Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-02-2019

Entrevista a Fernando G. Jan sobre las guerras financieras (y II)
Estamos en una sociedad de tipo estadounidense que desmonta el control a los polticos y permite que por la UE entren intereses de las grandes multinacionales

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Fernando G. Jan, doctor en Ciencias Econmicas y Empresariales por la Universidad de Barcelona (UB), es profesor titular del departamento de Economa y Empresa en la UVIC-UCC. Fue subdirector general de la Fira de Barcelona y becado como satagiaire officiel en la Comisin europea, adems de haber trabajado en el Servicio de estudios del Banco de la Pequea y Mediana Empresa al tiempo que fue Profesor colaborador del Departamento de Poltica Econmica de la Facultad de Econmicas de la UB.

***

Nos habamos quedado aqu. Una curiosidad ma: seala en el texto suyo que estamos comentando (resea del libro el libro de Jean-Franois Gayraud Lart de la guerre financire publicada en rebelin (http://www.rebelion.org/noticia.php?id=251812) que, a excepcin del captulo 5 y de las conclusiones, al texto de cada captulo antecede una cita apropiada de algn pasaje de Bertolt Brecht. Por qu? Cmo es que la obra de Brecht le es til a un economista y criminlogo que es comisario jefe de la polica francesa?

El por qu debera preguntrselo a l. No puedo saberlo, ni siquiera imaginarlo. Es una muestra de cultura y tal vez de cultura emancipatoria inteligente.

Apunta tambin que el anlisis de Gayraud empieza a inicios de los 70, con Estados Unidos librando una guerra financiera al resto del mundo en nombre de sus intereses vitales. Nos puede describir esa primera guerra financiera? Qu intereses vitales son esos?

Se refiere a la imposicin de la no convertibilidad del dlar usamericano en oro. Al situar la moneda de los EE. UU. como la moneda para liberar la mayora de pagos internacionales, sin otro respaldo que la marcha de su economa, puede crear moneda que los dems no pueden crear y tienen que aceptar; as los pases exportadores del petrleo reciclaban sus petrodlares adquiriendo bienes y deuda americana. Fuente de financiacin que podramos decir gratuita para los EE. UU. Poda hacer la guerra en Vietnam y costearla mediante la emisin de deuda. Los intereses vitales de EE. UU. son aquellos que refuerzan su posicin en o frente al mundo y que varan segn la tecnologa, la evolucin de los mercados, poder de quienes disputan su influencia, etc. Las multinacionales, en su mayora usamericanas, se han beneficiado del camino que se emprendi en China con apoyo de los EE. UU., pero tras varios decenios, China se ha hecho mucho ms fuerte y se convierte en peligrosa; es momento de recortarle el apoyo a su economa. Si la moneda china (el yuan) expande su rea de influencia y se convierte progresivamente en moneda liberadora de pagos internacionales, EE. UU. perdera parte de su poder. En el mbito tecnolgico y armamentstico vinculado, se juegan las principales bazas, pero todo acaba abocando a las finanzas: China posee una gran acumulacin de deuda americana en dlares y puede devaluar su valor ella misma, as que hay un equilibrio implcito entre la conveniencia y el castigo al adversario.

Los datos de balance de los grandes bancos del oligopolio bancario mundial, vuelvo a citarle, superiores a la deuda pblica mundial en 2012, los enormes importes de los derivados, 720 billones de dlares en 2015, equivalentes a 10 veces el PIB mundial y otros datos son manifestaciones de esa potencia. Y cmo han conseguido esa enorme potencia las grandes empresas financieras? No son, por otra parte, gigantes con pies de barro? Pienso al sealar esto ltimo en la crisis desatada, el mal social causado y la aparente falta de posibilidades de una regulacin eficaz de sus actuaciones.

La han conseguido mediante una reduccin importante del mbito pblico de las economas, para empezar. La han conseguido vehiculando las transacciones cada vez ms por medio del sistema bancario, pero sobre todo mediante la transformacin de la responsabilidad sobre el riesgo a travs de los fondos de inversin, de los fondos de pensiones, la titulizacin de crditos de todo tipo; as el peso del sistema financiero en relacin a la economa real ha aumentado enormemente. Son gigantes, lo de pies de barro es ensoacin, pues, como dice el autor ya se han encargado de crear las expresiones demasiado grande para quebrar, demasiado grande para ser sancionado.

En realidad, la regulacin es enorme y la han multiplicado, pero perjudicando al cliente de las entidades financieras y bancarias, sin lograr nada a cambio, pues todo depende de la supervisin de quienes aspiran a trabajar algn da en la entidad que supervisan. Ya haba regulacin, pero los supervisores, especialmente los competentes para ello, los Bancos Centrales, no se quisieron enterar. Adems, qu poda esperarse de un Miguel ngel Fernndez Ordez, colocado por el PSOE al frente del Banco de Espaa, pues que no se enterara, y eso ha confesado ahora pblicamente, que no se enter. Y lo mismo vale para algunos que ahora se dedican a aleccionar publicando libros con lo que haba que hacer y no se hizo, cuando l mismo era presidente del Consejo de una institucin luego quebrada por las deudas. Es de un cinismo exasperante. No necesitamos ms regulacin, necesitamos una exigencia moral que slo la sociedad puede generar, pero no veo que est por la labor en el comportamiento de los individuos; mucho menos entre los que ostentan poder concreto en instituciones y empresas.

Una nueva forma de capitalismo, se comenta en su escrito, aparece en los aos 80, que se caracteriza por la desregulacin, la financializacin y la mundializacin. Sin el contrapeso de la URSS, se aade, la doctrina liberal se converta en dogma sectario (el propio autor la califica de versin estaliniana del liberalismo). Ms all de cualquier otra consideracin, sin entrar en otros nudos poltico-ideolgicos, la desaparicin de la URSS ha significado, y sigue significando, un mayor poder para las grandes instituciones financieras mundiales? Por la falta de contrapesos? No hay otros? Pienso, por ejemplo, en el papel econmico de la Repblica Popular china.

A m me convenci la lectura de un libro de John K. Galbraith (El capitalismo americano) de la importancia del poder compensador en la sociedad, visto lo que somos los individuos y lo que se puede esperar de ellos (no olvidemos nuestra procedencia simiesca y cmo actan, por ejemplo, los chimpancs en sus grupos en relacin con el poder). La URSS ejerca de contrapeso, en la prctica y, sobre todo, a travs de la creencia de importantes masas de poblacin que desconocan lo que all suceda. Efectivamente las instituciones financieras se han visto con mucha menor presin, e incluso favorecidas por la inversin de la creencia en la URSS, se les ha abierto la puerta a una nueva creencia: todo pasado por el mercado es mejor. Ahora no hay contrapesos apenas, hemos entrado en una sociedad de estilo usamericano, hemos desmontado instituciones y convenios que favorecan nuestra idiosincrasia y el control de nuestros polticos, dejando que a travs de la UE se inocularan los intereses de las grandes multinacionales, que son sobre todo, de EE. UU.

China no ejerce de contrapeso, defiende sus intereses ascendentes, primero en el Pacfico, despus, si consigue desbancar a EE. UU., en el mundo, con gran poder de sus mafias y de sus emigrantes. No se olvide de la necesidad de China de expandir sus negocios y control en el mundo. No debe caerse en una nueva ensoacin. El tndem Rusia-China, en lo que dure (por el momento tienen zonas muy amplias de mutua conveniencia), es un contrapeso a los EE. UU., cuya presin sobre su vehculo, que es la UE, nos conduce, una vez ms, a la renuncia de nuestros propios intereses especficos en favor del amparo de los EE. UU. Despus, ya veremos, pero las elites de los pases europeos se han decantado por esa va sin que las poblaciones digan nada, ni siquiera se han enterado, especialmente en Espaa, que en materia de geopoltica y geoestrategia ya pude comprobar en una conferencia el psimo nivel del que fuera ministro de Exteriores del PP Sr. Piqu, por no decir del CNI, que me trae al recuerdo el caso del Coronel Perote, no muy distinto de lo que sucede hoy con el caso Villarejo y el director del CNI, Flix Sanz, o el nivel de anlisis que se puede ver en el Real Instituto Elcano.

Dejando que a travs de la UE se inocularan los intereses de las grandes multinacionales, que son sobre todo, de EE. UU. acaba de afirmar. Y cmo lo consiguen? Nos puede dar algn ejemplo? En los diarios y en los medios en ocasiones, aparecen noticias sobre las multas impuestas a multinacionales usamericanas como Google, Facebook o Apple por ejemplo.

Lo consiguen por diferentes canales, bsicamente mediante influencia en la legislacin o en la consideracin discrecional en la interpretacin que en un momento dado se puede hacer de una norma o presionando para firmar acuerdos que permiten introducir sus productos en los pases de la UE, con independencia de que convengan a los pases.

Claro que se imponen multas, tardas relativamente, poco importantes en comparacin con el beneficio obtenido, pero, sobre todo, se ponen espordicamente o en circunstancias de necesidad de las arcas pblicas. Tambin se ha multado a grandes bancos tras la crisis, pero de dnde salen los recursos para pagar esas multas?, de las cuentas depositadas en los bancos centrales con dinero facilitado por los bancos centrales? El ayer por ti, hoy por m de las cuentas pblicas relacionadas con los grandes bancos.

Me voy de tema. He mirado su curriculum y he visto que curs con Manuel Sacristn un curso de doctorado sobre la Lgica en Stuart Mill. Qu recuerda de aquel profesor de Metodologa de las Ciencias Sociales? Por qu eligi ese curso?

En primer lugar, djeme decirle que Manuel Sacristn es para m la cabeza pensante ms profunda y brillante tras nuestro filsofo Ortega y Gasset; Sacristn era, en los aos 70, el ms elevado exponente de la exigencia intelectual, con epicentro en la verdad y el rigor cientfico, pero con una carrera acadmica truncada por su militancia comunista. Yo curs con l la asignatura que usted menciona y luego eleg su asignatura de doctorado por lo que disfrut de ese rigor intelectual que yo mismo practicaba hasta donde poda y quera elevarlo hasta el mayor nivel que me fuera posible. Era buscar al maestro del pensar, no sus ideas polticas. El curso de doctorado era una oportunidad de profundizar en ese aprendizaje y lo aprovech sentndome, siempre que pude a su lado, por ver lo que poda del manejo que haca de los materiales, cmo tena anotados los comentarios y cmo organizaba su tarea intelectual. A peticin ma, previa al inicio del curso, me recomend leer la magnfica autobiografa de John Stuart Mill, de la que me dijo contena una descripcin muy acertada de la depresin. Luego supe que lo deca con conocimiento de causa.

Gracias por su comentario. Lo dejamos aqu si le parece. Mil gracias por todo .

En el tintero nos queda siempre tinta, pero conviene no abusar de la paciencia lectora y esperar una nueva ocasin para no cansar al lector o desplazarlo del asunto que le atrajo inicialmente. Muchas gracias por sus preguntas, que me han permitido desarrollar ms las ideas del libro comentado.

*

Primera parte de esta entrevista. Entrevista a Fernando G. Jan (I). Las guerras financieras son ms devastadoras que las guerras militares http://www.rebelion.org/noticia.php?id=251986

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter