Portada :: Venezuela :: Asalto a Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-02-2019

Declaracin
Hay rayas que no se pueden pasar

Liga Unitaria Chavista Socialista
Rebelin


La lucha de clases en momentos definitorios genera contradicciones que pueden resultar dramticas. Venezuela en esta coyuntura y etapa est cruzando una situacin estelar en donde esas contradicciones de manera urgente nos ponen a prueba a todos y a todas. Para quienes nos reivindicamos marxistas, trotskistas y revolucionarios anti imperialistas, los campos de lucha tienen fronteras infranqueables. Quienes formamos parte de una tradicin poltica que reivindica el pensamiento crtico, e incluso ante los desvaros y errores del socialismo real, de los partidos autoritarios de izquierda, siempre hemos cuidado mucho el estilo y mtodo de discusin con quienes comparten como horizonte el socialismo.

Como corriente histrica fuimos crticos de la burocratizacin de la URSS, China, Vietnam o Cuba, pero siempre estuvimos y hemos estado dispuestos a pelear al lado del pueblo de esos pases e incluso bajo la coordinacin de los partidos a los cuales criticamos, cuando se trat de enfrentar al imperialismo; dejando claro que mantenamos nuestras visiones polticas y al pasar la confrontacin volveramos a criticar con mayor autoridad y ahnco los errores y seguiramos luchando por el autntico socialismo. Nuestra terquedad siempre gener y genera adversidades, incomprensiones y hostilidades. En el momento de la batalla antiimperialista no es admisible dar espacio a la duda, tomar una supuesta posicin imparcial y, mucho menos, ni por asomo, ponernos del lado de los enemigos.

En Venezuela hay un sector de la derecha que ha decidido querer provocar un resquebrajamiento de las Fuerza Armada Nacional Bolivariana para que se produzca desde sus distintas fuerzas un Golpe de Estado y/o promover una invasin al territorio nacional, amparado con el discurso de una supuesta Ayuda Humanitaria. Este sector decidi, que para lograr alguno de esos objetivos, era necesario auto nombrar como presidente interino, al seor Juan Guaid. No se trata de una cuestin de interpretaciones subjetivas, por el contrario, Guaid ha sido reconocido por la administracin imperialista de Trump y los gobiernos imperialistas y colonialistas europeos as como por los entreguistas de nuestro continente. Eso es histrica e ideolgicamente concreto.

El seor Guaid representa la avanzada poltica de un ejrcito de ocupacin en construccin que pretende establecer un gobierno protegido y tutelado por la administracin norteamericana, de liquidacin de cualquier agenda social y de nuestros derechos humanos, democrticos y de las libertades polticas que hoy tenemos. Los medios de comunicacin de la derecha en Venezuela ya hablan abiertamente en sus programas de opinin de la intencin de prohibir la ideologa de izquierdas, mediante una reforma constitucional en un eventual gobierno del seor Guaid, quin sera sostenido por las tropas multinacionales imperialistas que hoy preparan una invasin.

Somos crticos de muchas de las polticas de conciliacin de clases, as como de los elementos de carcter burocrtico, de hechos de corrupcin y de decisiones autoritarias que se han implementado en los ltimos aos el gobierno de Nicols Maduro. Tambin hemos defendido la continuidad de polticas sociales iniciadas con Chvez. Reivindicamos la vocacin popular de colocarse en la lgica de construccin del socialismo en medio de las tensiones de lucha de clases que ocurren hoy al interior del partido de gobierno. Hemos alertado sobre el engao que significa en un mundo y economa globalizada pensar en la supuesta progresividad y proteccin a una revolucin por parte del capitalismo europeo, ruso o chino; la clase gobernante de esos pases son aliados estratgicos en muchos negocios con los imperialistas yanquis. Hoy decimos de manera decidida que la soberana del suelo venezolano solo puede ser defendida por una nueva alianza cvico militar criolla, procesos que trabajaremos para que generen el destierre de los corruptos y vacilantes de ambos campos.

Estos aspectos los seguiremos sealando una y otra vez, desde nuestra debilidad de pequea organizacin revolucionaria, a la par que trabajamos en la construccin de una potente organizacin revolucionaria. No vacilamos en nuestra posicin crtica, pero tenemos claro que ante la inminente conformacin de una fuerza imperialista contra nuestra nacin cerramos filas en defensa de la soberana y contra la bota yanqui. Sumamos no dividimos fuerzas. Defendemos la legitimidad de la eleccin y mandato del Presidente Maduro, contra los argumentos construidos en Washington que plantean una renovacin de autoridades. No nos situamos ms all del bien y el mal, ni nos consideramos cascos azules locales con supuestas facultades para promover soluciones de medias tintas que solo refuerzan la narrativa de falta de legitimidad del gobierno de Maduro, sobre la cual se soporta la organizacin de una potencial invasin a nuestro territorio.

Al seor Guaid y a todo el equipo poltico y empresarial que le acompaa, solo les reconocemos, su carcter de punta de lanza de una fuerza de ocupacin imperialista. Quienes tengan una caracterizacin de que si se renen con Guaid, l puede cambiar de posicin y desistir pblicamente de su locura genocida de considerarse presidente interino para promover un Golpe de Estado o, una invasin disfrazada de ayuda humanitaria o, que piensen que a partir de ese Encuentro, van a lograr que la derecha respete la Constitucin de la Repblica Bolivariana de Venezuela conjurando el riesgo de una situacin de violencia, creemos que no solo estn en un profundo error poltico e histrico porque la derecha venezolana sin capacidad de triunfar internamente ya decidi aliarse con las fuerzas imperialistas globales, sino que estn abriendo la puerta de la capitulacin. Guaid solo cambiar de posicin si el imperialismo norteamericano evala que sufrira una derrota en Venezuela y le ordena desistir de su golpe de Estado en curso; l es el representante de los intereses polticos, econmicos, militares y moralmente decadentes de la derecha fascista norteamericana.

Para nosotros, lo que estn haciendo quien se renen con l es potabilizarlo como demcrata; querer darle un reconocimiento legal de presidente de una Asamblea Nacional decretada en desacato y hasta de conferirle el mismo estatus que el legtimo presidente de la Repblica, Nicols Maduro. Eso significa reforzar las intenciones de los golpistas y pro invasores y sembrar falsas expectativas en sectores de la vanguardia y de las masas. Las organizaciones y militantes revolucionarios que crucen esa lnea, estn apostando su crdito poltico con un personaje instrumento de una poltica sangrienta imperialista. Y, hay lneas que no se pueden cruzar en la lucha de clases y rayas que nunca se podrn borrar.

Secretariado Poltico Nacional de la Liga Unitaria Chavista Socialista (LUCHAS)

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter