Portada :: frica :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-01-2006

frica: Sida, infancia y educacin

Imanol Irbar
www.elcorresponsal.com


Estamos cerca, si no lo hemos hecho ya, de perder una generacin entera en frica, en buena medida por el VIH, y llevamos camino de perder, al menos, la siguiente. Centrando la vista en la educacin, como seala el informe de HRW, los nios africanos han enfrentado obstculos para acudir a la escuela desde siempre, pero en la poca del SIDA, estos obstculos se hacen cada vez mayores, sin que parezca que a los gobiernos de esos pases ni a nosotros nos importe demasiado.

En octubre, Human Rights Watch (HRW) public un informe, del que pocos medios se hicieron eco, sobre este tema y en noviembre UNICEF, ya con ms eco, hizo pblico el suyo sobre el SIDA y la infancia en frica. Ms recientemente ONUSIDA he presentado su informe anual, difundido ampliamente, hace apenas una semana.

No se trata de centrar la atencin en las cifras, por cierto muy llamativas por no decir escandalosas, de infectados o muertos por esta enfermedad, ni tampoco del nmero de nios no escolarizados o que han abandonado la escuela por causa del SIDA.

Lo verdaderamente impresionante es, una vez ms, el efecto de esta situacin para el futuro del continente africano.

Estamos cerca, si no lo hemos hecho ya, de perder una generacin entera en frica, en buena medida por el VIH, y llevamos camino de perder, al menos, la siguiente.

Centrando la vista en la educacin, como seala el informe de HRW, los nios africanos han enfrentado obstculos para acudir a la escuela desde siempre, pero en la poca del SIDA, estos obstculos se hacen cada vez mayores, sin que parezca que a los gobiernos de esos pases ni a nosotros nos importe demasiado.

Los gobiernos no han hecho demasiado para evitar que muchos nios abandonen la escuela para actuar de cuidadores de sus padres o para ganar el nico sustento de su familia. Lo mismo ha pasado cuando los padres han muerto y los nios han perdido el nico impulso para ir a la escuela. Cuando los nios han pasado a depender de las familias extensas o de familias de acogida, gran nmero de veces han sido objeto de explotacin laboral y/o sexual y, casi siempre, han sido discriminados respecto a los nios propios de la familia sin que los gobiernos hicieran nada. Multitud de ocasiones, estos nios han experimentado el ciclo de enfermedad y muerte en ms de una ocasin cuando padres, madres, abuelos, tos.... han ido cayendo enfermos y muriendo, hasta que han quedado solos ante el abandono de sus gobiernos y cayendo muy frecuentemente en la explotacin.

ONUSIDA habla mucho de los tratamientos antirretrovirales como una parte muy importante de la solucin pero, en frica, se estn enfrentando a algunos problemas a la hora de ponerlos en marcha y estn provocando algn otro donde lo han puesto en marcha. En el primer caso el problema es la escasez de personal sanitario y, donde lo hay, le falta formacin para llevar adelante los tratamientos. En el segundo caso, los problemas que estn causando, es que ONUSIDA y otros organismos estn pagando salarios de entre tres y diez veces mayores que al resto de personal sanitario con la consiguiente aparicin de corrupcin y el abandono de otros programas al menos tan importantes como el SIDA, como la tuberculosis, la malaria, los programas nutricionales, etc. No sera preferible invertir ese sobresueldo del SIDA en mejorar toda la sanidad o mejorar el salario de todo el personal?

As que como siempre se ha venido diciendo y ONUSIDA mantiene, la solucin tiene que venir de la prevencin y qu mejor prevencin que la educacin, de hecho hay evidencias que demuestran que a mayor nivel educativo, menor riesgo de infeccin por VIH, se puede afirmar como hace HRW en su informe que la educacin es una especie de vacuna social contra el SIDA. Porque es en la escuela el nico lugar donde los nios van a recibir informacin veraz y real sobre esta enfermedad, su contagio y su prevencin a travs del uso del preservativo. Al mismo tiempo, mayor nivel educativo da a los nios mayores capacidades para oponerse a relaciones sexuales no deseadas y a matrimonios demasiado tempranos.

Sin embargo y pese a que en muchos pases hay normativas gubernamentales de no impedir que los nios acudan a la escuela por no poder pagar, muchos nios son rechazados por no poder enfrentar el pago de los libros o los uniformes o por no poder obtener los documentos que los acreditan como elegibles para la gratuidad de la educacin.

Por ello, buena parte de los fondos destinados a SIDA, debieran dirigirse a favorecer las escolarizacin de los nios, a impedir que las viudas puedan ser desposedas de sus bienes por ser mujeres, a ofrecer recompensas o rebajas fiscales a las familias de acogida de los hurfanos y tambin a reforzar organizaciones sociales de base que se hagan cargo de los nios del SIDA. Por otro lado, los Gobiernos desarrollados pueden donar fondos para estos fines y tambin llevar adelante programas de condonacin de Deuda Externa por inversiones en educacin.

Todo lo dems tendr su efecto, pero del estudio de las cifras ofrecidas en los informe antes citados se extrae la conclusin de que es pequeo si no mnimo; porque, de hecho, la epidemia sigue extendindose a pesar de los millones de dlares invertidos en tratamientos. Con mucho menos dinero, con inversiones en educacin y en favorecer el acceso a la misma de todos los nios, no solo los del SIDA, se puede romper la dinmica de enfermedad y muerte que est acabando con una generacin en frica.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter