petrolera entre sectores sociales desfavorecidos e intentar financiar el desarrollo de un modelo econmico que presentaba como alternativo.

Buitres y tiburones

La discusin sobre el posterior uso adecuado de ese excedente petrolero bajo control del gobierno y la fuga del mismo a cuentas del exterior, es un debate que est pendiente en la hoja de balance de la historia de los gobiernos chavistas.

Sin embargo, en esta oportunidad, lo que interesa resaltar son los actores que estn detrs del botn que se est subastando, en este momento, entre las potencias imperiales. Ese botn es la Repblica Bolivariana de Venezuela, no slo sus recursos naturales sino tambin su institucionalidad poltica, es decir su existencia como nacin soberana e independiente.

En esta piata, el rol de los representantes del capital financiero es definitivo, aunque este protagonismo no se haga tan evidente. Por supuesto, otros componentes del capital transnacional coparticipan en este saqueo imperial, por ejemplo los carteles energticos y el complejo industrial militar estadounidense y europeo.

El capital financiero lo podemos clasificar en capital financiero trasnacional y capital financiero local (nacional)

La calificadora Standard & Poor (S&P), por ms de 23 aos ha mantenido una calificacin de riesgo-pas absolutamente sesgada (desfavorable) polticamente. Desde que se inici el Gobierno de Chvez, para los analistas financieros y para la opaca metodologa de evaluacin de riesgo pas de la calificadora, el objetivo real era descalificar polticamente una experiencia que iba contra los intereses del capital mundial.

Al mismo tiempo, dichas calificadoras se aprovechaban de la informacin que obtenan de las estadsticas oficiales, para usarla en la especulacin financiera. Por supuesto, detrs de S&P y otras calificadoras de riesgo, estn los grandes bancos de inversin, representantes de ese capital financiero mundial que ha dominando, desde mediados de la dcada de 1970, la lgica de acumulacin planetaria.

Francisco Rodrguez, hasta no hace mucho representante del Bank of America en Amrica Latina, y Ricardo Hausman son rostros intelectuales de los intereses del capital financiero internacional y de las Instituciones Financieras Internacionales (IFI) cuyo principales exponentes son el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional.

En territorio nacional, la banca local ha sido la custodia final y secuestradora de esta renta petrolera, permitiendo su trasvase masivo al exterior. Los grupos financieros nacionales, como Banesco y Banco Occidental de Descuento (BOD), y los trasnacionales como el BBVA, tuvieron una expansin exponencial sobre la base de la administracin y concentracin de la renta petrolera, facilitando su fuga al exterior.

Banesco lleg a superar a gigantes bancarios en Espaa para adquirir bancos en ese territorio perifrico de la Unin Europea, mientras que el BOD se focaliz en consolidar un monopolio bancario al mismo tiempo que fortaleca su influencia en las grandes decisiones financieras del gobierno, especialmente en la poltica cambiaria donde orient sus esfuerzos en el desmonte del control cambiario.

El SITME ayer y hoy el Interbanex, son dos propuestas cambiarias que no salieron de las instituciones gubernamentales responsables de las polticas financieras y monetarias, sino de los ncleos de asesora de la banca privada. Ya los banqueros no necesitaban estar en la presidencia del Banco Central ni en el Ministerio de Hacienda (hoy Finanzas) como lo hicieron en la IV Repblica.

Con el poder que concentraron secuestrando la economa venezolana, aunado a la vocacin negociante de algunos altos funcionarios gubernamentales y a la mediocridad en el manejo de la poltica econmica, pudieron y pueden influenciar la poltica econmica.

El gobierno chavista logra control sobre la administracin de la renta petrolera en su captura y distribucin primaria (PDVSA y el control cambiario), pero no establece mecanismos para evitar la fuga masiva de la misma al exterior y su uso eficiente en la transformacin estructural. El gobierno tiene la vaca pero gran parte la leche termina en manos de la burguesa local que la utiliza para la exportarla hacia el sistema financiero internacional.

La fuga de capitales y el desmontaje del control cambiario (altamente ineficiente y corrupto), logr que el Estado venezolano perdiera control sobre el destino final de la renta petrolera y permiti al capital financiero nacional e internacional determinar su poltica cambiaria, al grado de establecer el tipo de cambio.

Al mismo tiempo, el capital financiero internacional, fue adecuando su estrategia de captura de la economa venezolana: los marchantes de la banca internacional, lograron venderle a PDVSA (comandada por Rafael Ramirez), al Ministerio de Finanzas y al Banco Central un instrumento financiero que, en sus diversas variantes, consisti en la emisin de bonos denominados en dlares y que poda ser adquiridos en bolvares.

Este instrumento y la descontrolada emisin de pagares para financiar la caja de PDVSA, terminaron siendo una de las sogas (sino la principal) que logr amarrar el cuello de la revolucin bonita. Este mecanismo se convierti en un eficiente viaducto que permite una veloz y cuantiosa fuga de capitales protagonizada principalmente por los Amos del Valle contemporneos (el poder fctico concentrado en Caracas). No es el nico mecanismo de fuga, pero s el ms legitimado y descarado.

El golpe de Estado que est en proceso, es la coronacin de una estrategia que cierra con el reparto del botn de los activos de PVDSA y dems riquezas del Estado Nacional. El xito de la implantacin del gobierno de transicin y la imposicin de un gobierno aliado, permitir la aplicacin de un programa econmico que implicar un endeudamiento masivo. La deuda externa generada por un probable gobierno de derecha, se encargar de blindar las cadenas de dependencia y control de los recursos naturales.

No slo el petrleo y los dems recursos naturales son la causa de la injerencia imperialista

Por otro lado, repetir que lo que est detrs del golpe es slo el petrleo (y otras riquezas naturales) no solo puede ser una obviedad sino una terrible omisin. No se debe reducir el anlisis del caso venezolano y el actual encono intervencionista del imperialismo estadounidense y europeo a la necesidad geoestratgica de controlar los yacimientos petrolferos.

Es importante reconocer que la batalla que se libra en Venezuela es tambin una confrontacin y contencin de paradigmas que iban contracorriente con el status quo impuesto por el sistema de dominacin del capital mundial. La batalla que se libra actualmente en Venezuela es tambin una confrontacin geopoltica de carcter mundial.

Venezuela (gracias a la particular capacidad de Chvez de tejer alianzas internacionales) es un territorio de la nueva guerra fra. Lo que suceda en Venezuela no slo pasa por Washington, sino pasa por Beijn y por Mosc.

Este anlisis, que toca slo uno de los factores estructurales de la economa venezolana, pretendi trascender los anlisis macroeconmicos positivistas y neoclsicos que predominan tanto en las fuerzas de proimperialistas como en las fuerzas que se aglutinan en el polo izquierdo del espectro poltico venezolano (6), que se quedan en la superficie, acusando unos al gobierno y otros al bloqueo econmico.

Omiten tanto el protagonismo de los actores, clases o poderes fcticos que determinan tendencias en la fragua de la lucha de clases, como a la caractersticas estructurales del capitalismo venezolano. No debe ser un anlisis que se acota al diagnstico, sino que debe permitir proporcionar pistas para la construccin de una estrategia de poltica econmica transformadora.

Dentro de estas pistas o temas podemos resaltar el peso de la deuda externa, el control de capitales, el control de cambio, el disciplinamiento de la banca privada (regulacin o estatizacin/nacionalizacin?), la necesidad de retomar la poltica petrolera original (no la que se desvi bajo la gestin de Rafael Ramrez). Al mismo tiempo, asumir una estabilizacin inflacionaria no regresiva ni recesiva.

Elementos que analizaremos ms adelante y que deben ser parte de la agenda de las fuerzas del cambio radical.

Notas

[1] Ver, https://www.spglobal.com/platts/en/market-insights/latest-news/oil/012419-guaido-plans-citgo-leadership-shakeup-new-venezuela-hydrocarbons-law-sources

[2] Ver, https://twitter.com/frrodriguezc/status/1088145585457250305?s=03

[3] Ver, https://twitter.com/ricardo_hausman/status/1088869505072332801?s=20

[4] https://www.project-syndicate.org/commentary/venezuela-catastrophe-military-intervention-by-ricardo-hausmann-2018-01/spanish?barrier=accesspaylog

[5] https://www.elpais.com.uy/economia-y-mercado/necesitan-montos-record-eventual-plan-rescate-venezuela.html

[6] Es tan interesante (como desesperante) observar a voceros de los factores que conviven en el chavismo cmo se han visto embriagados por las concepciones y paradigmas econmicos hasta ahora defendidos por la derecha. Es as como vemos que defender la liberacin/flexibilizacin cambiaria, criticar la emisin inorgnica de dinero (adems atribuirle como principal causa de la inflacin), proponerse la meta del dficit cero, utilizar una poltica monetaria bipolar con inclinacin a ahogar el crdito a travs de la contraccin, flexibilizar las condiciones a la inversin privada se han convertido en la referencia frecuente tanto en autoridades econmicas gubernamentales como ex-ministros.

Simn Andrs Ziga: Economista venezolano, integrante de la Sociedad de Economa Poltica Crtica (SER). Distribuido por el Centro latinoamericano de Anlisis Estratgico (CLAE, estrategia.la)

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter