Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-02-2019

Los secretos del dinero: el gran desconocido

Alfredo Apilnez
TRampantojos y embelecos

Texto y audio de la conferencia, Los secretos del dinero: el gran desconocido, leda el 28 de enero de 2019, en el marco de las jornadas de ttulo Resistencias", organizadas por el Aula Popular Garca Ra de Gijn.


https://trampantojosyembelecos.files.wordpress.com/2019/02/resistencias-aula-garcc3ada-rua-1.jpg?w=261&h=488


Audio de la conferencia: https://archive.org/details/20190128AlfredoApilanez

 

Primera parte. No entendemos las fuerzas que mueven el mundo en el que vivimos

Como ven, el ttulo de la charla es Los secretos del dinero: el gran desconocido. Supongo que, algunos de ustedes, al leerlo, pensaran algo parecido a esto: qu secretos nos va a desvelar este en un tema tan trillado en el que est inventada hasta la sopa de ajo? Pues quizs, pensaran algunos, nos soltar otro rollo sobre el bitcoin, el futuro del dinero digital y la desaparicin del efectivo. O sobre la revolucin de la banca en la nube o las novsimas aplicaciones de pagos de Google y todos los avances en la tecnologa monetaria que llenan las pginas bien pagadas de los peridicos y los anuncios de las teles. O quizs, pensarn otros, se trate de una descripcin, llena de curiosidades, sobre la tortuosa historia del dinero y los soportes monetarios. Ya saben, la sal y el ganado, que funcionaron como dinero durante muchas pocas y son el origen de los trminos salarios y pecuniario; o la historia de los metales preciosos y las novelescas fiebres del oro y la plata; o el papel de la letra de cambio en el desarrollo del comercio y de las ferias medievales; o de los mltiples soportes de los registros de deudas y de la lucha feroz de los gobiernos en todas las pocas por aumentar la recaudacin de impuestos. O quizs, piensen otros, nos hablar sobre los grandes cracks financieros y los pnicos burstiles: desde la burbuja del tulipn en Holanda hasta los grandes cataclismos modernos como el jueves negro de 1929, la burbuja de las .com del ao 2000 o la quiebra de Lehmann Brothers en 2008, que dio origen a la crisis actual.

Me temo que si es as, les voy a defraudar. Tampoco les contar trepidantes relatos de grandes golpes y atracos que, por cierto, han pasado a mejor vida. Ahora los cacos son hackers delante de pantallas de ordenador y no osados butroneros armados de picos y taladros. Ni tampoco, por ltimo, voy a hacer de gur financiero revelndoles los secretos de los mejores productos de inversin para que se forren optimizando sus ahorrillos. Siento decepcionarles ya que nada de todo lo anterior, quizs slo tangencialmente, ser objeto de discusin o desarrollo por mi parte. Es mejor avisar as si alguien se haca otra idea puede abandonar la sala y se ahorra la desilusin.

Bien, y si descartamos todo lo anterior, qu queda por decir sobre el dinero?

Pues, en mi opinin, queda lo ms importante y desconocido. Pero permtanme que, abusando de su paciencia, mantenga por ahora el suspense sobre el ncleo del asunto.

Estamos sin duda ante el elemento material ms importante de la vida social. Creo que nadie discutira que el dinero funciona, podramos decir, como el flujo sanguneo de la vida econmica en nuestra sociedad. Como dice, muy poticamente, un seor llamado Carlos Marx : El dinero, en cuanto posee la propiedad de comprarlo todo, en cuanto posee la propiedad de apropiarse de todos los objetos es, pues, el objeto por excelencia. El dinero es el alcahuete entre la necesidad y el objeto, entre la vida y los medios de vida del hombre.

Y sin embargo un halo de misterio y de falsedades cubre las cuestiones claves relacionadas con el objeto por excelencia: Qu es realmente el dinero? Quin y para qu lo crea? Qu funciones desempea en la sala de mquinas del sistema capitalista? Qu relacin hay entre la fbrica de dinero y el mastodntico crecimiento de la deuda y las crisis econmicas en las ltimas dcadas? Estos interrogantes les darn una pista de por dnde van los tiros de lo que quiero contarles.

No s qu pensarn ustedes, pero, por mi experiencia, me atrevera a asegurar que si hiciramos una encuesta en esta sala las respuestas a las preguntas anteriores seran de lo ms variopintas y, probablemente, bastante desencaminadas. No es mi intencin llamarles ignorantes, no se ofendan. Pero s quiero destacar un hecho enormemente llamativo: el elemento ms importante de la vida social es, al mismo tiempo, como indica el ttulo de la charla, el gran desconocido. Indaguemos pues, si les parece, brevemente en las razones de este misterio. A qu se debe la colosal ignorancia del pblico respecto del objeto por excelencia? La economista Ann Pettifor, autora del texto , La produccin de dinero, corrobora la sorprendente realidad: Una de las constataciones ms impactantes de la ltima fase de la evolucin del capitalismo es la total incomprensin de la naturaleza del dinero en nuestras sociedades. Segn una encuesta promovida por una organizacin britnica en pos del dinero honesto, el 77% de los ciudadanos cree que el dinero que tienen en el banco es legalmente suyo y no del banco, alrededor del 61% sostiene la idea de que los bancos son simples intermediarios que canalizan el ahorro hacia la inversin y una proporcin similar cree que el dinero lo crea el Estado o un banco central pblico la poderosa metfora de la impresora de billetes-. Los resultados anteriores indican que no tenemos ni la ms remota idea -creo que la encuesta en Espaa dara un resultado todava ms contundente que en la ms culta Inglaterra- de cmo funcionan realmente el dinero y las instituciones financieras que centralizan todo el circuito de pagos, intercambios y prstamos del que depende nuestra vida cotidiana. Tengamos en cuenta que nada menos que el 96% de la poblacin tiene algn producto bancario. As pues, podramos afirmar que no entendemos las fuerzas que mueven el mundo en el que vivimos. Y si alguien dijera, queriendo rebajar la importancia de esa enorme laguna en el conocimiento comn, que no se necesita tampoco saber de ingeniera para comprarse un coche de alta gama y disfrutar de sus extraordinarias prestaciones, le rebatira con un argumento creo que bastante contundente: claro que no, pero resulta que la fbrica de dinero es la base de la vida social, no un bien de consumo cualquiera por relevante que sea. No slo eso, si uno no entiende la fbrica de dinero no entender nada del mundo que le rodea, no sabr por qu hay crisis o por qu puede perder su trabajo, sus ahorros, su vivienda, su pensin y todo lo que afecta a su nivel de vida cotidiano. As que es evidente que no se trata de un bien como los dems y que a todos nos convendra un mayor conocimiento sobre el objeto por excelencia no les parece? Quizs as evitemos que la gente se crea de nuevo bobadas como aquello de que las casas siempre suben, que alquilar es tirar el dinero o que Espaa va bien y que las crisis son cosas del pasado. As nos fue al pelo, verdad. Por mi parte, suscribo la hiptesis que avanza Pettifor acerca de tan sorprendente fenmeno: esta incomprensin del papel del dinero en la vida social se deriva de los esfuerzos deliberados del sector financiero para oscurecer sus actividades con el objetivo de mantener su omnipotencia. As que, como ven ustedes, con los bancos hemos topado, esos angelitos.

Pero hay otros culpables incluso ms visibles. No hay que ser tan conspiranoicos. Algo de culpa tendr tambin en esta fenomenal maniobra de ocultacin la doctrina oficial sobre el dinero. Yo la llamo la msica celestial, ya saben, algo muy elegante y aparente pero completamente vaco de contenido real. Quizs no sea pues mala idea comenzar haciendo un repaso de las mentiras de la msica celestial de la ortodoxia econmica, omnipresente en todas las tribunas mediticas y facultades de economa desde las que se bombardea con la ideologa dominante a la desvalida ciudadana.

Segunda parte: Vamos pues a contar mentiras.

Aprovecho para hacerles un ruego: si algn hijo, familiar o amigo suyo desea estudiar economa, por favor, traten de quitrselo de la cabeza. No aprender nada de cmo funciona realmente el capitalismo ni de la fbrica de dinero y si mucha pseudociencia legitimadora del sistema, aparte de recibir orientacin profesional hacia ocupaciones digamos que muy poco honorables. As que si tienen cario verdadero por sus seres queridos y quieren que sean personas de bien, hagan todo lo posible para desviarles de ese camino. Tratar de convencerles de ello a continuacin, no me voy ms por las ramas, les ruego que me disculpen de nuevo.

No hay dinero. No hay suficiente dinero. Cuntas veces habremos escuchado esta frase en boca de supuestos expertos, polticos y tertulianos? No hay dinero para pagar pensiones dignas, para gastar en sanidad, educacin o para mejorar los sueldos de los funcionarios. Y por qu no hay dinero? Pues porque el Estado no puede vivir por encima de sus posibilidades, nos dicen. Porque si el estado gasta ms de lo que ingresa tiene que endeudarse, subirn los tipos de inters y, adems de perjudicar la financiacin del resto de agentes econmicos, esos intereses tendr que sacarlos de algn sitio. Y de dnde saca el estado despilfarrador el dinero para pagar los intereses de la deuda? Pues s, lo han adivinado, de los impuestos, es decir de los bolsillos de los sufridos ciudadanos y los maltratados emprendedores. As que hay que apretarse el cinturn. Igual que hace una familia. Los economistas de la msica celestial lo llaman efecto expulsin y suena muy razonable y riguroso, no les parece? Hay que impedir pues a toda costa que el estado despilfarrador se entrometa en la economa de libre mercado y dejar a la maravillosa empresa privada que haga lo que sabe hacer mucho mejor que esos burcratas holgazanes.

Ellos, los de la msica celestial, lo llaman polticas de austeridad y consolidacin fiscal, que suena muy bien, a todos nos gusta presumir de austeros y de ahorradores. El antroplogo David Graeber resume el fundamento real de las polticas neoliberales -ya saben los recortes, las privatizaciones y todo eso-: Es esta concepcin la que nos permite continuar hablando sobre el dinero como si fuera un recurso limitado, como la bauxita o el petrleo, para decir simplemente no hay suficiente dinero para financiar programas sociales y para hablar de la inmoralidad de la deuda gubernamental o del gasto pblico.

Sigamos un poco, espero no aburrirles demasiado, con la cantinela de la msica celestial. Quedamos en que no haba dinero porque el dinero es como el oro, algo limitado y hay que utilizarlo con mucha moderacin. As pues, si no hay suficiente dinero y el estado no lo puede fabricar, de dnde sale pues el dinero? Pues muy sencillo: lo crea el banco central, la impresora de billetes que todo el mundo ha visto en algn documental o sino se la imagina. Pero, ojo, hay que tener mucho cuidado tambin con esta mgica herramienta. Si se imprime demasiado -para drselo por ejemplo al gobierno derrochador que quiere subir el sueldo a los funcionarios o la pensin a los jubilados para ganar un puado de votos- entonces los flujos econmicos se pueden desbordar como los ros inundados y ocurrir uno de los grandes males que nos perjudican y empobrecen a todos, que subirn los precios, o, como dicen los cracks de la msica celestial, que aparece la inflacin. Y ese es el peor de los males posibles. Es como las siete plagas bblicas o el cuarto jinete del apocalipsis. Un sumo sacerdote de la religin de la msica celestial, muy amigo de Pinochet y de otros honorables gobernantes, llamado Milton Friedman , lo dice muy clarito: La inflacin es una enfermedad, una peligrosa y a veces fatal enfermedad que, si no es controlada a tiempo, puede destrozar una sociedad Cunto dramatismo verdad! Y, se preguntarn ustedes, por qu la inflacin es el mal ms terrible? No parecen mucho peores el paro, la miseria o la brutal desigualdad que padecemos?

Pues porque si suben los precios y hay inflacin, sigue sonando la msica celestial, entonces todos somos ms pobres porque nuestro dinero vale menos y podremos comprar menos cosas con l. Y las empresas tambin vendern menos porque los precios sern ms altos y despedirn a los trabajadores y habr ms desempleo. Y a los bancos, esos angelitos, tampoco les gusta nada la inflacin porque las deudas pierden valor y el dinero que les devuelven vale menos que el que prestaron. As que la inflacin es muy perjudicial para todos y hay que evitarla a toda costa. Por eso los bancos centrales, que velan por la salud del sistema financiero y de toda la economa, tienen como principal objetivo evitar a toda costa que esa maldicin caiga sobre la sociedad. Y por eso es muy importante que sean independientes de los gobiernos, para tenerlos bien controlados y que no gasten ms de la cuenta, como hacen los gobiernos populistas o bolivarianos. Esto es lo que entiende por poltica econmica la msica celestial. Quizs les suene: se llama neoliberalismo y lleva en el poder unos cuarenta aos.

Pero una cosa, no les dije qu les iba a contar los secretos del dinero y para qu serva en realidad ese gran desconocido? Tienen razn, pero recuerden que tambin les ped un poquito de paciencia que espero todava les quede.

Pues bien, seguimos un poco ms con la msica celestial, no mucho, les prometo que no les cansar demasiado. En esta Arcadia feliz del libre mercado, qu pinta en realidad el dinero y cules son sus funciones en el sistema econmico? Pues como ven la verdad es que poquita cosa. Slo hay que vigilar escrupulosamente que no haya demasiado y as todo funcionar como la seda. El dinero, bien administrado, es un elemento externo -exgeno, dicen los de la msica celestial- al circuito econmico, que slo sirve para facilitarnos las cosas y evitar que andemos todava cambiando abalorios como los hombres primitivos hacan con el trueque. Fjense si no en lo que deca John Stuart Mill , uno de los sabios pontfices de la msica celestial: En resumen, no puede haber una cosa intrnsecamente ms insignificante en la economa de la sociedad que el dinero: un artilugio para ahorrar tiempo y trabajo. Es una mquina para hacer rpida y cmodamente lo que se hara, aunque de manera menos rpida y cmoda, sin ella. Perfecto, nos ha quedado claro a todos, verdad? El dinero es algo insignificante!

Qu ms nos dicen las teoras oficiales sobre el dinero? Abramos cualquier manual de teora econmica (la llaman, pomposamente, microeconoma, como si fuera un microscopio que muestra los tomos de la vida econmica). A los economistas de la msica celestial les gusta mucho compararse con las ciencias duras, con la fsica y la matemtica. Qu nos dice pues del dinero un tocho de esos con los que se lava el cerebro a los pobres estudiantes? Pues fjense ustedes, inicialmente ni aparece. Todo el bloque central de la disciplina se basa en el estudio de los mercados, los precios, la oferta y la demanda, los equilibrios, etc. un rollo horroroso, se lo aseguro. Y del dinero ni rastro. Tampoco del beneficio, por cierto, el origen del beneficio empresarial tambin es una patata caliente para la msica celestial. As que se borra de un plumazo y santas pascuas. Asunto resuelto. Ya hacia el final del tocho, all por la pgina 500 o as, en la seccin de poltica monetaria, se dignan mostrarnos algunas referencias al origen y las funciones del dinero. Se asombraran de la profundidad cientfica de tales exposiciones. Describen el dinero como un lubricante cuya nica funcin es engrasar la maquinaria de los pagos y los intercambios. El dinero como herramienta de mejora del trueque de los hombres primitivos, para facilitar el comercio y satisfacer necesidades. El dinero como cualquier otra mercanca, con su oferta y su demanda. Tambin les gusta mucho compararlo con un velo que oculta las variables fundamentales de la economa. Y ya est. A otra cosa mariposa. Miren, por ejemplo, lo que deca sobre el poderoso caballero otro mandams de la msica celestial, Alfred Marshall , cuyo manual sigue siendo la base del catecismo de la teologa econmica: Puede, pues, compararse el dinero al aceite necesario para que una mquina funcione fcilmente. Una mquina no puede funcionar a menos que se engrase, de lo que alguien ingenuamente quizs pudiera inferir que cuanto ms aceite se ponga mejor funcionar, pero, en realidad, si se pone ms aceite del necesario la mquina quedar obstruida. Fantstica descripcin verdad? Mejor no poner demasiado aceite, como cuando el estado gasta demasiado o al banco central se le calienta la impresora de billetes y dejar que el maravilloso engranaje de la economa de mercado, funcione sin impedimentos. Todo muy apropiado adems para explicar el surgimiento del capitalismo, del comercio y la divisin del trabajo como una evolucin natural del desarrollo de las funciones econmicas bsicas de la especie, a saber, la estacin de llegada de la evolucin social de la humanidad en el mejor de los mundos posibles.

Para que vean la imagen que tienen los economistas oficiales del vil metal les explico el experimento que propona el seor Friedman, alias helicptero Milton , como ilustracin de las nefastas consecuencias de caer en la tentacin de activar la impresora de billetes y lanzar demasiado dinero a la circulacin: imagnate que una maana te despierta el sonido de un helicptero que sobrevuela tu barrio. Te asomas a la ventana y ves que de l estn arrojando paquetes que caen frente a cada una de las casas de tu calle. En cada paquete hay 10.000 dlares en billetes nuevos, un regalo de tu gobierno. Qu haras? Qu haran ustedes? Mientras se lo piensan sigo con la fbula de la msica celestial un poquito ms, les prometo que luego les cuento la verdad, toda la verdad y nada ms que la verdad, bueno o casi toda. Pero ya se sabe que la verdad brilla ms sobre el fondo oscuro de las mentiras y manipulaciones.

En este punto aparece un ligero problemilla, una china en el zapato para la msica celestial. Si el dinero es algo insignificante, Qu pasa entonces con la deuda? Slo es mala la pblica, generada por el estado derrochador, y no la privada? No hemos odo todos que la deuda privada ha causado la reciente crisis con todas las terribles consecuencias que an padecemos? Les suena verdad? Porque resulta que la deuda de los emprendedores y las familias ha crecido de una forma estratosfrica. Tiene eso algo que ver con el dinero y su modo de produccin en eso que algunos radicales-que no son economistas de la msica celestial- llaman an capitalismo? No se trata de un grave problema? Quizs ya hayan adivinado la respuesta. No, en absoluto, la deuda privada no es ningn problema para la msica celestial y adems no tiene nada que ver con el dinero. Qu les parece? Piensen, si no me creen, en lo siguiente: algn economista serio alert del enorme peligro de las montaas de deuda que haba en la economa mundial antes del crack de 2007? Adivinan la respuesta? Pues s, creo que lo han adivinado tambin. Ninguno. Y saben por qu? Porque la deuda para ellos no tiene importancia. S, han odo bien. Igual que el dinero, bien administrado, es algo insignificante, la deuda privada para la msica celestial no tiene relevancia alguna. Y por qu las colosales montaas de deuda sobre las que estamos instalados no tienen la ms mnima importancia para estos lumbreras? Vern que explicacin ms sencilla nos dan: porque la deuda slo refleja el ahorro de la gente canalizado hacia la inversin de los benditos emprendedores. No es dinero nuevo ni se aade nada a los circuitos econmicos que no estuviera antes en ellos, por tanto no provoca la pesadilla de la inflacin ni desequilibrio alguno sobre la economa. Es slo una especie de trasvase, como los vasos comunicantes. Y quin canaliza el sacrosanto ahorro hacia la inversin? S, lo han adivinado: los serviciales bancos. Esa es la funcin que les asignan los sesudos manuales de la msica celestial: los bancos son slo intermediarios financieros, as los llaman a los angelitos. Este es el crculo virtuoso de una economa sana de mercado que proporciona, insisto, si no se entromete el estado derrochador, prosperidad y bienestar para todos. Por eso los doctores de la msica celestial, atiborrados de premios Nobel, no se enteraron de la crisis, porque a ellos les pareca que todo iba sobre ruedas y la enorme explosin de deuda y especulacin financiera que precedi al colapso de 2007 les traa sin cuidado. Como dice el economista Steve Keen , uno de los que no se creen toda esta sarta de monsergas -y por eso precisamente, s que anticip el tremendo batacazo de 2008-: si ests creando un modelo econmico sin dinero ni deuda privada, ser formal y matemticamente grandioso, pero no ests modelizando el capitalismo. Hasta la reina de Inglaterra se mosque bastante al parecer un da que la llevaron de visita a la London School of Economics, una honorabilsima institucin, donde trabajan algunos de los ms brillantes economistas de la msica celestial, y se atrevi a preguntar -es muy gracioso porque el marrn le cay al actual responsable de economa de Ciudadanos, un tal Garicano por qu no haban visto, ellos, tan sabios y estudiados, avecinarse la hecatombe. No les cuento lo que contest Garicano para no ofender su inteligencia. Pero les aseguro que no dijo la verdad a la soberana indiscreta: claro que la vieron venir, la crisis esta brutal me refiero, pero haba que ocultar las sombras seales que la anunciaban. Porque como dijo un ladino exministro de la piel de toro, un tal Sebastin: a ver quin es el guapo que apaga la msica en mitad del guateque?

No les torturo ms con la msica celestial que creo que ya nos chirra un poco a todos. Qudense finalmente con esto: a la doctrina oficial no le interesa el dinero ni la deuda privada ni el origen del beneficio empresarial. Y se quedan tan anchos. Por tanto, con estos fantsticos educadores econmicos, no es en absoluto de extraar la ignorancia supina de la ciudadana acerca de las cuestiones monetarias y todo lo relacionado con el objeto por excelencia.

Tercera parte: lleg la hora de decir la verdad

Dejemos pues de contar mentiras y hablemos del capitalismo realmente existente y de la funcin real que tiene el dinero en ese engranaje. Hablemos pues de las crisis, las desigualdades crecientes, el desempleo crnico, la precariedad laboral y del muy relevante papel que la fbrica de dinero moderna tiene en todas estas cuestiones, les parece?

Por dnde empezamos pues a arrojar un poco de luz en la oscuridad reinante sobre el fenmeno monetario? Quizs sea buena idea partir de una sombra constatacin: nunca antes en la historia ha sido mayor la brecha entre, por un lado, la capacidad de producir bienes y servicios para proporcionar un nivel de vida digno a todos los seres humanos con la tecnologa y los recursos existentes y, por otro, los brutales niveles de desigualdad y de miseria que padecemos. Actualmente hay recursos sobrados para satisfacer las necesidades, bsicas y no tanto, de toda la poblacin mundial respetando los machacados equilibrios ecolgicos con un consumo sostenible de recursos naturales. Keynes, un economista muy famoso e influyente, bastante crtico con la msica celestial, deca que en el ao 2030 trabajaramos quince horas a la semana debido al aumento de la productividad del trabajo y al extraordinario desarrollo cientfico y tecnolgico y que viviramos en un paraso de abundancia en el que los rentistas y la especulacin financiera habran pasado a mejor vida. Qu dotes profticas verdad! Ms bien ha ocurrido justo lo contrario de lo que pronosticaba el refinado gentleman britnico. La cuestin fundamental que voy a tratar de esbozar sera pues la siguiente: qu papel tiene el dinero, o mejor, su modo de produccin y circulacin, en esta aguda asimetra entre las capacidades que podra tener el sistema econmico, adecuadamente organizado para servir las necesidades de las personas, y la concrecin real de esas capacidades en el capitalismo? O dicho de una forma ms brutal y directa: por qu el dinero es un elemento, el ms relevante de la actual organizacin social, que sirve de herramienta de poder al servicio del inters privado? Quizs ah radique, como deca Pettifor, el principal motivo por el que es tambin el gran desconocido.

Verdad nmero 1 : El dinero es la raz del poder social al servicio del inters privado, no un mero lubricante de los intercambios como predica la msica celestial.

Qu es y cmo se crea entonces realmente el dinero? Claro que hay suficiente dinero, de hecho hay mucho ms del necesario, al contrario de lo que dice la msica celestial. El problema no es la cantidad sino la manera de fabricarlo, para qu se utiliza y cmo se distribuye a travs del circuito econmico: quin y con qu objetivos controla la fbrica de dinero. Quin lo crea y para qu lo crea? He aqu la raz del poder social. El dinero, como casi todo en el capitalismo, est privatizado y se genera al servicio del inters privado. Esa es la cuestin clave, que la fbrica de dinero algo de uso pblico, universal, de lo que nadie puede prescindir- es privada. Si no empezamos por ah no entendemos nada sobre el papel esencial del poderoso caballero en nuestra sociedad. Por eso la doctrina oficial de la msica celestial ni siquiera menciona este aspecto crucial. Por eso Marx la llamaba economa vulgar, porque no era una ciencia sino pura ideologa justificadora del capitalismo. Uno de los, por desgracia escasos, economistas honestos, Michel Aglietta , explica el punto clave sobre la funcin real del dinero en nuestra sociedad. Fjense qu lenguaje ms diferente al que estbamos habituados en los manipuladores voceros de la msica celestial: Si los salarios crean divisin social, determinando el poder de una clase social sobre otra, ese poder es el poder del dinero. Para ser ms precisos, es el poder de aquellos que detentan la prerrogativa de crear dinero, con el fin de transformarlo en un medio de financiacin de la produccin, sobre aquellos cuyo nico acceso al dinero es la venta de su capacidad de trabajo As pues el dinero es poder, esta es la verdad, poder de los que lo crean sobre los que lo consiguen nicamente ganndose el pan con el sudor de su frente. Si el dinero fuera slo un lubricante de los intercambios, como reza la msica celestial, el capitalismo no existira, as de sencillo.

Porque de eso va el capitalismo, de convertir el dinero en capital para generar ms dinero a travs de la explotacin del trabajo humano. Y de eso van tambin las polticas de austeridad neoliberales -ya saben, lo de apretarse el cinturn y no vivir por encima de nuestras posibilidades-. Va de extraer riqueza de la sociedad -de los trabajadores por supuesto, de quin si no- con la excusa de que el dinero es escaso y todas esas bobadas de la msica celestial. Y para ello la herramienta fundamental, no la nica, ojo, pero s una pieza imprescindible, es el control absoluto de la fbrica de dinero para ponerla al servicio del inters privado. Como dice Evans , otro economista honesto: El dinero se convierte en capital cuando es avanzado con el objetivo de obtener un beneficio. La funcin del dinero como medida del beneficio es uno de los aspectos cruciales de una economa capitalista. As pues, todas las preguntas anteriores sobre qu es el dinero, cmo se crea y para qu sirve se pueden, como ven, fusionar en una sola respuesta: el dinero es la herramienta a travs de la cual se ejerce el poder social en una sociedad capitalista, una sociedad dividida en clases con intereses irreconciliables.

Pues s, como ven, nos vamos a poner radicales y antisistema, para que los economistas ortodoxos de la msica celestial y los que se crean a pies juntillas la basura de las tertulias de la sexta puedan abandonar escandalizados la sala. Alguien, que no sea un economista vulgar, puede dudar del conflicto objetivo entre los que viven de su salario y los que desean exprimirlo al mximo para agrandar su beneficio? Pues aqu es donde entra la fbrica de dinero al servicio del inters privado. Pero este es slo el principio de la historia. Tengan un poco de paciencia que ahora viene lo ms excitante.

Verdad nmero 2 : La banca produce el dinero de la nada, del puro aire y es la planificadora de la actividad econmica hacia las burbujas de activos y no hacia la economa productiva.

Muy bien, perfecto, dirn ustedes. Todo esto suena muy sonoro y radical pero hasta aqu no hemos avanzado mucho sobre lo que nos prometi, que nos iba a desvelar los secretos del dinero y sus funciones en la economa actual. Pues s, tienen toda la razn, as que vamos a escarbar un poco ms en tan neurlgico asunto. Cmo se fabrica el dinero para que cumpla con ese fin de propulsar la ganancia del capital? No precisamente por el Estado ni por el banco central con su impresora de billetes, esas son las mentiras de la ortodoxia que por desgracia cree la mayor parte de la gente. El dinero lo crean los bancos en forma de deuda. El dinero es el gran negocio de la banca privada que genera con intereses el 97% del que circula. S, han odo bien: el 97%. Por tanto, el dinero nace como deuda generado por los bancos cuando conceden prstamos y muere cuando se paga la deuda con intereses. As de sencillo. Entonces, dirn ustedes, cul es el problema? Los pobres banqueros tienen derecho a hacer negocio y el que se endeuda sabe a lo que se arriesga, as puede disfrutar de un maravilloso adosado o de un flamante utilitario. O si no que aprenda a no vivir por encima de sus posibilidades. No les parece de sano sentido comn? Pues resulta que no es as en absoluto porque la cruda realidad es que la maquinaria generadora de deuda est desbocada porque es el motor que mueve la economa parasitaria en la que vivimos. Vivimos sobre montaas de deuda. Deuda de las empresas, de las familias y del Estado. Actualmente en Espaa la deuda total -con su colosal carga de intereses a cuestas- triplica la riqueza generada en la economa. S, han odo bien: se debe el triple de lo que se produce. Alguien en su sano juicio, es decir, que no sea un vulgar economista, puede pensar que eso sea sostenible o que no tenga ningn efecto sobre la evolucin de las variables econmicas de las que depende el nivel de vida de la gente? La montaa de deuda global es el gran negocio de la banca y la generadora de actividad econmica y del enorme castillo de naipes de los llamados mercados financieros, el casino global por donde circulan las apuestas de los especuladores tratando de aumentar artificialmente la ganancia del capital. Todo ello por supuesto con la inestimable ayuda de Internet y las deslumbrantes nuevas tecnologas de la informacin. Sin ellas habra sido imposible el crecimiento astronmico del casino financiero. Ya saben, esas pantallitas llenas de grficos que vemos en las noticias cuando nos hablan de Wall Street y de los sacrosantos mercados.

Veamos pues un poco ms de cerca cmo funciona esta enorme fbrica de dinero-deuda. La cosa realmente parece mgica. Un economista bastante honesto llamado Galbraith dijo algo muy ilustrativo al respecto: El proceso de creacin de dinero por los bancos es tan simple que repugna a la mente . Pues bien, vamos all, a desvelar el mayor secreto acerca del dinero moderno. Un banco fabrica deuda. Pero no es como una empresa que produce bienes con materias primas y dems factores productivos. Un banco crea deuda de la nada, del puro aire se suele decir. Y lo hace en el mismo instante de conceder un prstamo. En ese momento se crea el dinero, mediante una anotacin electrnica, unos dgitos mgicos que aparecen en la cuenta bancaria del prestatario. Y ya est. Lo anotan en una pantallita y a correr. Y encima cobran intereses por la patilla. Y como la mayor parte del dinero no sale de los circuitos electrnicos, ya que casi nadie va a sacar el dinero en efectivo cuando le conceden un prstamo, pues podramos decir que casi todo el dinero que utilizamos en realidad no existe fsicamente, slo son anotaciones electrnicas que podran desaparecer de un plumazo. Parece increble pero es cierto. Lo reconocen hasta los sesudos estudios de los bancos centrales y la mayora aplastante de los economistas honestos. No les parece un poder extraordinario? Entienden ahora por qu estas cosas hay que mantenerlas en secreto, bajo siete llaves, no vaya a ser que nos entre un poquito de rabia al saber la verdad? Un magnate yanqui -un tal Henry Ford, no s si les suena- deca que si la gente conociera cmo funcionan realmente los bancos habra una revolucin antes del da siguiente. Ese es el gran secreto del poder de la banca. Planificar la economa dirigiendo la financiacin hacia determinados sectores y actividades, los que ellos deciden. Si la banca dice que lo que le da ms beneficio es prestar dinero para que el espaolito se compre su adosado, pues se monta toda la economa sobre una montaa de hipotecas y burbuja del ladrillo que te cri. No s si se acuerdan de algo parecido a sto que ocurri por estos lares. Pero si la banca dice que no presta, con perdn, ni a Dios -como pas tras el colapso de hace diez aos- a tomar vientos la economa global, los chiringuitos de los emprendedores y todo bicho viviente al paro o a la beneficencia. Estos angelitos son pues los amos del cotarro, no s si lo he dicho ya. Y no hay nada que el gobierno, el poder supuestamente soberano y democrtico, pueda hacer al respecto. Al contrario, el gobierno soberano tambin est a los pies de la banca que es la que le presta la pasta cuando se endeuda, haciendo un negocio soberano con la deuda pblica soberana. As que todo aquello que les contaba de la msica celestial sobre la obligacin del gobierno de apretarse el cinturn y no endeudarse ni vivir por encima de sus posibilidades lo pueden tirar a la basura junto con el resto de las mentiras de la msica celestial: la deuda pblica es el gran chollo para la banca privada. De eso hablaremos un poco ms tarde. Antes les voy a poner slo un simptico ejemplo de lo que ocurre cuando se descorre el velo de misterio que oculta las actividades de la banca privada. Se trata de un juicio hipotecario ocurrido en USA en el 69 que relata Alejandro Nadal. El demandante, un abogado llamado Daly, que haba impagado un prstamo hipotecario y estaba a punto de perder la casa, denunci al banco alegando que no le poda quitar la casa porque en realidad haba creado el dinero del puro aire y no haba puesto nada de su parte al hacer el prstamo. Sigo con el relato de Nadal: En su testimonio, el director de la sucursal declar que, en efecto, su banco haba creado ntegramente los 14 mil dlares al inscribir una entrada en su contabilidad acreditando dicha suma al seor Daly, tal como si ste hubiera realizado un depsito por esa cantidad. En las curiosas palabras del funcionario del banco, tanto el dinero como el crdito comenzaron su existencia cuando fueron creados de esta forma. Me suena muy fraudulento, expres el pasmado juez. La sentencia fue favorable al demandante al quedar acreditado que el contrato era nulo y el seor Daly conserv su casa.

Imagnense ustedes el pifostio -con perdn- que se montara si de repente un juez dijera que el prstamo hipotecario es fraudulento e ilegal. Imagnense que un juez de estos del supremo, tan imparciales a la hora de servir los intereses de la ciudadana, dictaminara que los bancos no tienen derecho a quedarse con la casa y que, en caso de impago del prstamo, tienen que aceptar la prdida como todo hijo de vecino. Qu les parece? Se dan cuenta de que se derrumbara el colosal negocio del crdito hipotecario? Entienden ahora por qu hay que preservar a toda costa el secretismo sobre tan delicados asuntos? Bueno, dejemos de fabular y volvamos a la cruda realidad.

El capitalismo actual es pues un castillo de naipes en el que todo se fa a la subida del precio de los bienes inmobiliarios y de los activos financieros que se empaquetan con ellos a partir de la deuda colosal generada por la banca privada. Esa es la funcin clave de la fbrica de dinero moderno. Pero no habamos quedado, objetarn ustedes con razn, en que el dinero sirve para invertirlo en actividades productivas y no tanto para prestar a la gente para que se compre casitas? S, lo s, en eso habamos quedado, pero precisamente lo que trato de explicarles es que ah reside la clave de la decrepitud de eso que todava llamamos algunos capitalismo: la funcin tradicional de financiar la economa productiva est en franca decadencia y por eso la banca se lanza al crdito personal e hipotecario. Pero esto es una economa txica que acaba derrumbndose con estrpito. Y por qu se derrumba. Por qu, sin ir ms lejos, quebr el sistema financiero global hace diez aos? Porque un lechero de kansas -ya saben, el americano medio- dej de pagar la hipoteca. Freeman , otro economista honesto, lo explica muy clarito: en ltima instancia el ingreso financiero sigue dependiendo de la produccin; una hipoteca entra en impago cuando el valor real que paga por ella deja de producirse. De hecho ese fue el estruendoso detonante de la crisis de las hipotecas subprime de 2008. Ya saben todo aquello de Lehmann Brothers, los rescates a la banca, los recortes brutales, las polticas de austeridad, la crisis de la prima de riesgo, etc. Se acuerdan verdad? As que est claro por qu colapsan las montaas de deuda del casino financiero. Porque la riqueza real que proviene del trabajo ya no puede soportar esa enorme carga de rentas y de intereses que sustenta todo el castillo de naipes especulativo. Como ven, no les estaba engaando. Al final la nica fuente de la que se extrae riqueza en el capitalismo es el trabajo. En ltima instancia, los salarios de la gente que va cada vez ms con la lengua fuera. Un hilo muy fino que cuando se rompe nos arroja al prximo crack, que ya vern cmo llegar en menos que canta un gallo, no hagan caso a los de la msica celestial que dicen que estamos creciendo y dems pamplinas: nos quieren engaar como cuando decan que no haba crisis, sino aterrizaje suave, se acuerdan? Otro economista honesto, que se acaba de morir el pobre, Jorge Beinstein hace una magnfica descripcin de cmo son realmente las cosas : El aparente circulo virtuoso haba mostrado su verdadero rostro: en realidad se trataba de un crculo vicioso donde el parasitismo financiero se haba expandido gracias a las dificultades de la economa real, a la que drogaba cargndola de deudas cuya acumulacin termin por bloquear el fabuloso crecimiento del globo financiero. As pues, al final la culpa del formidable tamao del casino financiero creado sobre la deuda privada la tiene el capitalismo degenerativo y decadente que tiene que extraer cada vez ms jugo del nico lugar de dnde lo puede sacar. Y el pobre currante empufado hasta las cejas tiene una sobrecarga tremenda. Porque dense cuenta de que no es lo mismo un crdito a una empresa que una hipoteca. Otro economista honesto, Lapavitsas , explica muy bien la diferencia entre el crdito empresarial y el personal y cmo todo sale de los menguantes ingresos del trabajador: las finanzas dirigidas a los ingresos personales apuntan a satisfacer necesidades bsicas de los trabajadores -vivienda, consumo, seguros-. Difieren cualitativamente de las finanzas dirigidas a la produccin capitalista. Estrictamente, la ganancia de la banca puede dividirse entre, primero, el inters obtenido de los prstamos hechos a los capitalistas y, segundo, el inters obtenido de los prstamos hechos a los trabajadores. El primero representa habitualmente una proporcin de la plusvala. El segundo incluye una proporcin de la renta personal y es un resultado caracterstico de la expropiacin financiera. Les voy convenciendo un poco ms de lo que les deca? Ven como no les engaaba? Que el dinero es la forma en la que se ejerce el poder social sobre los que viven de su trabajo. Al trabajador se le explota en el trabajo -de ah el capitalista paga a la banca los intereses del crdito que le concedi para emprender su actividad-, y fuera del trabajo, cuando se le extraen los intereses de la hipoteca y otros crditos personales. Doble extraccin de riqueza pues. A la primera la llamamos plusvala y a la segunda expropiacin financiera pura. Ya vamos completando un poco el cuadro y conociendo un poco ms sobre la maquinaria de succin de riqueza extrada del trabajo humano que gira alrededor de la fbrica de dinero moderno.

Recapitulemos pues brevemente todo lo anterior: la banca crea el dinero de la nada a travs de la deuda que inunda todos los vasos sanguneos de la economa. Y dirige esa deuda hacia el crdito personal ms que al empresarial, lo cual provoca una intensificacin de las burbujas inmobiliarias que acaban colapsando en crisis de creciente virulencia y una aguda sobreexplotacin de los que slo viven de su trabajo. Qu les parece el panorama? A qu no es extrao que lo quieran ocultar a toda costa del examen pblico?

Verdad nmero 3 : El capitalismo est enfermo de deuda y baja rentabilidad y la fbrica de dinero lo mantiene con respiracin asistida: el surrealismo de la QE.

Vamos a abrir un poco el foco para hacernos las preguntas fundamentales. A qu se debe exactamente ese protagonismo creciente de la fbrica de dinero y deuda en el capitalismo actual? Se deriva simplemente, como creen algunos, de la avaricia y la especulacin sin freno de los desalmados magos de las finanzas o tiene alguna relacin estructural con la evolucin del capitalismo en las ltimas dcadas? Podramos afirmar pues que el modo de produccin del dinero moderno es la mejor prueba de la degeneracin del sistema?

S seores, les estoy escuchando, ya s que nos dicen que estamos creciendo, que la msica celestial nos martillea con que nos estamos recuperando de la crisis y que estamos mejor preparados para superar otra venidera. Sabemos todo esto. Pero a pesar de toda la propaganda de la msica celestial, me reafirmo. El problema de fondo es que el capitalismo est enfermo, lo cual no quiere decir moribundo ni que se vaya a acabar maana. Aunque no estara nada mal verdad? Y de qu est enfermo el capitalismo? Pues est enfermo de deuda, de desigualdades brutales y de decadencia de la actividad productiva. Un economista muy honesto y pobre llamado Carlos Marx lo llamaba ley de descenso de la tasa de ganancia. Eso por no hablar del ecocidio y del terrible destrozo ambiental causado por la sobreexplotacin de los recursos naturales con la suicida coartada del crecimiento econmico ilimitado en un planeta cada vez ms agotado. Toda la evolucin econmica de los ltimos cuarenta aos se puede resumir en una escalada degenerativa expresada en la dependencia creciente de la mquina de producir dinero-deuda para sostener el maltrecho entramado que ya no se sostiene por sus propios medios. En los aos 70, despus de treinta aos gloriosos de crecimiento y prosperidad en el mundo rico, el mecanismo se encasquill y el capitalismo entr en crisis crnica. Ah empez la era de las burbujas y la hipertrofia del casino financiero global. Como explica otro economista honesto, Andrs Piqueras : Hoy vivimos en un capitalismo irreal, ficticio, moribundo, cuya economa aparenta que sigue funcionando porque vive asistida a travs de la invencin incesante de dinero de la nada, y de una deuda creciente que est devorando toda la riqueza social y natural.

Pongamos algn ejemplo de esta degradacin acelerada del capitalismo relacionada con la fbrica de dinero y as introducimos en el relato a otro de los protagonistas estelares del modo de produccin de dinero moderno, que hasta ahora le tenamos un poco abandonado: la banca central independiente. Ya saben, los que fabrican los papelitos de colores que la mayor parte de la gente piensa que son el nico dinero real, el de toda la vida. S, han odo bien, la fbrica del dinero pblico, como dijimos, es independiente de los gobiernos y poderes democrticos. Es ms, podra decirse que un banquero central tiene infinitamente ms poder para influir sobre las condiciones de vida de la gente que estos polticos tan majos que elegimos con la papeletina esa. Se acuerdan de aquel slogan que coreaban en el 15-m, aquello de lo llaman democracia y no lo es. Pues eso, toda la razn. Pero de lo que no es independiente el banco central en absoluto es de la banca privada. Sin ir ms lejos, el jefe de la fbrica de euros, Mister Dragui, era anteriormente un alto ejecutivo de Goldman Sachs, uno de los amos del casino financiero mundial. Podra decirse pues que los bancos centrales son los organismos pblicos que sostienen a los bancos privados para que puedan seguir con su produccin masiva de deuda y mantener al capitalismo con respiracin asistida tratando de ralentizar su decadencia. La institucin que les ayuda cuando vienen mal dadas y todo el castillo de naipes se derrumba. Slo les quiero mostrar un botn de muestra de esa funcin de salvadora del negocio bancario y las finanzas globales que tiene la banca central. Se trata de una cosa muy extraa, aparentemente supertcnica, llamada flexibilizacin cuantitativa , tambin conocida como QE, que es la poltica estrella que ha seguido toda la banca central del mundo rico despus de la crisis de 2008. No les voy a abrumar con tecnicismos como hacen los manipuladores de la msica celestial. Se lo voy a decir bien clarito: se trata del rescate ms colosal de la banca privada y de todo el sistema financiero mundial que han visto los tiempos. Y qu viva la libre empresa y la economa de mercado! Y tambin la prueba palmaria de que el capitalismo est enfermo y ya no tiene capacidad para superar sus dificultades y regenerarse por sus propios medios. Quin se hizo cargo pues del salvamento del sistema bancario mundial que colaps hace diez aos, enterrado bajo las montaas de deuda impagable que l mismo haba generado? Pues toda la banca central mundial, empezando por la Reserva Federal, la duea de la maquinita del dlar -ya saben el billete verde, el smbolo del poder de la superpotencia yanqui-. Y cmo fue esto posible? Pues porque la Reserva Federal y nuestro Banco Central Europeo fabrican el dinero de verdad, el nico que no es deuda, y se lo pueden dar prestar dicen ellos- a los bancos privados a cambio de las toneladas de prstamos basura que haban generado antes de la crisis financiera global. Y lo fabrican tambin de la nada pero nunca pueden quebrar porque su negocio no es la deuda ni las apuestas del casino financiero y siempre pueden fabricar todo el que quieran porque todo el mundo est obligado a aceptarlo y es con el que pagamos impuestos al Estado. Pero se acuerdan de que les dije que haba que tener cuidado con imprimir demasiado dinero, que eso puede provocar inflacin, el peor de los males? Bueno, pues cuando se trata de salvar a sus colegas los bancos privados, el banco central no tiene ningn problema con inundar los circuitos de dinero y la inflacin ni est ni se la espera. Y saben qu excusa ponen los de la msica celestial para justificar esta violacin flagrante de las reglas del libre mercado, pues que los grandes bancos son entidades sistmicas, as las llaman, y no se les puede dejar quebrar porque pondran patas arriba toda la economa mundial adems de hacer desaparecer todo el dinero electrnico virtual que tienen all metido los benditos emprendedores y el pueblo llano. Y eso de que se esfume el dinerito ya no les hace mucha gracia tampoco a ustedes, verdad. As que hay que poner los medios que sean necesarios para salvar a los angelitos que si no nos arrastran a todos tras ellos y la cosa se pondra realmente fea.

Y dirn ustedes tambin, pensando un poquito ms sobre el aparentemente milagroso remedio, realmente puede el todopoderoso banco central restablecer la salud de la economa l solito atiborrando de dinero los canales financieros para rescatar al sistema bancario global? No habamos quedado en que la funcin principal del dinero es facilitar la extraccin de riqueza del trabajo humano. Pero un momento, quizs se lo dan a los bancos para que estos presten a los benditos emprendedores y as se pueda reiniciar el crculo virtuoso de produccin y creacin de empleo? Pues la verdad es que no, lamento decirles que eso no ha ocurrido. En realidad, al banco central le importa un bledo si luego los bancos cogen su dinero y se lo dan a las empresas y a los ciudadanos. Y si no dganme si alguien se cree el cuento ese de que hemos salido de la crisis. Veamos, despus de una dcada de encarnizamiento de las medidas neoliberales de recortes sociales y de austeridad, la desigualdad social est en niveles record en todo el mundo, el desempleo sigue en valores elevados, los precios de la vivienda vuelven a ser prohibitivos y los niveles de deuda estratsfericos que provocaron la crisis encima se han duplicado. Entonces, para qu ha servido la Qe? No se lo van a creer. nicamente para restablecer y sanear los balances de la banca y del casino financiero e inflar nuevas y colosales burbujas financieras e inmobiliarias. Ya lo dijo Mister Draghi, alias cara de cemento, en una famosa declaracin: har todo lo que haga falta para salvar el euro. Es decir, se lo traduzco para que lo entendamos todos, para salvar el negocio de la banca y punto. La verdad es que los magos de la fbrica de papelitos de colores no pueden arreglar la maquinaria averiada del capitalismo. Ellos slo trabajan para que la msica, cada vez ms bajito, siga sonando en la fiesta de los amos del dinero moderno. Vayamos por ltimo de nuevo un poco al fondo del asunto. Por qu tiene que haber un banco central independiente del poder pblico democrtico? O dicho de una manera ms directa, cmo podemos hablar de democracia cuando el elemento central de la vida social est en manos de un poder independiente y ajeno a cualquier control mnimamente democrtico? Recordemos que el banco central tiene prohibido terminantemente, prestar al gobierno para financiar el gasto pblico. As los gobiernos tienen que endeudarse con la banca privada, que supone en Espaa ms de 30000 millones de euros anuales, mucho ms de lo que se gasta el gobierno en pagar a los parados o en servicios sociales. Que salen, por cierto, de los bolsillos de todos nosotros aunque de eso no se habla mucho tampoco. As pues, repitmoslo una vez ms: todo el tinglado del dinero moderno, dirigido por la gran banca privada y central, slo logra estirar a duras penas la supervivencia de un organismo decadente llamado capitalismo, dopndolo con inyecciones cada vez ms grandes de deuda y dinero ficticio. Y para lograrlo tiene que destruir los ltimos restos que quedaban de democracia y de capacidad de los poderes pblicos de desarrollar polticas redistributivas que mejoren las condiciones de vida de la gente.

Bueno, tommonos un respiro. Ya s que el panorama parece bastante desolador as que, adelantndome a sus probables y justificados reproches, vamos a pasar a analizar algunas propuestas constructivas de los bienintencionados reformadores monetarios que creen firmemente que se puede arreglar la maquinaria averiada del capitalismo. Yo les llamo curanderos monetarios, ya vern por qu.

Verdad nmero 4 : Cambiar solamente la fbrica de dinero no sirve para nada: les presento a los curanderos monetarios

Hay algunos herejes de la religin de la msica celestial que proponen reformas de la maquinaria de fabricar dinero a ver si as se corrige el rumbo degenerativo del capitalismo. Y qu medidas habra que tomar para arreglar la gripada maquinaria? Empecemos por los curanderos del dinero seguro . Vern qu receta mgica ms maravillosa proponen: Hay que sacar el dinero de la gente de los bancos, as se acabarn las crisis financieras y los costossimos rescates con dinero pblico. No, no se asusten, no se trata de que vayan maana a sacar la pasta y la metan en el cajn, como propuso el inefable Eric Cantona , un exfutbolista francs que se descolg un da diciendo que estaba un poco harto de tanta manifestacin con pancartas y buen rollo y que haba que tomar medidas que hicieran realmente dao al sistema. Como retirar el dinero de los bancos sin ir ms lejos. Pero no es eso lo que dicen nuestros curanderos. Ellos lo que dicen es que hay que separar el dinero de la deuda para que los bancos no pongan en peligro los ahorros del sufrido ciudadano con sus prstamos y apuestas especulativas. Y dnde estara el dinero entonces? Pues lo tendramos a buen recaudo en una cuenta digital en el banco central, ese gran amigo del pueblo llano. Quin se puede resistir a esta mgica receta? Y qu haran los bancos entonces? Pues muy sencillo. Se dedicaran nicamente a prestar el dinero de los ahorradores a los benditos emprendedores, precisamente lo que dice la msica celestial. Se les acab el chollo a los angelitos de crear el dinero de la nada. Nuestro querido Mafo , gobernador nada menos que del Banco de Espaa de 2006 a 2012, los aos ms duros de la crisis inmobiliaria, se ha subido ahora al carro de los curanderos: Si tuviramos un sistema de dinero seguro no habra crisis financieras deca el arrepentido sobre la irresistible panacea.
Y qu ms dicen nuestros amigos del dinero seguro? Su medida estrella se llama QE para la gente recuerdan el helicptero de mister Friedman soltando paquetes llenos de billetes, pues algo parecido- y consistira en que el banco central apunte su manguera de creacin de dinero a las cuentas de los ciudadanos que as tendran un ingreso extra nada desdeable por la patilla. No les parece maravilloso? Slo hay un pequeo inconveniente. Aquello que dice el dicho popular: tame esa mosca por el rabo. Porque precisamente el capitalismo este zombi de nuestros pesares se sostiene con la creacin del puro aire de dinero deuda por la banca privada con la inestimable ayuda de la banca central independiente. Alguien piensa que ambos renunciaran graciosamente a este privilegio? Sera como sustituir, para que me entiendan, como propulsor de la acumulacin de capital, un reactor de aviacin por una bicicleta elctrica. Como ven la propuesta de nuestros curanderos rezuma realismo por los cuatro costados. En un referndum reciente en Suiza sobre la propuesta de dinero seguro fuera de los bancos, los precavidos helvticos prefirieron mantener las cosas como estn y dejarse de experimentos, no fuera a ser peor el remedio que la enfermedad.

Pero no se preocupen, tenemos ms curanderos, como se dice en esta tierra, los hay a esgaya, incluyendo a los devotos del bitcoin y los nostlgicos del patrn-oro.

Curanderos del dinero soberano y del trabajo garantizado: la teora monetaria moderna.

Qu les parecera a ustedes una economa con pleno empleo y salarios dignos para todos? Quin podra resistirse al atractivo de una metamorfosis tan maravillosa del despiadado capitalismo realmente existente? Y cmo hacemos sto? Pues ya vern qu sencillo. Una nacin con dinero soberano, es decir, con un banco central propio, puede garantizar el pleno empleo. Se tratara, simple y llanamente, de poner al banco central al servicio del estado para financiar actividades productivas y crear empleo garantizado y universal. Para eso habra que cerrar el chiringuito del euro y el banco ese de Frankfurt pero eso son minucias para los apstoles de la teora monetaria moderna, que as se llaman estos curanderos. Randall Wray , uno de ellos, lo dice muy clarito: El gobierno soberano es el monopolio proveedor de su moneda. Como tal, tiene una capacidad ilimitada de pagar por las cosas que desea comprar y cumplir los pagos futuros prometidos.

S, lo han odo bien. Adis a los recortes de servicios pblicos y gasto social, adis a las brutales dimensiones de la desigualdad y a la crueldad de las polticas de austeridad. Y el pleno empleo? No resulta irresistible una propuesta que garantizara el trabajo para cualquier ciudadano dispuesto y laborioso en una sociedad arrasada por el desempleo y la precariedad? Y qu hacemos con los bancos privados, esos angelitos? Aqu se diferencian de sus colegas, los curanderos del dinero seguro, porque les dejaran seguir creando dinero deuda y funcionando ms o menos como hasta ahora. Salvo un pequeo detalle: habra que obligarles a portarse bien, a financiar actividades productivas y no especulativas como hacen ahora. Todo chupado, no les parece? Ni que decir tiene que todos los grupos progresistas, que seguro que estn aqu nutridamente representados -IU, Podemos, Attac y lo ms granado de la izquierda progre internacional, Varoufakis, Corbyn y Sanders- apoyan entusiasmados la propuesta de la TMM. Bien pensado, cmo negarse verdad? Bien, y entonces, dnde est de nuevo el problema? Pues que los curanderos se olvidan de que el capitalismo realmente existente no quiere portarse bien, que no se enrolla vamos. Como dice Michel Husson , un economista honesto que no se anda con fantasas y castillos en el aire, el problema de los curanderos y de todo el reformismo en general es que ignoran cuestiones tan elementales como que al capitalismo no le gusta funcionar a medio gas ni el Estado ha sido nunca una institucin neutral que se pueda poner al servicio de los intereses generales de la poblacin: La frmula de los reformistas monetarios es que la salida de la crisis implicara que el capitalismo acepta funcionar con una tasa de beneficio menos elevada y que la finanza privilegia las inversiones tiles y no especulativas. Lo que es al mismo tiempo cierto pero incompatible con el fundamento mismo del capitalismo. Es decir, que si reducimos el papel de las finanzas depredadoras, encaminndolas a inversiones productivas y alejndolas de la especulacin y adems olvidamos el papel disciplinador del desempleo para controlar los salarios y aumentar el beneficio pues estamos ignorando el leit motiv del capitalismo. Como dice, un poco cruelmente eso s, otro economista honesto, Rolando Astarita : La realidad es que los males del capitalismo las crisis, la desocupacin y la miseria- no se arreglan imprimiendo papelitos, o imaginando absurdas ingenieras bancarias.

He aqu pues la gran pregunta: es posible poner la fbrica de dinero al servicio de un sistema econmico que privilegie las inversiones productivas en una economa saludable y sostenible? La respuesta afirmativa de los curanderos implica, por desgracia, desconocer la naturaleza de la bestia. As pues pueden adivinar la respuesta ante la otra pregunta crucial, permitira la poltica del capital alcanzar el pleno empleo y una radical redistribucin de la riqueza mediante ingenieras financieras como defienden los reformistas monetarios? Alguien en su sano juicio puede creer semejante cosa?

Verdad nmero 5 : El capitalismo es irreformable. Les presento al fascismo financiero.

Muy bien, dirn ustedes con razn, parecen crticas convincentes pero entonces, qu propone usted? Nos va a dejar con el mal sabor de boca de la falta de paliativos o de posibilidades de arreglo de este desastre que nos acaba de describir? Me temo pues que ha llegado el embarazoso momento de ofrecer mis propuestas.

Djenme hacer primero un par de observaciones sobre las consecuencias poltico-sociales de todo lo anterior. Lo que he tratado de contarles lleva a dos desagradables constataciones. En primer lugar: el capitalismo actual es irreformable y la fbrica de dinero tambin, de hecho son una y la misma cosa. Y, en segundo lugar, la lgubre conclusin que se desprende de lo anterior es que la democracia formal ha quedado completamente vaciada de contenido. Como presenciamos actualmente, la tendencia en la poltica mundial ante la impotencia del proyecto reformista de la izquierda light y la incapacidad de los sistemas formalmente democrticos de desarrollar polticas que mejoren las condiciones de vida de la gente, es hacia el populismo pseudofascista de la guerra entre pobres. El peligro ideolgico que se deriva de esta configuracin es que los Trump, Bolsonaro, Salvini y los fantoches mucho ms cutres que sufrimos en la piel de toro ofrecen soluciones demaggicas pero seductorascontra la inmigracin, la inseguridad, la corrupcin- que no mejoran en absoluto las condiciones de vida de las clases populares pero dan una proteccin aparente contra el abismo de precariedad y desigualdad provocado por la degeneracin del sistema. Se trata de la vieja salida del gran capital ya probada con xito en los aos 30- para evitar que el empobrecimiento de las clases trabajadoras ponga en peligro la domesticacin social necesaria para garantizar la buena marcha de los negocios. Si estos cantos de sirena de la extrema derecha consiguen captar la atencin del precariado y de las masas crecientes de trabajadores empobrecidos, como parece que ya est ocurriendo en todo el mundo, nos esperan tiempos muy oscuros. Esta peligrosa deriva socio-poltica es una consecuencia directa de lo que podramos denominar fascismo financiero, caracterizado por la hegemona de las finanzas globales y la fbrica de dinero de la banca central y privada por encima de cualquier poder democrtico institucional. Un socilogo honesto, Dos Santos lo explica muy clarito y tengo que decirles que coincido bastante con su lgubre diagnstico: Hasta ahora, polticamente, las sociedades son formalmente democrticas. Hay libertad de expresin, relativa pero existe. Hay elecciones libres, por as decirlo, aun con toda la manipulacin. Pero los asuntos de los que depende la vida de la gente estn cada vez ms sustrados al juego democrtico. El mejor ejemplo es el fascismo financiero. El fascismo financiero tiene una caracterstica especial: permite salir del juego democrtico para tener ms poder sobre el mismo. Esa es la perversidad del fascismo financiero. Todo el entramado que hemos descrito de extraccin masiva de riqueza social y ni siquiera hemos mencionado los parasos fiscales, pozo sin fondo de los flujos de dinero sustrados del control pblico, con un crecimiento astronmico en las ltimas dcadas- se basa en la dictadura de las finanzas globales para condicionar decisivamente los aspectos de los que depende la vida de la gente por encima de cualquier control mnimamente democrtico. Y, como demuestra la terrible historia del siglo XX, este fracaso de la democracia es la antesala del fascismo.

Contra esta amputacin de la soberana poltica de los pueblos llevada a cabo con xito por el capitalismo financiarizado el reformismo es totalmente impotente al haber sido cercenadas las herramientas fiscales y monetarias que permitan hacer polticas redistributivas que limitaran el poder del capital.

Por tanto, no queda ms remedio que cortar por lo sano. Ninguna solucin ser realmente eficaz si no corta de raz la base del poder del fascismo financiero: la fbrica de dinero en manos privadas como motor de la decadente acumulacin de capital. Hay que ponerse pues de nuevo radicales y recuperar las viejas proclamas de la izquierda revolucionaria: nacionalizar o socializar la banca, privada y central y recuperar as el control pblico y democrtico de la fbrica de dinero como paso imprescindible para una transformacin de autntico calado. No se crean que es una locura sin sentido, tiene precedentes: uno de los primeros decretos de la revolucin rusa fue la nacionalizacin de la banca. Y as, dicho sea de paso, el dinero cumplira finalmente la funcin de lubricante de los intercambios que le asigna la msica celestial y servira nicamente para facilitar las cosas que podramos hacer tambin sin l y no como herramienta de poder al servicio del inters privado. Me adelanto a sus probables reproches: obviamente, no se trata de una propuesta realista pero, a diferencia de las recetas de los curanderos, va a la raz del problema y muestra que solamente las transformaciones radicales pueden combatir realmente la degeneracin acelerada del capitalismo y el peligro fascista que conlleva. Aunque esta degradacin progresiva, como expresa brillantemente el filsofo Alba Rico , quizs sea por desgracia la opcin ms probable: Un sistema que, cuando no tiene problemas, excluye de una vida digna a la mitad del planeta y que soluciona los que tiene amenazando a la otra mitad, funciona sin duda perfectamente, grandiosamente, con recursos y fuerzas sin precedentes, pero se parece ms a un virus que a una sociedad. Puede preocuparnos que el virus tenga problemas para reproducirse o podemos pensar, ms bien, que el virus es precisamente nuestro problema. El problema no es la crisis del capitalismo, no, sino el capitalismo mismo. Y el problema es que esta crisis reveladora, potencialmente aprovechable para la emancipacin, alcanza a una poblacin sin conciencia y a una izquierda sin una alternativa elaborada. En un mundo con muchas armas y pocas ideas, la barbarie se ofrece mucho ms verosmil que el socialismo.

No crean que slo les voy a rememorar sonoras y utpicas proclamas revolucionarias. Les puedo tambin proponer humildemente un poco de accin directa con un consejo prctico y cotidiano, al alcance de todos, para poner al menos un granito de arena en la lucha contra el fascismo financiero. Se acuerdan de la propuesta de Cantona de sacar la pasta del banco y meterla en un cajn? Pues bien, les har una confesin personal: yo la apliqu al pie de la letra. No tengo cuenta corriente ni ningn producto bancario. Se lo recomiendo, se vive mucho ms tranquilo y se ahorra uno ir por la vida con la nariz tapada por tener tratos con esas honorables instituciones. Si las personas de bien minimizramos los tratos con la banca, se abrira quizs una grieta en su poder omnmodo y se reducira su enorme capacidad para controlar las condiciones de vida de la gente. Y, aunque no lo parezca, les aseguro que el dinero debajo del colchn es mucho ms seguro y no tiene los riesgos del electrnico y los plsticos esos que suponen un negocio extraordinario a los amos del dinero. Tampoco hay que hacerse muchas ilusiones. No les voy a ocultar que lo anterior no deja de ser un remedo sumamente imperfecto de lo que en realidad debera ser el objetivo final: una sociedad humana sin dinero en la que se cumpla la mxima del muy honesto y pobre Carlos Marx: a cada uno segn sus necesidades y de cada cual segn sus capacidades. Y ojo, ante la reiterada objecin de que tal propuesta parece ms propia de un marciano que de alguien que conozca la cruda realidad de nuestras mercantilizadas sociedades contestara que aunque no nos las muestren las plataformas mediticas de los esbirros del capital- tambin existen islas de humanidad dentro de la deshumanizacin capitalista. Les pongo un ejemplo: las comunidades zapatistas del sureste mejicano ya saben, el legendario subcomandante Marcos y sus compaeros guerrilleros con pasamontaas-. Segn cuenta un historiador , autor de un libro de ttulo tan inspirador como Adis al capitalismo: En los comunicados zapatistas, resulta omnipresente la crtica del mundo del dinero y el culto que se le rinde al Dios Dinero en el reino del capital. Durante una de las sesiones de la Escuelita zapatista , una maestra se par en medio de su explicacin y present dos bolsas, una con monedas, otra con maz. La conclusin de la leccin fue que el maz es vida y el dinero muerte. Magnfica conclusin tambin para m. As pues, por muy utpicas que parezcan tales iniciativas son realmente las nicas que pueden aspirar a detener la degradacin acelerada de la sociedad humana bajo la gida del capital. En caso contrario, poco ms nos queda que seguir engandonos con falsas esperanzas de microreformas de curanderos o esperar sentados el prximo colapso financiero global que acelerar la progresiva degeneracin del sistema en su acelerado camino hacia la barbarie. Voy a terminar. S que quedan muchos temas en el tintero que quizs puedan surgir en las preguntas posteriores: no les he hablado de la ruina del euro ni del enorme privilegio del dlar ni del rescate de la banca espaola con dinero pblico ni de otras muchas cuestiones que seguramente a ustedes les interesarn ms que lo que les he contado pero ya se sabe aquello que se dice sobre el que quiere abarcar mucho. Les dejo con una ltima reflexin de otro economista honesto que sirve como rplica final a todos aquellos que piensan que todos estos rollos son superfluos y tericos y que no tienen nada que ver con las cosas de las que depende nuestra dura subsistencia cotidiana: Lo importante es que estos procesos afectan diariamente a la gente; aumenta la tasa de explotacin laboral, las jornadas de trabajo, los recortes en la seguridad social, en la asistencia mdica y en la educacin; y todo ello se debe a que la parte ms importante de la remuneracin de los capitales, en el casino global, es fruto del trabajo humano

Fuente: https://trampantojosyembelecos.wordpress.com/2019/02/02/los-secretos-del-dinero-el-gran-desconocido/

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter