Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-02-2019

La veleta Marco Rubio al servicio de Trump

Manuel E. Yepe
Diario Por esto! (Mrida)


Es razonable deducir que a Marco Rubio no le agrada Trump. Durante las primarias republicanas de 2016, el senador de Florida, a quien Trump burlonamente llamaba "Pequeo Marco" o el "Robot Rubio" y calificaba al ms tarde nominado candidato del partido republicano a la presidencia como un estafador y un corrupto demasiado errtico para que le sean confiados los cdigos nucleares de Estados Unidos. Rubio entonces se burlaba de cunto peinado cmico luca Trump y en ocasiones sugera que Trump se orinaba en los pantalones al subir al escenario.

Por supuesto, desde que Donald Trump asumi la Oficina Oval, Rubio ha cambiado su tono, como muchos otros crticos del hoy Presidente. Ahora defiende agresivamente a Trump en una serie de asuntos, incluyendo la investigacin de supuestos vnculos de su campaa con Rusia, su cruzada para construir un muro en la frontera de Mxico con Estados Unidos, y la separar los hijos de sus padres como parte de su poltica migratoria.

Pocos senadores estadounidenses se enfocan tanto en poltica latinoamericana como Rubio, particularmente en lo referido a su proyeccin hacia Cuba, de donde son sus padres, y Venezuela, un aliado ideolgico inconmovible de la isla revolucionaria. Por su parte, fuera de los asuntos migratorios, Trump ha manifestado poco inters por Amrica Latina durante su candidatura y lleg a brindar un leve apoyo a la apertura diplomtica de Obama con Cuba. Pero, como presidente, ha hecho retroceder gran parte de esa apertura mnima y ha adoptado una lnea dura inesperada hacia Venezuela.

La revista The New Yorker ha informado que despus de asumir el cargo presidencial, Trump "ofreci a su personal del Consejo de Seguridad Nacional (C.N.S.) muy poca orientacin acerca de lo que sera su poltica hacia Cuba, salvo de la destinada a hacer feliz a Rubio. Se sabe que fueron Rubio y el vicepresidente Pence, los que recientemente instaron a Trump a reconocer a un supuesto lder de la oposicin venezolana nombrado Juan Guaid como presidente impuesto al pas por el fallido golpe de Estados Unidos. Segn el peridico Washington Post, l y su compatriota y correligionario Mario Daz-Balart estuvieron negociando con funcionarios de la Casa Blanca las polticas a imponer en Latinoamrica.

A veces, Rubio parece adelantarse a decisiones de la Casa Blanca, como cuando declar por Twitter que los diplomticos estadounidenses en Caracas deban ignorar una orden de Maduro de abandonar el pas antes de que el secretario de Estado Mike Pompeo convirtiera esa ilegal disposicin en directiva. Segn el Post, es difcil imaginar que esto habra sido una prioridad para Washington sin la insistencia de Rubio. Rubio ha cuidado de no atribuirse mritos por los desatinos de Trump pero, independientemente de ello la poltica actual de Estados Unidos se parece mucho a la que pudiera esperarse de una administracin de Rubio.

No es sorprendente que polticos republicanos llamados a jugar un papel importante el la conduccin del pas eviten la confrontacin directa con Trump. Particularmente porque ste es impulsivo y a menudo mal informado y, en cambio, someterse a l suele ganarles un papel de liderazgo temporal en el establishment en los temas que ms les interesan.

Se dice que fueron Marco Rubio y el vicepresidente Mike Pence quienes instaron a Trump a reconocer al farsante lder de la oposicin venezolana Juan Guaid como fallido presidente provisional del pas hace pocos das. Segn el Washington Post, Rubio y su correligionario Mario Daz-Balart haban estado "acurrucndose con funcionarios de la Casa Blanca... para negociar las polticas latinoamericanas". A veces, Rubio parece situarse un poco por delante de la poltica de la Casa Blanca, como cuando declar en Twitter hace dos semanas que los diplomticos estadounidenses en Venezuela deberan ignorar una orden del Presidente legtimo Nicols Maduro de abandonar el pas, antes de que el Secretario de Estado Mike Pompeo convirtiera ese inslito mandato en una ilegal directiva de gobierno estadounidense.

Rubio ha tenido cuidado de no atribuirse demasiados mritos por las frecuentes burradas de Trump. Segn el Post, sin embargo, Trump tena poco nimo para tomar la absurda decisin de desconocer una orden del Primer Mandatario de pas con el que existen relaciones normales, pero es difcil imaginar que no medi en ello una gran insistencia de Rubio.

Independientemente de lo que el senador piense de Trump en privado, la poltica actual de Estados Unidos sobre Venezuela es bsicamente la que podramos esperar de una administracin de Rubio. Probablemente no hubiera sido as si Rubio no hubiera pasado los ltimos dos aos entrenndose con Trump en tcnicas de gobierno por Twitter y de fake news (noticias falsas).

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter