Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-02-2019

Trabajo abstracto: abstraccin real y relacin de validez
La nueva lectura de Marx de Michael Heinrich (XIII)

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Seguimos en el captulo III -Valor, trabajo y dinero- del libro de MH. En el tercero de sus ocho apartados: Trabajo abstracto: abstraccin real y relacin de validez. Las cosas se complican un poco pero podemos seguir la exposicin y argumentacin del filsofo y profesor alemn sin dejarnos muchas cosas en el tintero y sealando de paso algunas dudas.

 

Tres observaciones iniciales:

1. Si tienen tiempo, pueden completar estas aproximaciones a la teora marxiana del valor-trabajo con el segundo libro de MH traducido al castellano (y con los primeros captulos de EC por supuesto): Cmo leer El Capital de Marx? Indicaciones de lectura y comentario del comienzo de El Capital, Guillermo Escolar editor, Madrid, 2018 (2 edicin), traduccin de Csar Ruiz Sanjun. En lo que concierne al apartado de hoy, el apartado Dualidad del trabajo representado en las mercancas, pp. 92-107, y tambin el segundo apndice: La generalidad del trabajo como carcter social del trabajo que pone valor de cambio, pp. 259-264.

2. En todo caso, no hay que desalentarse -recuerden a Howard Zinn: Contra el desaliento https://www.elviejotopo.com/topoexpress/contra-el-desaliento/- si algunas cosas nos parecen complicadas. Paciencia y tenacidad. Yo mismo, a pesar de haber ledo y reledo, no penetro bien en algunas tesis y categoras. Recordemos el ltimo poemario de Jorge Riechmann, Ars nesciendi (Amargord Ediciones, Madrid, 2018). El poema de la contraportada: Apasionadamente/ reconozco: no sabemos/ no s/ pero una chispa de comprensin/ un instante de despertar/ lo cambia todo (Gregorio Ludi: Atreverse a saber es, en primer lugar, atreverse a afrontar lo que el gran Luis Vives llamaba ars nesciendi, el arte de conocer la propia ignorancia).

3. Aviso (para estas nota y para las prximas): cuidado con mis (pobrsimas) traducciones del alemn. No est garantizada su correccin.

El apartado de hoy:

Para entender qu tiene que ver el trabajo que produce mercancas (bienes, servicios que se intercambian) con el carcter especficamente social tenemos que ocuparnos de la distincin entre trabajo concreto [TRACO a partir de ahora] y trabajo abstracto [TRABS]. MH sostiene que en la mayora de las exposiciones sobre Marx esta distincin se nombra solo de pasada y con frecuencia no se comprende su alcance. Desconozco la correccin y alcance de su afirmacin crtica. Sin embargo, seala, el propio Marx haba advertido de su carcter fundamental. MH cita a continuacin este pasaje del primer libro de EC:

He sido el primero en demostrar crticamente esta naturaleza doble del trabajo contenido en la mercanca. Dado que este punto es el eje alrededor del que gira la comprensin de la economa poltica, tenemos que analizarlo aqu ms detalladamente [la cursiva es ma]

El asunto: si la mercanca es algo doble, valor de uso y valor, el trabajo que produce mercancas (y solo l, no otro tipo de trabajo) tiene que poseer tambin, seala MH con una inferencia nada evidente para m, carcter doble. El trabajo, repito de nuevo, no produce solo valor de uso sino, recordemos, tambin valor de cambio.

Los trabajos concretos (el de un carpintero, el de un tejedor, por ejemplo; podemos buscar ejemplos ms actuales) producen valores de uso cualitativamente distintos (una silla en el primer caso, por ejemplo; una tela en el segundo). Al aprender un trabajo, aprendemos las particularidades de una actividad concreta; todos hemos pasado por ello. Cuando vemos trabajar a una persona, le vemos realizar un trabajo concreto.

Pero, sostiene MH, el valor no se constituye por medio de un determinado TRACO o, con ms precisin, a travs de un determinados aspecto de un determinado trabajo. Ahora bien: 1. Cualquier trabajo cuyo producto (o servicio) se intercambia produce valor. 2. Como valores las mercancas son cualitativamente iguales. 3. Luego los distintos trabajos que producen valores, apunta MH, tienen que valer como trabajo humano cualitativamente igual.

La ilustracin: el trabajo del carpintero no produce valor como trabajo de carpintero (como tal trabajo produce, por ejemplo, una silla) sino que produce valor como trabajo humano cuyo producto se intercambia (al ser mercanca) por el producto de otro trabajo humano. Por consiguiente, concluye nuestro autor, el trabajo del carpintero produce valor precisamente en la abstraccin de su forma concreta como trabajo del carpintero. De ah, prosigue MH, que Marx designe el trabajo que produce valor (valor de cambio) como TRABS. Este trabajo abstracto no es un tipo particular de gasto de trabajo como puede ser el trabajo en cadena a diferencia del trabajo artesanal del carpintero.

[Aqu abre MH una nota a pie de pgina en la que habla crticamente de la comprensin del TRABS por parte de de Robert Kurz. Es el siguiente paso:

Tal comprensin del TRABS es sugerida por RK cuando seala, en referencia al concepto de trabajo abstracto, que los hombres gastan fuerza de trabajo abstracta (un concepto que no explica despus) y cooperan en un grado sumo de indiferencia recproca y enajenacin (Kurz 1991, p. 273). Pero en el TRABS no se trata en ningn caso del modo en que los hombres cooperan, sino del modo que vale socialmente su trabajo: como constituyente del valor[el nfasis es mo]

MH seala a continuacin que una breve introduccin al concepto de TRABS, que se confronta crticamente con las simplificaciones que, en su opinin, se encuentran frecuentemente, puede verse en Reitter (2002). Se refiere a este artculo: Der Begriff der abstrakten Arbeit, en Grundrisse [El concepto de trabajo abstracto en los Grundrisse]. Publicado en Zeitschrift fr linke Theorie und Debatte (Revista para la teora y debate de la izquierda) 1, 2002, 5-18. La obra citada de Kurz es Der Kollaps der Modernisierung (El colapso de la modernizacin)].

Prosigamos con la exposicin.

Como trabajos que generan valor, ambos (el trabajo montono en cadena, el trabajo artesanal) son trabajos concretos. El trabajo en cadena genera valor -como el trabajo del carpintero- solo como trabajo humano igual, haciendo abstraccin de su trabajo concreto. O dicho de otro modo: el trabajo en cadena (que es un TRACO) genera valor -al igual que el trabajo del carpintero- solo como TRABS. Las mercancas seran entonces, como valores, cristalizaciones -el trmino usado por Marx- del TRABS (MH nos recuerda que Marx designa tambin el trabajo abstracto como sustancia generadora del valor, como sustancia del valor).

MH nos advierte de nuevo que la expresin sustancia del valor se ha entendido frecuentemente de manera sustancialista, cuasi-material: el trabajador ha gastado una determinada cantidad de TRABS y esta cantidad gastada se introduce en la mercanca como sustancia del valor y hace de la cosa singular un objeto de valor. Pero, para nuestro filsofo alemn, el hecho de que Marx designara la objetividad del valor como una objetividad espectral debera poner de manifiesto que esto no sucede en absoluto de manera tan simple. De hecho, comenta, en el manuscrito de revisin a la primera edicin de El Capital se habla incluso de una objetividad puramente fantstica. Si fuese correcta la concepcin sustancialista, argumenta MH, no resulta posible comprender por qu Marx habra calificado la objetividad del valor como espectral o fantstica. Abro otro parntesis.

[El traductor, Csar Ruiz Sanjun, apunta una nota a pie de pgina que, a propsito de ese manuscrito de revisin, vale la pena recoger aqu:

Se trata de un manuscrito en el que Marx estuvo trabajando para preparar la segunda edicin de EC, y que contiene las modificaciones al primer captulo de la primera edicin, que fue reelaborada de manera considerable. En este manuscrito, en el que Marx comenta detalladamente su propia exposicin de la teora del valor se encuentran importantes reflexiones que no fueron recogidas despus en la segunda edicin de EC.

Desconozco las razones de esta no inclusin. El Manuscrito al que se alude Ruiz Sanjun se conoce como Ergnzungen und Vernderungen zum ersten Band des Kapital (Adiciones y modificaciones al primer libro de El Capital). Ignoro la importancia de este manuscrito y si alguna argumentacin marxiana cuelga especficamente de l].

Tenemos, pues, que analizar el TRABS abstracto de manera ms precisa prosigue MH. Veamos: 1. El TRABS no es visible, solo lo es en un determinado trabajo concreto (su analoga: no es visible un rbol, lo que podemos ver es una planta concreta). 2. El TRABS es una abstraccin, como rbol, si bien de naturaleza distinta. 3. En qu sentido distinta? Normalmente abstraemos, es MH quien habla, del modo siguiente: tomamos los caracteres comunes de ejemplares individuales y formamos un concepto genrico abstracto (rbol); en cambio, en la generacin de TRABS no se trata de ese tipo de abstraccin mental sino de una abstraccin que llama (confusamente en mi opinin) real: una abstraccin que se realiza en el comportamiento efectivo de las personas, independientemente de que lo sepan o no. El pasaje y la distincin no son evidentes. Tal vez: como de hecho hay intercambio de mercancas fruto de trabajos concretos determinados necesitamos abstraer una nocin, la del TRABS, que permita explicar el intercambio (la homogeneidad que se presupone en l) de trabajos heterogneos.

[Dicho sea entre parntesis y por si fuera de ayuda para la distincin entre ambos tipos de abstracciones y suponiendo que no sea yo quien introduce formulaciones errneas y confusas.

Podramos pensar un lenguaje en que no existiera el concepto rbol. Supongamos que no nos fuera til esa abstraccin y nos organizramos con las abstracciones olmo, peral, pino, abeto, etc. Podramos organizar nuestra concepcin del mundo y tal vez nuestra conocimiento sin el uso de esa otra abstraccin, rbol. O tambin, el ejemplo no es bueno del todo, podramos pensar en abstracciones alternativas tipo rbol menos=1, rbolmenos5(+1), rbolmenos10 (+5), rboles resto, para clasificar los rboles por tu altura. No diramos o escribiramos: esto es un rbol sino esto es un rbolmenos5(+1).

Sin embargo, no podramos eludir, lo quisiramos o no, este el punto, el concepto de trabajo abstracto para explicar el intercambio de mercancas en un modo de produccin e intercambio como el capitalista o afn. Al intercambiar productos o servicios, frutos todos ellos de diferentes trabajos concretos (no introducimos la complicacin-posibilidad del trabajo completamente mecanizado), nos vemos obligados para dar cuenta de ese intercambio a introducir la nocin de trabajo abstracto. No hay otra, no tenemos otro camino. No podemos obviar ese concepto, no podemos sustituirlo por otro (aunque, por supuesto, podemos llamarlo de otra forma). Sera, por as decir, una abstraccin real, inevitable, condicin necesaria (aunque toda abstraccin, por otra parte, es mental por supuesto)

Un comentario crtico del profesor Miguel Candel sobre este paso:

Como t mismo dices, toda abstraccin es tambin mental. Pero a la vez, aado yo, todas corresponden a algn aspecto real de las cosas a no ser que generalicen sobre seres inexistentes. Por tanto, si te he de ser sincero, no veo necesaria la distincin. Lo de los rboles me parece que no clarifica nada, si ms no, porque en todos los trminos aparece el elemento comn "rbol", con lo cual el paso a la abstraccin rbol es casi inmediato. No veo, pues, la diferencia de tipo de abstraccin en el caso del trabajo. Porque empricamente nadie hace trabajo abstracto, sino siempre tal o cual trabajo concreto. El trabajo abstracto es un artificio conceptual para poner de relieve lo que todo trabajo tiene en comn (digamos, por ejemplo, "gasto de energa humana que produce objetos con valor de uso potencial") y establecer equivalencias entre los distintos trabajos (es decir, determinar los valores de cambio de sus productos). Eso es lo que me parece.

Hasta aqu este largo parntesis] .

Sigamos, volvamos a la argumentacin de MH.

En el cambio se hace abstraccin del valor de uso de las mercancas. Estas se igualan como valores: el comprador individual compra si est interesado en el valor de uso de la mercanca, o bien se abstiene del cambio si no quiere ese valor de uso. Pero, si realiza el cambio, entonces se igualan las mercancas como valores.

En tanto que se igualan las mercancas como valores, se abstrae fcticamente de la particularidad del trabajo concreto que las produce y este tan slo vale ahora como trabajo abstracto que genera valor. Por lo tanto, seala MH, la abstraccin tiene lugar realmente (de ah su abstraccin real), con independencia de lo que piensen al respecto (si piensan sobre ello) los poseedores de mercancas implicados. Este punto, admite crticamente MH, no siempre fue explicado por Marx con suficiente claridad. De hecho, seala, nuestro clsico habla tambin en ocasiones del TRABS como gasto de fuerza de trabajo humano en sentido fisiolgico.

Pero no es eso, no es eso.

La reduccin de los distintos trabajos humanos a trabajo en sentido fisiolgico, seala MH, es precisamente una abstraccin mental (tipo rbol) en la que podemos subsumir cualquier trabajo, independientemente de que produzca o no mercancas. Con esta formulacin, apunta crticamente nuestro autor, se sugiere que el trabajo abstracto tiene un fundamento completamente independiente de lo social, un fundamento, por as decir, natural. Pero no es el caso. Ello provoca, precisamente, las correspondientes interpretaciones naturalistas del TRABS al que nos hemos referido y que MH critica abiertamente.

En otros pasajes, nos recuerda MH, Marx se expres de manera totalmente inequvoca sobre el fundamento no-naturalista del trabajo abstracto. En el manuscrito de revisin citado anteriormente (importante, acaso decisivo, en la interpretacin de MH, no puedo asegurarlo), Marx seala:

La reduccin de los distintos trabajos privados concretos a esta abstraccin del trabajo humano igual se realiza solo a travs del intercambio que iguala, de hecho, los productos de los distintos trabajos.

Por ende, prosigue MH, es solo en el cambio, con independencia de que las personas que intercambian sean conscientes de la abstraccin o no lo sean, donde se realiza la abstraccin que est en la base del trabajo abstracto. Por ello, el TRABS no puede medirse a travs de las horas de trabajo, pues cada una de las horas de trabajo medida con el reloj es una hora de un trabajo concreto determinado gastado por un individuo determinado (e independientemente de que el producto del trabajo se cambie o no).

El TRABS no puede ser gastado, no es una ente de esa naturaleza, es una relacin de validez constitutiva en el cambio: el trabajo concreto gastado vale en el cambio como una determinada cantidad de trabajo abstracto y por eso vale tambin como parte integrante del trabajo social global.

MH seala a continuacin (conviene retenerlo) que para que el trabajo privado concreto (el de la carpintera, el de la trabajador del textil) que se ha gastado tenga validez como una determinada cantidad de TRABS que genera valor (en el intercambio) tienen que darse tres condiciones:

1. El tiempo de trabajo gastado individualmente se reduce a tiempo de trabajo socialmente necesario. Solo cuenta como trabajo generador de valor el trabajo que es necesario para la produccin de un valor de uso (que puede ser un servicio como se ha dicho) en condiciones medias.

La magnitud de la productividad media no depende de los productores individuales sino de la totalidad de los productores de un valor de uso. El promedio se modifica constantemente y solo se manifiesta en el cambio: solo en ese momento llega a saber el productor individual en qu medida su tiempo de trabajo gastado individualmente corresponde al tiempo de trabajo socialmente necesario.

2. En el marxismo tradicional (que, como hemos visto, MH no mira con simpata sino ms bien con mucha distancia poltico-intelectual, agrupando casi todo lo que no es su lnea interpretativa: demasiadas, muchsimas y diversas patatas, en un nico cesto en mi opinin) se interpretaba por lo general el tiempo de trabajo socialmente necesario como el nico factor determinante del trabajo que genera valor. El hecho de que los valores de uso producidos encontrasen tambin una demanda solvente pareca no desempear ningn papel para la determinacin del valor. Empero, apunta MH, Marx sealaba que para producir mercancas no hay que producir solamente valor de uso sino valor de uso para otros, esto es, valor de uso social.

Si un determinado valor de uso (de tela por ejemplo) se produjera por encima de la demanda existente solvente en la sociedad, esto significa (MH cita a Marx) que una parte demasiado grande del tiempo total de trabajo de la sociedad se ha gastado en forma de fabricacin de tela. El efecto -prosigue Marx- es el mismo que si cada uno de los tejedores hubiese empleado en su producto individual ms tiempo de trabajo del socialmente necesario.

Por lo tanto, concluye MH en este punto, solo produce valor aquel tiempo de trabajo que no solo se ha gastado en condiciones medias de produccin, sino que tambin es necesario para la satisfaccin de la demanda social solvente (se suman, por tanto, las dos condiciones).

En qu medida el trabajo gastado ha sido realmente necesario para cubrir la demanda depende de la magnitud de esta demanda y del volumen de produccin de los otros productores. Ambas condiciones solo se hacen visibles en el cambio. No son previas a l, no hay seguridad sobre ellas antes de.

3. Los distintos gastos de trabajo no solo se diferencian en su carcter concreto (carpintera, sastrera, enseanza, salud, etc). Se diferencian tambin en la cualificacin de la fuerza de trabajo necesaria para realizarlos. El trabajo medio simple es el gasto de fuerza de trabajo simple que posee, por trmino medio, todo hombre corriente (nueva cita de Marx).

Lo que se considera como cualificacin de la fuerza del trabajo simple cambia segn el pas y la poca pero, seala MH, est fijado para un pas determinado en un perodo determinado (Representa lo sealado un problema teniendo en cuenta las dimensiones internacionales de algunos procesos de produccin en el capitalismo actual?)

El trabajo de elevada cualificacin es trabajo complejo. Vale como trabajo que produce valor en ms alta medida que el trabajo medio simple. En qu proporcin, seala MH, una determinada cantidad de trabajo complejo produce ms valor que la misma cantidad de trabajo simple tambin es algo que solo se pondr de manifiesto en el cambio.

Para la relacin cuantitativa no solo tiene un papel la cualificacin de la fuerza del trabajo. Tambin los procesos de jerarquizacin social pueden tener aqu un efecto decisivo. El ejemplo dado por MH: el hecho de que las profesiones de mujeres tengan un status ms bajo que las profesiones de hombres influye en la determinacin de las actividades consideradas como simples o como complejas.

En qu medida, concluye el autor este apartado, el trabajo individual gastado privadamente vale como trabajo abstracto que produce valor es el resultado de estas tres condiciones sealadas que, insiste, tienen lugar simultneamente en el cambio.

Descansemos. El apartado siguiente, ms breve, el IV, lleva por ttulo: Objetividad espectral. Teora de la produccin o de la circulacin del valor. En la prxima entrega.

 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter