Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-02-2019

"Regreso al futuro"
Los sindicatos necesitan una nueva narrativa positiva, para recuperar los votos de los trabajadores

Rebelin

Informacin facilitada por ETUI (European Trade Union Institute) 29 de enero de 2019 (traducida por Francisco Bez Baquet)


El surgimiento de ideas y partidos populistas de derecha en casi todas partes de Europa es un problema candente para el movimiento sindical, ya que una parte de sus miembros ha sido seducida por el discurso populista y, a menudo, promesas simplistas propagadas por estos partidos.

Adems, a menos de cuatro meses de las elecciones europeas, existe el riesgo de que las ideas polticas nacionalistas y etnocntricas se transfieran al nivel europeo.

Para comprender el fenmeno del creciente apoyo a la extrema derecha en toda Europa y evaluar las estrategias sindicales para luchar contra esas tendencias, el ETUI organiz una jornada temtica para explorar el tema, que incluye una discusin sindical interna sobre el tema y una bien atendida conferencia pblica.

Ambos eventos tuvieron lugar el 23 de enero en la Casa Sindical Internacional en Bruselas. (1)

Durante el taller de la maana, representantes de unos 20 sindicatos miembros de la CES presentaron y discutieron las prcticas sindicales para contrarrestar la extrema derecha a nivel nacional, as como algunas estrategias sindicales nacionales, para las elecciones europeas.

Una herramienta til para exponer como falsas las preocupaciones sociales de los populistas etnocntricos, es rastrear su comportamiento electoral en el parlamento europeo, y revelar su falta de voto a favor de medidas que beneficiaran a los trabajadores.

Otro elemento importante, relacionado con esto, es promover una mayor transparencia en la toma de decisiones en el Consejo Europeo, lo que dificultar que los lderes polticos nacionales culpen rutinariamente a "Bruselas", por las decisiones impopulares.

Por la tarde, el profesor Manuala Caiani de la Scuola Normale, de Florencia, expuso el panorama ms amplio, de cmo los grupos de extrema derecha utilizan internet para construir su identidad, organizarse y movilizar apoyo para su causa.

A travs de la red de investigacin que present, se encontr que, si bien los partidos polticos de extrema derecha son menos internacionales, debido a sus discursos nacionalistas, "las comunidades cibernticas estn trascendiendo las fronteras nacionales".

En Europa, el foco del discurso del odio, est dirigido principalmente a enemigos polticos, como los sindicatos, mientras que en los EE. UU., se trata ms bien de cuestiones raciales.

Otra conclusin importante, fue que cuanto ms estos grupos encuentran aceptacin cultural y menos restricciones legales y polticas, ms se movilizan en la web.

Segn Frdric Sve, Secretario Nacional de la CFDT, para ser ms resilientes, "necesitamos hacer un vnculo entre nuestras demandas y nuestros valores".

La CFDT tiene una poltica interna de "contencin": los miembros que votan por la extrema derecha, tienen prohibido promover esta causa dentro del sindicato.

Como sindicatos, es importante educar al mundo del trabajo, en general, y desarrollar capacidades regionales, ya que la situacin en Francia difiere, de una regin a otra.

Steve Turner, miembro del Consejo General de la TUC, comparti su profunda preocupacin, por el aumento del racismo y los delitos de odio en el Reino Unido, desde el referndum Brexit, as como los ataques fsicos contra sindicalistas, en los piquetes.

La extrema derecha afirma defender los intereses de la clase trabajadora, pero "somos los nicos que defendemos la dignidad de los trabajadores".

Insisti en que los sindicatos deben hacer ms activismo, que se basa en la vida laboral de las personas comunes, y darles esperanza y oportunidad.

La profesora Ruth Wodak, profesora emrita de las Universidades de Lancaster y de Viena, habl sobre lo que ella llam la "normalizacin descarada" de la extrema derecha, en la sociedad.

La gente ya no discute temas socioeconmicos, sino que se enfoca en imgenes poderosas y simblicas, como el velo: "nosotros "culturalizamos" los problemas, en lugar de ir a sus races socioeconmicas", argument. Los hechos se estn reduciendo a opiniones.

En su opinin, los partidos populistas crean una sensacin de amenaza y crisis, y luego ofrecen esperanza.

Se dirigen contra los chivos expiatorios que son muy vulnerables, como los solicitantes de asilo, creando una divisin entre "nosotros" y "los otros", y ofreciendo luchar "la buena lucha", contra los enemigos (lites, refugiados, trabajadores precarios, etc.).

Para contrarrestar esta dinmica destructiva, los sindicatos deben intentar cambiar el marco, utilizando vietas y lemas, en lugar de argumentos complejos.

Lo que se necesita, es una nueva narrativa, orientada a aceptar el presente, pero con una visin inclusiva del futuro.

Para lograr esto, el movimiento sindical debe dirigirse a nuevos electorados, por ejemplo, el precariado y otras profesiones novedosas, porque "las imgenes de las fbricas de acero, ya no funcionan".

Tim Dixon, de la organizacin "Ms en comn", present los resultados de una investigacin reciente, con el objetivo de comprender los factores psicolgicos del aumento de la extrema derecha en Europa.

Segn l, la experiencia de vergenza y falta de respeto, que ahora es particularmente poderosa, lleva al resentimiento, a una sensacin de inseguridad y desconexin.

"Hemos perdido nuestro impulso revolucionario de ser forasteros, en un momento en que muchos de nuestros partidarios tradicionales se sienten como forasteros", dijo.

"Necesitamos hablar sobre el tema de pertenencia e identidad, pero a travs del marco de un "nosotros" ms grande".

El ltimo panel, estuvo dedicado a los representantes de los grupos polticos en el parlamento europeo, que fueron invitados a explicar cmo ven la amenaza de la extrema derecha, y qu estn haciendo al respecto.

Tanja Fajon, eurodiputada y presidenta del Grupo de Trabajo S&D sobre Extremismo, dijo que, aunque es demasiado simplista decir que los partidos tradicionales han fracasado, tal vez hemos alcanzado un estndar, y ahora nos enfrentamos a nuevos desafos, como un mundo globalizado y una clase obrera diferente. Ya no est claro a quin nos dirigimos.

Segn ella, la socialdemocracia debe reinventarse a s misma, ya que "hemos tenido grandes coaliciones, y pagamos un alto precio por ello". Ahora, los partidos socialistas necesitan moverse hacia la izquierda, nuevamente.

Los gobiernos han fracasado en la inmigracin, y el populismo se moviliz en torno a este tema.

La retrica ha cambiado al derecho. "Para nosotros, la seguridad no es construir cercas y cerrar fronteras, es seguridad social y empleos", dijo. Hay mucha desigualdad y necesitamos justicia social. Necesitamos una nueva coalicin para lograr esto".

Philippe Lamberts, copresidente del Grupo de los Verdes en el Parlamento Europeo, dijo que la gente estaba empezando a darse cuenta de que el cambio climtico est amenazando a la humanidad.

"Necesitamos una transicin socialmente justa que sea profundamente democrtica", dijo, y agreg que no necesitamos un lder ilustrado, sino una democracia participativa, y ms integracin europea. Si queremos abordar los desafos, ser juntos, o no lo haremos. Y esto es exactamente lo contrario de lo que quiere el derecho nacionalista.

En contra de la glorificacin del yo, por parte del neoliberalismo, tenemos que llevar un "nosotros" inclusivo a la mesa, para que el "nosotros" exclusivo de la extrema derecha no domine.

En conclusin, Peter Scherrer, el Secretario General Adjunto de la CES, dijo que en su Resolucin para salvar la democracia, la CES subraya que necesitamos aliados para salvaguardar la libertad y los derechos de los votantes, pero, a diferencia de los partidos polticos, los sindicatos "deben concentrarse en el nivel de la tienda y luchar por nuestros valores.

En opinin de Thibaut Weber, secretario confederal de la CES, los sindicatos comenzaron como un grupo local flexible, pero lograron muchos de sus objetivos y se convirtieron en instituciones, por lo que ahora se los considera parte del establecimiento.

"No somos necesariamente culpables por esto, pero s lo seremos, si no nos adaptamos estructuralmente".

Nota:

(1) - 23 de enero de 2019, El Auditorio Internacional, Boulevard du Roi Albert II, 5 - 1er piso - 1210 Bruselas; 13h - 17h30 - Los sindicatos y la amenaza del populismo y la extrema derecha: cmo recuperar el voto de los trabajadores.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter