Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-02-2019

Entrevista a Yayo Herrero
Si alguien protagoniza hoy una revolucin global es el capital

Iaki Zaratiegi
Naiz


Vino al mundo como Sagrario Herrero Lpez (Madrid, 1965) y es Yayo en todas las biografas. "No me llamaron por mi nombre ni cuando nac", reconoce. Coordin durante nueve aos el colectivo Ecologistas en Accin y ha dirigido durante siete el organismo independiente Fundacin Benfico Social Hogar del Empleado (FUHEM). Destacada activista del ecofeminismo y militante a tiempo completo por las justicias sociales y los equilibrios naturales, es asidua de nuestros foros y debates "me encanta venir, mi hija hizo la carrera en Bilbao; me dicen que pida la ciudadana vasca". La ltima vez pas tres atareados das en la capital vizcana. Present el libro Invitacin a la educacin ecosocial en el Antropoceno, de Jos Manuel Gutirrez Bastida, que ha prologado. Moder el debate Dilogo entre ecosocialismo y religin, con el jesuita Patxi lvarez y el pensador franco-brasileo Michel Lwy. Y protagoniz el encuentro Frankenstein y los monstruos del desamor. Yayo es conversadora cercana, generosa y entusiasta.

https://vientosur.info/IMG/arton14564.jpg?1548784455

Antroploga, ingeniera agrcola, economista, profesora social, militante ecofeminista... En qu orden?

Son indisociables. Ser activista es consecuencia inmediata de ir conociendo ms sobre el mundo. Me resulta muy difcil trabajar en lo nuestro, ver cmo se profundizan la crisis ecolgica y las desigualdades, y no querer transformarlo.

No se sinti ecologista hasta visitar una granja industrial de aves cuando estudiaba Ingeniera.

Me pareci brutal lo que hacemos para comer, una manera de producir alimentos que causa un tormento terrible a los animales. Es una industria centrada en maximizar el negocio y se produce en condiciones ms y ms terribles que envenenan la tierra y las personas y maltratan a otras formas de vida.

Lleva unos cuantos aos peleando. Principales empeos ganados y perdidos?

En el feminismo y el ecologismo, mis espacios ms cmodos, en lo puntual ha habido batallas ganadas y perdidas. Hay muchas sentencias sobre infraestructuras ilegales ganadas en juicio. La ciudadana y hasta la legislacin nos han dado la razn en un montn de cosas: la calidad del aire, poner freno y establecer figuras de proteccin a infraestructuras dainas... Hay mucho terreno ganado en el campo de la naturaleza. Y el movimiento feminista ha dado pasos imparables en torno a la emancipacin y autonoma.

Los resultados en lo ecolgico van ms lentos que en lo feminista?

S, a pesar de xitos puntuales perdemos la batalla global, la de sostener la vida humana en condiciones dignas para las mayoras sociales en un planeta con lmites fsicos. Se profundizan las desigualdades, se achican los espacios donde desarrollar la vida y es ms difcil vivir bien. Por no hablar de dinmicas como el cambio climtico. Pero hay cada vez ms la sensacin de que tenamos razn y ms importante nos parece la tarea. No discutimos ya sobre un modelo de desarrollo sostenible sino sobre cmo parar la insostenibilidad y conseguir vidas dignas en un planeta en pleno cambio climtico y con sus lmites sostenibles sobre la mesa.

Participa en seminarios con ttulos como "La bolsa o la vida. Capitalismo y otras formas de delincuencia organizaa". Qu ensea?

La contradiccin de la guerra contra la vida que perpetran los dueos del capital. O ganan ellos, y la vida se orienta con los mercados como epicentro, o ponemos en el centro el conjunto de todas las vidas, apostando por un cambio radical, por la disputa de la hegemona econmica, poltica y cultural. Los marxismos dijeron que haba una oposicin capital/trabajo. Ecologismo y feminismo muestran que hay una oposicin entre la maximizacin del capital y todos los trabajos, no solo los pagados, tambin los del hogar. Y el ecologismo social dice que hay una oposicin entre capital y vida.

En el documenta "El espritu del 5", el cineasta Ken Loach document bien el modelo social de bienestar, tras la Segunda Guerra Mundial, y su desmantelamiento desde Margaret Thatcher. Es la revolucin conservadora?

Hay muchas resistencias locales, incluso intensas, pero si alguien protagoniza hoy una revolucin global es el capital. Sus cambios hacen naufragar hasta las bases antropolgicas que organizan la vida: el marco de relaciones, las solidaridades, las reciprocidades entre humanos En Occidente se construy ese estado de bienestar y dur los 30 gloriosos [1945-1975] en base a una correlacin de fuerzas entre clase obrera organizada y capital que no se da hoy, y en un momento de gran bonanza mineral en el que no se haba alcanzado el pico del petrleo. Pareca factible mantener el sistema de produccin de bienes y servicios a gran escala y en el tiempo, con dinmica expansiva y que fuera ampliando derechos. Pero desde esas miradas emancipadoras de las izquierdas hay que revisar la cuestin de los lmites fsicos del planeta. Fue un modelo que se gener en solo una parte del mundo y a costa de recursos de otros lugares.

Y sucedi la reaccin neoliberal

Tiene mucho que ver con el fracaso del capital de cumplir su promesa de fabricar bienes y servicios crecientes para satisfacer las necesidades de las mayoras. Top con los lmites del planeta y, siendo incapaz de ampliar y hacer crecer la esfera material de la economa, empez a maximizar la ganancia apostando por otra forma de organizarse: la economa financiarizada que creca con la especulacin, los mercados del futuro Gener bolsas de riqueza ficticia, burbujas que explotan y deuda extrema. Y se va desmantelando ese estado de bienestar, construido en zonas muy concretas del planeta para proteger a las mayoras.

Tras la ltima crisis, la economa no volver a crecer al ritmo anterior?

El economista francs Thomas Piketty [La economa de las desigualdades, 2015] dijo que las sociedades ricas se deben acostumbrar a que la economa crezca en un 1 o 1,5 por ciento como mucho y siempre que se descubran nuevas fuentes energticas; impresionante brindis al sol. El historiador norteamericano Immanuel Wallerstein dice que los ciclos recurrentes de expansin y recesin del capitalismo son ya picos dentro de un planeta fsico translimitado. Dientes de sierra cada vez ms prximos que tienen mucho que ver con esa dinmica de agotamiento.

El capital, sus responsables y colaboradores de todo tipo, no ven esa realidad o no la quieren ver?

Ms bien lo segundo. Las elites s se estn preparando. En la ltima reunin del Foro de Davos hablaron de la necesidad de establecer una renta mnima porque los nuevos procesos econmicos van a generar mucha poblacin sobrante. Se referan al mercado laboral, pero tambin, y de fondo, a la gente sobrante a escala masiva de los territorios donde se extraen los ltimos minerales que quedan. En sus anlisis internos, los ejrcitos se postulan como especialistas del caos y definen el cambio climtico y el agotamiento de los recursos como multiplicadores de amenazas. Hay metforas significativas cono la del huracn Sandy en 2012. Manhattan se qued a oscuras, pero permaneci iluminada la torre Goldman Sachs.

Y las fuerzas tradicionales de izquierdas, partidos o sindicatos?

Es trgico tener a tanta gente de las izquierdas polticas emancipadoras mirando a otro lado o pensando que con polticas socialdemcratas que traten de hacer justicia con el excedente del crecimiento econmico se paliarn las desigualdades. La socialdemocracia funcion en los 30 gloriosos porque haba un excedente econmico importante con el que hacer polticas pblicas. Pero sin excedente, la socialdemocracia se queda inerme, insignificante. Decepciona y lo que surge son los fascismos. Introducir el anlisis del ecologismo social es clave para entender lo que est pasando en Brasil, Canad, Austria, Italia No son pases, como se deca, con estados fallidos. Ante el miedo y la percepcin de la inutilidad de algunas izquierdas, personas que potencialmente podran tener conciencia de clase caen en lo que pas en los aos treinta y votan fascismo.

Avisa de que si el sistema no cambia, para necesitar menos energa y menos materiales, vamos al colapso

Para que la economa se sostenga hace falta flujo de mano de obra y materias primas. Lo primero es tiempo de vida de las personas y lo segundo, naturaleza. Si el sistema prescinde de la mano de obra robotizando la economa, requiere un uso ms intensivo de minerales y energa; se altera ms la dinmica natural y se sufren distorsiones en la produccin, fruto del cambio de los ciclos naturales. Lo que se produce llega cada vez para menos. Hay un estrechamiento del marco de personas privilegiadas. Lo deja claro la mal llamada crisis de refugiados. Llegan a nuestras fronteras y se las cerramos, pero las abrimos a las materias que vienen de sus pases. La verdad que hay tras el capitalismo globalizado en esta poca de los lmites sobrepasados es casi fascismo. Ya hay muchsimas vidas colapsadas en Siria, Irak, Afganistn O zonas arrasadas por las dinmicas extractivas. Y hasta en la periferia de nuestras urbes: gente que saca a sus mayores de la residencia porque necesita la pensin en casa.

En ese campo de las dependencias, ha sealado que la gestin de la Diputacin guipuzcoana con EH Bildu fue puntera y pionera

Conozco mucho a Laura Gmez, una feminista consecuente que era directora de Igualdad. Se hizo una poltica coherente entre Hacienda, los Servicios Sociales y el rea de Igualdad. Una apuesta preliminar, inicial, trabajada con el movimiento feminista, para garantizar un sistema en el que la persona tuviera cubierto el derecho a ser cuidada y quienes realizaran ese trabajo no fueran explotadas. El gobierno no fue revalidado en las elecciones siguientes y el plan se desmantel.

Fue precisamente una cuestin medioambiental la que condicion aquellas elecciones: Qu hacer con la basura urbana?

El proyecto puerta a puerta es una forma de gestionar los residuos que vamos a tener que implantar antes o despus. Los residuos son un grave problema y la incineracin no es la solucin sino una muy mala prctica porque contamina con partculas que nos hacen enfermar. Lo llaman incluso valorizacin energtica, pero el movimiento ecologista opina que no es tal. Se queman, entre otras cosas, residuos orgnicos necesarios para nuestros suelos, que tienen en general poco contenido de materia orgnica. Se sabe de sobra que la clave es aplicar en orden las tres conocidas erres: reducir al mximo los residuos generados en origen de fabricacin (las mandarinas manufacturadas por gajos!), reutilizar (antes devolvamos las botellas a la tienda y se sigue haciendo en otros pases) y reciclar sin trampas.

Es significativo que un problema de basuras se convierta en elemento central del juego poltico?

Es terrible que un proyecto absolutamente racional como separar la basura puerta a puerta se convierta en una tremenda arma arrojadiza y electoral. Una utilizacin poltica que no existe en otras partes del Estado (Barcelona, Extremadura, Mallorca, Alicante) donde se est implantando sin ningn problema. Por supuesto que aquella iniciativa se pudo hacer mejor, pero si no somos capaces de implicarnos en ese tipo de esfuerzos para no respirar polucin y no enfermar vamos mal. Parece una tarea terrible separar basuras, o estticamente horrible tener bolsas en la va pblica, pero el mercado nos tiraniza de mil maneras: tenemos las calles colonizadas por el coche privado o por carteles publicitarios, etc. y eso no nos incomoda? Algn esfuerzo individual habr que hacer para que el planeta no rebose de mierda.

Pareca que la crisis revisara esquemas, pero aqu mismo se ha reactivado un arsenal de infraestructuras polmicas: se orill el superpuerto Jaizkibel, pero contina la saga del TAV y las novedades son la incineradora de Gipuzkoa, el Metro y la ampliacin de la macro superficie Garbera en Donostia

Globalmente, aprendemos poco y hay un problema de fondo: el crecimiento como creencia sagrada; o la economa crece o nos morimos de hambre. La trampa tras esas grandes infraestructuras es que el momento de maximizacin del capital, el momento del pelotazo, es la propia construccin, cuando se desva dinero pblico a las constructoras. Y as quedan por ah infraestructuras construidas sin justificacin de utilidad, mal o nulamente usadas. Una brutal deriva de dinero pblico a manos privadas. Todos los casos de corrupcin indican que se adjudican obras a cambio de sobres, financiacin

Se suelen justificar esas operaciones bajo la lgica de crear empleo

Es el caramelo, una lgica bien metida en la cabeza de la gente. Si cuentas los puestos de trabajo que se prometen con los TAV y grandes infraestructuras no habra casi paro. Pero el Estado espaol es un pas rcord en infraestructuras y en paro. Te venden una incineradora que envenena la vida, una Y griega vasca innecesaria y hasta un metro bajo la playa de una ciudad de escala urbana maravillosa para moverse. Te venden una marcianada como progreso. Esos recursos deberan ir obligadamente a proteger una vida digna para las mayoras sociales.

Y en este panorama, qu aporta el ecofeminismo?

El ecofeminismo es un dilogo entre el ecologismo y el feminismo y vive un buen momento. Somos ecodependientes y sociodependientes. La vida humana en solitario es vulnerable y hay que sostenerla deliberadamente, interactuando sobre una naturaleza limitada. Se sostiene en una lgica social en la que unas personas cuidan a otras, sobre todo en determinados momentos del ciclo vital. El pensamiento ecofeminista es una corriente de pensamiento y un movimiento social que pueden ayudar a hacer una buena deconstruccin del momento que vivimos y esbozar vas de salida que no sean falsas soluciones. Que ataquen a la raz estructural de un modelo capitalista, colonial, patriarcal, ecocida e injusto.

Cuando habla de deconstruccin del modelo econmico, significa renunciar en parte al llamado progreso tecnolgico y cientfico?

Hay que darle una vuelta de arriba abajo. Necesitamos mucha y buena ciencia para afrontar los retos que tenemos. El cambio climtico, el declive de los minerales, la destruccin generalizada del planeta son resultado del modelo de desarrollo cientfico y tecnolgico utilizado por el capitalismo. No es un problema tcnico que resuelvan ingenieros y expertos sino un problema global, poltico, de redistribucin de la riqueza. Como dice Vandana Shiva [filsofa y escritora india], de mal desarrollo. Cuando decimos que debemos renunciar a determinados sectores productivos, que son un problema para la continuidad de la especie en la tierra, contestan que si no crecen la economa y el progreso cmo vamos a vivir. Un planteamiento peligroso: o la economa crece o no hay posibilidad de vida buena. Y para ello, sacrifiquemos hasta la propia vida y la posibilidad de futuro. El FMI dice que el mayor riesgo en Espaa es que se rectifiquen las reformas de los ltimos aos; que dignificar salarios, pensiones o dependencias pone en riesgo la economa. Si el riesgo para la economa es que la gente ms vulnerable viva bien, vaya economa tenemos!

Con la crisis florecieron el 15M, Occupy Wall Street, las primaveras rabes, las Nuit debout parisinas... Qu queda de aquellas movilizaciones?

Queda mucho, aunque en lugares no tan visibles. Viv un ejemplo significativo con el huracn Sandy de Nueva York en 2012, que ya he recordado. En tres das se mont un servicio de voluntariado con unas 60.000 personas y la mayora vena del movimiento Occupy. Pareca estar larvado, pero segua vivo, organizado y result un organigrama muy til cuando fue necesario, en una situacin catastrfica. Si vamos a los barrios se ve una mayor capacidad de articulacin en tejidos que estaban desmembrados, una generacin que se politiz entonces, un capital que no se ha perdido. La conformacin de Podemos y la materializacin del 15M en candidaturas para el cambio estn teniendo su recorrido, aunque no hayan cubierto las expectativas que se ponan ellos mismos. El momento de tensiones y rupturas que vivimos tiene mucho que ver con aquel movimiento. Incluso el resurgir de una ultraderecha que trata de organizarse es resultado de este tiempo de fracturas que va a seguir durando porque estamos ante una profunda crisis civilizatoria.

Tiene esperanza de ver un proceso colectivo eficaz que nos reajuste a los lmites fsicos del planeta?

He escogido el Frankenstein de Mary Shelley como mito de rabiosa actualidad para ver qu pesadillas genera el monstruo de la razn cuando se desvincula de la tica, de los afectos y de poner en el centro el bienestar de la gente. Para explicar que o se coloca el amor (no cursi-romntico sino como capacidad de hacerte cargo de los dems, de sentirte vulnerable y saberte necesitada de otras personas) como prioridad al organizar las relaciones sociales, o los sueos de la razn se pueden transformar en situaciones monstruosas destructoras del conjunto de la vida.

Fuente:https://www.naiz.eus/eu/hemeroteca/7k/editions/7k_2019-01-27-06-00/hemeroteca_articles/si-alguien-protagoniza-hoy-una-revolucion-global-es-el-capital-yayo-herrero

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter