Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-02-2019

El incremento irracional de los alquileres y la renta del suelo

Francisco Umpirrez Snchez
Rebelin


Una parte de la sociedad exige aqu de la otra un tributo por el derecho a poder habitar la tierra. El Capital. Karl Marx.

Recientemente recib un mensaje en mi blog que deca lo siguiente: Mal ejemplo el de los edificios porque la inmobiliaria de las ciudades tiene que ver mucho con un monopolio: el suelo. Cmo se determina el precio del suelo? Pues no por la ley del valor. En muchos crculos marxistas predomina la idea de que el suelo urbano al que no se le ha aadido trabajo queda fuera de los marcos de la teora del valor de Marx. Pero segn Marx entre el valor y el precio puede haber diferencias cuantitativas y diferencias cualitativas. La diferencia cualitativa se plantea cuando una cosa que no tiene valor puede tener un precio. La pregunta sera ahora: Los precios forman parte de la teora del valor de Marx? La respuesta obligatoriamente tiene que ser s. Y la siguiente pregunta sera entonces: cuando algo no tiene valor pero tiene un precio forma parte de la teora del valor de Marx? Respondo igualmente que s. Esto es como si alguien afirmara que el conjunto vaco, el conjunto sin ningn elemento, no formara parte de la teora de conjuntos. Adems todo esto es ms complejo de lo que aparenta. Demostrar ms adelante que el suelo al que no se le ha aadido trabajo, en especial el que pertenece a cascos urbanos, forma parte tambin de la teora del valor de Marx y que adquiere en ese mbito una explicacin muy bien fundamentada.

El problema social

Actualmente hay un gran movimiento social en las grandes ciudades en contra del incremento de los alquileres. Desde que hablamos de alquileres debemos pensar que una parte de los alquileres es renta del suelo. Despus detallar todas las partes del valor de las que se compone el alquiler. Sabemos que la crisis econmica de 2008 fue en parte debida al boom inmobiliario, que muchas personas perdieron su casa y fueron a parar a manos de los bancos, y de los bancos han pasado a bajos precios a manos de los fondos de inversin. Y a esto se ha sumado la presin al alza que ha producido el aumento del turismo sobre el precio de las viviendas de las ciudades y, por consiguiente, tambin del alquiler. Se produce as dos consecuencias nefastas para la estabilidad econmica y social de una nacin moderna: por un lado, encarecen la vida del trabajador y trabajadora medios, y por otro lado, expulsan a una parte de la poblacin de los grandes centros urbanos, que es donde ms cultura y desarrollo social hay concentrado.

Renta de situacin

En la seccin de El Capital titulada Renta de solares. Renta de minas. Precio de la tierra, Marx dice lo siguiente: Donde quiera que las fuerzas naturales son monopolizables y aseguran al industrial que las emplea una ganancia extraordinaria, ya sea un salto de agua,o un solar bien situado, la persona que por su ttulo sobre una parte del planeta tiene el sello de propietarios de estos objetos naturales sustrae al capital en funciones esta plusganancia en forma de renta. Es obvio lo que aqu plantea Marx. Se trata de explicar el precio un trozo de suelo donde no se ha incorporado trabajo. Se trata de que ese suelo est bien situado. Y en una ciudad todos los solares, unos ms y otros menos, estn bien situados. Ya sea porque se construya un gran centro comercial, una carretera principal o viviendas. Automticamente los solares relativamente prximos ven incrementado sus precios. La clave es ver que una buena parte de estos precios es renta del suelo. Y la pregunta es de dnde proviene esta renta. Y Marx lo deja claro: es una parte de las ganancias que el industrial, comerciante o constructor produce. Y estas ganancias de acuerdo con la teora econmica de Marx es plusvalor. Lo importante aqu es que la renta del suelo tiene como causa bsica la buena situacin del solar, por lo que no es incorrecto hablar aqu de renta de situacin. El concepto de renta de situacin no es un concepto acuado por Marx, pero es obvio que puede formularse a partir de las ideas del propio Marx. Qu entenderemos entonces por renta de situacin? Como aquella renta que se produce por la buena situacin econmica de un solar dentro de una totalidad urbanizada. Este concepto forma parte de la economa convencional, y como ya he dicho en otras ocasiones la economa marxista no niega la economa convencional sino que la integra. En los tratados de economa convencional se define la renta de situacin como la renta diferencial derivada de la particular localizacin de un activo. Los conceptos se necesitan unos a otros. De manera que este concepto necesita de otro: por ejemplo, del concepto de capitalizacin del suelo.

Capitalizacin del suelo y valor transferido

En el captulo antes referido, Marx afirma lo siguiente: La renta urbana aumenta necesariamente, no solo con el crecimiento de la poblacin y, con ello, la necesidad creciente de vivienda, sino tambin con el desarrollo del capital fijo que se incorpora a la tierra o echa races en ella o descansa sobre ella, como ocurre con todos los edificios industriales, ferrocarriles, almacenes, edificios fabriles, muelles etc.. Me interesa aqu el concepto de capital fijo que se incorpora a la tierra. Pensemos en cualquier solar de Madrid. No se ha incorporado a este solar ningn trabajo y aparentemente no tiene valor. Pero ese solar forma parte de una totalidad urbanizada. En esa totalidad hay carreteras, zonas peatonales, alumbrado, alcantarillado y ms infraestructuras. Pero tambin hay museos, centros comerciales, esculturas, fuentes y un enorme patrimonio histrico artstico fruto del trabajo de muchas generaciones. Se produce aqu lo que se produce en los vasos comunicantes: el agua que se echa en un vaso llega a todos los vasos que estn comunicados con el primero. Lo mismo sucede en ese solar aparentemente sin valor. Al formar parte de una totalidad donde se ha acumulado una enorme riqueza de fuerzas productivas y relaciones sociales, se produce una transferencia de valor de la totalidad urbanizada al solar en cuestin. As que el solar aislado donde es cierto que no tiene incorporado trabajo, sin embargo, s tiene valor. La nica cuestin aqu a aclarar es que ese valor no lo tiene en s pero si lo obtiene por transferencia del valor del capital fijo del total urbanizado al que pertenece dicho solar. El concepto de valor transferido no es un concepto de Marx sino un concepto de cosecha propia, aunque para m es evidente que es un concepto que cuadra plenamente con la teora del valor de Marx.

El crecimiento irracional de los alquileres

El crecimiento de la demanda provoca un incremento del precio de las viviendas y, por consiguiente, un incremento de los alquileres. El alquiler vacacional, su extensin a viviendas que antes no se alquilaban a los turistas, ha provocado un incremento de los alquileres que hace imposible que los trabajadores y trabajadoras que perciben el salario mnimo puedan alquilar una vivienda sin que vean mermadas considerablemente su nivel de vida. El incremento desproporcionado de los alquileres provoca que los trabajadores y trabajadoras sean expulsados de los centros de la ciudad y sean desplazados a la periferia, o los obligue al hacinamiento.

Aclaro primero el concepto de alquiler. El alquiler se compone en general de tres partes: una parte sirve para amortizar el precio de construccin de la vivienda, otra el inters y la ltima es renta del suelo. Aclaro ahora el concepto de oferta y demanda. Muchos marxistas creen que los conceptos de oferta y demanda son ajenos a la teora del valor de Marx, pero esto no es cierto. En la seccin titulada Formacin de una cuota general de ganancia y transformacin de los valores de las mercancas en precios de produccin de El Capital, Marx nos hace la siguiente advertencia: Mientras tratbamos nicamente de mercancas individuales, podamos suponer que exista la necesidad de esta determinada mercanca en cuyo precio se incluye ya su cantidad, sin preocuparnos ms del volumen de la necesidad que se ha de satisfacer. Ms este volumen se convierte en un factor esencial tan pronto como aparece, de un lado, el producto de toda una rama de produccin y, de otro, la necesidad social. Ahora es necesario tener en cuenta el volumen, es decir, la cantidad de esta necesidad social. Es obvio que llamaremos demanda de un determinado bien, en trminos marxistas, al volumen de la necesidad social que hay que satisfacer.

Ms adelante Marx define la oferta como el volumen del tiempo de trabajo social empleado en la produccin de determinados artculos (bienes o servicios). Lo que a este respecto nos advierte Marx es lo siguiente: No existe ningn nexo necesario sino casual entre la cantidad global del trabajo social invertida en un artculo social y el volumen en que la sociedad reclame satisfaccin de la necesidad que este artculo concreto viene a cubrir. De ah que Marx plante: Solo donde la produccin se halla bajo el control preestablecido de la sociedad crea sta el nexo necesario entre el volumen del tiempo de trabajo social empleado en la produccin de determinados artculos y el volumen de la necesidad social que se ha de satisfacer mediante esos artculos. Expresado de forma moderada esta concepcin de Marx significa que los mercados tienen que ser regulados. Al no haber un nexo necesario sino casual entre oferta y demanda, el Estado debe intervenir los mercados, y ms especialmente el mercado de la vivienda. Esta necesidad est presente en el capitalismo. Otra cosa es el grado en que esta necesidad se hace patente en los gobiernos y el grado en que el mercado es regulado o intervenido.

Conclusin

Pensemos en una gran ciudad: Madrid. Es un producto histrico de siglos y obra de muchas generaciones. Es una ciudad donde se han acumulados muchas fuerzas productivas: infraestructuras, industrias, comercios, restaurantes, edificios histricos, plazas, fuentes, esculturas, museos, teatros, cines, colegios, institutos, universidades, hospitales, fuerzas de seguridad, fuerzas de inteligencia Pero adems en esa gran ciudad se han acumulado y consolidado muchas relaciones sociales que hacen posible que todo funcione. Quien tenga en propiedad un piso, un local comercial o un solar en esa ciudad, se apropia bajo la forma de renta de situacin de todo ese producto social. Les recuerdo cmo defina la economa convencional la renta de situacin: la renta diferencial derivada de la particular localizacin de un activo. La peculiaridad del pensamiento de la economa convencional es que presenta como relacin entre cosas un solar bien situado en relacin con la ciudad en la que existe lo que es una relacin social. La pregunta que hay que formularse es la siguiente: Quin es el legtimo propietario de esa renta diferencial? Sin duda la ciudad en la figura del ayuntamiento donde ese piso, local comercial o solar est situado. Cuando hablamos de renta de situacin, lo que hay de valor econmico en la situacin lo conforma el todo urbanizado, la ciudad en su conjunto, mientras que la parte, el local comercial, la vivienda o el solar carece de valor en s. Lo perverso del sistema capitalista es que permite a los particulares explotar en beneficio privado el progreso del desarrollo social y, en palabras de Marx, desahuciar a los trabajadores y a las trabajadoras de la tierra como morada.


Blog del autor: https://fcoumpierrezblogspotcom.blogspot.com/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter